La im­por­tan­cia del nú­me­ro 5

“Las cin­co con­cep­cio­nes de desa­rro­llo” son la cla­ve pa­ra en­ten­der el fu­tu­ro de Chi­na

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por KUO LI­YAN*

Aun­que apre­cio mu­cho la ca­pa­ci­dad na­rra­ti­va de Dan Brown, el au­tor de El có­di­go Da Vin­ci, no soy su fan, ya que no creo que se­ña­les sen­ci­llas pue­dan ex­pli­car la com­pli­ca­da his­to­ria del ser hu­mano. Sin em­bar­go, hoy quie­ro dar a co­no­cer a los lec­to­res la po­si­ble cla­ve pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas de Chi­na: el nú­me­ro 5. Los que tie­nen al­gún co­no­ci­mien­to so­bre la cul­tu­ra chi­na pue­den sa­ber que en la ban­de­ra na­cio­nal hay cin­co es­tre­llas y que al tra­tar con la au­to­ri­dad chi­na, la fun­ción de po­der en nues­tro país se ge­ne­ra con “cin­co cuer­pos di­ri­gen­tes”. Asi­mis­mo, des­de ha­ce más de 2000 años, los chi­nos le dan mu­cha im­por­tan­cia a la pro­mo­ción y res­tric­ción mu­tuas en­tre los cin­co ele­men­tos (me­tal, ma­de­ra, agua, fue­go y tie­rra).

Aun­que apre­cio mu­cho la ca­pa­ci­dad na­rra­ti­va de Dan Brown, el au­tor de El có­di­go Da Vin­ci, no soy su fan, ya que no creo que se­ña­les sen­ci­llas pue­dan ex­pli­car la com­pli­ca­da his­to­ria del ser hu­mano. Sin em­bar­go, hoy quie­ro dar a co­no­cer a los lec­to­res la po­si­ble cla­ve pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas de Chi­na: el nú­me­ro 5. Los que tie­nen al­gún co­no­ci­mien­to so­bre la cul­tu­ra chi­na pue­den sa­ber que en la ban­de­ra na­cio­nal hay cin­co es­tre­llas y que al tra­tar con la au­to­ri­dad chi­na, la fun­ción de po­der en nues­tro país se ge­ne­ra con “cin­co cuer­pos di­ri­gen­tes”. Asi­mis­mo, des­de ha­ce más de 2000 años, los chi- nos le dan mu­cha im­por­tan­cia a la pro­mo­ción y res­tric­ción mu­tuas en­tre los cin­co ele­men­tos (me­tal, ma­de­ra, agua, fue­go y tie­rra).

¿ Sue­na in­tere­san­te? Es­te nú­me­ro tam­bién es la cla­ve del fu­tu­ro desa­rro­llo chino: las “cin­co con­cep­cio­nes de desa­rro­llo”. Esta pro­pues­ta se pre­sen­tó en 2015, du­ran­te la V Se­sión Ple­na­ria del XVIII Co­mi­té Cen­tral del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Chi­na (PCCh). Las con­cep­cio­nes se re­fie­ren a cin­co pa­la­bras cla­ve: in­no­va­ción, coor­di­na­ción, eco­lo­gía, aper­tu­ra y com­par­tir, las cua­les orien­ta­rán el desa­rro­llo de Chi­na du­ran­te el XIII Plan Quin­que­nal (2016-2020). En vis­ta de la com­pli­ca­da si­tua­ción de Chi­na, es imposible apli­car me­di­das co­mo la de “cor­tar to­do de una cu­chi­lla­da” (es de­cir, apli­car me­di­das sin ha­cer dis­tin­ción al­gu­na). Por eso, los di­ri­gen­tes chi­nos prio­ri­zan es­tas cin­co con­cep­cio­nes al mo­men­to de de­ci­dir las es­tra­te­gias, a fin de que las per­so­nas man­ten­gan una mis­ma di­rec­ción al po­ner­las en prác­ti­ca.

La di­rec­triz del PCCh al to­mar de­ci­sio­nes es que “to­do de­be ba­sar­se en la si­tua­ción real”. An­tes de ela­bo­rar el XIII Plan Quin­que­nal, el Co­mi­té Cen­tral del PCCh reali­zó am­plias in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra de­jar en cla­ro la reali­dad. La si­tua­ción real re­fle­ja los si­guien­tes tres as­pec­tos:

Nue­va nor­ma­li­dad

El XIII Plan Quin­que­nal es el pri­mer plan de cin­co años lue­go del in­gre­so de la eco­no­mía chi­na en una eta­pa de nue­va nor­ma­li­dad. El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ha cam­bia­do de un rit­mo al­to a un rit­mo me­diano-al­to; se vie­ne trans­for­man­do de una ex­pan­sión de la pro­duc­ción a un ajus­te de acuer­do con el con­tex­to; el mo­de­lo de desa­rro­llo va pa­san­do de dar­le im­por­tan­cia a la es­ca­la y ve­lo­ci­dad a una preo­cu­pa­ción por la me­jo­ra de la ca­li­dad; y el en­fo­que de la fuer­za mo­triz del desa­rro­llo va cam­bian­do de un apo­de­ra­mien­to de re­cur­sos e in­ver­sión en los fac­to­res, co­mo el ba­jo cos­to de mano de obra, ha­cia un desa­rro­llo im­pul­sa­do por la in­no­va­ción. Es­tos cam­bios son reales o, co­mo di­ce el Go­bierno chino, son in­de­pen­dien­tes de la “vo­lun­tad del ser hu­mano”.

Las con­cep­cio­nes se re­fie­ren a cin­co pa­la­bras cla­ve: in­no­va­ción, coor­di­na­ción, eco­lo­gía, aper­tu­ra y com­par­tir, las cua­les orien­ta­rán el desa­rro­llo de Chi­na du­ran­te el XIII Plan Quin­que­nal (2016-2020).

Nue­vos pro­ble­mas

Du­ran­te el XIII Plan Quin­que­nal, el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial chino no so­lo en­fren­ta nue­vas opor­tu­ni­da­des, sino tam­bién nue­vos re­tos y con­tra­dic­cio­nes. Al­gu­nas em­pre­sas lle­va­ban un buen desa­rro­llo y aho­ra afron­tan una pro­duc­ción es­tan­ca­da y cos­tos más ele­va­dos, por lo cual ur­ge la “in­no­va­ción”. Al­gu­nas per­so­nas se en­ri­que­cen y otras se que­dan re­za­ga­das, pa­ra lo cual se ne­ce­si­ta de una “coor­di­na­ción”. En tan­tos años de desa­rro­llo, su­fri­mos el gas­to de re­cur­sos y el per­jui­cio del me­dio am­bien­te, lo cual de­man­da aho­ra una preo­cu­pa­ción por la “eco­lo­gía”. En otras épo­cas el desa­rro­llo se be­ne­fi­cia­ba de la aper­tu­ra; aho­ra, Chi­na con­fía ca­da vez más en que el avan­ce ne­ce­si­ta aper­tu­ra y de­be pro­mo­ver aún más la “aper­tu­ra”. A me­di­da que se al­can­cen más lo­gros con­se­gui­dos por el desa­rro­llo, Chi­na de­be apren­der a coor­di­nar la acu­mu­la­ción y re­par­tir de for­ma jus­ta, res­pe­tan­do el prin­ci­pio de im­par­cia­li­dad, lo cual re­quie­re una aten­ción al “com­par­tir”.

Nue­vos re­que­ri­mien­tos

El XVIII Con­gre­so Na­cio­nal del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Chi­na fi­jó la me­ta pa­ra 2020 –el úl­ti­mo año del XIII Plan Quin­que­nal– de la cons­truc­ción in­te­gral de una so­cie­dad mo­des­ta­men­te aco­mo­da­da. Es­ta­mos cons­cien­tes de que en es­te pe­rio­do exis­ten mu­chos pun­tos dé­bi­les en la so­cie­dad chi­na, co­mo, por ejem­plo, la can­ti­dad de per­so­nas que vi­ven de­ba­jo del ni­vel de po­bre­za. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PCCh, Xi Jin­ping, ha ex­pre­sa­do que no per­mi­ti­rá que se de­cla­re la ter­mi­na­ción de la cons­truc­ción in­te­gral de la so­cie­dad mo­des­ta­men­te aco­mo­da­da si to­da­vía hay de­ce­nas de mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes vi­vien­do de­ba­jo del ni­vel de po­bre­za. Tam­bién exis­ten pun­tos dé­bi­les en ma­te­ria de pro­tec­ción am­bien­tal y de ga­ran­tía de la vi­da del pue­blo. Por lo tan­to, du­ran­te el XIII Plan Quin­que­nal, Chi­na de­be bus­car ele­var el gra­do de coor­di­na­ción y de equi­li­brio del desa­rro­llo, a fin de for­ta­le­cer los pun­tos dé­bi­les. Siem­pre y cuan­do los pun­tos dé­bi­les es­tén bien com­ple­men­ta­dos, la so­cie­dad mo­des­ta­men­te aco­mo­da­da se­rá in­te­gral.

Ob­je­ti­vos de­fi­ni­ti­vos

Las “cin­co con­cep­cio­nes de desa­rro­llo”, pro­pues­ta con ba­se en la si­tua­ción real arri­ba men­cio­na­da, con­lle­van cla­ras in­di­ca­cio­nes:

La in­no­va­ción jue­ga el pa­pel de nú­cleo y pri­me­ra fuer­za mo­triz que di­ri­ge el desa­rro­llo. Se de­ben im­pul­sar in­no­va­cio­nes en teo­ría, sis­te­ma y cien­cia y tec­no­lo­gía, así co­mo en cul­tu­ra.

Un sano desa­rro­llo de­man­da coor­di­na­ción y tra­to ade­cua­do de las re­la­cio­nes im­por­tan­tes, así co­mo el fo­men­to de la in­te­gri­dad en el pro­ce­so de desa­rro­llo. Aquí la “coor­di­na­ción” se con­cen­tra en el desa­rro­llo coor­di­na­do en­tre zo­nas ur­ba­nas y ru­ra­les, en la pro­mo­ción del desa­rro­llo coor­di­na­do eco­nó­mi­co y so­cial, así co­mo del desa­rro­llo si­mul­tá­neo en­tre in­dus­tria­li­za­ción, in­for­ma­ti­za­ción, ur­ba­ni­za­ción de nue­vo ti­po y mo­der­ni­za­ción de agri­cul­tu­ra. Al mis­mo tiem­po, ele­va el “po­der du­ro y blan­do” del Es­ta­do.

Lo “eco­ló­gi­co” es el re­qui­si­to im­pres­cin­di­ble pa­ra el desa­rro­llo sos­te­ni­ble y re­fle­ja la as­pi­ra­ción del pue­blo chino ha­cia una vi­da pre­cio­sa. Abar­ca aho­rro de re­cur­sos, pro­tec­ción am­bien­tal, for­ma­ción de una nue­va es­truc­tu­ra ar­mo­nio­sa en­tre el ser hu­mano y la na­tu­ra­le­za. Chi­na se es­for­za­rá pa­ra man­te­ner la se­gu­ri­dad eco­ló­gi­ca del mun­do.

La “aper­tu­ra” es el ca­mino que de­be to­mar el desa­rro­llo prós­pe­ro. En co­rres­pon­den­cia con esta nue­va épo­ca en la que se de­be man­te­ner una re­la­ción ca­da

día más es­tre­cha con el mun­do, Chi­na im­pul­sa la ma­te­ria­li­za­ción del beneficio mu­tuo y la ga­nan­cia com­par­ti­da. Los em­pe­ños de Chi­na tie­nen en cuen­ta las es­tra­te­gias de cum­plir la coor­di­na­ción en­tre de­man­da in­te­rior y ex­te­rior, equi­li­brar las ex­por­ta­cio­nes e im­por- ta­cio­nes, pro­yec­tar­se al ex­te­rior y ex­pan­dir­se al in­te­rior, in­tro­du­cir ca­pi­tal y tec­no­lo­gía si­mul­tá­nea­men­te, con el fin de desa­rro­llar la eco­no­mía de aper­tu­ra al ni­vel más al­to.

El “com­par­tir” es la de­man­da ra­di­cal del desa­rro­llo so­cial. El PCCh pro­po­ne que el desa­rro­llo es pa­ra el pue­blo, el desa­rro­llo se apo­ya del pue­blo y los fru­tos del desa­rro­llo de­ben ser com­par­ti­dos con el pue­blo. Es­tas po­lí­ti­cas de­ben ser re­fle­ja­das en los sis­te­mas y de­jar al pue­blo dis­fru­tar más de su cons­truc­ción y desa­rro­llo.

Au­nan­do es­fuer­zos

Las “cin­co con­cep­cio­nes de desa­rro­llo” tie­nen un sig­ni­fi­ca­do im­por­tan­te tan­to pa­ra Chi­na co­mo pa­ra el mun­do.

Des­pués de echar una mi­ra­da a la eco­no­mía mun­dial des­de 2008, des­cu­bri­mos que, fun­da­men­tal­men­te, a la eco­no­mía mun­dial le fal­ta una nue­va fuer­za, le ur­ge in­no­va­ción. An­te el des­or­den de la po­lí­ti­ca y eco­no­mía in­ter­na­cio­nal, el mal fun­cio­na­mien­to del me­ca­nis­mo ad­mi­nis­tra­ti­vo glo­bal y el in­te­rés que ca­da país tie­ne por sí mis­mo, se re­quie­re coor­di­na­ción. Tras en­trar en la in­dus­tria­li­za­ción, la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va avan­za en ma­ne­ra ve­loz, pe­ro el me­dio am­bien­te va em­peo­ran­do, los re­cur­sos se ago­tan y no es­tán bien dis­tri­bui­dos, por lo que se ne­ce­si­ta lo eco­ló­gi­co (pro­tec­ción am­bien­tal). La glo­ba­li­za­ción afron­ta di­fi­cul­ta­des, y las fi­nan­zas y co­mer­cios mul­ti­la­te­ra­les es­tán es­tan­ca­dos, lo que de­man­da aper­tu­ra. En el mun­do unos dis­fru­tan de una me­jor vi­da, mien­tras otros to­da­vía su­fren de ham­bre, en­fer­me­da­des, te­mor e ig­no­ran­cia; por es­to, las per­so­nas de­ben com­par­tir los fru­tos del desa­rro­llo.

Hay una ra­zón por la cual el pre­si­den­te chino, Xi Jin­ping, ini­ció su dis­cur­so en la inau­gu­ra­ción del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial 2017 con las pa­la­bras del fa­mo­so es­cri­tor bri­tá­ni­co Char­les Dic­kens: “Era el me­jor de los tiem­pos y era el peor de los tiem­pos”. En el fo­ro, Xi pro­pu­so que el ser hu­mano de­be per­sis­tir en lo­grar un desa­rro­llo im­pul­sa­do por la in­no­va­ción a fin de for­jar un mo­do de cre­ci­mien­to au­tén­ti­co; per­sis­tir en coac­tuar si­nér­gi­ca­men­te a fin de crear un mo­do de coope­ra­ción de aper­tu­ra y ga­nan­cia com­par­ti­da; per­sis­tir en pro­gre­sar al com­pás del tiem­po a fin de es­ta­ble­cer un mo­do de ad­mi­nis­tra­ción ra­zo­na­ble; per­sis­tir en man­te­ner la jus­ti­cia e in­clu­sión a fin de ob­te­ner un mo­do de desa­rro­llo con be­ne­fi­cios de al­can­ce ge­ne­ral. Es­tos mo­dos es­tán re­la­cio­na­dos es­tre­cha­men­te con las “cin­co con­cep­cio­nes de desa­rro­llo”. Chi­na es­tá cons­cien­te de que nues­tras cir­cuns­tan­cias se di­fe­ren­cian de otros paí­ses y el PCCh se ha opues­to siem­pre a co­piar me­cá­ni­ca­men­te las ex­pe­rien­cias de otros y a im­po­ner nues­tra lí­nea de pen­sa­mien­to so­bre los de­más.

Chi­na tie­ne al­go en co­mún y di­fe­ren­te a otros paí­ses. Es co­mo nues­tra mano. Ca­da mano lle­va cin­co de­dos, pe­ro ca­da de­do es dis­tin­to. Ce­rrar los cin­co de­dos pue­de for­mar un pu­ño fuer­te, ex­ten­der­los pue­de ser­vir pa­ra to­car el piano. Pre­ci­sa­men­te, eso coin­ci­de con la si­tua­ción de que las “cin­co con­cep­cio­nes de desa­rro­llo” se apli­que en la so­cie­dad eco­nó­mi­ca chi­na y mun­dial.

CFP

29 de ju­nio de 2017. Una es­ta­ción de tran­vías mo­der­nos en el dis­tri­to de Long­hua, ciu­dad de Shenz­hen.

CFP

10 de ju­lio de 2017. Co­se­cha de pi­taha­ya en una gran­ja agrí­co­la fa­mi­liar del dis­tri­to de Chang­xing, pro­vin­cia de Zhe­jiang.

CFP

30 de ju­nio de 2017. Em­plea­dos de Offs­ho­re Oil En­gi­nee­ring Co., Ltd. (Qing­dao) pa­san fren­te a un mó­du­lo ma­rí­ti­mo de re­fi­na­mien­to de pe­tró­leo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.