La fie­bre del chino en Asia Cen­tral

Per­so­nas de to­das las eda­des lo es­tu­dian en Ka­za­jis­tán y Uz­be­kis­tán

China Today (Spanish) - - CULTURA - Por YOU SHANS­HAN*

Al a se­de del Ins­ti­tu­to Con­fu­cio de la Uni­ver­si­dad de Eu­roa­sia ( Ka­za­jis­tán), Bi­bi­za­da acu­de to­dos los días des­pués de las cua­tro de la tar­de. Es­ta maes­tra ju­bi­la­da, de más de 70 años de edad, no asis­te por­que desee vol­ver a tra­ba­jar, sino por­que quie­re apren­der chino.

Bi­bi­za­da cum­ple con ha­cer las ta­reas con afán y nun­ca lle­ga tar­de a cla­se. La his­to­ria de es­ta sim­pá­ti­ca an­cia­na es fas­ci­nan­te y por eso de­ci­di­mos re­unir­nos con ella.

Al pre­gun­tar­le los mo­ti­vos por los cua­les in­sis­tía en es­tu­diar chino a tan avan­za­da edad, res­pon­dió que no te­nía nin­gu­na ra­zón es­pe­cí­fi­ca, sino que era sen­ci­lla­men­te por gus­to.

De he­cho, “gus­tar” se vol­vió un ver­bo re­cu­rren­te en nues­tras vi­si­tas a los Ins­ti­tu­tos Con­fu­cio de Asia Cen­tral: “nos gus­ta la ca­li­gra­fía chi­na”, “nos gus­tan las can­cio­nes y las dan­zas chi­nas”, “nos gus­tan las ar­tes mar­cia­les chi­nas”, “nos gus­tan los es­tu­dios so­bre Chi­na”, nos men­cio­na­ron mu­chos es­tu­dian­tes.

“La puer­ta de nues­tro Ins­ti­tu­to Con­fu­cio es­tá abier­ta pa­ra to­do el mun­do”, sos­tu­vo Li Xi­chang, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Con­fu­cio de la Uni­ver­si­dad de Eu­roa­sia. “Siem­pre y cuan­do ha­ya in­te­rés, nos com­pla­ce re­ci­bir a las per­so­nas pa­ra que apren­dan chino y co­noz­can la cul­tu­ra del país”.

Pla­ta­for­ma pa­ra in­ter­cam­bios cul­tu­ra­les

Co­mo ase­gu­ró el di­rec­tor Li, en los Ins­ti­tu­tos Con­fu­cio de Ka­za­jis­tán y Uz­be­kis­tán es po­si­ble to­par­se con alum­nos de to­das las eda­des, des­de ni­ños de 7 años has­ta adul­tos ma­yo­res de 60 o 70 años de edad.

Des­de tiem­pos an­ti­guos, la zo­na de Asia Cen­tral ha man­te­ni­do con­tac­tos es­tre­chos con Chi­na. Ha­ce más de 2000 años, la an­ti­gua Ru­ta de la Se­da, que co­nec­ta­ba a la ci­vi­li­za­ción de Orien­te con la de Oc­ci­den­te, pa­sa­ba por allí. Hoy en día, a me­di­da que se vuel­ven más cer­ca­nos los la­zos en­tre Chi­na y di­cha re­gión, los cen­troa­siá­ti­cos es­tán ca­da vez más in­tere­sa­dos en el idio­ma y la cul­tu­ra de nues­tro país. Cuan­do vi­si­ta­mos ciu­da­des co­mo Al­maty (Ka­za­jis­tán), Tas­kent (Uz­be­kis­tán) y otras, nos he­mos en­con-

tra­do con per­so­nas que nos re­ci­bían con un fuer­te ¡Nihao! (¡Ho­la!).

An­te la gran de­man­da que exis­te en Asia Cen­tral, la Ofi­ci­na Na­cio­nal de Pro­mo­ción In­ter­na­cio­nal de la Len­gua Chi­na (Han­ban), en con­jun­to con uni­ver­si­da­des lo­ca­les, ha fun­da­do on­ce Ins­ti­tu­tos Con­fu­cio. La can­ti­dad de es­tu­dian­tes cre­ce ca­da año, co­mo se pue­de com­pro­bar con el ca­so del Ins­ti­tu­to Con­fu­cio de la Uni­ver­si­dad de Eu­roa­sia, don­de en 2007, cuan­do se fun­dó, so­lo ha­bía 30 alum­nos y aho­ra cuen­ta con 267. “El nú­me­ro de es­tu­dian­tes au­men­tó de 150 a más de 260, es­pe­cial­men­te des­pués de la vi­si­ta del pre­si­den­te chino, Xi Jin­ping, a Ka­za­jis­tán”, di­jo el di­rec­tor Li. “De re­pen­te, pa­re­ce que no son su­fi­cien­tes ni las au­las ni el pro­fe­so­ra­do”.

Por el mo­men­to, al tiem­po que el Ins­ti­tu­to Con­fu­cio de la Uni­ver­si­dad de Eu­roa­sia coor­di­na con la uni­ver­si­dad pa­ra pro­por­cio­nar más sa­las, ca­pa­ci­ta a más pro­fe­so­res lo­ca­les pa­ra sa­tis­fa­cer la cre­cien­te de­man­da de maes­tros. Ade­más, las per­so­nas que es­tu­dian chino allí tie­nen la opor­tu­ni­dad de co­no­cer el idio­ma y la cul­tu­ra de Chi­na y via­jar a nues­tro país pa­ra ade­lan­tar sus es­tu­dios de man­da­rín.

Er­lan, un alumno de la Uni­ver­si­dad Mun­dial de Len­guas de Tas­kent (Uz­be­kis­tán), es­tu­dió chino du­ran­te cua­tro años en el Ins­ti­tu­to Con­fu­cio de su ca­sa de es­tu­dios. A pe­sar de que es­te jo­ven de 22 años con­si­de­ra que su ni­vel to­da­vía no es “al­to”, se desen­vuel­ve con bas­tan­te flui­dez. “Qui­sie­ra ir a Chi­na pa­ra cur­sar una maes­tría, pues los co­no­ci­mien­tos que he apren­di­do aquí so­lo pro­vie­nen de los li­bros”, ma­ni­fes­tó Er­lan. “Es­pe­ro po­der co­no­cer la vi­da co­ti­dia­na de los chi­nos con mis pro­pios ojos”.

No es di­fí­cil que Er­lan cum­pla su sue­ño, pues anual­men­te Han­ban ofre­ce a ca­da Ins­ti­tu­to Con­fu­cio en­tre 10 y 15 be­cas de es­tu­dio. De cum­plir con los re­qui­si­tos, los alum­nos que so­li­ci­ten la be­ca y sean acep­ta­dos ten­drán sus gas­tos de edu­ca­ción y sos­te­ni­mien­to fi­nan­cia­dos por el Go­bierno chino.

Alim­jan, alumno del Cen­tro Cul­tu­ral de la Uni­ver­si­dad de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les y Len­guas de Abraham (Ka- za­jis­tán), ob­tu­vo el se­gun­do pre­mio en el con­cur­so Puen­te Chino 2013 Uni­ver­si­ta­rios. Ten­drá la opor­tu­ni­dad de via­jar a Chi­na pa­ra cur­sar la maes­tría de Co­mer­cio In­ter­na­cio­nal en la Uni­ver­si­dad Ren­min de Chi­na en sep­tiem­bre de es­te año. “Ade­más de cu­brir los gas­tos edu­ca­ti­vos, el Go­bierno chino me en­tre­ga­rá 1700 yua­nes men­sua­les pa­ra gas­tos co­ti­dia­nos, que considero son su­fi­cien­tes pa­ra el día a día”, ex­pre­só Alim­jan con sa­tis­fac­ción.

Bue­nas pers­pec­ti­vas

Cuan­do le pre­gun­ta­mos a Ella, alum­na del Cen­tro Cul­tu­ral de la Uni­ver­si­dad de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les y Len­guas de Abraham, so­bre sus ra­zo­nes pa­ra es­tu­diar chino, nos dio una res­pues­ta par­ti­cu­lar: “Se de­be a mi pa­dre”.

“Mi pa­dre tra­ba­jó allá, le en­can­ta ese país y tie­ne con­fian­za de que en el fu­tu­ro Chi­na ten­drá un ace­le­ra­do desa­rro­llo”, se­ña­ló. “Él me su­gi­rió es­tu­diar chino, da­do que se me fa­ci­li­ta­ría la bús­que­da de tra­ba­jo”.

Zou Hong

A los es­tu­dian­tes de los Ins­ti­tu­tos Con­fu­cio les gus­ta mu­cho el tai­ji­quan.

Zou Hong

Ins­ti­tu­to Con­fu­cio de Tas­kent, en Uz­be­kis­tán.

Zou Hong

Unos alum­nos del Ins­ti­tu­to Con­fu­cio de Tas­kent apren­den ca­li­gra­fía chi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.