Una fon­da or­gu­llo­sa­men­te ma­de in Chi­na

Una vi­si­ta a La So­cial, un lo­cal la­tino en Bei­jing con una es­té­ti­ca par­ti­cu­lar

China Today (Spanish) - - EXTRANJEROS EN CHINA - Por MA­TEO HE­RRE­RA

En una de sus imá­ge­nes más re­pre­sen­ta­ti­vas, el Divino Ni­ño Je­sús, uno de los íco­nos más ve­ne­ra­dos de la re­li­gión ca­tó­li­ca, apa­re­ce con los bra­zos al­za­dos, des­cal­zo y vis­tien­do na­da más que un tra­je ro­sa ama­rra­do a la al­tu­ra de la cin­tu­ra. Sin em­bar­go, ¿po­dría el ado­ra­do ni­ño ser vis­to co­mo un hu­mil­de y sim­pá­ti­co chi­co, quien tal vez so­lo es­tá in­ten­tan­do atraer clien­te­la pa­ra las ela­bo­ra­das are­pas de su pa­dre?

En La So­cial, un in­tri­gan­te lo­cal en el co­ra­zón de San­li­tun (Bei­jing) que abrió sus puer­tas ha­ce tan so­lo un año, es­ta in­ter­pre­ta­ción es po­si­ble, so­bre to­do si se tie­ne en cuen­ta que di­cha ima­gen, que ador­na uno de los mu­ros del es­ta­ble­ci- mien­to, es­tá acom­pa­ña­da de las pa­la­bras “Are­pas De­lu­xe” en una ti­po­gra­fía de otra épo­ca, y que mu­chos de los clien­tes que acu­den al bar pro­ba­ble­men­te no es­tán fa­mi­lia­ri­za­dos con la ico­no­gra­fía ca­tó­li­ca.

Al igual que la ima­gen del Divino Ni­ño, ca­da rin­cón de La So­cial es una ma­ra­ña de po­si­bi­li­da­des, y el lu­gar co­mo un to­do ha­ce que las co­sas a las que es­ta­mos acos­tum­bra­dos co­bren otro sen­ti­do y se desafíen los dog­mas es­ta­ble­ci­dos por la so­cie­dad.

La in­quie­tan­te es­té­ti­ca del lu­gar ha da­do mu­cho de qué ha­blar, pe­ro lo que real­men­te es­tá en bo­ca de to­dos son las are­pas re­lle­nas de es­ti­lo ve­ne­zo­lano, los so­fis­ti­ca­dos coc­te­les y la vi­bra la­ti­na que man­tie­ne el lu­gar ocu­pa­do has­ta las pri­me­ras ho­ras de la ma­dru­ga­da.

Are­pe­ría con ca­rac­te­rís­ti­cas chi­nas

La So­cial se em­pe­zó a co­ci­nar una no­che de ve­rano en 2015, du­ran­te una con­ver­sa­ción ca­sual en­tre Alex Mo­li­na, ge­ren­te ge­ne­ral y uno de los so­cios del gru­po de res­tau­ran­tes Mos­to (Mos­to, Mo­ka Bros), y el di­se­ña­dor Ál­va­ro Rin­cón, quien es­ta­ba bus­can­do un nue­vo pro­yec­to en Bei­jing. Am­bos co­lom­bia­nos, sa­bien­do el po­ten­cial de la gas­tro­no­mía la­ti­na en Chi­na, coin­ci­die­ron en que te­nían que crear un con­cep­to nue­vo y lle­nar un va­cío que exis­tía has­ta ese mo­men­to. No tar­da­ron mu­cho en de­ci­dir que mon­ta­rían una are­pe­ría.

De la ini­cia­ti­va tam­bién hi­zo par­te el ve­ne­zo­lano Da­niel Ur­da­ne­ta, quien du­ran­te años ha tra­ba­ja­do de la mano de Mo­li­na co­mo chef eje­cu­ti­vo del Gru­po Mos­to y cuen­ta con am­plia ex­pe­rien­cia en res­tau­ra­ción. Los pre­pa­ra­ti­vos no se hi­cie­ron es­pe­rar, y un año des­pués de que se plan­tea­ra la idea por pri­me­ra vez, Rin­cón, Mo­li­na y Ur­da­ne­ta, jun­to con un equi­po de bár­ma­nes y me­se­ros chi­nos, trans­for­ma­ron un pe­que­ño cuar­to que ha­cía las ve­ces de ofi­ci­na y de­pó­si­to del Gru­po Mos­to en una es­pe­cie de fon­da an­tio­que­ña ma­de in Chi­na, de la cual es­tán su­ma­men­te or­gu­llo­sos.

“Las are­pas eran el gan­cho pa­ra que la gen­te vi­nie­ra, por­que Bei­jing siem­pre ha ne­ce­si­ta­do co­sas nue­vas. Que­ría­mos traer co­mi­da la­ti­noa­me­ri­ca­na de la calle, are­pas ve­ne­zo­la­nas, ya que tie­nen más sa­bor y son más abun­dan­tes en va­rie­dad que las are­pas co­lom­bia­nas”, di­ce Rin­cón. Muy pa­re­ci­das a los rou­jia­mo de Shaan­xi, en­tre las op­cio­nes pa­ra la me­sa hay ocho di­fe­ren­tes are­pas cu­yos nom­bres re­cuer­dan imá­ge­nes de Co­lom­bia y Ve­ne­zue­la. En­tre las más co­ti­za­das es­tán La Pe­lua, la Rei­na Pe­pia­da y La Pai­sa.

“Tra­ba­ja­mos con in­gre­dien­tes lo­ca­les. Lo más di­fí­cil fue con­se­guir la ha-

ri­na, pe­ro en­con­tra­mos a al­guien que nos tra­je­ra la Ha­ri­na P.A.N. a Bei­jing”, sos­tie­ne Da­niel Ur­da­ne­ta, quien gra­cias a su gran ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca ha te­ni­do una fuer­te in­fluen­cia en el di­se­ño del me­nú. “Las are­pas han si­do un éxi­to por­que son al­go dis­tin­to y fá­cil de co­mer, un snack que se pue­de co­mer con las ma­nos. To­do el mun­do las prue­ba y a to­dos les gus­tan”.

A pe­sar de que las are­pas son im­por­tan­tes en el pa­que­te, La So­cial no es­ta­ría com­ple­ta sin sus li­co­res y se­duc­to­ra coc­te­le­ría. La va­ria­da car­ta de be­bi­das in­clu­ye coc­te­les con es­ti­lo pa­ra to­do ti­po de gustos, lis­tos pa­ra sa­tis­fa­cer pa­la­da­res chi­nos y ex­tran­je­ros por igual. El To­tu­ma Mo­ji­to, ser­vi­do en la ca­la­ba­za di­se­ca­da del to­tu­mo, y el Co­lom­bian Mu­le, a ba­se de aguar­dien­te, son op­cio­nes po­pu­la­res. In­clu­so, hay un coctel de bai­jiu cu­ya au­tén­ti­ca pre­sen­ta­ción es en uno de los re­ci­pien­tes que se uti­li­zan pa­ra la ven­to­sa­te­ra­pia en la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na.

El Dia­blo es­tá en el de­ta­lle

Con lu­ces ate­nua­das, pa­re­des que pa­re­cen des­gas­ta­das por la hu­me­dad y el ca­lor del Ca­ri­be, y en oca­sio­nes ame­ni­za­da por las ar­mo­nías del Bue­na Vis­ta So­cial Club, en una pri­me­ra ins­tan­cia La So­cial tie­ne el po­der de trans­por­tar in­me­dia­ta­men­te a sus clien­tes, qui­zás, a un bar cu­bano du­ran­te la dé­ca­da de 1950, le­jos del aje- treo de una ciu­dad ha­bi­ta­da por más de vein­te mi­llo­nes de chi­nos.

Sin em­bar­go, si se ob­ser­van con ma­yor aten­ción los pe­que­ños de­ta­lles del lu­gar, La So­cial ter­mi­na sien­do un uni­ver­so sin­sen­ti­do lleno de hu­mor sa­tí­ri­co, don­de ba­jo sus pro­pias re­glas de jue­go con­vi­ven en per­fec­ta ar­mo­nía La­ti­noa­mé­ri­ca, Chi­na, el bien, el mal y el ab­sur­do. “Ca­si cual­quier co­sa que exis­te en el mun­do pue­de en­trar den­tro de La So­cial”, ex­pli­ca Rin­cón.

Ca­da cen­tí­me­tro cuadrado del lu­gar es­tá cui­da­do­sa­men­te pla­nea­do y re­lle­na­do por ar­te kitsch, an­ti­güe­da­des, ico­no­gra­fía re­li­gio­sa o pa­ra­fer­na­lia co­mu­nis­ta chi­na. En el mu­ro opues­to al Divino Ni­ño Je­sús, don­de es­tá ubi­ca­da la ba­rra, hay un mue­ble ati­bo­rra­do de ba­ra­ti­jas, en­tre las que se des­ta­ca una colección de bo­te­llas va­cías y un par de vie­jos car­te­les que so­lían uti­li­zar los bu­ses en Bo­go­tá (Co­lom­bia) pa­ra in­di­car su re­co­rri­do. En to­do el cen­tro, un Je­sús adul­to en­mar­ca­do por bom­bi­llos ama­ri­llos pro­ta­go­ni­za el cua­dro.

En­tre los di­ver­sos ob­je­tos alu­si­vos a la cul­tu­ra e his­to­ria de Chi­na hay un bus­to del ac­tual pre­si­den­te de la na­ción, Xi Jin­ping, una es­ta­tui­lla de Mao Ze­dong y una do­ce­na de bo­te­llas de bai­jiu Mou­tai or­ga­ni­za­das me­ti­cu- lo­sa­men­te en fi­las ba­jo los lí­de­res co­mu­nis­tas. Tam­bién lla­ma la aten­ción una ve­nus des­ca­be­za­da ves­ti­da con las di­mi­nu­tas pe­ga­ti­nas con nú­me­ros de te­lé­fono que de­co­ran pa­re­des y as­cen­so­res de an­ti­guos edi­fi­cios ca­pi­ta­li­nos.

“So­mos la­ti­noa­me­ri­ca­nos y nos en­fo­ca­mos en nues­tra cul­tu­ra, pe­ro tam­bién la mez­cla­mos con la his­to­ria que he­mos te­ni­do en Chi­na, con to­do lo que he­mos apren­di­do du­ran­te los diez años que lle­va­mos acá”, con­clu­ye Rin­cón. “Pa­ra no­so­tros es muy im­por­tan­te que ca­da per­so­na chi­na que en­tre siem­pre se lle­ve un re­cuer­do, que sal­ga y ha­ble del si­tio o que to­me una fo­to. Ca­da ele­men­to de­co­ra­ti­vo de­be de­jar una hue­lla”.

El pri­mer año de La So­cial no so­lo ha si­do de mu­cho rui­do y ex­pe­ri­men­ta­ción, sino tam­bién de re­tos, so­bre to­do en cuan­to a siem­pre man­te­ner el lu­gar re­no­va­do y re­fres­can­te en una ciu­dad tan com­pe­ti­ti­va co­mo Bei­jing. Los so­cios, sin em­bar­go, con­si­de­ran que el bar fi­nal­men­te cua­jó en la idea que se ha­bía pen­sa­do en un prin­ci­pio y, con tan­to éxi­to en sus ma­nos, pron­to abri­rán un se­gun­do lo­cal más gran­de en Shang­hai, don­de es­tán con­ven­ci­dos de que el re­sul­ta­do se­rá to­da­vía me­jor.

De izq. a der.)

( Los so­cios Da­niel Ur­da­ne­ta, Ál­va­ro Rin­cón y Alex Mo­li­na en La So­cial.

Fotos cor­te­sía de La So­cial

Jun­to a Rin­cón, unos clien­tes se sien­ten en ca­sa du­ran­te una tar­de en La So­cial.

Las are­pas re­lle­nas ve­ne­zo­la­nas son un pla­ti­llo per­fec­to pa­ra cual­quier ho­ra del día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.