La in­ter­na­cio­na­li­za­ción de las zo­nas de li­bre co­mer­cio

Chi­na re­la­ja el acceso al mer­ca­do pa­ra una ma­yor par­ti­ci­pa­ción de la in­ver­sión ex­tran­je­ra

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por MEI XINYU*

A pe­sar del cre­cien­te pro­tec­cio­nis­mo co­mer­cial, Chi­na es­tá avan­zan­do fir­me­men­te en sus es­fuer­zos por de­fen­der la glo­ba­li­za­ción. Po­ten­cias co­mer­cia­les co­mo Ja­pón y Ale­ma­nia es­tán pro­po­nien­do le­yes se­ve­ras en cuan­to a la in­ver­sión ex­tran­je­ra. Sin em­bar­go, Chi­na, el ma­yor país in­dus­trial del mun­do, es­tá re­la­jan­do el acceso al mer­ca­do pa­ra los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros y abrien­do aún más su eco­no­mía al mun­do. El pa­sa­do 5 de ju­nio, la Ofi­ci­na Ge­ne­ral del Con­se­jo de Es­ta­do pu­bli­có “Me­di­das ad­mi­nis­tra­ti­vas es­pe­cia­les pa­ra el acceso de los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros a las zo­nas pi­lo­to de li­bre co­mer­cio”. Tam­bién co­no­ci­das co­mo la Lis­ta Ne­ga­ti­va de 2017, es­tas me­di­das es­pe­ci­fi­can los sec­to­res res­trin­gi­dos pa­ra los in­ver­sio­nis­tas.

Ape­sar del cre­cien­te pro­tec­cio­nis­mo co­mer­cial, Chi­na es­tá avan­zan­do fir­me­men­te en sus es­fuer­zos por de­fen­der la glo­ba­li­za­ción. Po­ten­cias co­mer­cia­les co­mo Ja­pón y Ale­ma­nia es­tán pro­po­nien­do le­yes se­ve­ras en cuan­to a la in­ver­sión ex­tran­je­ra. Sin em­bar­go, Chi­na, el ma­yor país in­dus­trial del mun­do, es­tá re­la­jan­do el acceso al mer­ca­do pa­ra los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros y abrien­do aún más su eco­no­mía al mun­do.

El pa­sa­do 5 de ju­nio, la Ofi­ci­na Ge­ne­ral del Con­se­jo de Es­ta­do pu­bli­có “Me­di­das ad­mi­nis­tra­ti­vas es­pe­cia­les pa­ra el acceso de los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros a las zo­nas pi­lo­to de li­bre co­mer­cio”. Tam­bién co­no­ci­das co­mo la Lis­ta Ne­ga­ti­va de 2017, es­tas me­di­das es­pe­ci­fi­can los sec­to­res res­trin­gi­dos pa­ra los in­ver­sio­nis­tas. En com­pa­ra­ción con la ver­sión an­te­rior de 2015, la nue­va lis­ta ne­ga­ti­va re­cor­ta 10 ca­te­go­rías y 27 me­di­das res­tric­ti­vas en ám­bi­tos co­mo la ma­nu­fac­tu­ra ae­ro­náu­ti­ca, el trans­por­te flu­vial, los ser­vi­cios ban­ca­rios y la edu­ca­ción.

El 28 de ju­nio, ade­más, la Co­mi­sión Na­cio­nal de De­sa­rro­llo y Re­for­ma y el Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio pu­bli­ca­ron con­jun­ta­men­te el nue­vo “Ca­tá­lo­go de orien­ta­ción de las in­dus­trias de in­ver­sión ex­tran­je­ra”, re­du­cien­do aún más el nú­me­ro de sec­to­res e in­dus­trias res­trin­gi­dos o prohi­bi­dos de re­ci­bir in­ver­sión ex­tran­je­ra.

El 28 de ju­lio pa­sa­do, el primer mi-

nis­tro chino, Li Ke­qiang, pre­si­dió una reunión eje­cu­ti­va del Con­se­jo de Es­ta­do que se cen­tró en fo­men­tar la in­ver­sión ex­tran­je­ra y crear un en­torno em­pre­sa­rial más ade­cua­do pa­ra un ma­yor ni­vel de aper­tu­ra al ca­pi­tal ex­tran­je­ro. En la reunión se lle­gó a la con­clu­sión de que el sis­te­ma de ges­tión de in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras, que com­bi­na­ba el tra­to na­cio­nal pre­vio al es­ta­ble­ci­mien­to y una lis­ta ne­ga­ti­va, de­bía ex­ten­der­se a tra­vés de to­do el país lo an­tes po­si­ble. Otras me­di­das adop­ta­das du­ran­te la reunión in­clu­ye­ron la sim­pli­fi­ca­ción de los pro­ce­di­mien­tos pa­ra el re­gis­tro de empresas y la con­ce­sión de vi­sa­dos de en­tra­da múl­ti­ple a lar­go pla­zo a los ex­pa­tria­dos más ca­li­fi­ca­dos. Es­tas y otras dis­po­si­cio­nes de­bie­ron ser pues­tas en fun­cio­na­mien­to a fi­na­les de sep­tiem­bre.

Una ma­yor aper­tu­ra

En­tre es­tas ac­cio­nes, la mo­di­fi­ca­ción de la lis­ta ne­ga­ti­va de in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras guar­da un sig­ni­fi­ca­do par­ti­cu­lar. La apli­ca­ción de un tra­ta­mien­to na­cio­nal de prees­ta­ble­ci­mien­to más un en­fo­que de lis­ta ne­ga­ti­va son una re­vo­lu­ción ins­ti­tu­cio­nal que otor­ga a las cor­po­ra­cio­nes ma­yor li­ber­tad, y la nue­va ver­sión de la lis­ta ne­ga­ti­va de las zo­nas de li­bre co­mer­cio in­di­ca que el pa­pel de Chi­na en el co­mer­cio mun­dial es­tá cam­bian­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. A tra­vés de es­tas ac­cio­nes, las zo­nas de li­bre co­mer­cio de Chi­na se es­tán con­vir­tien­do en “zo­nas de li­bre co­mer­cio pa­ra el mun­do”.

En com­pa­ra­ción con la lis­ta po­si­ti­va, que so­lo enu­me­ra­ría los ser­vi­cios y sec­to­res ba­jo las re­glas de acceso al mer­ca­do, la lis­ta ne­ga­ti­va men­cio­na to­dos los sec­to­res en los que no se apli­can los es­tán­da­res na­cio­na­les a los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros, pro­por­cio­nan­do así una ma­yor li­ber­tad co­mer­cial.

Di­cha me­di­da trae ma­yo­res ries­gos a la na­ción an­fi­trio­na y exi­ge una ma­yor ha­bi­li­dad de pre­vi­sión. Mien­tras Chi­na pue­da man­te­ner un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co só­li­do, ca­da vez ten­drá más sec­to­res in­dus­tria­les que pue­dan re­sis­tir la com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal, y los sec­to­res que an­tes prohi­bían la in­ver­sión ex­tran­je­ra aho­ra pue­den ser gra­dual­men­te abier­tos a ella.

Con el en­fo­que de la lis­ta po­si­ti­va, si la na­ción an­fi­trio­na en­cuen­tra que al­gu­nas in­dus­trias o sec­to­res tec­no­ló­gi­cos emer­gen­tes son inade­cua­dos pa­ra la in­ver­sión ex­tran­je­ra, pue­de de­ci­dir si les otor­ga o no el per­mi­so pa­ra abrir­se.

Sin em­bar­go, si una si­tua­ción si­mi­lar ocu­rrie­se ba­jo el mo­de­lo de lis­ta ne­ga­ti­va, la na­ción an­fi­trio­na inevi­ta­ble­men­te ten­dría que gas­tar más tiem­po y es­fuer­zo en agre­gar las in­dus­trias o sec­to­res tec­no­ló­gi­cos emer­gen­tes a la lis­ta. Du­ran­te es­te pro­ce­so, el país an­fi­trión po­dría per­der dis­cre­ción en cier­ta me­di­da, o in­clu­so po­dría ser lle­va­do al Cen­tro In­ter­na­cio­nal pa­ra Arre­glo de Dispu­tas de In­ver­sión por los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros y sus paí­ses de ori­gen.

Por lo tan­to, el he­cho de que tras la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008 Chi­na adop­ta­ra el sis­te­ma de ges­tión del tra­to na­cio­nal an­tes del es­ta­ble­ci­mien­to y la lis­ta ne­ga­ti­va, su­ma­do a una ple­na con­cien­cia de to­dos los ries­gos po­ten­cia­les, de­mues­tra que el Go­bierno chino no so­lo tie­ne ple­na con­fian­za en la for­ta­le­za eco­nó­mi­ca na­cio­nal, sino tam­bién en sus ca­pa­ci­da­des de ges­tión y en la de­ci­sión de apli­car una ma­yor aper­tu­ra.

La Ter­ce­ra Se­sión Ple­na­ria del XVIII Co­mi­té Cen­tral del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Chi­na, ce­le­bra­da en 2013, de­ci­dió ex­plo­rar el mo­de­lo de ges­tión del tra­to na­cio­nal an­tes del es­ta­ble­ci­mien­to y el en­fo­que de lis­ta ne­ga­ti­va, pues­tos en prác­ti­ca en la zo­na de li­bre co­mer­cio de Shang­hai. Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos pos­te­rior­men­te acor­da­ron ne­go­ciar un tra­ta­do de in­ver­sión bi­la­te­ral con ba­se en di­cho mo­de­lo.

El 3 de sep­tiem­bre de 2016, la vi­gé­si­ma se­gun­da con­fe­ren­cia del Co­mi­té Per­ma­nen­te de la XII Asam­blea Po­pu­lar Na­cio­nal, má­xi­ma le­gis­la­tu­ra de Chi­na, apro­bó una en­mien­da a la ley de in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras, in­tro­du­cien­do el ré­gi­men de acceso a los mer­ca­dos ba­sa­do en la lis­ta ne­ga­ti­va.

Des­pués de la de­ci­sión del Con­se­jo de Es­ta­do de ha­cer cum­plir el ré­gi­men de lis­tas ne­ga­ti­vas en to­do el país, el en­fo­que se lle­va­rá a ca­bo pa­so a pa­so con el de­bi­do pro­ce­so.

Un cam­bio de rol

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la Lis­ta Ne­ga­ti­va de 2017 es su re­fle­jo del pa­pel cam­bian­te de Chi­na en el co­mer­cio glo­bal, de un par­ti­ci­pan­te a un eje y cen­tro pa­ra el mis­mo.

Ch­ris­ti­ne La­gar­de, di­rec­to­ra ge­ne­ral del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal

(FMI), in­clu­so di­jo que la or­ga­ni­za­ción po­dría tras­la­dar su se­de a Chi­na en el fu­tu­ro. Es­ta ten­den­cia es el re­sul­ta­do del de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial de Chi­na. El país aho­ra de­be guiar y for­ta­le­cer ac­ti­va­men­te es­ta ten­den­cia. De he­cho, es­ta es la razón por la cual el Go­bierno chino ha es­ta­do atra­yen­do a com­pa­ñías ex­tran­je­ras pa­ra que es­ta­blez­can sus ofi­ci­nas re­gio­na­les en el país.

Mu­chos de los sec­to­res que han si­do eli­mi­na­dos de la úl­ti­ma lis­ta ne­ga­ti­va son aque­llos en los que los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros no tie­nen ven­ta­jas o es­pe­ran­za al­gu­na de pe­ne­trar en el mer­ca­do lo­cal. No obs­tan­te, si es­tos in­ver­sio­nis­tas op­tan por re­gis­trar sucursales en las zo­nas de li­bre co­mer­cio pi­lo­to de Chi­na, po­drán com­bi­nar sus ca­pa­ci­da­des con las ven­ta­jas de Chi­na en es­tos cam­pos y triun­far en el mer­ca­do glo­bal.

Cuan­do Chi­na to­da­vía era un ac­tor dé­bil an­te la co­mu­ni­dad eco­nó­mi­ca in­ter­na­cio­nal, era muy co­mún que los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros ata­ca­ran su mer­ca­do. El país tu­vo que im­po­ner al­gu­nas restricciones so­bre el acceso a los mer­ca­dos y las pro­por­cio­nes de par­ti­ci­pa­ción de los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros, con el ob­je­ti­vo de ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y la se­gu­ri­dad na­cio­nal. Sin em­bar­go, aho­ra Chi­na man­tie­ne una po­si­ción ven­ta­jo­sa en un cre­cien­te nú­me­ro de sec­to­res, y, des­pués de in­ver­tir en Chi­na, los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros han des­pla­za­do sus in­tere­ses a otras re­gio­nes del mer­ca­do glo­bal. Por lo tan­to, Chi­na de­be re­la­jar o su­pri­mir las restricciones so­bre el acceso al mer­ca­do o las pro­por­cio­nes de par­ti­ci­pa­ción pa­ra los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros, a fin de apro­ve­char ple­na­men­te su po­ten­cial de mer­ca­do glo­bal.

Por ejem­plo, la Lis­ta Ne­ga­ti­va de 2017 per­mi­te que sucursales de ban­cos ex­tran­je­ros en las zo­nas de li­bre co­mer­cio pi­lo­to de Chi­na ac­túen co­mo agen­cias de emi­sión, agen­cias de pa­go y ase­gu­ra­do­ras de bo­nos del Go­bierno. Es­to fa­ci­li­ta­rá la in­ter­na­cio­na­li­za­ción del yuan (RMB) y el mer­ca­do de ca- pi­ta­les de Chi­na, y es­ti­mu­la­rá a los go­bier­nos ex­tran­je­ros a emi­tir va­lo­res de­no­mi­na­dos en yua­nes en Chi­na. La nue­va lis­ta ne­ga­ti­va tam­bién le­van­ta las restricciones en sec­to­res co­mo ma­nu­fac­tu­ra, trans­por­te, fi­nan­zas, cul­tu­ra y edu­ca­ción.

En­ton­ces, ¡ bien­ve­ni­dos a in­ver­tir en Chi­na!, don­de pue­den dis­fru­tar de opor­tu­ni­da­des en el mer­ca­do in­terno de rá­pi­do cre­ci­mien­to. Se­gún ci­fras del FMI, en 1980 el PIB no­mi­nal de Chi­na era de 305.300 mi­llo­nes de dó­la­res, mien­tras que la ci­fra de Es­ta­dos Uni­dos su­ma­ba los 2,86 bi­llo­nes, 9,4 ve­ces más que Chi­na. A mo­do de com­pa­ra­ción, en 2016 el PIB no­mi­nal de Chi­na as­cen­dió a 11,3 bi­llo­nes de dó­la­res, mien­tras que el de Es­ta­dos Uni­dos fue de 18,56 bi­llo­nes. Es­te ti­tá­ni­co au­men­to es una cla­ra mues­tra del rá­pi­do cre­ci­mien­to del país asiá­ti­co.

Cnsp­ho­to

16 de ju­nio de 2016. Se po­ne en pro­duc­ción la pri­me­ra fa­se de un pro­yec­to de pas­ta de pa­pel en Guang­xi, con in­ver­sión de la em­pre­sa sue­co-fi­ne­sa Sto­ra En­so.

Cnsp­ho­to

Una tien­da de la ca­de­na es­ta­dou­ni­den­se Sam’s Club en Changz­hou, pro­vin­cia de Jiang­su.

Xin­hua

2 de fe­bre­ro de 2017. Un informe de la Con­fe­ren­cia de las Na­cio­nes Uni­das so­bre Co­mer­cio y De­sa­rro­llo re­ve­la que la cap­ta­ción chi­na de in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras en 2016 se in­cre­men­tó un 2,3 % en com­pa­ra­ción con la del año an­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.