El bád­min­ton chino bus­ca re­le­vo

El país apun­ta a re­cu­pe­rar el ni­vel de Lon­dres 2012

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por AN­DRÉS RO­DRÍ­GUEZ LÓPEZ*

Cuan­do a fi­na­les del ve­rano de 2014 la de­por­tis­ta es­pa­ño­la Ca­ro­li­na Ma­rín con­quis­tó el Mun­dial de Bád­min­ton ce­le­bra­do en Co­pen­ha­gue, los pe­rió­di­cos de su país tu­vie­ron que de­di­car un buen nú­me­ro de pá­gi­nas a ex­pli­car a sus lec­to­res quién era esa chi­ca y có­mo se ju­ga­ba al de­por­te en el que se aca­ba­ba de co­ro­nar cam­peo­na mun­dial. Es­to, que no pa­sa de la ca­te­go­ría de anéc­do­ta, hu­bie­se re­sul­ta­do in­con­ce­bi­ble en to­da Asia, don­de el bád­min­ton es uno de los de­por­tes que más afi­cio­na­dos mue­ve en el con­ti­nen­te. Su­ce­de, sin em­bar­go, que Ma­rín es la pri­me­ra cam­peo­na mun­dial no asiá­ti­ca de la his­to­ria, la cual ha te­ni­do un país do­mi­na­dor cla­ro, fun­da­men­tal­men­te en las úl­ti­mas dé­ca­das: Chi­na.

Tan apa­bu­llan­te ha si­do el do­mi­nio del gi­gan­te asiá­ti­co en es­ta dis­ci­pli­na de­por­ti­va que los es­pec­ta­do­res neu­tra­les fre­cuen­te­men­te se ha­brán pre­gun­ta­do pa­ra cuán­do fi­na­les que no en­fren­ta­sen a Chi­na con­tra Chi­na. Tal vez el pa­ro­xis­mo del éxi­to lo al­can­zó el gi­gan­te asiá­ti­co en los Jue­gos Olím­pi­cos de Lon­dres 2012. Allí, sus de­por­tis­tas se lle­va­ron los cin­co oros en jue­go, pero ade­más con­quis­ta­ron dos pla­tas y un bron­ce: ocho de las quin­ce me­da­llas que se re­par­tie­ron en la ca­pi­tal in­gle­sa via­ja­ron a Chi­na. El po­de­río de Chi­na en es­ta dis­ci­pli­na de­por­ti­va so­lo es com­pa­ra­ble a la mano de hie­rro con que go­bier­na el te­nis de me­sa, no en vano am­bas dis­ci­pli­nas es­tán agru­pa­das ba­jo la mis­ma fe­de­ra­ción, o los cam­peo­na­tos in­ter­na­cio­na­les de sal­tos de tram­po­lín.

Años de du­das

Y sin em­bar­go, la irrup­ción de Ma­rín ha ge­ne­ra­do pre­gun­tas. No tan­to por su éxi­to en Co­pen­ha­gue, que po­dría en­trar en el te­rri­to­rio de la anéc­do­ta, co­mo por los que le su­ce­die­ron: de nue­vo cam­peo­na del mun­do en Ya­kar­ta en 2015 y cam­peo­na olím­pi­ca en Río de Ja­nei­ro en 2016. Sus éxi­tos, co­mo es ló­gi­co, jue­gan en de­tri­men­to de los de Chi­na, pero no so­lo los su­yos.

En el Mun­dial de Co­pen­ha­gue, Chi­na con­quis­tó tres oros. Y en el de Ya­kar­ta, otros tres. En 2016, año olím­pi­co, la co­se­cha de pre­seas do­ra­das se re­du­jo a dos, y por pri­me­ra vez des­de Atlan­ta 1996 el oro in­di­vi­dual fe­me­nino no lo con­quis­tó una de­por­tis­ta chi­na. Por úl­ti­mo, en el Mun­dial ce­le­bra­do el pa­sa­do mes de agos­to en Glas­gow, Es­co­cia, Chi­na con­quis­tó de nue­vo otras dos me­da­llas de oro, un buen re­sul­ta­do, qué duda ca­be, pero no al ni­vel al que los afi­cio­na­dos al bád­min­ton es­tán acos­tum­bra­dos.

En­tre las victorias chi­nas, de nue­vo, no es­ta­ba la del cam­peo­na­to in­di­vi­dual fe­me­nino, que ga­nó la ja­po­ne­sa No­zo­mi Okuha­ra, la cual ju­gó la fi­nal no an­te una ju­ga­do­ra chi­na, sino an­te la in­dia Pu­sar­la Sind­hu. Así pues, la pre­gun­ta es: ¿es­tá el apa­bu­llan­te do­mi­nio de Chi­na lle­gan­do al fi­nal? ¿Ha caí­do el ni­vel del bád­min­ton chino?

“No lo creo”, di­ce a Chi­na Hoy el pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­do Da­vid Ra­mí­rez, ex­per­to en es­ta dis­ci­pli­na de­por­ti­va. “Lo que su­ce­de es que los de­más paí­ses es­tán su­bien­do el su­yo y se han acor­ta­do las di­fe­ren­cias”.

Coin­ci­de con Ra­mí­rez la ju­ga­do­ra in­dia Sai­na Neh­wal, bron­ce en Lon­dres 2012, la cual ana­li­zó así la si­tua­ción del bád­min­ton fe­me­nino chino an­tes de la dispu­ta del Mun­dial de Glas­gow: “In­dia, por su­pues­to, lo es­tá ha­cien­do muy bien. Al mis­mo tiem­po, el res­to de paí­ses, si ves a la tai­lan­de­sa Rat­cha­nok In­ta­non, a la es­pa­ño­la Ca­ro­li­na Ma­rín o in­clu­so, a Tai Tzu Ying, de Chi­na Tai­pei, es­tán ju­gan­do ex­tre­ma­da­men­te bien. Quie­ren ga­nar, quie­ren ba­tir a las ju­ga­do­ras chi­nas. No es que el ni­vel ( de Chi­na) ha­ya caí­do, sino que las de­más han au­men­ta­do su ni­vel pa­ra po­der com­pe­tir con las ju­ga­do­ras chi­nas y pa­ra ga­nar­les”.

Cam­bios en los ban­qui­llos

Esa reali­dad, a buen se­gu­ro que la de­tec­ta­ron las au­to­ri­da­des de­por­ti­vas chi­nas, que el pa­sa­do mes de abril re­le­va­ron al fren­te del equi­po na­cio­nal a Li Yong­bo, el cual es­tu­vo 24 años al man­do. A sus ór­de­nes, el bád­min­ton chino co­se­chó 18 oros olím­pi­cos, diez Co­pas Su­dir­man, nue­ve Co­pas Uber y cin­co Co­pas Tho­mas, ade­más de un buen pu­ña­do de tí­tu­los mun­dia­les. Le han sus­ti­tui­do Xia Xuan­ze, ex cam­peón mun­dial, y Zhang Jun, me­da­llis­ta olím­pi­co. El ob­je­ti­vo no era reac­cio­nar de ca­ra al Mun­dial de Glas­gow ce­le­bra­do en agos­to ni los que le su­ce­de­rán. El ob­je­ti­vo son los Jue­gos Olím­pi­cos de To­kio 2020, en los que Chi­na es­pe­ra re­cu­pe­rar el apa­bu­llan­te do­mi­nio que mos­tró en Lon­dres 2012 y ya no en Río 2016. ¿Lo con­se­gui­rán?

“¿Por qué no?”, se pre­gun­ta Ra­mí­rez. “Chi­na es la in­dis­cu­ti­ble pri­me­ra po­ten­cia mun­dial. Lo que su­ce­de es que aho­ra es­tá vi­vien­do un pe­rio­do de tran­si­ción. Lin Dan ya no es el de ha­ce sie­te u ocho años y Chen Long es a ve­ces ca­paz de lo me­jor y de lo peor”. Se re­fie­re aho­ra Ra­mí­rez al bád­min­ton mas­cu­lino, do­mi­na­do mun­dial­men­te por es­tos dos ju­ga­do­res du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da. Lin Dan es­tá con­si­de­ra­do en Chi­na co­mo una es­tre­lla de la ta­lla del ba­lon­ces­tis­ta Yao Ming o del va­llis­ta Liu Xiang. Pro­ta­go­nis­ta de anun­cios de te­le­vi­sión e ima­gen pu­bli­ci­ta­ria de un mon­tón de mar­cas co­mer­cia­les, los éxi­tos in­ter­na­cio­na­les de Lin Dan, bi­cam­peón olím­pi­co, pen­ta­cam­peón mun­dial y ga­na­dor del All En­gland en seis oca­sio­nes, le han va­li­do el so­bre­nom­bre de “Su­per­dan”.

Con él ha ve­ni­do com­pi­tien­do Chen Long, vi­gen­te cam­peón olím­pi­co, do­ble cam­peón mun­dial y dos ve­ces ga­na­dor del All En­gland. Seis años más jo­ven que Lin Dan, su­yo de­be­ría ser el rei­na­do in­ter­na­cio­nal en los pró­xi­mos años. Sin em­bar­go, aca­ba de per­der en los Jue­gos Na­cio­na­les de Chi­na an­te Lu Guang­zu, un jo­ven de 21 años que eli­mi­nó a Chen en oc­ta­vos de fi­nal y en tan so­lo tres sets. Así pues, el fu­tu­ro del bád­min­ton chino pa­re­ce ase­gu­ra­do.

“En Chi­na siem­pre ha­brá un gran vi­ve­ro de ju­ga­do­res. No hay más que echar una ojea­da a los me­da­lle­ros his­tó­ri­cos de las gran­des com­pe­ti­cio­nes”, ex­pli­ca Ra­mí­rez.

Pa­ra es­te pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo, la cla­ve es­tá en el sis­te­ma or­ga­ni­za­ti­vo. Mien­tras en Es­pa­ña Ca­ro­li­na Ma­rín es una ex­cep­ción que ha to­ca­do te­cho sin prác­ti­ca­men­te apo­yo ins­ti­tu­cio­nal y ca­si men­di­gan­do pa­tro­ci­nio, una ju­ga­do­ra ge­nial pero que di­fí­cil­men­te en­con­tra­rá sus­ti­tu­ta, en Chi­na las es­tre­llas del bád­min­ton cre­cen en ca­da es­qui­na del país, son mi­ma­das por las au­to­ri­da­des de­por­ti­vas y se preo­cu­pan ex­clu­si­va­men­te de ju­gar al bád­min­ton.

Que­dan tres años pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos de To­kio, mo­men­to cum­bre en el que Chi­na po­drá com­pro­bar si los nue­vos va­lo­res de su bád­min­ton re­cu­pe­ran el ni­vel de Lon­dres 2012 o si­guen con el de Río 2016. Ha­gan sus apues­tas, pero si apre­cian su di­ne­ro, no lo ha­gan con­tra Chi­na.

Chen Long y Lin Dan en el jue­go de la fi­nal in­di­vi­dual del Torneo de Bád­min­ton Asiá­ti­co.

Cnsp­ho­to

3 de sep­tiem­bre de 2017. Lin Dan, de la de­le­ga­ción de Bei­jing, en la fi­nal de bád­min­ton mas­cu­lino de los Jue­gos Na­cio­na­les de Tian­jin 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.