Los pro­tec­to­res de las gru­llas cue­lli­ne­gras

Los es­fuer­zos por cui­dar a es­tas her­mo­sas aves ti­be­ta­nas

China Today (Spanish) - - SOCIEDAD - Por DACHUNG

En­tre las 15 es­pe­cies de gru­llas a ni­vel mun­dial, la cue­lli­ne­gra es la úni­ca que cre­ce y se re­pro­du­ce en las me­se­tas. Los va­lles en el cur­so me­dio del río Yar­lung Zang­bo ofre­cen un cli­ma in­ver­nal ideal pa­ra es­tas aves. En el Tí­bet exis­ten al­re­de­dor de 8000 gru­llas cue­lli­ne­gras, un 80 % del to­tal de es­ta es­pe­cie en el mun­do.

Pa­ra pro­te­ger me­jor a las aves sal­va­jes, el go­bierno del dis­tri­to de Lünz­hub re­clu­ta a pa­tru­llas en los can­to­nes y po­bla­dos. En la al­dea de Ka­dong, Ten­zin fue elec­to pa­ra asu­mir tal car­go.

Ten­zin, de 53 años de edad, es un po­bla­dor de la al­dea de Ka­dong en el dis­tri­to de Lünz­hub ( Tí­bet). Ca­da ma­ña­na a las 9 sa­le en una mo­to­ci­cle­ta a rea­li­zar su re­co­rri­do ru­ti­na­rio, lle­van­do un bra­za­le­te ro­jo y un car­né que mues­tra su nom­bre, su fo­to­gra­fía y la ru­ta de su pa­tru­lla. Du­ran­te 4 ho­ras apro­xi­ma­da­men­te tie­ne que cu­brir ca­si 40 km de dis­tan­cia y a lo lar­go de la ru­ta de­be cum­plir con la mi­sión de ob­ser­var e ins­pec­cio­nar el há­bi­tat de las aves sal­va­jes, prin­ci­pal­men­te de las gru­llas cue­lli­ne­gras.

El te­rri­to­rio de pa­tru­lla­je abar­ca 4 al­deas co­lin­dan­tes y un em­bal­se cer­cano. En ca­da al­dea se pue­den en­con­trar ca­si 60 o 70 gru­llas cue­lli­ne­gras y al­re­de­dor de la re­pre­sa, cer­ca de 600. Ade­más, exis­ten otras 5 0 6 es­pe­cies de aves, co­mo el án­sar in­dio y la ga­vio­ta reido­ra, de los que se tie­nen cons­tan­cia más de 1000 ejem­pla­res.

“Ten­go que pres­tar aten­ción es­pe­cial si en sus vue­los ma­si­vos al­gu­nas aves han cho­ca­do o se han que­da­do atra­pa­das en las ma­llas de las cer­cas y alam­bra­das eléc­tri­cas. De­bo tam­bién ob­ser­var mi­nu­cio­sa­men­te sus mo­vi­mien­tos pa­ra des­cu­brir si al­gu­nas tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra ca­mi­nar o vo­lar por cier­ta he­ri­da, o es­tán en­fer­mas o vie­jas”, ex­pli­ca Ten­zin, quien aña­de: “Los pe­rros va­ga­bun­dos son más fas­ti­dio­sos. Sa­ben ca­zar aves en ma­na­das, las ase­chan en­tre las hier­bas de la ori­lla de la re­pre­sa y las atacan por sor­pre­sa y en di­ver­sas di­rec­cio­nes. A ve­ces los pe­rros en ma­na­da in­clu­so ame­na­zan nues­tra pro­pia se­gu­ri­dad”.

Ten­zin es­tá muy con­ten­to con su car­go. Re­co­no­ce que es un gran pla­cer con­tem­plar dia­ria­men­te a las gru­llas, los án­sa­res, las ga­vio­tas y otras aves sal­va­jes, “so­bre to­do las gru­llas cue­lli­ne­gras, que pa­re­cen ha­das de per­fil ele­gan­te y que ca­mi­nan con pa­sos sua­ves”. “Es fá­cil dis­tin­guir ca­da fa­mi­lia de gru­llas por­que los ma­chos siem­pre pro­te­gen cui­da­do­sa­men­te a sus pa­re­jas y po­llue­los. Los cón­yu­ges que no tie­nen crías no se se­pa­ran ni un se­gun­do. Se mi­ran mu­tua­men­te con ojos bri­llan­tes y se lla­man sin ce­sar el uno al otro. Siem­pre me cues­ta mu­cho tra­ba­jo ter­mi­nar la ob­ser­va­ción con ellos. Pro­te­ger a es­tos agra­da­bles se­res

re­pre­sen­ta la con­fian­za que han de­po­si­ta­do en mí el pue­blo y el Bu­ró de Sil­vi­cul­tu­ra del dis­tri­to, y tam­bién los ac­tos reales de mi­se­ri­cor­dia y la bon­dad que Bu­da pro­cla­ma”, exal­ta Ten­zin.

Se­gún es­ta­dís­ti­cas de los úl­ti­mos tres años, ba­jo la ju­ris­dic­ción del dis­tri­to de Lünz­hub han si­do re­gis­tra­das unas 1700 gru­llas cue­lli­ne­gras, las que se con­cen­tran prin­ci­pal­men­te en tres can­to­nes: Qang­ga, Kar­ze y Cong­dü. Por la no­che ha­bi­tan en la zo­na de la re­pre­sa, mien­tras que por el día sa­len al cam­po cer­cano a bus­car co­mi­da.

Pa­ra pro­te­ger me­jor las aves sal­va­jes en la zo­na, to­dos los can­to­nes y po­bla­dos del dis­tri­to de Lünz­hub han re­clu­ta­do vi­gi­lan­tes en­tre los ha­bi­tan­tes lo­ca­les y ca­da uno re­ci­be 600 yua­nes de sub­si­dio men­sual­men­te. Ac­tual­men­te son 12. Ca­da año en vís­pe­ra del re­gre­so ma­si­vo de las gru­llas cue­lli­ne­gras, los pa­tru­lla­do­res tie­nen que par­ti­ci­par en un cur­si­llo de ca­pa­ci­ta­ción de una se­ma­na. En el mis­mo, pro­fe­sio­na­les en la pro­tec­ción de la fau­na sal­va­je les en­se­ñan los há­bi­tos, la cla­si­fi­ca­ción, las nor­ma­ti­vas y le­yes re­la­cio­na­das con la pro­tec­ción de las mis­mas.

La pa­tru­lla se rea­li­za dia­ria­men­te. Ade­más, ca­da lu­nes los vi­gi­lan­tes ha­cen una lla­ma­da ru­ti­na­ria pa­ra ofre­cer in­for­mes ge­ne­ra­les. An­te im­pre­vis­tos pue­den ha­cer lla­ma­das en cual­quier mo­men­to y el per­so­nal del de­par­ta­men­to de pro­tec­ción de flo­ra y fau­na acu­di­rá pa­ra tra­tar el ca­so. In­clu­so, pue­den pe­dir ayu­da a los po­li­cías fo­res­ta­les. “He tra­ba­ja­do en el bu­ró de sil­vi­cul­tu­ra du­ran­te cin­co años y en es­te pe­río­do no he co­no­ci­do in­ci­den­cias re­la­cio­na­das con per­so­nas que ca­cen aves”, agre­ga Zhang Gao­feng, di­rec­tor del Bu­ró de Sil­vi­cul­tu­ra del Dis­tri­to de Lünz­hub.

De­trás del fa­mo­so Pa­la­cio Po­ta­la en Lha­sa se ubi­ca el De­par­ta­men­to de Sil­vi­cul­tu­ra de la Re­gión Au­tó­no­ma del Tí­bet. En la pa­red del edi­fi­cio de las ofi­ci­nas del de­par­ta­men­to se han col­ga­do fotos de ani­ma­les sal­va­jes que vi­ven en la re­gión. Se­gún Tas­hi Dor­je, je­fe de pro­tec­ción de la flo­ra y fau­na, en­tre las 15 es­pe­cies de gru­llas a ni­vel glo­bal, la cue­lli­ne­gra es la úni­ca que cre­ce y se re­pro­du­ce en las me­se­tas. Los va­lles en el cur­so me­dio del río Yar­lung Zang­bo son su há­bi­tat prin­ci­pal y las tie­rras hú­me­das pe­ri­fé­ri­cas al­re­de­dor del la­go Ser­ling Co ofre­cen si­tios idea­les pa­ra su re­pro­duc­ción. Se­gún es­ta­dís­ti­cas pre­li­mi­na­res, en la re­gión au­tó­no­ma del Tí­bet exis­ten al­re­de­dor de 8000 gru­llas cue­lli­ne­gras, lo que su­po­ne un 80 % del to­tal de es­ta es­pe­cie en el mun­do con una ten­den­cia de cre­ci­mien­to con­ti­nuo.

Tan­to en los va­lles del cur­so me­dio del río Yar­lung Zang­bo co­mo en el la­go Ser­ling Co, el De­par­ta­men­to de Sil­vi­cul­tu­ra de la Re­gión Au­tó­no­ma del Tí­bet ha crea­do zo­nas de re­ser­vas na­tu­ra­les. Has­ta la fe­cha el fi­nan­cia­mien­to gu­ber­na­men­tal es de 160 mi­llo­nes de yua­nes, de­di­ca­dos prin­ci­pal­men­te al es­ta­ble­ci­mien­to de es­ta­cio­nes y pun­tos de pro­tec­ción y otros pro­yec­tos de pro­tec­ción me­dioam­bien­ta­les.

“Es­ta for­ma de or­ga­ni­za­ción gu­ber­na­men­tal y la par­ti­ci­pa­ción po­pu­lar han re­for­za­do la pro­tec­ción eco­ló­gi­ca”, con­clu­ye Tas­hi Dor­je.

Zhang Ning

Ten­zin es­par­ce co­mi­da a las gru­llas cue­lli­ne­gras.

Es­ta­dís­ti­cas pre­li­mi­na­res ase­gu­ran que en la re­gión au­tó­no­ma del Tí­bet exis­ten al­re­de­dor de 8000 gru­llas cue­lli­ne­gras, lo que su­po­ne un 80 % del to­tal de es­ta es­pe­cie en el mun­do con una ten­den­cia de cre­ci­mien­to con­ti­nuo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.