La an­ces­tral ri­que­za de la Ru­ta de la Se­da

La obra de Pe­ter Fran­ko­pan ofre­ce una nue­va mi­ra­da de la his­to­ria mun­dial

China Today (Spanish) - - CULTURA - Por ZHOU LIN

E l co­ra­zón del mun­do: Una nue­va his­to­ria uni­ver­sal no se de­di­ca a na­rrar los de­ta­lles es­pe­cí­fi­cos de la Ru­ta de la Se­da. La no­ve­dad del li­bro de Pe­ter Fran­ko­pan es que cuen­ta la his­to­ria mun­dial en fun­ción de la an­ti­gua Ru­ta de la Se­da.

La más an­ti­gua his­to­ria del mun­do es la su­ma­to­ria de los anales de ca­da na­ción. Cuan­do los his­to­ria­do­res em­pe­za­ron a tra­tar de su­pe­rar las fron­te­ras de los paí­ses y las et­nias, in­tro­du­je­ron el con­cep­to de “ci­vi­li­za­ción” y es­cri­bie­ron una his­to­ria mun­dial que in­clu­ye a di­fe­ren­tes ci­vi­li­za­cio­nes, sus víncu­los y con­flic­tos. ¿ Qué re­la­ción tie­nen las di­fe­ren­tes ci­vi­li­za­cio­nes de la hu­ma­ni­dad? ¿Qué ti­po de nor­ma­li­dad de­ben man­te­ner? Ta­les in­te­rro­gan­tes no es­tán re­la­cio­na­das con una so­la ci­vi­li­za­ción ni pue­den ser en­ten­di­das so­bre la ba­se de con­flic­tos.

Pe­ter Fran­ko­pan, his­to­ria­dor de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford ( Reino Uni­do), es­co­gió há­bil­men­te la Ru­ta de la Se­da, un pa­so que ha co­nec­ta­do a di­fe­ren­tes ci­vi­li­za­cio­nes, co­mo pun­to de re­fe­ren­cia pa­ra na­rrar los con­tac­tos en­tre ellas y la evo­lu­ción de las mis­mas, evi­tan­do to­mar co­mo cen­tro a una en es­pe­cí­fi­co.

En el pre­fa­cio del li­bro, Fran­ko­pan re­cuer­da que uno de los ma­yo­res te­so­ros de su in­fan­cia fue un gi­gan­tes­co ma­pa­mun­di, el cual pe­gó en la pa­red al la­do de su ca­ma. To­das las no­ches, an­tes de acos­tar­se, fi­ja­ba

los ojos en él y fue así co­mo lle­gó a me­mo­ri­zar los nom­bres de to­dos los paí­ses y su ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca. A los diez años de edad, Fran­ko­pan em­pe­zó a sen­tir­se in­sa­tis­fe­cho por los re­pe­ti­dos y li­mi­ta­dos co­no­ci­mien­tos que le en­se­ña­ban en la cla­se de geo­gra­fía, por­que se en­fo­ca­ban so­la­men­te en Europa Oc­ci­den­tal y EE. UU., y ca­si no men­cio­na­ban otras par­tes del mun­do. Mien­tras cur­sa­ba la es­cue­la se­cun­da­ria, sus pa­dres le re­ga­la­ron un li­bro del an­tro­pó­lo­go Eric Wolf, lo que le en­cen­dió el in­te­rés por la geo­gra­fía. Des­cu­brió que si po­nía al mar Cas­pio en el cen­tro del ma­pa, el co­ra­zón del mun­do no es­ta­ba en Europa Oc­ci­den­tal ni EE. UU.

“Mu­chos re­la­tos me ayu­da­ron a ob­ser­var la his­to­ria mun­dial des­de otros án­gu­los, uno de los cua­les es muy par­ti­cu­lar. Se­gún la mi­to­lo­gía grie­ga, Zeus, el Pa­dre de los Dio­ses, sol­tó dos águi­las des­de los dos ex­tre­mos del mun­do pa­ra si­tuar el pun­to cen­tral de la Tie­rra. La pie­dra de Omp­ha­los ( en grie­go sig­ni­fi­ca ‘ om­bli­go’) fue pues­ta en el lu­gar don­de se reunie­ron las dos aves”, cuen­ta Pe­ter Fran­ko­pan. “Al es­cu­char la le­yen­da, ob­ser­vé mi ma­pa pa­ra sa­ber dón­de po­drían ha­ber­se reuni­do las dos águi­las. Ima­gi­né que una par­tía de la ori­lla oc­ci­den­tal del Atlán­ti­co y la otra, de la cos­ta chi­na del Pa­cí­fi­co, y vo­la­ban ha­cia el in­te­rior del con­ti­nen­te. No lle­gué a de­fi­nir el pro­ba­ble lu­gar de la reunión por­que eso de­pen­de de có­mo me­dían el pun­to me­dio en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te. Sin em­bar­go, no im­por­ta có­mo lo hi­cie­ran, es­ta­ría en­tre el mar Ne­gro y la cor­di­lle­ra del Hi­ma­la­ya”.

Es­te lu­gar que mi­les de ve­ces hi­zo so­ñar a Pe­ter Fran­ko­pan es por don­de pa­sa la Ru­ta de la Se­da que men­cio­na en su li­bro. El geó­gra­fo ale­mán Fer­di­nand von Richt­ho­fen di­se­ñó un ma­pa que mos­tra­ba una vía co­mer­cial que atra­ve­sa­ba Asia y Europa, ba­sa­da en los re­gis­tros so­bre el co­mer­cio en­tre Chi­na y Oc­ci­den­te de los his­to­ria­do­res de am­bos con­ti­nen­tes, y la bau­ti­zó con el nom­bre de “Ru­ta de la Se­da” en 1877. En in­glés, Silk Road (Ru­ta de la Se­da) es sin­gu­lar, pe­ro en el li­bro de Pe­ter Fran­ko­pan es plu­ral, por­que no cree que fue­se una sim­ple vía co­mer­cial de la se­da, ni tam­po­co una vía so­la­men­te co­mer­cial, idea que es­tá bien ar­gu­men­ta­da en los 25 ca­pí­tu­los del li­bro. De ahí que hu­bie­se la Ru­ta de la Se­da, la Ru­ta de la Creen­cia, la Ru­ta de la Piel, la Ru­ta de los Sier­vos, la Ru­ta de la He­ge­mo­nía, en­tre otras.

La ma­yor in­fluen­cia que tu­vo la Ru­ta de la Se­da en la ci­vi­li­za­ción hu­ma­na no fue la cir­cu­la­ción de mer­can­cías, sino los in­ter­cam­bios cul­tu­ra­les a lo lar­go del ca­mino, co­mo si sus tra­di­cio­nes fue­ran se­mi­llas de las cua­les ger­mi­na­ron ideo­lo­gías, creen­cias, téc­ni­cas y ob­je­tos ma­te­ria­les. La Ru­ta de la Se­da fue una vía por don­de se di­fun­die­ron y rea­li­za­ron in­ter­cam­bios di­fe­ren­tes ci­vi­li­za­cio­nes de la hu­ma­ni­dad.

Las ci­vi­li­za­cio­nes an­ti­guas más im­por­tan­tes de la his­to­ria hu­ma­na coin­ci­die­ron en la Ru­ta de la Se­da, co­mo la de Ba­bi­lo­nia, Egip­to, In­dia, Chi­na, Gre­cia y Ro­ma. Des­pués de los des­cu­bri­mien­tos geo­grá­fi­cos del si­glo XV y XVI, las cul­tu­ras de Nor­tea­mé­ri­ca y Su­da­mé­ri­ca tam­bién to­ma­ron par­te en el flu­jo de per­so­nas y mer­can­cías por la Ru­ta de la Se­da. Ubi­ca­dos en el cen­tro de Eu­ra­sia, los paí­ses de Asia Cen­tral, Asia Oc­ci­den­tal y Europa Orien­tal for­ma­ron par­te prin­ci­pal de la ru­ta. Las an­ti­guas ci­vi­li­za­cio­nes se en­con­tra­ron aquí, se re­no­va­ron y cre­cie­ron. Hoy en día, la ru­ta pre­sen­ta cen­tros fi­nan­cie­ros y me­tró­po­lis de pri­mer ni­vel mun­dial, aun­que es tam­bién uno de los lu­ga­res con ma­yor tur­bu­len­cia del mun­do.

La Ru­ta de la Se­da fue una vía de in­ter­cam­bios per­so­na a per­so­na, de ma­te­ria­les y de pen­sa­mien­tos, y un es­ce­na­rio don­de com­pe­tían las di­fe­ren­tes ci­vi­li­za­cio­nes. Al­re­de­dor de es­ta im­por­tan­te ru­ta que unía a Orien­te y Oc­ci­den­te, Pe­ter Fran­ko­pan ha es­cri­to una cró­ni­ca que mues­tra lu­ga­res del mun­do con más de 2000 años. Se­gún el au­tor, an­tes del sur­gi­mien­to de Oc­ci­den­te en el si­glo XVI, la Ru­ta de la Se­da ha­bía si­do siem­pre el “cen­tro del mun­do”. La pri­me­ra ciu­dad y el pri­mer im­pe­rio de la hu­ma­ni­dad apa­re­cie­ron aquí, las re­li­gio­nes más im­por­tan­tes del mun­do se di­fun­die­ron y cre­cie­ron en es­ta zo­na, el co­mer­cio de aquí hi­zo reali­dad la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca ha­ce más de 2000 años, y los es­tu­dio­sos de la an­ti­güe­dad se reunían aquí pa­ra ins­pi­rar­se e in­ter­cam­biar ar­te y sa­bi­du­ría.

La Ru­ta de la Se­da fue el es­ce­na­rio co­mún de di­fe­ren­tes ci­vi­li­za­cio­nes hu­ma­nas y tam­bién una vía don­de es­tas ob­tu­vie­ron re­cur­sos y nu­trien­tes cul­tu­ra­les. Du­ran­te la lar­ga his­to­ria de la hu­ma­ni­dad y des­pués de des­va­ne­cer­se los hu­mos de la gue­rra desata­da por la ocu­pa­ción de la Ru­ta de la Se­da, cons­ti­tu­ye­ron una nor­ma­li­dad el re­le­vo de las di­fe­ren­tes ci­vi­li­za­cio­nes y la com­par­ti­ción de in­tere­ses. Su his­to­ria es tam­bién la his­to­ria del mun­do. La Ru­ta de la Se­da es uno de los es­ce­na­rios más des­lum­bran­tes de la ci­vi­li­za­ción hu­ma­na. No so­lo mo­de­ló el pa­sa­do del ser hu­mano, sino que tam­bién con­fi­gu­ra­rá el fu­tu­ro del mun­do. En vir­tud de es­te épi­co pa­sa­do, el va­lor de la ini­cia­ti­va chi­na de la Fran­ja y la Ru­ta sal­ta a la vis­ta.

Re­fi­rién­do­se al li­bro El co­ra­zón del mun­do: Una nue­va his­to­ria uni­ver­sal, la re­vis­ta The New Yor­ker co­men­tó: “La des­crip­ción de es­ta his­to­ria es un re­to fren­te a Oc­ci­den­te, don­de se ha fa­vo­re­ci­do prin­ci­pal­men­te la cul­tu­ra grie­ga y la ro­ma­na. El ca­te­drá­ti­co Fran­ko­pan ci­tó to­da cla­se de ejem­plos pa­ra de­mos­trar los víncu­los en­tre las di­fe­ren­tes cul­tu­ras, y cuen­ta con de­ta­lles ví­vi­dos el im­pac­to que tu­vo el co­mer­cio de la se­da y de es­cla­vos en la eco­no­mía y la so­cie­dad, así co­mo la in­fluen­cia del bu­dis­mo pa­ra el cris­tia­nis­mo”.

El dia­rio The Guar­dian lo ha ca­li­fi­ca­do co­mo una obra épi­ca des­lum­bran­te.

Se­gún Fran­ko­pan, an­tes del sur­gi­mien­to de Oc­ci­den­te en el si­glo XVI, la Ru­ta de la Se­da ha­bía si­do siem­pre el “cen­tro del mun­do”. La pri­me­ra ciu­dad y el pri­mer im­pe­rio de la hu­ma­ni­dad apa­re­cie­ron aquí.

El co­ra­zón del mun­do: Una nue­va his­to­ria uni­ver­sal Au­tor: Pe­ter Fran­ko­pan Pre­cio: US $17,85 Por­ta­da du­ra Dec­kle Ed­ge

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.