Un via­je a las raí­ces

La his­to­ria de Gus­ta­vo Ng, un ar­gen­tino que no ce­só de bus­car sus orí­ge­nes chi­nos

China Today (Spanish) - - SOCIEDAD - Por ABEL RO­SA­LES GINARTE y AN XINZHU

Gus­ta­vo Ng in­sis­te en la co­ne­xión pro­fun­da de las raí­ces. “Soy ar­gen­tino y chino de se­gun­da ge­ne­ra­ción. Uno no per­te­ne­ce a una so­la na­cio­na­li­dad. Co­mo chino de se­gun­da ge­ne­ra­ción sien­to la ne­ce­si­dad de unir los dos paí­ses".

Gust avo Ng es un via­je­ro in­can­sa­ble. La bús­que­da de la hue­lla de sus an­ces­tros en Chi­na le ha ayu­da­do a des­cu­brir el país. De pa­dre chino y ma­dre ar­gen­ti­na, es­tu­dió pe­rio­dis­mo y an­tro­po­lo­gía. Es co­no­ci­do en su país por su la­bor co­mo guio­nis­ta de pro­gra­mas cul­tu­ra­les en la es­ta­ción ra­dial Ra­dio­di­fu­sión Ar­gen­ti­na al Ex­te­rior, co­mo par­te del equi­po del dia­rio ja­po­nés The Yo­miu­ri Shim­bun y de la Re­vis­ta Ñ, y es au­tor del blog Bi­tá­co­ra en Bue­nos Ai­res. Des­de 2011 se de­di­ca a la di­vul­ga­ción de la cul­tu­ra chi­na en Ar­gen­ti­na y Amé­ri­ca La­ti­na.

Pre­ci­sa­men­te en su úl­ti­mo via­je a Chi­na com­par­tió al­gu­nas de sus me­mo­rias con Chi­na Hoy. “Soy ar­gen­tino. Mi pa­dre, Ping-Yip Ng, na­ció en Tais­han, pro­vin­cia chi­na de Guang­dong, y se ra­di­có en Ar­gen­ti­na en 1954. Lle­gó con un con­tra­to de dos años y al ter­mi­nar­lo mu­chos de sus pai­sa­nos se fue­ron a Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro mi pa­dre, jun­to con un gru­po pe­que­ño, de­ci­dió que­dar­se por­que, en­tre otras co­sas, se ha­bía ca­sa­do con una crio­lla. Na­cí en un pue­blo que se lla­ma San Ni­co­lás y en la es­cue­la yo era el úni­co chino. Me de­cían ‘chino’, pe­ro yo no sa­bía qué sig­ni­fi­ca­ba que me di­je­ran así”.

Cre­ció le­jos de su fa­mi­lia chi­na y del país de sus an­ces­tros. En 2007 ini­ció un pro­yec­to de traducción del Dao De Jing de Lao Zi con el ar­tis­ta chino Lo Yuao y el poe­ta ar­gen­tino Ca­mi­lo Sán­chez, que que­dó in­te­rrum­pi­do por el fa­lle­ci­mien­to de Lo. Tres años des­pués co­men­zó a de­di­car­se a la di­vul­ga­ción de la cul­tu­ra chi­na en Ar­gen­ti­na y Amé­ri­ca La­ti­na co­mo fun­da­dor y edi­tor de la re­vis­ta de co­mu­ni­ca­ción in­ter­cul­tu­ral Dang Dai (Con­tem­po­rá­neo).

“Se tra­ta de un pro­yec­to de co­mu­ni­ca­ción en pleno desa­rro­llo, que in­vo­lu­cra una re­vis­ta de ca­li­dad pre­mium, un si­tio web de no­ti­cias de ac­tua­li­za­ción per­ma­nen­te, un bo­le­tín elec­tró­ni­co se­ma­nal, un pro­gra­ma de ra­dio y otros ser­vi­cios de co­mu­ni­ca­ción”, ex­pli­ca.

Pro­fe­so­res y alum­nos de idio­ma chino, em­pre­sa­rios que ha­cen ne­go­cios con Chi­na, fun­cio­na­rios gu­ber­na­men­ta­les, aca­dé­mi­cos y un cre­cien­te pú­bli­co ge­ne­ral in­tere­sa­do en la cul­tu­ra y la ac­tua­li­dad de Chi­na tie­nen en Dang Dai un puen­te de co­mu­ni­ca­ción.

Gus­ta­vo Ng es hoy una voz au­to­ri­za­da en Ar­gen­ti­na pa­ra tra­tar asun­tos re­la­cio­na­dos con Chi­na. En 2013 es­cri­bió la obra de teatro Gra­cias, abue­lo, so­bre los con­flic­tos ge­ne­ra­cio­na­les en una fa­mi­lia de in- mi­gran­tes chi­nos en Ar­gen­ti­na. Dos años des­pués fue uno de los re­la­to­res del do­cu­men­tal Arri­be­ños, so­bre la in­mi­gra­ción de tai­wa­ne­ses y can­to­ne­ses a Bue­nos Ai­res.

En 2015, con 52 años, el sue­ño de vi­si­tar Chi­na se hi­zo reali­dad. “Es­tu­ve 20 años se­pa­ra­do de mi pa­pá por­que él vi­vía en Es­ta­dos Uni­dos y ese país no me da­ba la vi­sa. Un día me la die­ron y me reuní con él en es­te tren mío de po­der jun­tar­me con mi ori­gen. Ese mo­vi­mien­to fue muy fuer­te, tras­pa­só a mi pa­pá y me tra­jo a Chi­na”, re­me­mo­ra.

Re­co­rrió 10.000 km en tren du­ran­te dos me­ses de via­je por 19 ciu­da­des de Chi­na. Pe­ro en es­te via­je de 2017 ha ofre­ci­do con­fe­ren­cias en dis­tin­tas uni­ver­si­da­des de Bei­jing, en las que ha ex­pli­ca­do có­mo los ar­gen­ti­nos ven a Chi­na. “Has­ta aho­ra Chi­na di­fun­de su cul­tu­ra de una ma­ne­ra muy ge­ne­ro­sa y abier­ta, co­mo nin­gún otro país lo ha­ce, pe­ro sin pre­gun­tar­nos qué es lo que que­re­mos sa­ber no­so­tros de Chi­na. Por­que lo que quie­ren sa­ber los ar­gen­ti­nos es dis­tin­to a lo que quie­ren sa­ber los nor­te­ame­ri­ca­nos, los co­lom­bia­nos o los es­pa­ño­les. Ha­blo de un diá­lo­go pue­blo a pue­blo”, de­fien­de.

El Ins­ti­tu­to de Amé­ri­ca La­ti­na de la Aca­de­mia Chi­na de Cien­cias So­cia­les, la Uni­ver­si­dad Min­zu, en­tre otras ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas, lo aco­gie­ron amis­to­sa­men­te.

Gus­ta­vo Ng in­sis­te en la co­ne­xión pro­fun­da de las raí­ces. “Soy ar­gen­tino y chino de se­gun­da ge­ne­ra­ción. Uno no per­te­ne­ce a una so­la na­cio­na­li­dad. Co­mo chino de se­gun­da ge­ne­ra­ción sien­to la ne­ce­si­dad per­so­nal de unir los dos paí­ses, de po­der co­no­cer a Chi­na y co­mu­ni­car en Ar­gen­ti­na qué es Chi­na. En ge­ne­ral, los chi­nos de ul­tra­mar te­ne­mos una co­ne­xión muy fuer­te con la ma­dre pa­tria. En mi ca­so es el amor a mi pa­pá”, con­fie­sa pro­fun­da­men­te emo­cio­na­do.

Li­te­ra­tu­ra y amis­tad

Chi­na se ha con­ver­ti­do en el cen­tro de la vi­da de Gus­ta­vo Ng. En 2014 es­cri­bió To­do lo que ne­ce­si­tas sa­ber so­bre Chi­na, pu­bli­ca­do por la Edi­to­rial Pai­dós, la ma­yor edi­to­rial ar­gen­ti­na de­di­ca­da a las obras de in­for­ma­ción. “No es un li­bro en­ci­clo­pé­di­co por­que no pre­ten­de abar­car ca­da uno de los as­pec­tos de un país tan vas­to co­mo Chi­na. En cam­bio, es­tá es­cri­to aten­dien­do a las pre­gun­tas que el pú­bli­co ar­gen­tino se ha­ce so­bre Chi­na”. El li­bro fue lan­za­do en di­ciem­bre de 2015, tu­vo un fuer­te re­co­no­ci­mien­to

por par­te de la crí­ti­ca y ha si­do bien aco­gi­do por el pú­bli­co. Dos años des­pués, la Edi­to­rial Atlán­ti­da pu­bli­có su obra El Año del Ga­llo de Fue­go, un abor­da­je cul­tu­ral del ho­rós­co­po en la an­ti­güe­dad chi­na.

Es­te año, Edi­cio­nes del Sau­ce ha pu­bli­ca­do Ma­ri­po­sa de oto­ño, una se­rie de re­la­tos que cuen­tan la his­to­ria del re­en­cuen­tro con su pa­dre y sus orí­ge­nes. En es­tos mo­men­tos es­tá cen­tra­do en la es­cri­tu­ra de 10.000 ki­ló­me­tros den­tro de Chi­na, un li­bro que re­co­ge sus ex­pe­rien­cias en el lar­go via­je que hi­zo por di­fe­ren­tes pro­vin­cias del país. Ese año re­ci­bió el apo­yo de ami­gos chi­nos, co­mo el en­ton­ces con­se­je­ro cul­tu­ral de la Em­ba­ja­da de Chi­na en Ar­gen­ti­na, Han Meng­tang. “Si­guien­do las re­co­men­da­cio­nes del em­ba­ja­dor Yang Wan­ming hi­ce un re­co­rri­do que in­clu­yó las ciu­da­des de Hong Kong, Zhuhai, Tais­han, Guangz­hou, Yangs­huo, Gui­lin, Cheng­du, Urum­qi, Kash­gar, Tur­pan, Lanz­hou, Xi’an, Bei­jing y Shang­hai”, re­cuer­da.

Se alo­jó en si­tios don­de po­día te­ner una re­la­ción flui­da con sus an­fi­trio­nes pa­ra cap­tar la esen­cia de la cul­tu­ra del gran país. Le im­pre­sio­na­ron “la pu­jan­za de Cheng­du, la gran­de­za de Xi’an, la mag­ni­fi­cen­cia del pai­sa­je de Yangs­huo”. Inol­vi­da­bles fue­ron el tra­to cos­mo­po­li­ta de la gen­te de Shang­hai, el di­na­mis­mo de los can­to­ne­ses, el mun­do de la an­ti­gua Ru­ta de la Se­da y de los ui­gu­res de Kash­gar, la sín­te­sis so­cial de to­da la Chi­na en Bei­jing y la ex­tem­po­rá­nea vi­da de los pas­to­res nó­ma­des del sur de la pro­vin­cia de Gan­su. Se­rá una obra tras­cen­den­te pa­ra una me­jor com­pren­sión de Chi­na en Ar­gen­ti­na y so­bre to­do otro ele­men­to in­dis­pen­sa­ble en ese lar­go via­je ha­cia sus raí­ces.

Se pue­de ade­lan­tar del li­bro que tes­ti­fi­ca­rá las ma­ra­vi­llas de un país in­creí­ble­men­te he­te­ro­gé­neo y uni­fi­ca­do por una idio­sin­cra­sia, un go­bierno, el idio­ma man­da­rín e impresionantes obras de in­fra­es­truc­tu­ra. “Re­sul­ta mi­la­gro­so que en nin­guno de los pai­sa­jes ob­ser­va­dos a lo lar­go de 10.000 ki­ló­me­tros es­tu­vie­ra au- sen­te una gran obra de in­fra­es­truc­tu­ra”, des­ta­ca.

En es­te mo­men­to Gus­ta­vo Ng tra­ba­ja en la re­dac­ción del re­gis­tro del via­je. “No se­rá un li­bro en abs­trac­to, cons­trui­do con una mi­ra­da neu­tra, sino que es­ta­rá es­cri­to des­de la mi­ra­da de un ar­gen­tino y un la­ti­noa­me­ri­cano. Tam­bién se­rá la mi­ra­da de un chino de ul­tra­mar”.

Es un cla­ro he­re­de­ro de la ma­gia de los su­re­ños pa­ra ha­cer ami­gos y co­nec­tar­se con el mun­do. “Una vez que el chino te adop­ta co­mo ami­go te da to­do. Eso me emo­cio­na mu­cho y me ha­ce sen­tir muy bien. Eso me re­mi­te a mi pa­pá”, di­ce. “Hay una for­ma de ha­cer ami­gos que in­clu­ye a Áfri­ca, Ara­bia, Chi­na y Amé­ri­ca La­ti­na, don­de la amis­tad se vuel­ve lo más im­por­tan­te. Ver que chi­nos y ar­gen­ti­nos o chi­nos y la­ti­noa­me­ri­ca­nos se ha­cen ami­gos es al­go digno de ce­le­brar por­que do­mi­nan un len­gua­je en co­mún: la for­ma de ini­ciar una amis­tad. Me gus­ta ese ti­po de hu­ma­ni­dad, me pa­re­ce aus­pi­cio­so”, con­clu­ye.

Du­ran­te su lar­go re­co­rri­do por Chi­na man­tu­vo una re­la­ción flui­da con los lugareños.

La di­ver­si­dad cul­tu­ral de Chi­na le ha cau­sa­do una gra­ta im­pre­sión.

Fotos cor­te­sía del en­tre­vis­ta­do

Gus­ta­vo jun­to a sus pa­dres y su her­ma­na du­ran­te su ni­ñez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.