La Tianz­hou-1, por­ta­do­ra del sue­ño chino

China Today (Spanish) - - EN PORTADA - Por LI YUAN

El pa­sa­do 20 de abril, el cohe­te por­ta­dor Gran Mar­cha-7 Y2 des­pe­gó des­de el Cen­tro de Lan­za­mien­to de Sa­té­li­tes de Wen­chang, en la pro­vin­cia me­ri­dio­nal de Hai­nan, trans­por­tan­do la na­ve Tianz­hou-1, que tres días des­pués se aco­pló con el la­bo­ra­to­rio es­pa­cial en ór­bi­ta Tian­gong-2.

La Tianz­hou-1 es la pri­me­ra na­ve de car­ga de Chi­na. Mu­chas de sus nue­vas tec­no­lo­gías son de las más avan­za­das del mun­do. Un gru­po de jó­ve­nes chi­nos con una edad pro­me­dio de 35 años lo­gra­ron ta­les éxi­tos.

Bai Mings­heng: con­ver­tir a Chi­na en una po­ten­cia ae­ro­es­pa­cial

Bai Mings­heng, di­se­ña­dor ge­ne­ral de la Tianz­hou-1, se gra­duó de la fa­cul­tad de di­se­ño de avio­nes y me­cá­ni­ca apli­ca­da en la Uni­ver­si­dad de Ae­ro­náu­ti­ca y As­tro­náu­ti­ca de Bei­jing en 1988. Em­pe­zó a tra­ba­jar en el Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía Es­pa­cial de la Corporación de Cien­cia y Tec­no­lo­gía Ae­ro­es­pa­cial de Chi­na y to­mó par­te en la crea­ción de las na­ves es­pa­cia­les Shenz­hou-1, Shenz­hou-5 y Shenz­hou-7. En 2011, ba­jo su di­rec­ción, un gru­po de jó­ve­nes de unos 20 años em­pe­zó a in­ves­ti­gar y desa­rro­llar la Tianz­hou-1. En ese en­ton­ces te­nía 45 años.

El 28 de abril pa­sa­do, des­pués del des­pe­gue de la Tianz­hou-1, el gru­po re­gre­só a Bei­jing. Aun­que no ha­bía vuel­to a su ca­sa du­ran­te unos me­ses, Bai fue di­rec­ta­men­te al Cen­tro de Con­trol Ae­ro­es­pa­cial. Es­ta­ba cons­cien­te de que el lan­za­mien­to de la Tianz­hou-1 so­lo era el co­mien­zo, y que en los si­guien­tes cin­co me­ses la na­ve ten­dría que aco­plar­se tres ve­ces con el Tian­gong-2, aña­dir en ór­bi­ta pro­pul­so­res al mis­mo, rea­li­zar una se­rie de ex­pe­ri­men­tos es­pa­cia­les, etc. To­do eso pro­vo­có que no de­ja­ra de pen­sar en el “via­je­ro es­pa­cial”.

Du­ran­te seis años, des­de la pri­me­ra pie­za, el es­ta­ble­ci­mien­to del pro­yec­to y la ter­mi­na­ción de la na­ve has­ta el des­pe­gue, el gru­po tu­vo que tra­ba­jar más de 10 ho­ras dia­ria­men­te.

Ca­da uno co­se­cha lo que siem­bra. La Tianz­hou-1 po­see seis ca­rac­te­rís­ti­cas que la con­vier­ten en úni­ca de su ti­po en la his­to­ria de la as­tro­náu­ti­ca en Chi­na: la pri­me­ra na­ve con ma­yor ca­pa­ci­dad de car­ga del mun­do que rea­li­za ta­reas ex­pe­ri­men­ta­les en ser­vi­cio; aña­dió por pri­me­ra vez en ór­bi­ta pro­pul­so­res en­tre na­ves es­pa­cia­les, de es­ta for­ma Chi­na se con­vir­tió en el ter­cer país que do­mi­na esa tec­no­lo­gía des­pués de EE. UU. y Ru­sia; po­see ban­da an­cha de mil Mbps; se re­du­jo por pri­me­ra vez la prue­ba de aco­pla­mien­to au­to­má­ti­ca y ace­le­ra­da de dos días a 6,5 ho­ras; pri­me­ra ae­ro­na­ve que car­ga múl­ti­ples equi­pa­mien­tos pa­ra apli­ca­cio­nes es­pa­cia­les y ex­pe­ri­men­tos tec­no­ló­gi­cos; pue­de sa­lir de ór­bi­ta y lo­grar una caí­da con­tro­la­da en el es­pa­cio.

Cuan­do se pro­du­jo el lan­za­mien­to, Bai Mings­heng se emo­cio­nó. Re­co­no­ce el tra­ba­jo en equi­po que hi­zo po­si­ble el des­pe­gue de la Tianz­hou-1. “Me sien­to muy or­gu­llo­so del gru­po Tianz­hou”, con­fe­só.

En cuan­to al am­bien­te pa­ra ca­pa­ci­tar a los jó­ve­nes de hoy día, el cien­tí­fi­co cree que ellos se en­fren­tan tan­to a las opor­tu­ni­da­des co­mo a los desafíos. “En los úl­ti­mos años, el sec­tor as­tro­náu­ti­co de Chi­na se ha desa­rro­lla­do rá­pi­da­men­te. An­tes tar­da­ba años cons­truir so­lo un sa­té­li­te, pe­ro aho­ra pue­den ser mu­chos más en un so­lo año. Por lo tan­to, los jó­ve­nes de hoy pue­den des­ple­gar a ple­ni­tud su ap­ti­tud. Con el tiem­po li­mi­ta­do y la ta­rea pe­sa­da, tie­nen que adap­tar­se a su tra­ba­jo rá­pi­da­men­te una vez que em­pren­dan la pro­fe­sión”, ase­gu­ró Bai.

Aho­ra mien­tras con­tro­lan los ex­pe­ri­men­tos du­ran­te el mo­vi­mien­to or­bi­tal, rea­li­zan los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra las Tianz­hou-2 y Tianz­hou-3. Des­de lue­go, Bai Mings­heng nun­ca se ha sen­ti­do re­la­ja­do: “Aho­ra Chi­na se pue­de con­si­de­rar un país im­por­tan­te en la as­tro­náu­ti­ca, sin em­bar­go, pa­ra lle­gar a ser po­de­ro­so en ese sec­tor le fal­ta un lar­go ca­mino por re­co­rrer. Es nues­tro de­ber im­pul­sar el desa­rro­llo de la as­tro­náu­ti­ca pa­ra ha­cer de Chi­na un país po­ten­te”.

Yu Lei: “Va­le la pe­na de­di­car­se seis años a es­te asun­to úni­co”

El di­se­ña­dor ge­ne­ral de elec­tró­ni­ca del gru­po Tianz­hou, Yu Lei, na­ció en 1983. Ha­ce 10 años, muy apa­sio­na­do co­mo otros jó­ve­nes, en­tre­gó un pro­yec­to pa­ra una na­ve de car­ga des­pués de dos días sin dor­mir. No ima­gi­nó que tal pro­yec­to pu­die­ra ejer­cer una in­fluen­cia tan fuer­te en su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. En 2010 se creó el de­par­ta­men­to en­car­ga­do de la elec­tró­ni­ca de la na­ve, al cual se unió.

¿A qué se de­di­ca el gru­po en­car­ga­do de la elec­tró­ni­ca? Se en­car­ga del di­se­ño

del sis­te­ma ener­gé­ti­co, in­for­má­ti­co y to­do re­la­cio­na­do con la elec­tri­ci­dad. Yu Lei com­pa­ró el pa­pel que desem­pe­ña es­te gru­po con los me­ri­dia­nos del cuer­po hu­mano: “Es­ta­mos si­gi­lo­sa­men­te en to­dos la­dos”.

Mu­chos desafíos en­fren­ta­ron des­de el ini­cio de la in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo de la Tianz­hou-1. Lo que tu­vo que es­ta­ble­cer el gru­po es un nue­vo sis­te­ma de elec­tró­ni­ca e in­for­má­ti­ca. “No te­nía­mos nin­gún ejem­plo que se­guir. No nos que­da­ba otra que em­pe­zar des­de ce­ro”, re­cor­dó.

Co­mo no pu­die­ron en­con­trar un mó­du­lo pa­ra su­mi­nis­trar elec­tri­ci­dad ni ca­bles de al­ta ve­lo­ci­dad, Yu Lei y su gen­te re­co­rrie­ron fá­bri­cas e hi­cie­ron una gran va­rie­dad de ex­pe­ri­men­tos, gra­cias a los cua­les in­ven­ta­ron un ti­po de mó­du­lo pro­pio. El mis­mo se em­pleó por pri­me­ra vez en la Tianz­hou-1, ali­vian­do el pe­so del equi­pa­mien­to elec­tró­ni­co y de los ca­bles, y pro­mo­vien­do la in­no­va­ción en el di­se­ño de pie­zas pa­ra na­ve es­pa­cial.

Ca­da prue­ba de co­ne­xión im­pli­ca­ba una mo­ni­to­ri­za­ción a más de 10.000 nu­dos que du­ra­ba 2000 ho­ras. Los miem­bros del gru­po en­car­ga­do de la elec­tró­ni­ca te­nían que es­tar pre­sen­tes to­do el tiem­po. “La as­tro­náu­ti­ca exi­ge sis­te­ma­ti­ci­dad. El re­co­no­ci­do cien­tí­fi­co chino Qian Xue­sen di­jo que ha­bía que te­ner un pun­to de vis­ta ge­ne­ral y bus­car la op­ti­ma­ción con­jun­ta del sis­te­ma”, ex­pli­có Yu Lei, quien hoy sien­te la ne­ce­si­dad de ab­sor­ber más co­no­ci­mien­tos. “Aun­que es­toy de­di­ca­do a la elec­tró­ni­ca, ne­ce­si­to co­no­cer mu­cho más allá de ella”. Y con­clu­yó: “Soy muy afor­tu­na­do por­que me ha to­ca­do una bue­na era y un buen pro­yec­to. Gra­cias a ello he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de cre­cer rá­pi­do”.

Ren Liang: un tor­ni­llo en la cau­sa as­tro­náu­ti­ca

“De ni­ño yo mi­ra­ba ha­cia el cie­lo de no­che y me pre­gun­ta­ba a ca­da ins­tan­te si vi­vía en la lu­na la dio­sa Chang’e. Qui­zá esa fue la ra­zón por la que me de­di­qué a la as­tro­náu­ti­ca des­pués de gra­duar­me de la uni­ver­si­dad”, así em­pe­zó a con­tar su his­to­ria Ren Liang, el di­se­ña­dor ge­ne­ral de prue­bas de la Tianz­hou-1.

Ha­bía par­ti­ci­pa­do en la in­ven­ción y el lan­za­mien­to de la Tian­gong-1. Se unió al gru­po Tianz­hou en 2013 y se en­car­gó de los en­sa­yos. Los 12 miem­bros del gru­po de prue­bas es­tu­vie­ron muy cer­ca de la ae­ro­na­ve, pues pa­sa­ban mu­cho tiem­po con ella pa­ra re­sol­ver to­dos los pro­ble­mas has­ta que la na­ve se lan­zó.

“Las prue­bas son co­mo un exa­men mé­di­co ge­ne­ral y una ad­mi­nis­tra­ción pe­rió­di­ca de la na­ve. Du­ran­te es­te pro­ce­so, era nues­tro de­ber evi­tar cual­quier error mien­tras dá­ba­mos las ins­truc­cio­nes, in­for­má­ba­mos de los pa­rá­me­tros y co­nec­tá­ba­mos los ca­bles. Cual­quier ti­po de error le hu­bie­ra cau­sa­do una pér­di­da irre­cu­pe­ra­ble a la na­ve”, ase­gu­ró Ren.

El 20 de abril, Ren Liang, jun­to con sus co­le­gas, acom­pa­ñó a la Tianz­hou-1 has­ta el si­tio de lan­za­mien­to. “Me emo­cio­né”, con­fe­só. Aun­que ha­bía par­ti­ci­pa­do en va­rios pro­yec­tos de in­ge­nie­ría as­tro­náu­ti­ca nun­ca ha­bía pre­sen­cia­do un lan­za­mien­to. “Ca­da tor­ni­llo for­ma par­te de una ae­ro­na­ve. Yo pre­fie­ro ser uno de ellos en la cau­sa as­tro­náu­ti­ca”.

El equi­po crea­dor de la na­ve for­ma la pa­la­bra Tianz­hou en chino.

Bai Mings­heng ( se­gun­do sen­ta­do des­de la der.), Ren Liang ( ter­ce­ro sen­ta­do des­de la der.) y Yu Lei ( pri­me­ro de pie des­de la der.) en la sa­la de con­trol de lan­za­mien­to de la Tianz­hou-1.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.