Los Xi­be, de­fen­so­res de las fron­te­ras

El Festival Xi­qian re­cuer­da ca­da año una proeza de ha­ce más de dos si­glos

China Today (Spanish) - - SOCIEDAD - Por NUES­TRA RE­DAC­CIÓN

El Festival Xi­qian (Mi­gra­ción al Oes­te) con­me­mo­ra la mi­gra­ción de la mi­no­ría ét­ni­ca Xi­be ha­cia el oes­te. Los Xi­be se es­ta­ble­cie­ron en Chi­na ha­ce cien­tos de años y en la ac­tua­li­dad ocu­pan prin­ci­pal­men­te las pro­vin­cias de Liao­ning, Ji­lin y una par­te de la re­gión au­tó­no­ma ui­gur de Xin­jiang. Ade­más de ser una de las pri­me­ras mi­no­rías ét­ni­cas del nor­te de Chi­na en prac­ti­car la agri­cul­tu­ra, has­ta el día de hoy man­tie­nen su pro­pia len­gua y es­cri­tu­ra.

Ca­da de­ci­moc­ta­vo día del cuar­to mes, se­gún el ca­len­da­rio lu­nar, la ma­yo­ría de la po­bla­ción Xi­be se reúne en el Tem­plo Tai­ping (el san­tua­rio an­ces­tral de los Xi­be), ubi­ca­do en la ciu­dad de Shen­yang (pro­vin­cia de Liao­ning), pa­ra ren­dir ho­me­na­je a sus an­te­pa­sa­dos. Es­ta tra­di­ción, co­no­ci­da co­mo el “Festival pa­ra re­cor­dar a las fa­mi­lias”, ha si­do ce­le­bra­da du­ran­te los úl­ti­mos 253 años, e in­clu­so en 2006 fue aña­di­da a la lis­ta de pa­tri­mo­nio cul­tu­ral in­tan­gi­ble de Chi­na.

Una im­por­tan­te tra­di­ción

Los pri­me­ros Xi­be ori­gi­nal­men­te ocu­pa­ron la lla­nu­ra de Song­hua­jian­gNen­jiang y las es­te­pas de Hu­lun­buir, al no­res­te de Chi­na. Sin em­bar­go, des­pués de que en 1764 el go­bierno de la di­nas­tía Qing su­pri­mie­se la re­be­lión de Dzun­ger, que se desató al no­roes­te del país, los sol­da­dos Xi­be jun­to a sus fa­mi­lias –3275 per­so­nas en to­tal– fue­ron tras­la­da­dos des­de Sheng­jing ( la hoy ciu­dad de Shen­yang) has­ta Xin­jiang, con ór­de­nes de ex­plo­tar la tie­rra y pro­te­ger las fron­te­ras de la zo­na de Ili.

An­tes de aven­tu­rar­se ha­cia el oes­te, es­tos 3275 fu­tu­ros via­je­ros se reunie­ron en el Tem­plo Tai­ping con las de­más per­so­nas que se que­da­ron pa­ra co­mer y re­zar an­tes de la des­pe­di­da. Es­to ocu­rrió un de­ci­moc­ta­vo día del cuar­to mes, se­gún el ca­len­da­rio lu­nar. Al día si­guien­te, los sol­da­dos y sus fa­mi­lias to­ma­ron rumbo ha­cia el oc­ci­den­te, en lo que se­ría un via­je lar­go y lleno de pe­li­gros. Des­de aquel en­ton­ces, los Xi­be han ce­le­bra­do anual­men­te la fe­cha, que se ha con­ver­ti­do en una im­por­tan­te tra­di­ción.

Cuan­do lle­ga el aniver­sa­rio, los Xi­be pien­san en los her­ma­nos que se en­cuen­tran le­jos de su tie­rra an­ces­tral y re­cuer­dan el gran sa­cri­fi­cio que hi­cie­ron pa­ra de­fen­der las fron­te­ras del país. Du­ran­te es­ta con­me­mo­ra­ción es co­mún el sa­cri­fi­cio de cer­dos y la coc­ción de sor­go.

Cuan­do arri­ba­ron a Ili, ar­ma­dos con ar­cos, fle­chas y cu­chi­llos, los sol­da­dos Xi­be se po­si­cio­na­ron pa­ra de­fen­der 18 pues­tos a lo lar­go del ho­mó­ni­mo río Ili. Ade­más, lle­va­ron a ca­bo ro­ta­cio­nes re­gu­la­res pa­ra pro­te­ger las ciu­da­des de Ta­cheng y Kash­gar. Des­pués de mon­tar mu­ros de tie­rra de tres me­tros de al­tu­ra, los sol­da­dos Xi­be desa­rro­lla­ron áreas de­sér­ti­cas y cons­tru­ye­ron ca­na­les de rie­go. Po­co a po­co, el nue­vo ho­gar de los Xi­be ( hoy co­no­ci­do co­mo dis­tri­to au­tó­no­mo de Xi­be Qap­qal) se con­vir­tió en la re­gión más prós­pe­ra de Ili. En la ac­tua­li­dad, más de 30.000 des­cen­dien­tes de es­ta et­nia vi­ven allí.

Di­fí­cil via­je ha­cia el oes­te

De acuer­do con re­gis­tros his­tó­ri­cos, el ca­mino que em­pren­die­ron los sol­da­dos Xi­be, que co­men­zó en la ciu­dad de Shen­yang y fi­na­li­zó en Ili, fue de 5000 km. Los gue­rre­ros pa­sa­ron por el Gran Khin­gan, el al­ti­plano de Mon­go­lia, la cor­di­lle­ra de Al­tay, la cuen­ca de Dzun­gar y la mon­ta­ña Tians­han. De­bi­do a la fal­ta de trans­por­te avan­za­do, tu­vie­ron que mo­vi­li­zar­se a ca­ba­llo y en ca­rre­tas ti­ra­das por bue­yes. A lo lar­go del via­je, pa­ra es­tar su­fi­cien­te­men­te abas­te­ci­dos de hier­bas y agua, los Xi­be pre­fi­rie­ron to­mar la ru­ta por Mon­go­lia Ex­te­rior.

Sin em­bar­go, cuan­do lle­ga­ron a la ciu­dad mon­go­la de Ulias­tay, en el dé­ci­mo mes del ca­len­da­rio lu­nar, da­das las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras de la me­se­ta, una tor­men­ta azo­tó a mu­cha gen­te que su­frió de con­ge­la­ción. En­ci­ma de es­to, el can­san­cio, la fal­ta de hier­ba y las en­fer­me­da­des cau­sa­ron la muer­te de un im­por­tan­te nú­me­ro de ani­ma­les. De los 3000 bue­yes que los Xi­be ha­bían lle­va­do con­si­go des­de Shen­yang so­lo so­bre­vi­vie­ron 400, y de los 2000 ca­ba­llos que tam­bién acom­pa­ña­ron el via­je 300 se en­con­tra­ban de­ma­sia­do de­ma­cra­dos pa­ra se­guir ade­lan­te. Los Xi­be, en­ton­ces, se que­da­ron en Ulias­tay du­ran­te sie­te me­ses. Cuan­do la hier­ba vol­vió a tor­nar­se ver­de en la pri­ma­ve­ra si­guien­te, los sol­da­dos reanu­da­ron el via­je, es­ta vez con 500 ca­ba­llos y otros tan­tos ca­me­llos que to­ma­ron pres­ta­dos de las tri­bus lo­ca­les.

Cuan­do los gue­rre­ros lle­ga­ron a Khovd (ac­tual fron­te­ra en­tre Chi­na,

Dis­fra­za­dos de sol­da­dos an­ti­guos, los Xi­be prac­ti­can ti­ro con ar­co du­ran­te el Festival de Xi­qian.

Los Xi­be bai­lan al rit­mo de la dan­za tra­di­cio­nal Bei­lun du­ran­te el Festival de Xi­qian.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.