Jiang­su y el ca­mino ha­cia la “nue­va nor­ma­li­dad”

Un gru­po de es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros co­no­ce la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de es­ta pu­jan­te pro­vin­cia

China Today (Spanish) - - ECONOMÍA - Por MA­TEO HE­RRE­RA

Ha­ce al­gu­nos años era im­pen­sa­ble que los ca­si 900 km que se­pa­ran a Bei­jing de Nan­jing se pu­die­sen cu­brir por tie­rra en tan so­lo cua­tro ho­ras. Sin em­bar­go, gra­cias al avan­za­do sis­te­ma de tre­nes rá­pi­dos de Chi­na, aho­ra es po­si­ble com­ple­tar el via­je en­tre la ac­tual y la an­ti­gua ca­pi­tal del país, que to­ma­ría al­re­de­dor de 15 ho­ras en tren con­ven­cio­nal, en tan so­lo una frac­ción del tiem­po, via­jan­do a una ve­lo­ci­dad pro­me­dio de 300 km/h.

Los tre­nes rá­pi­dos de Chi­na nun­ca de­jan de sor­pren­der­me, so­bre to­do cuan­do cai­go en la cuen­ta de que la ma­yo­ría de re­gio­nes del país, que abar­can un in­men­so te­rri­to­rio de más de 9 mi­llo­nes de km², es­tán co­nec­ta­das por las vías rá­pi­das. Tam­bién me lla­ma la aten­ción que es­ta proeza ha­ya si­do lo­gra­da en un lap­so de tan so­lo diez años. A pe­sar de que he per­di­do la cuen­ta de las ve­ces que he via­ja­do en tren rá­pi­do en Chi­na, era la pri­me­ra vez que vi­si­ta­ba la pro­vin­cia de Jiang­su.

Jun­to con tres pe­rio­dis­tas más, fui in­vi­ta­do por la Uni­ver­si­dad Nor­mal de Bei­jing (UNB) pa­ra acom­pa­ñar a un gru­po de es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros y cu­brir las di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des en las que par­ti­ci­pa­ron du­ran­te la se­ma­na del 10 al 14 de abril, en­tre las que des­ta­ca­ron vi­si­tas a im­por­tan­tes com­pa­ñías, co­mo Su­ning y CRRC, y con­fe­ren­cias ofre­ci­das por aca­dé­mi­cos y al­tos fun­cio­na­rios del go­bierno lo­cal en Nan­jing y Kuns­han.

El via­je for­ma par­te del pro­gra­ma anual de MBA que ofre­ce el Ins­ti­tu­to de Mer­ca­dos Emer­gen­tes de la UNB, y pre­ten­de que los alum­nos, pro­ve­nien­tes de na­cio­nes en vías de desa­rro­llo, co­noz­can de pri­me­ra mano la eco­no­mía ac­tual de Jiang­su, así co­mo los pro­ce­sos eco­nó­mi­cos ade­lan­ta­dos du­ran­te ca­si 40 años que la tor­na­ron en una de las pro­vin­cias más prós­pe­ras del país.

Tu­ve la opor­tu­ni­dad de con­ver­sar con va­rios es­tu­dian­tes, no so­lo so­bre el pro­gra­ma del Ins­ti­tu­to de Mer­ca­dos Emer­gen­tes (IME), sino tam­bién so­bre su per­cep­ción de Chi­na en ge­ne­ral. Fe­li­pe Gó­mez, un co­lom­biano que an­tes de to­mar la de­ci­sión de ha­cer el más­ter tra­ba­jó en Bo­go­tá du­ran­te ocho años en ven­tas, ase­gu­ró que le im­pac­ta­ba el he­cho de que el PIB de Jiang­su do­bla­ra al de su país. “Y ni si­quie­ra cuen­ta con la mi­tad de los re­cur­sos eco­nó­mi­cos”, di­jo.

Es­te es qui­zás el ca­so de la ma­yo­ría de los es­tu­dian­tes del IME, y uno de los mo­ti­vos por los cua­les se jus­ti­fi­ca el via­je. A pe­sar de con­tar con la par­ti­ci­pa­ción de un pu­ña­do de jó­ve­nes que ape­nas ter­mi­na­ron sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios de pre­gra­do, la maes­tría es­tá real­men­te di­ri­gi­da a aca­dé­mi­cos, fun­cio­na­rios pú­bli­cos, em­pren­de­do­res, di­plo­má­ti­cos y otros pro­fe­sio­na­les con ex­pe­rien­cia en el sec­tor pú­bli­co o pri­va­do. En es­ta oca­sión, el via­je reunió a 17 es­tu­dian­tes de 15 paí­ses de Asia, Áfri­ca y Su­ra­mé­ri­ca.

Un mo­tor en el del­ta del río Yangt­sé

La pri­me­ra pa­ra­da del re­co­rri­do fue en Nan­jing. En­tre di­ciem­bre de 1937 y enero de 1938, la an­ti­gua ca­pi­tal chi­na su­frió una de las más te­rri­bles ma­sa­cres en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. Du­ran­te

seis se­ma­nas, in­va­so­res ja­po­ne­ses lle­va­ron a ca­bo sa­queos, tor­tu­ras y violaciones, y rea­li­za­ron un ge­no­ci­dio que de­jó al me­nos 300.000 víc­ti­mas. Ochen­ta años des­pués, sin em­bar­go, la ciu­dad que fue des­trui­da par­cial­men­te por las tro­pas ni­po­nas es una de las ur­bes más desa­rro­lla­das y prós­pe­ras del país.

Co­no­ci­da co­mo la “an­ti­gua ca­pi­tal de las seis di­nas­tías”, Nan­jing ha te­ni­do un enor­me avan­ce eco­nó­mi­co gra­cias a su ri­ca cul­tu­ra an­ces­tral y su ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca, en la in­ter­sec­ción en­tre el Ca­nal Do­ra­do del Río Yangt­sé y el Fe­rro­ca­rril Bei­jing-Shang­hai. Con un área de 6600 km², una po­bla­ción de 8,2 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y un PIB re­gio­nal de 161.000 mi­llo­nes de dó­la­res (2016), es­ta ciu­dad de mon­ta­ñas, agua y bos­ques ha si­do ca­li­fi­ca­da co­mo la úni­ca me­ga­ló­po­lis de Chi­na.

Al ser la pri­me­ra ciu­dad en Jiang­su ca­paz de coor­di­nar el desa­rro­llo con­jun­to en­tre los sec­to­res pri­ma­rio, se­cun­da­rio y ter­cia­rio, Nan­jing ha con­tri­bui­do enor­me­men­te al pro­gre­so de la re­gión de la Fran­ja Eco­nó­mi­ca del Río Yangt­sé. A pe­sar de que his­tó­ri­ca­men­te su eco­no­mía ha es­ta­do ba­sa­da en las ma­nu­fac­tu­ras, en 2016 el sec­tor de ser­vi­cios (fi­nan­zas, tu­ris­mo, sa­lud, etc.) re­pre­sen­tó un 58 % del PIB lo­cal, un gi­ro que se es­tá co­men­zan­do a ver en otras re­gio­nes de Chi­na a me­di­da que el país cam­bia su mo­de­lo eco­nó­mi­co.

Du­ran­te una con­fe­ren­cia pre­si­di­da por Liu Li­ya, vi­ce­di­rec­to­ra de la Co­mi­sión pa­ra la Pro­mo­ción de In­ver­sio­nes Mu­ni­ci­pa­les de Nan­jing, y a la que asis­tie­ron ade­más di­rec­ti­vos de reconocidas em­pre­sas chi­nas, se ex­pli­có que la ciu­dad tam­bién le es­tá apos­tan­do a una fuer­te glo­ba­li­za­ción. Ade­más de con­tar con la pre­sen­cia de más de 1000 com­pa­ñías ex­tran­je­ras de 104 paí­ses, en­ti­da­des lo­ca­les, co­mo Chi­na Jiang­su In­ter­na­tio­nal (CJI), tam­bién es­tán de­jan­do su hue­lla en el ex­te­rior, so­bre to­do en na­cio­nes emer­gen­tes.

“La po­lí­ti­ca going glo­bal alien­ta a las em­pre­sas chi­nas a in­ver­tir en el ex­tran­je­ro pa­ra ase­gu­rar re­cur­sos na­tu­ra­les y ad­qui­rir tec­no­lo­gía avan­za­da”, di­jo Ma­ría Os­ter­loh, una pe­rua­na que an­tes de rea­li­zar el MBA tra­ba­jó co­mo investigadora pa­ra la Co­mu­ni­dad de Es­tu­dios Chi­nos- La­ti­noa­me­ri­ca­nos ( CECLA). “Las em­pre­sas chi­nas glo­ba­les son un pun­to cla­ve pa­ra re­equi­li­brar la eco­no­mía na­cio­nal, ya que, de in­ver­tir en los sec­to­res de re­cur­sos y ener­gía, aho­ra bus­can in­ver­tir a tra­vés de fu­sio­nes y ad­qui­si­cio­nes de em­pre­sas de al­ta tec­no­lo­gía y a tra­vés de em­pre­sas in­dus­tria­les y químicas. Las fir­mas chi­nas han pa­sa­do de ex­por­tar ma­nu­fac­tu­ra a ex­por­tar al­ta tec­no­lo­gía e I+D”.

El pe­que­ño gi­gan­te

Des­pués de vi­si­tar Nan­jing, to­ma­mos otro tren rá­pi­do con di­rec­ción a Kuns­han, una pe­que­ña ciu­dad de po­co más de 2,5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, ubi­ca­da en­tre Shang­hai y Suz­hou. A pe­sar de ha­ber si­do una re­gión agrí­co­la po­bre has­ta la dé­ca­da de 1970, hoy en día Kuns­han ocu­pa el pri­mer pues­to en el ran­king de las top 100 ciu­da­des chi­nas a ni­vel de con­da­do en tér­mi­nos de fuer­za eco­nó­mi­ca in­te­gral.

Des­de que Deng Xiao­ping pu­so en mar­cha la po­lí­ti­ca de re­for­ma y aper­tu­ra al ex­te­rior, en 1978, la ciu­dad ha vi­vi­do cin­co eta­pas de desa­rro­llo di­fe­ren­tes, co­mo pu­di­mos ver en una vi­si­ta al Cen­tro de Ex­po­si­cio­nes de Cien­cia y Tecno-

lo­gía de Kuns­han. Qui­zás una de las fa­ses más im­por­tan­tes por las que ha pa­sa­do la ciu­dad ocu­rrió des­pués de 1992, cuan­do se co­men­za­ron a cons­truir las zo­nas de desa­rro­llo eco­nó­mi­co (ZDE) pa­ra atraer la in­ver­sión ex­tran­je­ra. Las ZDE re­pre­sen­tan dos ter­cios del PIB lo­cal.

A pe­sar de so­lo te­ner un área de 931 km², gra­cias a su eco­no­mía in­no­va­do­ra, fa­bri­ca­ción de pro­duc­tos in­for­má­ti­cos de al­ta ga­ma y mo­der­na in­dus­tria de ser­vi­cios, que des­de 2011 su­pera a las ma­nu­fac­tu­ras, ac­tual­men­te Kuns­han apor­ta un 0,5 % del PIB to­tal de Chi­na. Es­te desa­rro­llo ejem­plar ha lo­gra­do, in­clu­so, que el PIB per cá­pi­ta lo­cal al­can­ce una ci­fra cer­ca­na a los 30.000 dó­la­res.

“Una de las co­sas que apren­dí del via­je a Kuns­han es que las re­for­mas y la aper­tu­ra son cla­ve pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y el desa­rro­llo de una na­ción, da­do que atraen una gran can­ti­dad de in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta”, di­jo Eras­to Ma­pun­du­la, otro de los es­tu­dian­tes del MBA in­ter­na­cio­nal, de­di­ca­do a la pro­mo­ción co­mer­cial en Ma­la­wi.

A pe­sar de ser una ciu­dad exi­to­sa, cu­yo mo­de­lo de desa­rro­llo es un cla­ro ejem­plo de la tran­si­ción eco­nó­mi­ca que bus­ca al­can­zar el país ha­cia la “nue­va nor­ma­li­dad”, hoy en día Kuns­han en­fren­ta di­fe­ren­tes desafíos, co­mo una fuer­te de­pen­den­cia de las ex­por­ta­cio­nes, fal­ta de in­no­va­ción, im­po­si­ción de po­lí­ti­cas me­dioam­bien­ta­les más se­ve­ras y li­mi­ta­ción de re­cur­sos. No obs­tan­te, el go­bierno lo­cal con­fía en su ca­pa­ci­dad pa­ra su­pe­rar es­tos obs­tácu­los.

Las eco­no­mías emer­gen­tes tam­bién se han to­pa­do con re­tos si­mi­la­res, otro de los mo­ti­vos por los cua­les es va­lio­sa la vi­si­ta a Kuns­han y en ge­ne­ral a la pro­vin­cia de Jiang­su. Ma­pun­du­la, quien ase­gu­ra que en Ma­la­wi aún no hay mu­cha in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta de­bi­do a cier­tas po­lí­ti­cas del go­bierno lo­cal, di­jo que la re­la­ción de su país con Chi­na ya es­tá dan­do fru­tos en tér­mi­nos de que es­tán to­man­do re­le­van­cia al­gu­nas de las áreas que re­quie­ren aten­ción en el país afri­cano. “Co­mo fun­cio­na­rios del Go­bierno, for­ma­mos par­te del equi­po que me­jo­ra­rá es­tas po­lí­ti­cas”, sos­tu­vo.

Mi­la Choy­choo, fun­cio­na­ria del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo, Re­la­cio­nes In­dus­tria­les, Em­pleo y For­ma­ción de la Re­pú­bli­ca de Mau­ri­cio, tie­ne una vi­sión muy po­si­ti­va so­bre es­ta eta­pa del MBA: “Rea­li­zar una ex­cur­sión a la pro­vin­cia de Jiang­su ha am­plia­do mi co­no­ci­mien­to teó­ri­co ob­te­ni­do en la uni­ver­si­dad en tér­mi­nos de ha­cer ne­go­cios e in­ver­tir mu­cho en ca­pi­tal hu­mano, in­fra­es­truc­tu­ra y tec­no­lo­gía, fac­to­res que sin du­da con­tri­bu­yen pa­ra que un país pro­gre­se rá­pi­da­men­te. Ade­más, co­no­cer la for­ma co­mo Chi­na ha en­fren­ta­do los desafíos pa­ra con­ver­tir­se en la se­gun­da eco­no­mía mun­dial es ins­pi­ra­dor, y me ha­ce caer en la cuen­ta de que el tra­ba­jo du­ro siem­pre en­cuen­tra una re­com­pen­sa al fi­nal”.

El pró­xi­mo año, Jiang­su re­ci­bi­rá a otro gru­po de es­tu­dian­tes del Ins­ti­tu­to de Mer­ca­dos Emer­gen­tes de la UNB. De es­te mo­do, nue­vos ta­len­tos re­ci­bi­rán una va­lio­sa lec­ción que no so­lo nu­tri­rá su desa­rro­llo pro­fe­sio­nal, sino que tam­bién ser­vi­rá pa­ra es­tre­char aún más los la­zos y la coo­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca en­tre Chi­na y otras eco­no­mías emer­gen­tes en el res­to del mun­do.

10 de abril de 2017. Los es­tu­dian­tes del Ins­ti­tu­to de Mer­ca­dos Emer­gen­tes de la UNB po­san pa­ra una fo­to gru­pal en las ofi­ci­nas de Su­ning.

La an­ti­gua Puer­ta Es­te es una de las zo­nas más tu­rís­ti­cas de Nan­jing.

Un bra­zo ro­bó­ti­co es ex­hi­bi­do en el Cen­tro de Ex­po­si­cio­nes de Cien­cia y Tec­no­lo­gía de Kuns­han.

Fotos de Ma­teo He­rre­ra

En­tre otros as­pec­tos, CRRC Nan­jing Puz­hen Co., Ltd. se des­ta­ca a ni­vel mun­dial por la pro­duc­ción de vehícu­los fe­rro­via­rios ur­ba­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.