Chi­cas de oro

La inago­ta­ble fuen­te de ta­len­to del vo­lei­bol fe­me­nino chino

China Today (Spanish) - - DEPORTES - Por ANDRÉS LÓ­PEZ RODRÍGUEZ

El 21 de agos­to de 2016 ( ho­ra de Bei­jing) es una fe­cha que ya es­tá gra­ba­da a fue­go en la me­mo­ria co­lec­ti­va de los afi­cio­na­dos chi­nos al apa­sio­nan­te de­por­te del vo­lei­bol. Una más. Ese día, la se­lec­ción fe­me­ni­na de Chi­na se im­pu­so por 3 sets a 1 en la fi­nal olím­pi­ca dispu­tada en Río de Janeiro con­tra la se­lec­ción de Ser­bia.

Y no se tra­tó de una victoria cual­quie­ra, sino de una car­ga­da de sim­bo­lo­gía y sig­ni­fi­ca­do; una victoria re­den­to­ra, cu­ra­ti­va y me­mo­ra­ble. En unos Juegos don­de el ren­di­mien­to de los atle­tas chi­nos, si no de­cep­cio­nan­te, sí es­tu­vo por de­ba­jo de las ex­pec­ta­ti­vas que su pro­pia evo­lu­ción ha­bía ge­ne­ra­do, la victoria de las chi­cas del vo­lei­bol, aun­que no com­ple­ta­men­te ines­pe­ra­da, pues ini­cia­ron el tor­neo co­mo el ter­cer me­jor equi­po del mun­do, sí tu­vo al­go de sor­pre­si­va.

Tras per­der su par­ti­do de de­but an­te Ho­lan­da y cla­si­fi­car­se por los pe­los pa­ra los cru­ces con tres vic­to­rias y dos de­rro­tas en la fa­se de gru­pos, las ex­pec­ta­ti­vas de los afi­cio­na­dos no po­dían ser muy ha­la­güe­ñas. Sin em­bar­go, el jue­go del equi­po chino ro­zó la ex­ce­len­cia en los cuar­tos de fi­nal an­te la an­fi­trio­na. Bra­sil se pre­sen­ta­ba co­mo la gran fa­vo­ri­ta, pe­ro al otro la­do de la red se en­con­tró la me­jor ver­sión del equi­po fe­me­nino chino, ese que lle­va más de tres dé­ca­das dan­do ale­gría tras ale­gría a su afi­ción.

Que el equi­po fue de me­nos a más lo com­pro­bó en se­mi­fi­na­les Ho­lan­da, que es­ta vez no tu­vo op­ción al­gu­na an­te una Chi­na desata­da y li­de­ra­da por el asom­bro­so po­der re­ma­ta­dor de Zhu Ting, quien co­nec­tó 86 re­ma­tes ga­na­do­res en los úl­ti­mos tres en­cuen- tros, 25 de ellos en la fi­nal, eri­gién­do­se así co­mo la úl­ti­ma gran es­tre­lla de un equi­po del que siem­pre ca­be es­pe­rar que es­cri­ba pá­gi­nas glo­rio­sas pa­ra el de­por­te chino co­mo la de de los Juegos de Río.

Una his­to­ria de éxi­to

Los afi­cio­na­dos chi­nos al vo­lei­bol fe­me­nino po­drían com­ple­tar un cro­no­gra­ma de las úl­ti­mas tres o cua­tro dé­ca­das de sus vi­das uti­li­zan­do los éxi­tos de su equi­po co­mo mo­jo­nes, co­mo re­fe­ren­cias tem­po­ra­les que to­dos co­no­cen. Hay más me­da­llas en el pal­ma­rés del equi­po fe­me­nino chino de vo­lei­bol que mo­ne­das en las pre­cia­das co­lec­cio­nes de mu­chos afi­cio­na­dos a la nu­mis­má­ti­ca.

Sin du­da, las más re­cor­da­das por los afi­cio­na­dos son los tres oros olím­pi­cos, con­se­gui­dos en Los Án­ge­les 1984, Ate­nas 2004 y Río de Janeiro 2016. A ellos hay que su­mar dos Mun­dia­les (1982 y 1986), cua­tro Co­pas del Mun­do ( 1981, 1985, 2003 y 2015), sie­te oros en los Juegos Asiá­ti­cos, tre­ce en los Cam­peo­na­tos de Asia y otros cua­tro en las Co­pas de Asia. Sú­me­se­le a to­do lo an­te­rior las me­da­llas de pla­ta y bron­ce en to­das esas com­pe­ti­cio­nes y se con­ven­drá en que po­cos equi­pos en el pla­ne­ta, in­de­pen­dien­te­men­te de la dis­ci­pli­na de­por­ti­va, han lo­gra­do tan lau­rea­do pal­ma­rés co­mo el de es­tas chi­cas de oro en so­lo cua­tro dé­ca­das, que son las que han pa­sa­do des­de que el de­por­te chino se re­in­cor­po­ró a las com­pe­ti­cio­nes in­ter­na­cio­na­les.

Pues bien, hay un es­la­bón que une el ini­cio de es­ta for­mi­da­ble ca­rre­ra, a prin­ci­pios de los años ochen­ta del si­glo pa­sa­do, y el mo­men­to ac­tual. Y ese es­la­bón tie­ne nom­bre y ape­lli­do, y no es otro que Lang Ping, la úni­ca per­so­na en el pla­ne­ta, hom­bre o mu­jer, que ha ga­na­do el oro olím­pi­co pri­me­ro ves­ti­da de cor­to y más tar­de di­ri­gien­do al equi­po des­de el ban­qui­llo.

El mar­ti­llo de hie­rro

Co­no­ci­da co­mo el “mar­ti­llo de hie­rro” en sus tiem­pos de ju­ga­do­ra por la in­creí­ble po­ten­cia y pre­ci­sión con las que re­ma­ta­ba en las in­me­dia­cio­nes de la red, Lang Ping ca­pi­ta­neó a la se­lec­ción chi­na en sus pri­me­ros gran­des éxi­tos in­ter­na­cio­na­les, fun­da­men­tal­men­te en dos Mun­dia­les, dos Co­pas del Mun­do y en los Juegos de Los Án­ge­les, los cua­les su­pu­sie­ron el re­gre­so de Chi­na a la are­na olím­pi-

ca tras dé­ca­das de au­sen­cia.

Su in­dis­cu­ti­ble ta­len­to pa­ra es­te jue­go, así co­mo su ca­ris­ma y li­de­raz­go la con­vir­tie­ron en una he­roí­na na­cio­nal. Tan­to fue así que su bo­da, en 1985, fue re­trans­mi­ti­da a ni­vel na­cio­nal por te­le­vi­sión, su nom­bre fue uti­li­za­do pa­ra bau­ti­zar un es­ta­dio y su bus­to lle­gó a apa­re­cer en los se­llos de co­rreos.

Tan­ta era su po­pu­la­ri­dad que se con­vir­tió en una de las cau­sas por las que en 1987 aban­do­nó Chi­na con des­tino a Es­ta­dos Uni­dos, se­gún con­fe­só ella mis­ma en su au­to­bio­gra­fía, pu­bli­ca­da en 1999: “Aun­que me ha­bía retirado, no po­día lle­var una vi­da co­mo la de la gen­te nor­mal. La gen­te a me­nu­do me re­co­no­cía y me ha­cía sen­tir co­mo si no fue­se yo mis­ma. Me sen­tía con­di­cio­na­da in­clu­so cuan­do iba de compras”, es­cri­bió.

Sin em­bar­go, otras de las cau­sas que la lle­va­ron a aban­do­nar Chi­na fue­ron las de apren­der in­glés y ex­pan­dir sus ho­ri­zon­tes. Y eso fue lo que hi­zo, con no­ta­bles pro­gre­sos en su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, siem­pre li­ga­da al vo­lei­bol. Tras unos años al otro la­do del Pa­cí­fi­co fue re­cla­ma­da por su país pa­ra que to­ma­ra las rien­das del equi­po na­cio­nal, al que con­du­jo a con­quis­tar la me­da­lla de pla­ta en los Juegos de Atlan­ta en 1996.

Más tar­de en­tre­nó en Ita­lia, don­de se dipu­ta una de las li­gas más com­pe­ti­ti­vas del pla­ne­ta y don­de ga­nó sie­te tí­tu­los de Li­ga y fue nom­bra­da en­tre­na­do­ra del año en otras sie­te oca­sio­nes. Tam­bién pa­só por Tur­quía y en 2005 se hi­zo car­go del equi­po fe­me­nino de vo­lei­bol de Es­ta­dos Uni­dos, una de­ci­sión que cau­só con­tro­ver­sia en Chi­na. La po­lé­mi­ca se avi­vó cuan­do EE. UU. apeó a Chi­na de la lu­cha por las me­da­llas en los Juegos Olím­pi­cos de Bei­jing 2008, me­da­lla que sí con­si­guió EE. UU., aun­que fue­se de bron­ce.

Sin em­bar­go, aquel des­en­cuen­tro con par­te de la afi­ción chi­na no abrió una he­ri­da im­po­si­ble de ci­ca­tri­zar, ni mu­cho me­nos. Las au­to­ri­da­des de­por­ti­vas del país asiá­ti­co le vol­vie­ron a pe­dir que die­se un pa­so al fren­te en fa­vor del vo­lei­bol chino y Lang Ping lo hi­zo de nue­vo. En­ton­ces li­de­ra­ba des­de el ban­qui­llo al Guang­dong Ever­gran­de en la li­ga lo­cal a cam­bio de un sa­la­rio anual con mu­chos ce­ros.

Cuan­do le lle­gó la ofer­ta, Xu Jia­yin, pro­pie­ta­rio del club, di­jo que “el in­te­rés na­cio­nal” te­nía prio­ri­dad so­bre los éxi­tos de Guang­dong Ever­gran­de, y per­mi­tió a Lang Ping rom­per su con­tra­to pa­ra aban­de­rar el vo­lei­bol chino en la com­pe­ti­ción con más pres­ti­gio del pla­ne­ta. Tam­bién le pro­me­tió a Lang Ping que el ban­qui­llo del Ever­gran­de la es­ta­ría es­pe­ran­do pa­ra cuan­do de­ci­die­se vol­ver. Y el res­to ya lo he­mos con­ta­do. Con Lang Ping al man­do, Chi­na lo hi­zo de nue­vo en Río y se col­gó su ter­cer oro olím­pi­co.

“Hoy, gra­cias a su du­ro tra­ba­jo y su es­fuer­zo, las chi­cas nos han lle­va­do glo­rio­sa­men­te de nue­vo a lo más al­to del pó­dium”, es­cri­bió Lang Ping en las re­des so­cia­les des­pués de con­quis­tar el oro en Río.

El fu­tu­ro de Lang Ping es una in­cóg­ni­ta. No tan­to el de Chi­na, que tie­ne so­bre el par­qué a un ra­mi­lle­te de ju­ga­do­ras ex­cep­cio­na­les en­tre las cua­les, por qué no, tal vez es­té quien to­me el re­le­vo de Lang. Por ejem­plo, la asom­bro­sa Zhu Ting, que co­mo Lang en su mo­men­to, aca­ba de ma­ra­vi­llar al mun­do con su jue­go. El vi­ve­ro del vo­lei­bol fe­me­nino chino es inago­ta­ble. Hay chi­cas de oro pa­ra ra­to.

CFP

15 de enero de 2017. Lang Ping ga­na el Pre­mio a Me­jor Entrenador en la Elec­ción de Per­so­na­jes De­por­ti­vos 2016 en Bei­jing.

CFP

20 de agos­to de 2016. Lang Ping y los miem­bros del equi­po fe­me­nino chino de vo­lei­bol ce­le­bran du­ran­te la ce­re­mo­nia de pre­mia­ción en las Olim­pia­das de Río 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.