Chi­na, el mun­do y el Acuer­do de París

El com­pro­mi­so del país asiá­ti­co lue­go del re­ti­ro de EE. UU. del pac­to cli­má­ti­co

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por ALE­JAN­DRO GAR­CÍA RAMÍREZ*

El cam­bio cli­má­ti­co es una de las prin­ci­pa­les ame­na­zas del mun­do mo­derno. Ca­da vez es más co­mún es­cu­char no­ti­cias so­bre desas­tres na­tu­ra­les cau­sa­dos por es­te fe­nó­meno a lo lar­go y an­cho del or­be. El ries­go que re­pre­sen­ta el mis­mo pa­ra la hu­ma­ni­dad es enor­me, ya que pue­de trans­for­mar por com­ple­to el mun­do tal y co­mo lo co­no­ce­mos y tor­nar­lo in­ha­bi­ta­ble. Por ejem­plo, ya se em­pie­za a ha­blar del te­ma de re­fu­gia­dos cli­má­ti­cos pro­duc­to del ries­go de des­apa­ri­ción de paí­ses in­su­la­res co­mo Va­nua­tu, Tu­va­lu, las Mal­di­vas y Ki­ri­ba­ti. Asi­mis­mo, mu­chas es­pe- cies es­tán a pun­to de des­apa­re­cer, el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra de los ma­res es­tá cau­san­do es­tra­gos en los arre­ci­fes co­ra­li­nos y otras es­pe­cies ma­ri­nas, sin con­tar tam­bién la pér­di­da de vi­das hu­ma­nas y de­más ca­tás­tro­fes oca­sio­na­das por los fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos.

Pa­ra agra­var la si­tua­ción, la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Do­nald Trump ha ido re­ti­ran­do gra­dual­men­te de sus prio­ri­da­des el te­ma del cam­bio cli­má­ti­co. En es­ta di­rec­ción, el man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se fir­mó el pa­sa­do 28 de mar­zo una or­den eje­cu­ti­va pa­ra de­jar sin efec­to una se­rie de po­lí­ti­cas de la an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción, las cua­les es­ta­ban orien­ta­das a po­ner fre­nos al cam­bio cli­má­ti­co.

Sin em­bar­go, lo que re­sul­ta aún más alar­man­te es la me­di­da re­cien­te­men­te adop­ta­da por Trump me­dian­te la cual ha re­ti­ra­do a su país del Acuer­do de París, lo cual es con­si­de­ra­do por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal co­mo un gra­ve error his­tó­ri­co. La re­nuen­cia del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se a com­ba­tir es­te fe­nó­meno se debe a que po­ne en te­la de jui­cio la ve­ra­ci­dad del fe­nó­meno del cam­bio cli­má­ti­co y sus im­pli­can­cias, pues pa­re­ce te­ner la con­vic­ción de que es­te fe­nó­meno glo­bal es so­lo un sub­ter­fu­gio pa­ra ha­cer­le per­der com­pe­ti­ti­vi­dad a su país, con lo cual agra­va dra­má­ti­ca­men­te el de­te­rio­ro del me­dio am­bien­te.

De­ter­mi­na­ción inal­te­ra­ble

A sim­ple vis­ta, el es­ce­na­rio de la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co pa­re­ce ser som­brío. No obs­tan­te, Chi­na ha mos­tra­do cre­cien­te­men­te un só­li­do com­pro­mi­so en la lu­cha con­tra es­te fe­nó­meno. Di­ver­sas au­to­ri­da­des del país han sub­ra­ya­do la ne­ce­si­dad de apli­car me­di­das pa­ra de­te­ner el cam­bio cli­má­ti­co, pues­to que con­ci­ben que es­te re­pre­sen­ta un se­rio pro­ble­ma pa­ra la hu­ma­ni­dad. “El cam­bio cli­má­ti­co es un desafío pa­ra to­da la hu­ma­ni­dad (…). No im­por­ta có­mo las po­lí­ti­cas cli­má­ti­cas de otros paí­ses pue­dan evo­lu­cio­nar, Chi­na, un im­por­tan­te país en desa­rro­llo res­pon­sa­ble, no cam­bia­rá su de­ter­mi­na­ción, ob­je­ti­vos y me­di­das po­lí­ti­cas en la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co”, ase­gu­ró el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Chi­na, a tra­vés de su por­ta­voz Lu Kang.

El com­pro­mi­so sin con­di­cio­nes del país asiá­ti­co en la pre­ser­va­ción del me­dio am­bien­te y en con­tra­rres­tar los efec­tos ne­ga­ti­vos del cam­bio cli­má­ti­co es in­ne­ga­ble. Chi­na ac­tual­men­te se en­cuen­tra os­ten­tan­do un no­to­rio li­de­raz­go en lo que res­pec­ta a la de­fen­sa del me­dio am­bien­te. Una con­tun­den­te prue­ba de ello es el Plan Quin­que­nal del Go­bierno chino tra­za­do pa­ra el pe­rio­do 20162020, el cual en lo re­la­ti­vo a la pre­ser­va­ción del me­dio am­bien­te re­sul­ta muy pro­mi­so­rio, pues­to que

plan­tea re­du­cir el con­su­mo de ener­gía a un ni­vel in­fe­rior a los 5000 mi­llo­nes de to­ne­la­das de car­bón equi­va­len­te. Asi­mis­mo, apun­ta a la re­duc­ción de emi­sio­nes de CO2 y a me­jo­rar la ca­li­dad del ai­re. Es­tos son cla­ros in­di­ca­do­res de la apues­ta de Chi­na por el desa­rro­llo sos­te­ni­ble. Es, ade­más, una cla­ra se­ñal de res­pon­sa­bi­li­dad y com­pro­mi­so que asu­me es­te país con las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras, pues­to que es cons­cien­te de que los da­ños oca­sio­na­dos por el cam­bio cli­má­ti­co son irre­ver­si­bles y a es­ca­la glo­bal.

Del mis­mo mo­do, en la ce­re­mo­nia inau­gu­ral de la se­sión de la Asam­blea Po­pu­lar Na­cio­nal del pre­sen­te año, el primer mi­nis­tro chino, Li Ke­qiang, anun­ció im­por­tan­tes me­di­das pa­ra la de­fen­sa del me­dio am­bien­te. Así te­ne­mos que en 2017 Chi­na trans­for­ma­rá 800.000 hec­tá­reas de tie­rras de cul­ti­vo mar­gi­na­les en bos­ques y pra­dos, y tam­bién pon­drá en mar­cha pro­yec­tos pi­lo­tos pa­ra el me­jo­ra­mien­to de la ca­li­dad de los bos­ques y la res­tau­ra­ción de los eco­sis­te­mas del cin­tu­rón eco­nó­mi­co del río Yangt­sé. Ade­más, se ha com­pro­me­ti­do a la re­duc­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de par­tí­cu­las fi­nas (PM2,5) en re­gio­nes cla­ve.

Fi­nal­men­te, el pre­mier Li anun­ció que en el pre­sen­te año se re­du­ci­rá el con­su­mo de ener­gía por uni­dad del PBI por lo me­nos en 3,4 %, y que ba­ja­rá la emi­sión de las prin­ci­pa­les sus­tan­cias con­ta­mi­nan­tes. De es­ta ma­ne­ra, po­de­mos apre­ciar la im­por­tan­cia que Chi­na le asig­na a la sal­va­guar­da del me­dio am­bien­te, al im­ple­men­tar me­di­das que be­ne­fi­cian no so­lo al país sino a to­do el pla­ne­ta. El cam­bio cli­má­ti­co es un fe­nó­meno a es­ca­la glo­bal y las ac­cio­nes pa­ra mi­ti­gar­lo tie­nen tam­bién un im­pac­to que tras­cien­de las fron- te­ras na­cio­na­les.

Res­pal­do al Acuer­do de París

Las me­di­das a favor de la pre­ser­va­ción del me­dio am­bien­te que im­pul­sa Chi­na no so­lo se cir­cuns­cri­ben al ám­bi­to na­cio­nal, sino que tam­bién se pro­yec­tan a la es­fe­ra in­ter­na­cio­nal. Por ejem­plo, Chi­na ha fir­ma­do más de me­dio cen­te­nar de con­ve­nios in­ter­na­cio­na­les en ma­te­ria de pro­tec­ción del me­dio am­bien­te, ta­les co­mo el Con­ve­nio Mar­co de las Na­cio­nes Uni­das so­bre el Cam­bio Cli­má­ti­co y su Pro­to­co­lo de Kio­to, el Pro­to­co­lo de Mon­treal so­bre Subs­tan­cias de Con­su­mo de Ozono, el Con­ve­nio de Es­to­col­mo so­bre Subs­tan­cias Or­gá­ni­cas Con­ta­mi­nan­tes Du­ra­de­ras, el Pro­to­co­lo de Cartagena so­bre la Se­gu­ri­dad Bio­ló­gi­ca del Con­ve­nio de Bio­di­ver­si­dad, el Con­ve­nio de las Na­cio­nes Uni­das so­bre el Con­trol de la De­ser­ti­fi­ca­ción, en­tre otros. El más re-

cien­te es el Acuer­do de París, del cual el pre­si­den­te chino, Xi Jin­ping, es uno de sus prin­ci­pa­les im­pul­so­res, pues­to que en el Fo­ro Eco­nó­mi­co de Da­vos in­vo­có a los paí­ses a ad­he­rir­se y aca­tar­lo, y abo­gó tam­bién por la pre­ser­va­ción del me­dio am­bien­te y la adop­ción del mo­de­lo de desa­rro­llo sos­te­ni­ble.

Así tam­bién, el 1 de ju­nio pa­sa­do el primer mi­nis­tro chino, Li Ke­qiang, y la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, se reunie­ron con el ob­je­ti­vo de re­do­blar es­fuer­zos en la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co y han re­afir­ma­do su apo­yo al Acuer­do de París. En la ac­tual co­yun­tu­ra de gran in­cer­ti­dum­bre en ma­te­ria de sos­te­ni­bi­li­dad me­dioam­bien­tal, Chi­na se mues­tra co­mo un de­fen­sor del me­dio am­bien­te, lo cual es per­ci­bi­do muy po­si­ti­va­men­te por Ale­ma­nia, que se com­pro­me­tió a co­la­bo­rar con Chi­na pa­ra fre­nar el cam­bio cli­má­ti­co.

No so­la­men­te Ale­ma­nia, sino la Unión Eu­ro­pea se ha alia­do tam­bién con Chi­na pa­ra de­te­ner el ca­len­ta­mien­to glo­bal. En vir­tud de ello se han com­pro­me­ti­do a re­du­cir sus emi­sio­nes de ga­ses con­ta­mi­nan­tes y desa­rro­llar tec­no­lo­gía eco­ami­ga­ble, así co­mo a re­cau­dar un fon­do de 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les a par­tir de 2020 pa­ra que los paí­ses afec­ta­dos por el cam­bio cli­má­ti­co pue­dan lu­char con­tra el mis­mo.

Por úl­ti­mo, te­ne­mos que Chi­na es lí­der in­dis­cu­ti­ble en lo que res­pec­ta al em­pleo y desa­rro­llo de ener­gías re­no­va­bles. Se­gún la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de Ener­gía Re­no­va­ble ( IRENA, por sus si­glas en in­glés), Chi­na es el país que po­see la ma­yor can­ti­dad de ener­gías re­no­va­bles a ni­vel mun­dial y las con­ti­núa in­cre­men­tan­do a pa­sos agi­gan­ta­dos. Es­ta ten­den­cia nos per­mi­te te­ner la cer­te­za de que, ade­más del fé­rreo com­pro­mi­so a lar­go pla­zo con la sos­te­ni­bi­li­dad y con las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras, Chi­na se con­ver­ti­rá en un fu­tu­ro muy cer­cano en el bas­tión de la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te.

De es­ta ma­ne­ra, Chi­na se es­tá po­si­cio­nan­do co­mo el prin­ci­pal alia­do del me­dio am­bien­te. Es­tá de­mos- tran­do un con­sis­ten­te li­de­raz­go y com­pro­mi­so en la adop­ción de me­di­das con la fi­na­li­dad de pre­ser­var el me­dio am­bien­te y fre­nar el cam­bio cli­má­ti­co tan­to a ni­vel na­cio­nal co­mo in­ter­na­cio­nal. Las mues­tras de res­pon­sa­bi­li­dad y so­li­da­ri­dad con el me­dio am­bien­te del país asiá­ti­co re­sul­tan es­pe­ran­za­do­ras en tiem­pos co­mo el ac­tual, en el que el cam­bio cli­má­ti­co re­pre­sen­ta una se­ria ame­na­za pa­ra to­da la hu­ma­ni­dad. Del mis­mo mo­do, cons­ti­tu­yen un po­de­ro­so in­cen­ti­vo pa­ra que otros paí­ses emu­len el mo­de­lo chino de pro­tec­ción del me­dio am­bien­te y de es­ta for­ma ha­cer fren­te co­lec­ti­va­men­te a es­te fe­nó­meno glo­bal. Por ello, el li­de­raz­go me­dioam­bien­tal chino jue­ga un rol cru­cial pa­ra de­te­ner el cam­bio cli­má­ti­co y vi­rar ha­cia un mo­de­lo de equi­li­brio en­tre la na­tu­ra­le­za y el ser hu­mano.

Cnsp­ho­to

18 de ju­lio de 2016. Inau­gu­ra­ción del Cam­pa­men­to In­ter­na­cio­nal Ver­de de la Ju­ven­tud y la Con­fe­ren­cia Mun­dial so­bre la Pro­tec­ción del Me­dio Am­bien­te de la Ju­ven­tud de Guangz­hou, en la Uni­ver­si­dad Nor­mal del Sur de Chi­na.

Cnsp­ho­to

Inau­gu­ra­ción de la Con­fe­ren­cia In­ter­na­cio­nal de Nue­vas Tec­no­lo­gías de Pro­tec­ción Am­bien­tal en el Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Ex­po­si­cio­nes de Nan­jing.

Plan­ta de ener­gía fo­to­vol­tai­ca en cons­truc­ción en el de­sier­to Ku­bu­qi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.