¿Ur­be in­te­li­gen­te o “aquí no hay quien vi­va”?

El gran plan de Bei­jing con su fu­tu­ra ciu­dad sa­té­li­te, Xiong’an

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por VERENA MENZEL

“Los ex­tran­je­ros evi­tan ir a Chi­na por la ma­la ca­li­dad de su ai­re, los ba­jos sa­la­rios y el al­to cos­to de vi­da”. Así eva­luó a Chi­na el co­rres­pon­sal de la te­le­vi­so­ra ale­ma­na ARD, en un pro­gra­ma del te­le­dia­rio Ta­gess­chau, emi­ti­do a prin­ci­pios de abril de es­te año. Ade­más, afir­mó que a los em­pre­sa­rios ale­ma­nes les re­sul­ta ca­da vez más di­fí­cil per­sua­dir a sus em­plea­dos de tra­ba­jar en Chi­na, así co­mo per­ma­ne­cer allí, trá­te­se de em­pre­sas pri­va­das o pú­bli­cas.

Los ex­tran­je­ros evi­tan ir a Chi­na por la ma­la ca­li­dad de su ai­re, los ba­jos sa­la­rios y el al­to cos­to de vi­da”. Así eva­luó a Chi­na el co­rres­pon­sal de la te­le­vi­so­ra ale­ma­na ARD, en un pro­gra­ma del te­le­dia­rio Ta­gess­chau, emi­ti­do a prin­ci­pios de abril de es­te año. Ade­más, afir­mó que a los em­pre­sa­rios ale­ma­nes les re­sul­ta ca­da vez más di­fí­cil per­sua­dir a sus em­plea­dos de tra­ba­jar en Chi­na, así co­mo per­ma­ne­cer allí, trá­te­se de em­pre­sas pri­va­das o pú­bli­cas.

En me­ses re­cien­tes, Bei­jing, la ca­pi­tal de Chi­na, fi­gu­ró va­rias ve­ces en los ti­tu­la­res no­ti­cio­sos de­bi­do a la gra­ve con­ta­mi­na­ción del ai­re, el me­tro ates­ta­do de via­je­ros y los em­bo­te­lla­mien­tos de trá­fi­co en las cir­cun­va­la­cio­nes ur­ba­nas. La ima­gen fo­to­grá­fi­ca de per­so­nas uti­li­zan­do más­ca­ras, mez­cla­das con in­ter­mi­na­bles des­fi­les de vehícu­los, que­dó in­de­le­ble en la me­mo­ria de los oc­ci­den­ta­les.

Sin em­bar­go, ca­bría pre­gun­tar­se si la vi­da en las ur­bes chi­nas es real­men­te tan te­rri­ble. ¿Qué se pue­de de­cir so­bre la vi­da ur­ba­na den­tro del área ca­pi­ta­li­na? ¿Qué apor­ta en es­te sen­ti­do el pro­yec­to de una nue­va zona eco­nó­mi­ca es­pe­cial de al­to ni­vel a las puer­tas de Bei­jing, se­gún lo anun­cia­do a prin­ci­pios de abril de es­te año? ¿Ad­qui­ri­rá Bei­jing el nom­bre de “Jing­jin­ji” en un fu­tu­ro pró­xi­mo? Por lo pron­to, al me­nos que­da cla­ro que pa­ra los oc­ci­den­ta­les es­te ape­la­ti­vo no pa­sa de ser más que un tra­ba­len­guas sin sen­ti­do.

Pro­ble­mas co­mu­nes de las me­ga­ciu­da­des

Pa­ra pro­fun­di­zar en el te­ma con­ver­sé con el ale­mán Pe­ter Ti­chauer, un ex­per­to en Bei­jing na­ci­do en 1960. Ti­chauer lle­gó a la ca­pi­tal chi­na por pri­me­ra vez a me­dia­dos de la dé­ca­da de 1980 pa­ra es­tu­diar, y des­de 2006 ha es­ta­do vi­vien­do y tra­ba­jan­do aquí. Ac­tual­men­te es el edi­tor je­fe de Chi­na Con­tact, una re­vis­ta eco­nó­mi­ca en ale­mán en­fo­ca­da en Chi­na. Ti­chauer par­ti­ci­pó en su fun­da­ción ha­ce 21 años.

“No pien­so ir­me de aquí a nin­gún otro lu­gar”, afir­ma es­te ale­mán, que se ha con­ver­ti­do vo­lun­ta­ria­men­te en un re­si­den­te de Bei­jing. Cuan­do lle­gó, en 1984, to­da­vía se veían ca­bras por las ca­lles. La ac­tual Ter­ce­ra Cir­cun­va­la­ción de la ciu­dad es­ta­ba en cons­truc­ción. Más allá de su pe­rí­me­tro to­do era pu­ra al­dea, al­go que qui­zás hoy so­lo re­cuer­dan los ha­bi­tan­tes más ve­te­ra­nos de la ur­be, que des­de en­ton­ces ha de­ve­ni­do una pu­jan­te me­tró­po­lis. Bei­jing lu­cha con­tra los mis­mos pro­ble­mas que en­fren­tan otras ciu­da­des den­sa­men­te po­bla­das.

Pe­ter Ti­chauer in­sis­te en que no re­gre­sa­rá a Ale­ma­nia ni a nin­gún otro lu­gar de Eu­ro­pa. ¿Le ha da­do tan fuer­te? Eso pa­re­ce.

“Es bien cier­to que la con­ta­mi­na­ción del ai­re es un pro­ble­ma. Sin em­bar­go, me da la im­pre­sión de que nos ha­ce­mos más sen­si­bles a es­te te­ma por obra de la tec­no­lo­gía mo­der­na”, afir­ma es­te ex im­pre­sor off­set de­ve­ni­do ex­per­to en Chi­na.

“En los úl­ti­mos uno o dos años, el de­te­rio­ro de la ca­li­dad del ai­re por una o dos se­ma­nas en Bei­jing con fre­cuen­cia de­pri­me a la gen­te, pe­ro no po­de­mos pa­sar por al­to lo que Chi­na es­tá ha­cien­do pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción. En los pa­sa­dos dos años, la ca­li­dad ge­ne­ral del ai­re ha me­jo­ra­do

mu­cho. Si se com­pa­ra con lo que ocu­rría ha­ce un tiem­po, la ve­ge­ta­ción de Bei­jing y sus al­re­de­do­res se ha ex­pan­di­do no­ta­ble­men­te”.

“El pro­ble­ma am­bien­tal no pue­de re­sol­ver­se de la noche a la ma­ña­na, pe­ro es­toy se­gu­ro de que Chi­na con­ce­de gran im­por­tan­cia a es­te pro­ble­ma. En las úl­ti­mas dé­ca­das, los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos tam­bién lu­cha­ron con­tra la con­ta­mi­na­ción gra­ve. Re­cuer­do que en la dé­ca­da de 1970 –yo es­ta­ba en la es­cue­la se­cun­da­ria– hu­bo no­ti­cias de que To­kio ha­bía ins­ta­la­do má­qui­nas ex­pen­de­do­ras de oxí­geno en las ca­lles pa­ra que los tran­seún­tes in­ha­la­ran. Pe­ro aho­ra To­kio es­tá muy lim­pio”, co­men­ta Pe­ter.

A su jui­cio, no ayu­da con­de­nar a Chi­na por lo que hoy vi­ve el país. “Es pre­ci­so te­ner siem­pre pre­sen­te que los oc­ci­den­ta­les son en par­te cul­pa­bles por el de­te­rio­ro de la ca­li­dad del ai­re. A prin­ci­pios de la re­for­ma y aper­tu­ra, sus em­pre­sas es­ta­ble­cie­ron fá­bri­cas en Chi­na, be­ne­fi­cia­das por po­lí­ti­cas fa­vo­ra­bles”, in­di­ca.

Una de las ra­zo­nes que ex­pli­can el de­te­rio­ro de la ca­li­dad del ai­re es que Bei­jing se ha con­ver­ti­do en una me­ga­ciu­dad co­mo re­sul­ta­do del ace­le­ra­do desa­rro­llo de los úl­ti­mos años. Si se cal­cu­la la den­si­dad de­mo­grá­fi­ca de sus zo­nas cir­cun­dan­tes, en un área de 16.807 km2 –al­go más gran­de que el te­rri­to­rio del es­ta­do ale­mán de Schles­wig-Hols­tein–, ha­bi­tan 21,5 mi­llo­nes de per­so­nas (se­gún es­ta­dís­ti­cas de mar­zo de 2016). Esta ci­fra equi­va­le a ca­si un cuar­to de la po­bla­ción to­tal de Ale­ma­nia. Los re­si­den­tes de Bei­jing pro­vie­nen de di­fe­ren­tes re­gio­nes de Chi­na y del res­to del mun­do.

Pro­por­cio­nar elec­tri­ci­dad, agua, ali­men­tos, em­pleo y ser­vi­cios a tan­tas per­so­nas re­sul­ta en una la­bor ti­tá­ni­ca. Ade­más, la pre­ci­pi­ta­ción me­dia anual de las zo­nas mon­ta­ño­sas ári­das del nor­te de Chi­na es de so­lo 578 ml, de la cual el 62 % cae en­tre ju­lio y agos­to. Du­ran­te los de­más me­ses pre­do­mi­na una tem­po­ra­da bas­tan­te se­ca. Y, co­mo si fue­ra po­co, ca­da cier­to nú­me­ro de años hay tor­men­tas de are­na que se aba­ten so­bre la ca­pi­tal, pro­ce­den­tes del área de­sér­ti­ca de Mon­go­lia In­te­rior.

Que­da cla­ro que la es­ca­la cre­cien­te de las gran­des ciu­da­des de Chi­na su­pera los con­cep­tos de lo hu­mano y de la pro­pia na­tu­ra­le­za. ¿Có­mo ali­viar la di­fí­cil si­tua­ción y con­se­guir un desa­rro­llo equi­li­bra­do?

En bus­ca de un desa­rro­llo equi­li­bra­do

El Go­bierno chino no pier­de tiem­po pa­ra plan­tear so­lu­cio­nes que le per­mi­tan co­lo­car la ur­ba­ni­za­ción ru­ral en la ór­bi­ta del desa­rro­llo equi­li­bra­do, en­fo­cán­do­se en la ob­ten­ción de efec­tos prác­ti­cos y di­fe­ren­cia­dos, acor­de a las fun­cio­nes es­ta­ble­ci­das. La as­pi­ra­ción ofi­cial es des­con­ges­tio­nar la

ac­tual aglo­me­ra­ción de­mo­grá­fi­ca en la ca­pi­tal, a fa­vor de un fu­tu­ro des­pla­za­mien­to de sus ha­bi­tan­tes a la ciu­dad cos­te­ra de Tian­jin y al­gu­nas re­gio­nes en la pro­vin­cia de He­bei, al­re­de­dor de Bei­jing y Tian­jin. De acuer­do con los pro­yec­tos re­la­cio­na­dos, hoy se es­tá cons­tru­yen­do una nue­va zona me­tro­po­li­ta­na de­no­mi­na­da “Jing­jin­ji”. Jing y Jin son las ter­mi­na­cio­nes de Bei­jing y Tian­jin, res­pec­ti­va­men­te, mien­tras que Ji es una es­pe­cie de abre­via­tu­ra pa­ra la pro­vin­cia de He­bei.

“El asun­to cen­tral aquí no pro­vie­ne de lo que po­da­mos in­ter­pre­tar lue­go de leer re­por­ta­jes de me­dios ex­tran­je­ros: cons­truir una me­ga­ciu­dad y bau­ti­zar­la con un nom­bre im­pro­nun­cia­ble. Más bien se tra­ta de cons­truir un cú­mu­lo de ciu­da­des, reunien­do el po­ten­cial por un la­do y dis­tri­bu­yen­do fun­cio­nes en el otro pa­ra ad­qui­rir la fuer­za re­sul­tan­te”.

“El prin­ci­pio rec­tor de esta idea es que áreas se­pa­ra­das se com­ple­men­ten y atrai­gan en­tre ellas. Co­mo re­sul­ta­do del pro­ce­so de cons­truc­ción de la zona pa­ra des­con­ges­tio­nar la ca­pi­tal, la pro­vin­cia de He­bei, que es me­nos desa­rro­lla­da, pue­de be­ne­fi­ciar­se del ím­pe­tu de­ri­va­do del plan”.

Los tres dis­tri­tos de la ju­ris­dic­ción de Bao­ding, en He­bei, se en­cuen­tran 100 km al sur de Bei­jing y ju­ga­rán un pa­pel cla­ve. Has­ta aho­ra es­tos dis­tri­tos aún son “pun­tos cie­gos” en el desa­rro­llo. A prin­ci­pios de abril de es­te año, el pre­si­den­te chino, Xi Jin­ping, anun­ció el es­ta­ble­ci­mien­to de la Nue­va Zona Eco­nó­mi­ca de Ni­vel Es­ta­tal de Xiong’an. Si­tua­da al su­r­oes­te de Bei­jing y Tian­jin, la mis­ma se con­ver­ti­rá en pi­vo­te de la zona trian­gu­lar for­ma­da por Tian­jin, Bei­jing y He­bei.

Pe­ro Xiong’an es más que es­to. Se­rá un ejem­plo so­bre có­mo cu­rar los “ma­les ur­ba­nos” tra­di­cio­na­les, que in­clu­yen la trans­for­ma­ción eco­nó­mi­ca y la ur­ba­ni­za­ción. Por esta ra­zón, al­gu­nas fun­cio­nes no re­la­cio­na­das con la ca­pi­tal, co­mo ad­mi­nis­tra­ción, edu­ca­ción e in­dus­tria, se tras­la­da­rán de Bei­jing a la nue­va área.

¿Es ho­ra de una nue­va Shenz­hen?

Po­co tiem­po bas­tó pa­ra que los lí­de­res y ex­per­tos chi­nos equi­pa­ra­ran la

En la era de la nue­va re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, Xiong’an cons­ti­tui­rá una zona eco­nó­mi­ca mo­der­na. Esta ciu­dad sa­té­li­te in­te­gra­rá la in­dus­tria de van­guar­dia y el es­pí­ri­tu de una ciu­dad eco­ló­gi­ca.

nue­va zona eco­nó­mi­ca con los exi­to­sos ca­sos de Shenz­hen, en Guang­dong, y la Nue­va Zona de Pu­dong, en Shang­hai.

Ti­chauer pro­po­ne un aná­li­sis di­fe­ren­cia­do. “Des­de lue­go que hay pun­tos en co­mún. Xiong’an ha ob­te­ni­do el mis­mo apo­yo del ni­vel más al­to de Go­bierno que Shenz­hen y Pu­dong, pe­ro no ha­brá nue­vas ba­ses in­dus­tria­les que pro­duz­can mer­can­cías a gra­nel en Xiong’an, co­mo las hay en Shenz­hen”.

En la era de la nue­va re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, Xiong’an cons­ti­tui­rá en zona eco­nó­mi­ca mo­der­na. En otras pa­la­bras, esta ciu­dad sa­té­li­te in­te­gra­rá la in­dus­tria de van­guar­dia y el es­pí­ri­tu de una ciu­dad eco­ló­gi­ca, don­de se com­ple­men­ten la in­dus­tria, la vi­da y el me­dio am­bien­te.

Ade­más, Xiong’an ofre­ce­rá mu­chas opor­tu­ni­da­des pa­ra las em­pre­sas ex­tran­je­ras. Se­gún Ti­chauer, “es­tas opor­tu­ni­da­des se en­cuen­tran en los cam­pos de pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na, tra­ta­mien­to de aguas re­si­dua­les, pro­tec­ción me­dioam­bien­tal, in­dus­trias am­bien­ta­les mo­der­nas e in­dus­trias vin­cu­la­das a In­ter­net. Es­tas nue­vas in­dus­trias se ex­ten­de­rán a otras par­tes de Chi­na a tra­vés de Xiong’an”.

Ti­chauer con­si­de­ra que esa zona eco­nó­mi­ca no se cons­tru­ye de la noche a la ma­ña­na. “De­be­mos adop­tar una pers­pec­ti­va a lar­go pla­zo. Xiong’an no se desa­rro­lla­rá tan rá­pi­do co­mo Shenz­hen”.

Pa­ra ali­viar la con­ges­tión del trá­fi­co y re­du­cir la mul­ti­tud de usua­rios en el trans­por­te pú­bli­co se­rá pre­ci­so ga­ran­ti­zar vi­vien­das y em­pleos in­ter­co­nec­ta­dos en las ciu­da­des sa­té­li­tes. Ejem­plo de ello es que el Go­bierno chino ha tras­la­da­do el go­bierno mu­ni­ci­pal al su­bur­bio de Tongz­hou. Que­da por ver si la pre­sión del trá­fi­co se ali­via con es­tas me­di­das. Es­to tam­bién se apli­ca a la per­mu­ta de otras ins­ti­tu­cio­nes y pues­tos de tra­ba­jo en la nue­va zona de Xiong’an.

Com­bi­na­ción de pla­ni­fi­ca­ción y desa­rro­llo na­tu­ral

Pa­ra vin­cu­lar es­tre­cha­men­te los nue­vos con­glo­me­ra­dos ur­ba­nos y con­ver­tir­los en un mo­de­lo de desa­rro­llo de­ben crear­se las con­di­cio­nes ade­cua­das. Ti­chauer con­si­de­ra que Chi­na va por buen ca­mino. “El Go­bierno chino ha crea­do con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles pa­ra los con­glo­me­ra­dos ur­ba­nos, con in­fra­es­truc­tu­ra ade­cua­da y re­des fe­rro­via­rias in­ter­ur­ba­nas, zo­nas de es­ta­cio­na­mien­to cer­ca de las es­ta­cio­nes de me­tro pa­ra la co­mo­di­dad de los via­je­ros, etc. La ciu­dad de­be ser fres­ca y vi­va. Lle­va tiem­po pa­ra que las ciu­da­des sa­té­li­tes se vuel­van vi­go­ro­sas”.

“En tér­mi­nos de con­trol de la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca, los ciu­da­da­nos de Bei­jing pron­to se be­ne­fi­cia­rán de la cons­truc­ción de Xiong’an, por­que el pri­mer lo­te de fá­bri­cas ad­ya­cen­tes a la ca­pi­tal pron­to se­rá tras­la­da­do a otras áreas de la pro­vin­cia de He­bei”, con­ti­núa el ex­per­to.

En el ám­bi­to del co­mer­cio elec­tró­ni­co, la nue­va zona de Xiong’an apor­ta­rá nue­va ener­gía a la re­gión de la ca­pi­tal. Ti­chauer pien­sa que Bei­jing ha su­pe­ra­do a Eu­ro­pa en tér­mi­nos de ser­vi­cios di­gi­ta­les, pa­gos mó­vi­les y co­mer­cio elec­tró­ni­co.

“No ha­ce mu­cho vi una grá­fi­ca que mos­tra­ba los ob­je­ti­vos a cin­co años de Ale­ma­nia en cuan­to a pa­gos mó­vi­les. Bei­jing cum­plió esas me­tas ha­ce mu­cho, gra­cias a los pa­gos con te­lé­fo­nos mó­vi­les”, sos­tie­ne Ti­chauer. “La gen­te se sien­te fe­liz de po­der in­te­grar la tec­no­lo­gía avan­za­da a su vi­da co­ti­dia­na. Los chi­nos son muy prag­má­ti­cos en es­te as­pec­to. Es­tas nue­vas tec­no­lo­gías traen ale­gría y co­mo­di­dad a la gen­te”.

Pe­ter Ti­chauer, que ya se con­si­de­ra un na­ti­vo, afir­ma que el pú­bli­co chino es­pe­ra con an­sias el desa­rro­llo de la zona de Xiong’an en los pró­xi­mos años, co­mo for­ma de ac­ce­der a una me­jor ex­pe­rien­cia en el desa­rro­llo de Bei­jing.

Cnsp­ho­to

9 de mar­zo de 2017. Ce­re­mo­nia de emi­sión de la se­rie es­pe­cial de se­llos pos­ta­les so­bre el Desa­rro­llo Si­nér­gi­co de Bei­jing-Tian­jin-He­bei, en Shi­jiaz­huang.

CFP

29 de mar­zo de 2017. Ciu­da­da­nos vi­si­tan la ma­que­ta de pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na de Bei­jing en el Sa­lón de Ex­po­si­cio­nes de Pla­ni­fi­ca­ción Ur­ba­na de Bei­jing.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.