¿Qué sa­bes so­bre la cultura chi­na?

El doc­tor Liu Jing­hui ha ana­li­za­do lo que apren­den los alum­nos es­ta­dou­ni­den­ses so­bre Chi­na

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por ZHANG HUI

Ara­be­lla Kush­ner, la nie­ta de cua­tro años del pre­si­den­te de EE. UU., Do­nald Trump, se vol­vió fa­mo­sa en Chi­na des­pués de que se po­pu­la­ri­za­ra en las re­des so­cia­les un vi­deo su­yo en el que, vis­tien­do un tra­je tra­di­cio­nal chino, re­ci­tó un poe­ma en man­da­rín. Acom­pa­ña­da de su ma­dre, Ivan­ka Trump, Ara­be­lla tam­bién asis­tió el 1 de fe­bre­ro a las ce­le­bra­cio­nes de la Fies­ta de la Pri­ma­ve­ra en la Em­ba­ja­da de Chi­na en Was­hing­ton. Ara­be­lla, sin em­bar­go, no es la úni­ca ce­le­bri­dad in­fan­til es­ta­dou­ni­den­se que es­tá apren­dien­do chino. A me­di­da que se for­ta­le­ce la po­si­ción del país asiá­ti­co en la es­ce­na glo­bal, el mun­do se apre­su­ra a apren­der chino. Se­gún la re­vis­ta World Jour­nal of Edu­ca­tion, has­ta 1988 no ha­bía lec­cio­nes de chino en las es­cue­las pri­ma­rias o se­cun­da­rias es­ta­dou­ni­den­ses. No obs­tan­te, pa­ra 2000 ya ha­bía al­re­de­dor de 300 es­cue­las con cur­sos de chino y pa­ra 2010 la ci­fra ha­bía au­men­ta­do no­ta­ble­men­te a 4000.

Ara­be­lla Kush­ner, la nie­ta de cua­tro años del pre­si­den­te de EE. UU., Do­nald Trump, se vol­vió fa­mo­sa en Chi­na des­pués de que se po­pu­la­ri­za­ra en las re­des so­cia­les un vi­deo su­yo en el que, vis­tien­do un tra­je tra­di­cio­nal chino, re­ci­tó un poe­ma en man­da­rín. Acom­pa­ña­da de su ma­dre, Ivan­ka Trump, Ara­be­lla tam­bién asis­tió el 1 de fe­bre­ro a las ce­le­bra­cio­nes de la Fies­ta de la Pri­ma­ve­ra en la Em­ba­ja­da de Chi­na en Was­hing­ton.

Ara­be­lla, sin em­bar­go, no es la úni­ca ce­le­bri­dad in­fan­til es­ta­dou­ni­den­se que es­tá apren­dien­do chino. A me­di­da que se for­ta­le­ce la po­si­ción del país asiá­ti­co en la es­ce­na glo­bal, el mun­do se apre­su­ra a apren­der chino. Se­gún la re­vis­ta World Jour­nal of Edu­ca­tion, has­ta 1988 no ha­bía lec­cio­nes de chino en las es­cue­las pri­ma­rias o se­cun­da­rias es­ta­dou­ni­den­ses. No obs­tan­te, pa­ra 2000 ya ha­bía al­re­de­dor de 300 es­cue­las con cur­sos de chino y pa­ra 2010 la ci­fra ha­bía au­men­ta­do no­ta­ble­men­te a 4000.

En el Reino Uni­do, el mer­ca­do de ni­ñe­ras de ha­bla chi­na es más com­pe­ti­ti­vo, da­do que un cre­cien­te nú­me­ro de pa­dres bri­tá­ni­cos quie­re que sus hi­jos apren­dan chino des­de una edad tem­pra­na, afir­ma Ni­na Vic­kery, una con­sul­to­ra bri­tá­ni­ca que tra­ba­ja en Chi­na. Las ra­zo­nes de­trás de es­te cam­bio son cla­ras. Mu­chas per­so­nas, al tan­to del enor­me po­ten­cial de desa­rro­llo de Chi­na, se han da­do cuen­ta de que do­mi­nar el man­da- rín abri­rá más opor­tu­ni­da­des pa­ra ellos o sus hi­jos. El re­co­no­ci­do in­ver­sor es­ta­dou­ni­den­se Jim Ro­gers ase­gu­ra que sus hi­jos es­tán apren­dien­do chino por­que “Chi­na se­rá el país más im­por­tan­te del si­glo XXI” y “el chino pron­to se con­ver­ti­rá en un idio­ma in­ter­na­cio­nal cla­ve”.

El me­jor mo­men­to pa­ra apren­der idio­mas es du­ran­te la ado­les­cen­cia. Lo que se apren­da a esa edad afec­ta­rá pro­fun­da­men­te la pers­pec­ti­va cul­tu­ral e ideo­ló­gi­ca del in­di­vi­duo pa­ra el res­to de su vi­da. EE. UU. es ac­tual­men­te la ma­yor po­ten­cia eco­nó­mi­ca del mun­do y su cultura se ex­por­ta a to­das par­tes. Ca­be en­ton­ces pre­gun­tar­se qué apren­den los ado­les­cen­tes es­ta­dou­ni­den­ses so­bre Chi­na y có­mo debe Chi­na adap­tar­se a la cre­cien­te de­man­da de apren­di­za­je del idio­ma chino.

Pa­ra arro­jar luz so­bre el te­ma, Chi­na Hoy en­tre­vis­tó a Liu Jing­hui, coor­di­na­dor del Pro­gra­ma Chino de la Fa­cul­tad de Hu­ma­ni­da­des y Cien­cias So­cia­les de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ca­li­for­nia y pro­fe­sor es­pe­cia­li­za­do en Edu­ca­ción In­ter­na­cio­nal, Em­pre­sa­ria­do In­ter­na­cio­nal y Lin­güís­ti­ca Apli­ca­da. El doc­tor Liu, ade­más, im­par­te lec­cio­nes de chino en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ca­li­for­nia y es in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro Na­cio­nal de Re­cur­sos pa­ra Len­guas Asiá­ti­cas (CNRLA).

La pers­pec­ti­va de los li­bros de tex­to

En los úl­ti­mos años, Liu Jing­hui reali­zó una en­cues­ta so­bre la pre­sen­ta­ción de Chi­na en los li­bros de tex­to de las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas es­ta­dou­ni­den­ses. En las es­cue­las ca­li­for­nia­nas, el equi­po de tra­ba­jo des­cu­brió que los li­bros de tex­to de es­cue­la pri­ma­ria in­clu­yen la his­to­ria chi­na a par­tir de la di­nas­tía Shang (si­glo XVII a.e.c - si­glo XI a.e.c), ex­clu­yen­do la di­nas­tía Xia (si­glo XXI a.e.c - si­glo XVII a.e.c), lo que con­tra­di­ce la pro­pia ima­gen tra­di­cio­nal de Chi­na co­mo una ci­vi­li­za­ción de 5000 años de an­ti­güe­dad. El doc­tor Liu ex­pli­ca que, se­gún los his­to­ria­do­res es­ta­dou­ni­den­ses, no hay su­fi­cien­tes re­gis­tros es­cri­tos de la di­nas­tía Xia pa­ra que sea in­clui­da en los li­bros de his­to­ria.

Se­gún el doc­tor Liu, los li­bros de tex­to de es­cue­la me­dia es­ta­dou­ni­den­se adop­tan un en­fo­que com­pa­ra­ti­vo de la his­to­ria y la cultura chi­na, a me­nu­do com­pa­ran­do las cul­tu­ras han y otras, co­lo­can­do un pe­so par­ti­cu­lar en la in­fluen­cia de las cul­tu­ras dis­tin­tas a la han en el con­fu­cia­nis­mo, pa­ra ex­pli­car cier­tos cam­bios de ré­gi­men. Los li­bros de tex­to tam­bién com­pa­ran a Chi­na con otros paí­ses asiá­ti­cos, co­mo Ja­pón, ci­tan­do la in­fluen­cia de Chi­na en el idio­ma, la cultura, la re­li­gión y la fi­lo­so­fía ja­po­ne­ses. El doc­tor Liu se sor­pren­dió par­ti­cu­lar­men­te al ver que los “cua­tro gran­des in­ven­tos” de la an­ti­gua Chi­na ha­bían si­do agru­pa­dos jun­to con el té, y de­no­mi­na­dos co­mo los “cin­co des­cu­bri­mien­tos”. Los li­bros de tex­to con­fun­den cla­ra­men­te los tér­mi­nos “in­ven­ción” y “des­cu­bri­mien­to”.

La ma­yo­ría de li­bros de tex­to de es­cue­la se­cun­da­ria en EE. UU. se cen­tran en la his­to­ria chi­na mo­der­na. Liu Jing­hui en­con­tró que EE. UU., a di­fe­ren­cia de mu­chos otros paí­ses oc­ci­den­ta­les, no se rehú­sa a dis­cu­tir las ac­ti­tu­des co­lo­nia­les den­tro de sus li­bros

de tex­to es­co­la­res, y sos­tie­ne que el co­lo­nia­lis­mo sur­ge de la Re­vo­lu­ción Industrial, que ayu­dó a for­mar un nue­vo or­den mun­dial.

El 12º gra­do es el úl­ti­mo año de la es­cue­la se­cun­da­ria es­ta­dou­ni­den­se. Se­gún el pro­gra­ma de es­tu­dios de his­to­ria, los alum­nos de­ben de­mos­trar ca­pa­ci­dad pa­ra ana­li­zar los orí­ge­nes, el desa­rro­llo y las ca­rac­te­rís­ti­cas de los di­fe­ren­tes sis­te­mas po­lí­ti­cos, ha­cien­do hin­ca­pié en la ne­ce­si­dad de la de­mo­cra­cia, sus ven­ta­jas y cual­quier obs­tácu­lo pa­ra su im­ple­men­ta­ción. Sin em­bar­go, en el cur­so de su in­ves­ti­ga­ción, el doc­tor Liu se dio cuen­ta de que los pro­fe­so­res no si­guie­ron el plan de es­tu­dios y a me­nu­do evi­ta­ron dis­cu­tir el sis­te­ma chino, con mi­ras a en­fo­car­se en la eco­no­mía y po­lí­ti­ca de EE. UU. El doc­tor Liu se­ña­ló que des­pués de que los es­tu­dian­tes es­ta­dou­ni­den­ses to­man el Exa­men de Eva­lua­ción Escolar (SAT) en el 11° gra­do no es­tán ba­jo tan­ta pre­sión pa­ra ape­gar­se de­ma­sia­do al pro­gra­ma de es­tu­dios.

¿Qué quie­res sa­ber de Chi­na?

Se­gún da­tos de 2007 de la Sociedad Lin­güís­ti­ca de Amé­ri­ca, 678 uni­ver­si­da­des es­ta­dou­ni­den­ses in­tro­du­je­ron nue­vos pro­gra­mas en chino. De ellas, 101 se en­cuen­tran en Ca­li­for­nia.

El doc­tor Liu con­si­de­ra que el au­men­to cons­tan­te del nú­me­ro de es­tu­dian­tes chi­nos en los úl­ti­mos años ha ocu­rri­do en pro­por­ción con la cre­cien­te po­bla­ción de as­cen­den­cia chi­na. En con­so­nan­cia, la ma­yo­ría de es­tu­dian­tes chino-ame­ri­ca­nos han ele­gi­do cla­ses de man­da­rín. In­clu­so, la re­cien­te ola de es­tu­dian­tes chi­nos en EE. UU. ha lo­gra­do que más alum­nos es­ta­dou­ni­den­ses en­tren en con­tac­to con ex­tran­je­ros, lo que a su vez ha lle­va­do a al­gu­nos de ellos a en­tu­sias­mar­se por apren­der chino.

Des­de que co­men­za­ron a en­se­ñar­se el idio­ma y la cultura de Chi­na en EE. UU., el doc­tor Liu ha pro­cu­ra­do adap­tar sus cla­ses a las ne­ce­si­da­des lec­ti­vas de los alum­nos es­ta­dou­ni­den­ses. Por ello, reali­zó una am­plia en­cues­ta que con­sis­tió en en­tre­vis­tas y cues­tio­na­rios. Fue así que de­tec­tó que sus es­tu­dian­tes es­tán par­ti­cu­lar­men­te in­tere­sa­dos en nue­ve te­mas re­la­cio­na­dos con la cultura chi­na: (1) pers­pec­ti­va cul­tu­ral e his­tó­ri­ca chi­na, (2) in­ter­cam­bios cul­tu­ra­les en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te y es­tu­dios chi­nos, ( 3) sis­te­ma po­lí­ti­co chino, ( 4) mo­de­los co­mer­cia­les tra­di­cio­na­les en Chi­na, (5) edu­ca­ción en la an­ti­gua Chi­na, (6) fi­lo­so­fía tra­di­cio­nal chi­na, (7) re­li­gio­nes chi­nas, (8) ar­te tra­di­cio­nal chino, y (9) me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na, sa­lud y die­ta.

Otra en­cues­ta arro­jó que la ma­yo­ría de re­cuer­dos de es­tos alum­nos pro­vie­ne de sus lec­cio­nes de 10° gra­do, que cu­brían el pe­río­do se­mi­co­lo­nial de la his­to­ria chi­na. Los ado­les­cen­tes es­ta­dou­ni­den­ses es­tán más fa­mi­lia­ri­za­dos con per­so­na­li­da­des chi­nas, co­mo Con­fu­cio, Sun Yat-sen, Mao Ze­dong y Chiang Kais­hek.

A tra­vés de la in­da­ga­ción, ade­más, el doc­tor Liu con­clu­yó que la ma­yo­ría de li­bros de tex­to es­co­la­res y uni­ver­si­ta­rios es­ta­dou­ni­den­ses so­bre len­gua y cultura chi­na re­sul­tan irre­le­van­tes pa­ra los es­tu­dian­tes des­de el pun­to de vis­ta cul­tu­ral, mo­ti­vo por el cual no lo­gran sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des pa­ra el pú­bli­co al que es­tán di­ri­gi­dos. Ade­más de que gran par­te del con­te­ni­do no se adap­ta al es­ti­lo de apren­di­za­je es­ta­dou­ni­den­se, los tex­tos no se cen­tran en lo que real­men­te re­sul­ta in­tere­san­te pa­ra los es­tu­dian­tes.

Ha­cia una me­jor com­pren­sión de Chi­na

Con el fin de ayu­dar a más ado­les­cen­tes es­ta­dou­ni­den­ses a pro­fun­di­zar sus co­no­ci­mien­tos so­bre Chi­na, el doc­tor Liu es­tá con­cen­tran­do sus es­fuer­zos en lle­var la cultura chi­na a los cam­pus uni­ver­si­ta­rios y las co­mu­ni­da­des. En su ca­li­dad de in­ves­ti­ga­dor del CNRLA, tam­bién ofre­ce apo­yo a la edu­ca­ción cul­tu­ral chi­na en to­do el país.

A pe­sar de que el cine es uno de los vehícu­los más im­por­tan­tes pa­ra apren­der so­bre otras cul­tu­ras, de­bi­do al nú­me­ro re­la­ti­va­men­te pe­que­ño de pe­lí­cu­las chi­nas pro­yec­ta­das en EE. UU, los alum­nos es­ta­dou­ni­den­ses tie­nen muy po­co con­tac­to con la gran pan­ta­lla chi­na. Por lo tan­to, el doc­tor Liu no so­lo de­ci­dió lle­var los fil­mes chi­nos al au­la, sino que tam­bién in­tro­du­jo una cla­se de his­to­ria del ar­te en la es­cue­la.

Co­mo par­te de su tra­ba­jo con el CNRLA, Liu Jing­hui es res­pon­sa­ble de desa­rro­llar la for­ma­ción de pro­fe­so­res de chino en las es­cue­las es­ta­dou­ni­den­ses. El doc­tor Liu con­si­de­ra per­ti­nen­te que los edi­to­res de ma­te­ria­les de lec­tu­ra en len­gua chi­na pu­bli­quen bio­gra­fías de ce­le­bri­da­des chi­nas, con én­fa­sis en te­mas de ju­ven­tud y ado­les­cen­cia.

El doc­tor Liu Jing­hui.

El pro­fe­sor Liu acom­pa­ñó a los es­tu­dian­tes del pro­gra­ma de verano de 2015 a una ex­po­si­ción de obras del pres­ti­gio­so pin­tor chino Qi Bais­hi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.