De cam­po de es­com­bros a po­ten­cia eco­nó­mi­ca

Al­gu­nas re­fle­xio­nes a raíz del XIX Con­gre­so Na­cio­nal del PCCh

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por HELMUT MATT*

El pue­blo chino se ha le­van­ta­do”. Con es­tas pa­la­bras, el 1 de oc­tu­bre de 1949, el pre­si­den­te Mao Ze­dong pro­cla­mó no so­lo la vic­to­ria de la re­vo­lu­ción, sino tam­bién la fun­da­ción de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na. Es­ta fe­cha his­tó­ri­ca mar­có el na­ci­mien­to de la Nue­va Chi­na.

Sin em­bar­go, en el trans­cur­so del si­glo que pre­ce­dió a ese día, Chi­na su­frió va­rias in­va­sio­nes, be­li­ge­ran­cias y una lar­ga gue­rra ci­vil. Es­tos desas­tro­sos acon­te­ci­mien­tos tra­je­ron con­si­go su­fri­mien­tos inima­gi­na­bles y una enor­me de­vas­ta­ción in­ter­na del país.

Du­ran­te ese tiem­po, Chi­na era uno de los paí­ses más po­bres del mun­do, y cons­tan­te­men­te su­fría de ham­bru­na y ex­plo­ta­ción. La es­pe­ran­za de vi­da pro­me­dio de los ciu­da­da­nos chi­nos era de 35 años, una ci­fra que re­sal­ta la mag­ni­tud del su­fri­mien­to du­ran­te di­cho pe­rio­do de la his­to­ria chi­na.

Cuan­do se fun­dó la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na, el Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Chi­na ( PCCh) y el Ejér­ci­to Po­pu­lar de Li­be­ra­ción –las úni­cas dos or­ga­ni­za­cio­nes na­cio­na­les que per­ma­ne­cie­ron in­tac­tas– en­fren­ta­ron una mon-

ta­ña de obs­tácu­los. El país es­ta­ba en ruinas, el trans­por­te y el trá­fi­co es­ta­ban pa­ra­li­za­dos, la agri­cul­tu­ra has­ta cier­to pun­to ha­bía si­do des­trui­da y el sis­te­ma de rie­go se ha­bía da­ña­do irre­pa­ra­ble­men­te de­bi­do a la ex­plo­sión de mu­chas re­pre­sas du­ran­te la gue­rra.

Pero es­te su­fri­mien­to no se li­mi­ta­ba al cam­po. De­bi­do a la es­pe­cu­la­ción y la ad­mi­nis­tra­ción co­rrup­ta, las lí­neas de su­mi­nis­tro de ali­men­tos en mu­chas ciu­da­des se rom­pie­ron, de­jan­do a la gen­te li­te­ral­men­te muer­ta de ham­bre en las ca­lles.

Po­co des­pués de su vic­to­ria en la Gue­rra de Re­sis­ten­cia del Pue­blo Chino con­tra la Agre­sión Ja­po­ne­sa, los co­mu­nis­tas des­pla­za­ron su en­fo­que a tareas más ur­gen­tes, co­mo la re­mo­ción de es­com­bros oca­sio­na­dos du­ran­te el con­flic­to y la re­mo­de­la­ción de la so­cie­dad pa­ra que coin­ci­die­se con sus ob­je­ti­vos. Fue de es­ta ma­ne­ra que se sen­ta­ron las ba­ses pa­ra la nue­va y mo­der­na Chi­na que co­no­ce­mos hoy en día.

De­bi­do a la fal­ta de ex­pe­rien­cia, se co­me­tie­ron erro­res y se pro­du­je­ron des­ven­tu­ras, es­pe­cial­men­te du­ran­te los pri­me­ros años des­pués de la re­vo­lu­ción. El PCCh, no obs­tan­te, lo­gró es­ta­bi­li­zar los ci­mien­tos de la jo­ven na­ción e hi­zo de la de­fen­sa de la so­be­ra­nía un prin­ci­pio na­cio­nal irre­ver­si­ble. Pero na­die en ese mo­men­to pu­do ha­ber pre­vis­to la his­to­ria de éxi­to que el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial de Chi­na con­ta­ría.

Aun­que en los pri­me­ros años des­pués de la li­be­ra­ción, el país to­da­vía tu­vo que ha­cer­le fren­te a una se­rie de di­fi­cul­ta­des y con­tra­tiem­pos, las me­di­das que Deng Xiao­ping to­mó en 1978 mar­ca­ron un gi­ro de­ci­si­vo cru­cial. El éxi­to de las nue­vas po­lí­ti­cas de re­for­ma y aper­tu­ra, aun­que ini­cial­men­te lle­va­das a ca­bo con cau­te­la, que­da­ron cla­ras des­de el prin­ci­pio.

La re­vi­ta­li­za­ción de la eco­no­mía fue evi­den­te en po­co tiem­po. En el lap­so de unos po­cos años se ha­bía es­ta­ble­ci­do una di­ná­mi­ca inexo­ra­ble que con­vir­tió a Chi­na en un país lí­der en­tre las po­ten­cias eco­nó­mi­cas más im­por­tan­tes del mun­do.

Aun­que en los pri­me­ros años des­pués de la li­be­ra­ción, Chi­na to­da­vía tu­vo que ha­cer­le fren­te a una se­rie de di­fi­cul­ta­des y con­tra­tiem­pos, las me­di­das que Deng Xiao­ping to­mó en 1978 mar­ca­ron un gi­ro de­ci­si­vo cru­cial.

Una nue­va fa­se de de­sa­rro­llo

El XIX Con­gre­so Na­cio­nal del PCCh ten­drá lu­gar el pró­xi­mo 18 de oc­tu­bre. Con al­re­de­dor de 90 mi­llo­nes de miem­bros, el PCCh es hoy el ma­yor par­ti­do po­lí­ti­co del mun­do. En la ac­tua­li­dad, Chi­na es­tá nue­va­men­te en el um­bral de una nue­va fa­se de de­sa­rro­llo, tan­to des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co co­mo so­cial. Aun­que el PCCh se ha cen­tra­do prin­ci­pal­men­te en el cre­ci­mien­to y el vo­lu­men des­de el co­mien­zo de la re­for­ma y la aper­tu­ra, el Par­ti­do aún es cons­cien­te de los di­fe­ren­tes mar­cos que han sur­gi­do en la era pos­t­in­dus­trial.

Al ser el país con la ma­yor po­bla­ción a ni­vel mun­dial, el de­sa­rro­llo de Chi­na ha al­can­za­do un ni­vel en el cual los vie­jos pa­ra­dig­mas eco­nó­mi­cos han al­can­za­do sus lí­mi­tes en mu­chos as­pec­tos: la ca­li­dad del ai­re ha al­can­za­do un ni­vel crí­ti­co, en al­gu­nos ca­sos no­ci­vo pa­ra la sa­lud, y cier­tas me­tró­po­lis con fre­cuen­cia su­fren fuer­tes atas­cos de trá­fi­co que ter­mi­nan pa­ra­li­zán­do­las. La apa­ren­te ben­di­ción del de­sa­rro­llo se ha con­ver­ti­do en un pe­li­gro en mu­chos lu­ga­res.

De es­te mo­do se ha he­cho ca­da vez más evi­den­te cuán es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­dos es­tán el ni­vel y la ca­li­dad de vi­da de la gen­te con las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas que es­ta­ble­cen ten­den­cias. Mien­tras tan­to, el PCCh se ha plan­tea­do ob­je­ti­vos am­bi­cio­sos en cuan­to a la mo­der­ni­za­ción y el de­sa­rro­llo del país, man­te­nien­do una orien­ta­ción cla­ra a pe­sar de su com­pli­ca­do pun­to de par­ti­da.

En 2021 el PCCh ce­le­bra­rá su centenario. De acuer­do con sus pla­nes, pa­ra en­ton­ces el país ha­brá erra­di­ca­do la po­bre­za en su gran ma­yo­ría. Una con­di­ción pre­via im­por­tan­te pa­ra al­can­zar es­te ob­je­ti­vo es ase­gu­rar que la eco­no­mía lo­cal con­ti­núe au­men­tan­do, y que su cre­ci­mien­to anual re­la­ti­va­men­te fuer­te se man­ten­ga.

Un de­sa­rro­llo só­li­do es obli­ga­to­rio pa­ra el au­men­to pro­yec­ta­do del PIB y del in­gre­so per cá­pi­ta del pue­blo chino pa­ra el año 2021. El Go­bierno chino es­tá lle­van­do a ca­bo una se­rie de pa­sos y pro­yec­tos pa­ra al­can­zar es­te ob­je­ti­vo, co­mo, por ejem­plo, re­du­cir el ex­ce­so de ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción y op­ti­mi­zar la es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca na­cio­nal. Ca­be men­cio­nar que la lu­cha con­tra la co­rrup­ción tam­bién re­pre­sen­ta un en­fo­que im­por­tan­te.

For­ta­le­ci­mien­to de la ofer­ta

El es­ta­dou­ni­den­se Wi­lliam Jo­nes, ex­per­to en asun­tos in­ter­na­cio­na­les y di­rec­tor de la ofi­ci­na en Was­hing­ton de la re­vis­ta Exe­cu­ti­ve In­te­lli­gen­ce Re­view, di­jo en en­tre­vis­ta con la agen­cia Xin­hua que, ba­jo el li­de­raz­go del PCCh, Chi­na re­co­rre el ca­mino del de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble y ha lo­gra­do un gran pro­gre­so en es­te sen­ti­do.

Se­gún Jo­nes, se tra­ta de un lo­gro que nin­gu­na otra per­so­na o país en la

his­to­ria de la hu­ma­ni­dad ha po­di­do igua­lar. “Creo que el PCCh me­re­ce un gran aplau­so por el de­sem­pe­ño que ha lo­gra­do y tam­bién por los enor­mes cam­bios que ha traí­do a Chi­na y al pue­blo chino”, sos­tu­vo.

Ade­más de ase­gu­rar que el PCCh ha ana­li­za­do sis­te­má­ti­ca­men­te las cam­bian­tes cir­cuns­tan­cias des­de el fi­nal de la Gue­rra Fría, el ex­per­to di­jo que a tra­vés de in­te­li­gen­tes cam­bios es­tra­té­gi­cos, el Par­ti­do ha lo­gra­do guiar al país en el ca­mino del de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble. Co­mo ejem­plo, Jo­nes ci­tó el plan de re­vi­vir el co­mer­cio a lo lar­go de la an­ti­gua Ru­ta de la Se­da.

Las de­bi­li­da­des per­sis­ten­tes en la eco­no­mía mun­dial tam­bién han im­pul­sa­do la bús­que­da del Go­bierno chino de nue­vas so­lu­cio­nes. A pe­sar de que en el pa­sa­do la política eco­nó­mi­ca de Chi­na se cen­tra­ba prin­ci­pal­men­te en el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal y las ex­por­ta­cio­nes, aho­ra se es­tá vien­do un gi­ro ha­cia una eco­no­mía preo­cu­pa­da por el vo­lu­men de ne­go­cios in­terno y el con­su­mo de bie­nes y ser­vi­cios.

El ob­je­ti­vo ge­ne­ral es op­ti­mi­zar la es­truc­tu­ra de la eco­no­mía chi­na. Por lo tan­to, Chi­na bus­ca ase­gu­rar un ro­bus­to cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de al me­nos 6,5 %, in­clu­so en tiem­pos di­fí­ci­les.

Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta

Otro pro­yec­to a tra­vés del cual el PCCh ha res­pon­di­do a los re­tos de un mun­do ca­da vez más com­ple­jo, y que ha ga­na­do mu­cha aten­ción in­ter­na­cio­nal en los úl­ti­mos años, es la Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta. Pro­pues­ta por el pre­si­den­te Xi Jin­ping en 2013, es­ta ini­cia­ti­va con­sis­te en re­vi­vir la an­ti­gua Ru­ta de la Se­da.

En un dis­cur­so en la Uni­ver­si­dad Na­zar­ba­yev en As­ta­ná, ca­pi­tal de Ka­za­jis­tán, el mandatario chino pro­pu­so el “de­sa­rro­llo mu­tuo de un nue­vo cin­tu­rón eco­nó­mi­co a lo lar­go de la Ru­ta de la Se­da” pa­ra “pro­fun­di­zar los con­tac­tos exis­ten­tes y la coope­ra­ción en­tre los paí­ses eu­ro­peos y asiá­ti­cos”. Se­gún Xi, ade­más de que la ini­cia­ti­va tie­ne el ob­je­ti­vo de ge­ne­rar me­jo­res pers­pec­ti­vas

Si bien en el pa­sa­do la política eco­nó­mi­ca de Chi­na se cen­tra­ba en el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal y las ex­por­ta­cio­nes, aho­ra se es­tá vien­do un gi­ro ha­cia una eco­no­mía preo­cu­pa­da por el vo­lu­men de ne­go­cios in­terno y el con­su­mo.

de de­sa­rro­llo fu­tu­ro pa­ra to­dos sus par­ti­ci­pan­tes, lo que fi­nal­men­te pre­ten­de es cons­truir el co­rre­dor eco­nó­mi­co más lar­go del mun­do, des­de Chi­na, Asia cen­tral y Asia oc­ci­den­tal has­ta el cen­tro, orien­te y oc­ci­den­te de Eu­ro­pa.

Un as­pec­to de es­te co­lo­sal pro­yec­to, por ejem­plo, es el tren de mer­can­cías que co­nec­ta a Chi­na con la ciu­dad ale­ma­na de Duis­bur­go, a lo lar­go de un tra­mo de al­re­de­dor de 10.000 km. Es­tas me­di­das no so­lo es­tán en­ca­mi­na­das a pro­mo­ver la con­fian­za y el re­co­no­ci­mien­to mu­tuo en­tre los paí­ses par­ti­ci­pan­tes, sino tam­bién a for­ta­le­cer los víncu­los en­tre ellos.

Hoy en día, al tiem­po que las in­ver­sio­nes de las empresas chi­nas en el am­bi­cio­so pro­yec­to as­cien­den a un to­tal de 14.000 mi­llo­nes de dó­la­res, el país ha ge­ne­ra­do más de 60.000 em­pleos lo­ca­les. Sin em­bar­go, aun­que Chi­na sea el mo­tor de­trás de la Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta, el Go­bierno chino po­ne gran én­fa­sis en la coope­ra­ción igua­li­ta­ria en­tre to­das las par­tes.

En 2021, el PCCh ce­le­bra­rá su centenario. Ba­jo su li­de­raz­go, la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na se ha trans­for­ma­do de un “ho­gar de gen­te po­bre” a una gran po­ten­cia eco­nó­mi­ca. Des­pués de años de ex­plo­ta­ción ex­tran­je­ra, el PCCh ha res­tau­ra­do la uni­dad, in­de­pen­den­cia y dig­ni­dad de Chi­na, de­mos­tran­do al mun­do en­te­ro el po­ten­cial de la na­ción y de su pue­blo.

En es­tos mo­men­tos de di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas, Chi­na ha si­do un mo­de­lo a se­guir en cuan­to a es­ta­bi­li­dad y fia­bi­li­dad, y un ra­yo de es­pe­ran­za pa­ra la eco­no­mía mun­dial. Los ejem­plos men­cio­na­dos an­te­rior­men­te de­mues­tran que el PCCh no so­lo se­gui­rá te­nien­do éxi­to en el de­sa­rro­llo y es­ta­bi­li­za­ción del país, sino que tam­bién lle­ga­rá a to­dos los paí­ses y so­cios que es­tén dis­pues­tos a par­ti­ci­par en la cons­truc­ción de un fu­tu­ro me­jor pa­ra el mun­do en es­te sen­ti­do.

CFP

Vis­ta pa­no­rá­mi­ca del Bund de Shang­hai.

20 de ju­nio de 2015. Ding Quan­jun, co­mo guar­dián de la an­ti­gua Tum­ba Shihaohu, es tes­ti­go de los gi­gan­tes­cos cam­bios su­ce­di­dos en la al­dea de Shihaohu, Hu­bei, en es­tos 30 años.

Ma­yo de 2017. Agri­cul­to­res de la pro­vin­cia de He­nan ob­tie­nen una gran co­se­cha de san­días.

30 de ju­lio de 2017. Un tren con 123 co­ches de Vol­vo, fa­bri­ca­dos en Chi­na, lle­ga al puer­to de Zee­brug­ge (Bél­gi­ca), un hi­to en el trans­por­te de mer­can­cías en­tre am­bos paí­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.