El ca­mino chino y el de­sa­rro­llo de la hu­ma­ni­dad

China Today (Spanish) - - DEL EDITOR -

En los úl­ti­mos años, mien­tras la eco­no­mía chi­na ha man­te­ni­do un cre­ci­mien­to me­dio-al­to, la mun­dial se ha que­da­do en una fa­se de ajus­te cla­ve. De acuer­do con da­tos del Ban­co Mun­dial, en­tre 2011 y 2016, la con­tri­bu­ción de la eco­no­mía chi­na a la ta­sa de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co mun­dial ha man­te­ni­do un pro­me­dio anual de más del 30 %, po­si­cio­nan­do al país co­mo el primer mo­tor del de­sa­rro­llo mun­dial.

A me­di­da que Chi­na cre­ce eco­nó­mi­ca­men­te, las ciu­da­des en su in­te­rior re­nue­van su fi­so­no­mía y se ha­ce más evi­den­te la con­ti­nua me­jo­ra de la ca­li­dad de vi­da del pue­blo. De he­cho, pa­ra 2020 el Go­bierno tie­ne pre­vis­to erra­di­car la po­bre­za por com­ple­to, es de­cir, sa­car de la mi­se­ria a la po­bla­ción que sub­sis­te con me­nos de 2300 yua­nes al año, es­tán­dar de po­bre­za es­ta­ble­ci­do en 2011.

En me­nos de 40 años, tras la pues­ta en mar­cha de la política de re­for­ma y aper­tu­ra, Chi­na ha lo­gra­do al­can­zar un ni­vel de de­sa­rro­llo equi­pa­ra­ble al de paí­ses oc­ci­den­ta­les a los que les ha to­ma­do cien­tos de años lle­gar a don­de es­tán. De ser un país agrí­co­la y atra­sa­do, Chi­na aho­ra es una na­ción mo­der­na, don­de la in­dus­tria­li­za­ción y la in­for­má­ti­ca se promueven mu­tua­men­te. ¿Qué ha he­cho Chi­na pa­ra te­ner un de­sa­rro­llo tan ace­le­ra­do? La cla­ve re­si­de en el he­cho de que el país ha ele­gi­do un ca­mino de de­sa­rro­llo que co­rres­pon­de con sus pro­pias con­di­cio­nes na­cio­na­les.

En los ini­cios de la Re­pú­bli­ca de Chi­na, an­tes de la fun­da­ción del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Chi­na (PCCh), exis­tían 312 gru­pos con­si­de­ra­dos co­mo “par­ti­dos mo­der­nos”. De­bi­do al ca­rác­ter eli­tis­ta de es­tas agru­pa­cio­nes, sus pro­pues­tas pa­ra sal­var al país nunca en­ca­mi­na­ron a la na­ción ha­cia la li­be­ra­ción de la mi­se­ria. Sin em­bar­go, gra­cias al apo­yo de las ma­sas, a me­dia­dos del si­glo XX triun­fó el mo­de­lo so­cia­lis­ta del PCCh, y el Par­ti­do pu­do fi­nal­men­te ad­mi­nis­trar el país. Ca­si se­ten­ta años des­pués de la vic­to­ria de la Re­vo­lu­ción, el so­cia­lis­mo ha de­mos­tra­do ser el ca­mino co­rrec­to pa­ra el pro­gre­so del pue­blo chino.

El de­sa­rro­llo de Chi­na se ha da­do sin nin­gún mo­de­lo de re­fe­ren­cia, por lo cual en su evo­lu­ción re­sul­tan im­por­tan­tes tan­to la prác­ti­ca co­mo la acu­mu­la­ción de ex­pe­rien­cias. Re­fi­rién­do­se al pro­gre­so de la na­ción, al­gu­na vez Deng Xiao­ping ma­ni­fes­tó que era ne­ce­sa­rio “in­sis­tir en lo co­rrec­to, sa­tis­fa­cer lo in­su­fi­cien­te, co­rre­gir cuan­to an­tes lo in­co­rrec­to y re­sol­ver los pro­ble­mas cuan­do sur­gen”.

Des­pués de la re­for­ma y aper­tu­ra, el PCCh ha pro­fun­di­za­do su co­no­ci­mien­to con re­la­ción a es­tos dos as­pec­tos y ha te­ni­do una cla­ra evo­lu­ción de pen­sa­mien­to: de una eco­no­mía pla­ni­fi­ca­da a la cons­truc­ción de un sis­te­ma eco­nó­mi­co de mer­ca­do so­cia­lis­ta. En la III Se­sión Ple­na­ria del XVIII Co­mi­té Cen­tral del PCCh se pro­pu­so pro­fun­di­zar in­te­gral­men­te la re­for­ma, ha­cien­do én­fa­sis en la re­for­ma del sis­te­ma eco­nó­mi­co. Tras la ce­le­bra­ción del XVIII Con­gre­so Na­cio­nal del PCCh, so­bre la ba­se de más de 30 años de política de re­for­ma y aper­tu­ra, Chi­na ha im­ple­men­ta­do más de 1200 me­di­das en cuan­to a re­for­mas eco­nó­mi­cas, po­lí­ti­cas, cul­tu­ra­les, so­cia­les y eco­ló­gi­cas, así co­mo tam­bién ajus­tes a la cons­truc­ción del Par­ti­do, pro­por­cio­nan­do un fuer­te ím­pe­tu al de­sa­rro­llo chino.

En el mo­de­lo chino, el pa­pel del pue­blo es pre­do­mi­nan­te, pues el de­sa­rro­llo es pa­ra, se apo­ya en, y es com­par­ti­do por el pue­blo. An­te cual­quier desas­tre na­tu­ral o acon­te­ci­mien­to ocu­rri­do brus­ca­men­te, el pue­blo se ha da­do cuen­ta de que el Es­ta­do ha­ce to­do lo que es­té a su al­can­ce pa­ra des­ti­nar re­cur­sos, ata­jar pe­li­gros y pro­te­ger la se­gu­ri­dad tan­to de la vi­da co­mo de la pro­pie­dad de su ciu­da­da­nía. Has­ta cier­to gra­do, la po­bre­za es­tá re­la­cio­na­da con el me­dio am­bien­te y las con­di­cio­nes geo­grá­fi­cas de una re­gión de­ter­mi­na­da. Con es­to en men­te, es im­po­si­ble que la po­bla­ción em­po­bre­ci­da lo­gre li­brar­se de su con­di­ción a cor­to pla­zo sin la ayu­da del Go­bierno.

En es­te ca­mino so­cia­lis­ta, el PCCh es­tá dis­pues­to en cual­quier mo­men­to a ha­cer­le fren­te a los de­sa­fíos, re­sis­tir los gra­ves ries­gos, ven­cer los obs­tácu­los y re­sol­ver las con­tra­dic­cio­nes im­por­tan­tes. En cuan­to a la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, aho­ra los fun­cio­na­rios del Go­bierno no se atre­ven a ser co­rrup­tos. Un me­ca­nis­mo só­li­do se­rá es­ta­ble­ci­do pron­to pa­ra ga­ran­ti­zar que los fun­cio­na­rios no pue­dan y no quie­ran caer en la co­rrup­ción. In­clu­so, di­ver­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción ex­tran­je­ros han co­men­ta­do que los lo­gros ob­te­ni­dos por Chi­na en es­te as­pec­to re­pre­sen­tan una gran con­tri­bu­ción pa­ra el mun­do.

Se­gún una en­cues­ta rea­li­za­da por el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Pew en 2013, 85 % de los chi­nos es­tán con­ten­tos con la di­rec­ción del de­sa­rro­llo de Chi­na. Y, de acuer­do con un es­tu­dio anual lle­va­do a ca­bo por la fir­ma Edel­man con re­la­ción al gra­do de con­fian­za de los dis­tin­tos pue­blos en sus go­ber­nan­tes, 76 % de los chi­nos ase­gu­ran te­ner con­fian­za en su ór­gano di­ri­gen­te.

Si­guien­do una an­ti­gua tra­di­ción chi­na que re­za que “la ar­mo­nía es lo más pre­cio­so, se de­be ser ami­ga­ble con el pró­ji­mo y es ne­ce­sa­rio ac­tuar ba­jo el prin­ci­pio de bue­na ve­cin­dad”, los chi­nos le da­mos gran im­por­tan­cia al de­sa­rro­llo pa­cí­fi­co. La pro­pues­ta del pre­si­den­te Xi Jin­ping de “cons­truir un nue­vo ti­po de re­la­ción in­ter­na­cio­nal, ba­sa­da en la coope­ra­ción y la ga­nan­cia com­par­ti­da, y crear una co­mu­ni­dad de des­tino co­mún” no so­lo re­pre­sen­ta una vi­sión mun­dial, sino que re­ve­la el con­tex­to del ser hu­mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.