El va­lor de vi­vir y ha­cer cien­cia en Chi­na

El tes­ti­mo­nio de uno de los 60 in­ge­nie­ros ele­gi­dos pa­ra el pro­yec­to del sa­té­li­te bo­li­viano Tú­pac Ka­ta­ri

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por MAR­CO AN­TO­NIO CABERO*

Vi­vir en el ex­tran­je­ro cam­bia a la gen­te. Pue­do de­cir que des­pués de vi­vir cua­tro años en Chi­na, mi vi­da ha cam­bia­do por com­ple­to y he ga­na­do va­lio­sas ex­pe­rien­cias tan­to en lo pro­fe­sio­nal co­mo lo per­so­nal. Co­mo mi­llen­nial tu­ve la opor­tu­ni­dad de via­jar al país asiá­ti­co gra­cias a que, des­pués de una se­rie de exá­me­nes y en­tre­vis­tas, fui uno de los 60 in­ge­nie­ros ele­gi­dos – en una com­pe­ten­cia a la cual pos­tu­la­ron 6000 can­di­da­tos– pa­ra ser en­tre­na­dos du­ran­te un año en el pro­yec­to de di­se­ño y ope­ra­ción del Tú­pac Ka­ta­ri, el primer sa­té­li­te de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes de Bo­li­via.

Tal vez se es­tén pre­gun­tan­do por qué acep­té es­te reto. Con­si­de­ro que co­no­cer el mun­do es en­ri­que­ce­dor, de­bi­do no so­lo a que cul­tu­ri­za a las per­so­nas, sino que tam­bién les abre la men­te, for­ta­le­ce sus ha­bi­li­da­des so­cia­les y les ayu­da a ser más or­ga­ni­za­das y a pla­ni­fi­car me­jor.

Des­pués de cul­mi­nar exi­to­sa­men­te los 12 me­ses de es­te pro­yec­to sa­te­li­tal, vol­ví a mi país y con­ti­nué en­se­ñan­do en una uni­ver­si­dad. Sin em­bar­go, por al­gu­na razón, los re­cuer­dos de Chi­na que­da­ron tan gra­ba­dos en mi men­te y en mi co­ra­zón que, seis me­ses des­pués, de­ci­dí nue­va­men­te to­mar rum­bo a Chi­na y con­ti­nuar ha­cien­do cien­cia en una de las áreas que siem­pre me han fas­ci­na­do: la es­pin­tró­ni­ca.

Tras pos­tu­lar­me y ser acep­ta­do en la Uni­ver­si­dad de Beihang, me in­te­gré al equi­po de tra­ba­jo en el La­bo­ra­to­rio de Es­pin­tró­ni­ca del Cen­tro In­ter­na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción ( CII) pa­ra tra­ba­jar con ma­te­ria­les or­gá­ni­cos y es­tu­diar sus pro­pie­da­des elec­tro­mag­né­ti­cas. Una de las mu­chas ra­zo­nes que me lle­va­ron a vin­cu­lar­me con es­te ti­po de es­tu­dio es el he­cho de que en el fu­tu­ro la bio­lo­gía y la elec­tró­ni­ca se fu­sio­na­rán de ma­ne­ra más con­tun­den­te, pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad hu­ma­na. Es­ta tec­no­lo­gía se po­drá apli­car en el diag­nós­ti­co, pre­ven­ción y, qui­zás, cu­ra de di­ver­sas en­fer­me­da­des.

Ha­cien­do cien­cia en la Uni­ver­si­dad de Beihang

En el la­bo­ra­to­rio de es­pin­tró­ni­ca reali­cé ex­pe­ri­men­tos con equi­pos mo­der­nos, que de un día pa­ra otro se fue­ron mul­ti­pli­can­do. Tam­bién vi­ví mo­men­tos in­creí­bles du­ran­te los pro­ce­sos de in­ves­ti­ga­ción. Por ejem­plo, co­no­cí a di­fe­ren­tes per­so­na­li­da­des del ám­bi­to aca­dé­mi­co, co­mo Al­bert Fert (pre­mio No­bel 2007 de Fí­si­ca) y Alan Hee­ger (pre­mio No­bel 2000 de Quí­mi­ca), cien­tí­fi­cos que vi­si­ta­ban nues­tros la­bo­ra­to­rios co­mo mí­ni­mo una vez ca­da se­mes­tre.

Se me en­co­men­dó tra­ba­jar con dos la­bo­ra­to­rios, el pri­me­ro de es­pin­tró­ni­ca, li­de­ra­do por el pro­fe­sor Zhao Weis­heng, y el se­gun­do, de ma­te­ria­les or­gá­ni­cos fo­to­vol­tai­cos, a la ca­be­za del pro­fe­sor Sun Yan­ming. De­bi­do a que son áreas muy dis­tin­tas, mi mi­sión fue in­te­grar­las en la par­te ex­pe­ri­men­tal y teó­ri­ca. La in­ves­ti­ga­ción cul­mi­nó en tres ar­tícu­los cien­tí­fi­cos, de los cua­les dos me per­mi­tie­ron par­ti­ci­par en el Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de As­tro­náu­ti­ca (CIA), ce­le­bra­do ha­ce dos años en Is­rael, y el otro se­rá pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Ame­ri­can Che­mi­cal So­ciety (ACS OMEGA) den­tro de po­co.

Si bien la ex­pe­rien­cia cien­tí­fi­ca en lo téc­ni­co ha si­do in­creí­ble, de­bo con­fe­sar que el tra­ba­jo de la­bo­ra­to­rio no fue una ta­za de le­che. Creo que el ma­yor reto pa­ra mí fue de­mos­trar que, co­mo sud­ame­ri­cano, tam­bién era ca­paz de ha­cer apor­tes va­lio­sos a la cien­cia. Por es­te mo­ti­vo, pa­sé lar­gas ho­ras en el la­bo­ra­to­rio y en la ofi­ci­na que se me ha­bía asig­na­do, co­rro­bo­ran­do va­rias ve­ces el avan­ce que ha­bía re­por­ta­do, pa­ra que no que­da­ra duda de que el fe­nó­meno ob­ser­va­do era real.

Par­ti­cu­lar­men­te, soy una per­so­na que se en­fo­ca en los re­sul­ta­dos, por lo cual mu­chas ve­ces tu­ve que reanu­dar fun­cio­nes jus­to des­pués del al­muer­zo, que­dar­me has­ta al­tas ho­ras de la no­che, o in­clu­so tra­ba­jar du­ran­te los fi­nes de se­ma­na, to­do con el afán de de­mos­trar mi in­te­rés por con­se­guir los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos. Gra­cias a mi ex­pe­rien­cia pre­via co­mo in­te­gra­dor en Sie­mens, Allen Brad­ley y En­dress+ Hau­ser, no fue di­fí­cil adap­tar­me rá­pi­da­men­te al

Per­se­ve­ran­cia, op­ti­mis­mo y ar­duo tra­ba­jo son cua­li­da­des im­por­tan­tes pa­ra ob­te­ner bue­nos re­sul­ta­dos cien­tí­fi­cos.

rit­mo ace­le­ra­do de tra­ba­jo, en­fo­ca­do ex­clu­si­va­men­te en la ob­ten­ción de re­sul­ta­dos.

Tra­ba­jé en un am­bien­te bas­tan­te co­la­bo­ra­ti­vo. Si bien exis­ten di­fe­ren­cias en el “có­mo” y en la “for­ma” de ha­cer las co­sas, mis cla­ses de cul­tu­ra chi­na me hi­cie­ron caer en la cuen­ta de que, a di­fe­ren­cia de los lo­ca­les, los ex­tran­je­ros so­mos más di­rec­tos pa­ra ir del pun­to A al pun­to B. Sin em­bar­go, par­te de los ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos fue­ron fru­to de la bue­na co­mu­ni­ca­ción y pa­cien­cia en­tre am­bas par­tes.

Tam­bién con­si­de­ro que el mun­do cien­tí­fi­co tie­ne que ser fle­xi­ble, en el sen­ti­do de que se de­ben acep­tar nue­vas ideas y nue­vas for­mas de ha­cer las co­sas. Ca­be men­cio­nar que a ve­ces ca­mi­nos que no pa­re­cen ser los co­rrec­tos, o que no si­guen los mé­to­dos tra­di­cio­na­les, pue­den de­ri­var en al­go más gran­de, co­mo pa­só, por ejem­plo, con el des­cu­bri­mien­to de la va­se­li­na, de la ba­que­li­ta, del te­flón o del vel­cro. Per­se­ve­ran­cia, op­ti­mis­mo, co­mu­ni­ca­ción y ar­duo tra­ba­jo son cua­li­da­des que no so­lo con­si­de­ro im­por­tan­tes pa­ra ob­te­ner bue­nos re­sul­ta­dos cien­tí­fi­cos, sino tam­bién en mu­chas otras áreas cuan­do di­fe­ren­tes cul­tu­ras se pro­po­nen cum­plir un ob­je­ti­vo co­mún.

Pers­pec­ti­vas pa­ra el fu­tu­ro

Ca­da día veo más start- ups, más pu­bli­ca­cio­nes en WeChat acer­ca de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, más dro­nes en la uni­ver­si­dad so­bre­vo­lan­do el es­ta­dio de Beihang y más ro­bots en las ca­lles. Tao­bao, la ma­yor tien­da vir­tual de Chi­na, es­tá lle­na de apa­ra­tos pa­ra to­do lo que uno se pue­da ima­gi­nar. Creo que es­ta re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca es aus­pi­cio­sa y ten­drá una in­fluen­cia muy gran­de en el mun­do. Al igual que en Chi­na, me gus­ta­ría ver es­te fe­nó­meno ocu­rrien­do en Bo­li­via en una o dos dé­ca­das, ges­tio­na­do a ni­vel po­lí­ti­co, ins­ti­tu­cio­nal, em­pre­sa­rial y uni­ver­si­ta­rio/ in­ves­ti­ga­ti­vo por lí­de­res de mi ge­ne­ra­ción, mi­llen­nials que for­men par­te de es­ta re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca.

Creo que exis­ten per­so­nas con el de­seo de me­jo­rar ca­da día, de or­ga­ni­zar y pla­ni­fi­car bien el tra­ba­jo, y lo su­fi­cien- te­men­te op­ti­mis­tas pa­ra afron­tar la vi­da con ale­gría, te­na­ci­dad y pa­sión. Al es­tar le­jos de ca­sa, la vi­da co­bra otro sig­ni­fi­ca­do. La ma­yo­ría de per­so­nas se en­cuen­tran a sí mis­mas y su ca­mino de­ja de per­te­ne­cer a un so­lo lu­gar.

Mis ex­pec­ta­ti­vas y opi­nio­nes so­bre el fu­tu­ro, por su­pues­to, han cam­bia­do, qui­zás de­bi­do a la gen­te que co­no­cí o por­que abrí más mi men­te. A pe­sar de es­to, lo que ten­go cla­ro es que quie­ro pa­sar el res­to de mi vi­da ha­cien­do cien­cia. Des­pués de es­tos años de in­ves­ti­ga­ción, me di cuen­ta de que no se ne­ce­si­ta mu­cho pa­ra ser fe­liz, y de que es po­si­ble ser­lo en Chi­na. La cien­cia me en­se­ñó que lo ele­men­tal y lo ne­ce­sa­rio es a ve­ces in­vi­si­ble an­te los ojos.

Ha­ber via­ja­do a Chi­na fue una bue­na elec­ción, y creo que si al­guien es lo su­fi­cien­te­men­te bueno en su tra­ba­jo, se es­fuer­za lo su­fi­cien­te y res­pe­ta la cul­tu­ra chi­na, las po­si­bi­li­da­des de cre­cer son enor­mes. Tal vez es­te es buen mo­men­to pa­ra es­tar en Chi­na y con­tri­buir a es­ta re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, que sin duda mar­ca­rá un hi­to en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad.

Cabero en la li­bre­ría de la Uni­ver­si­dad de Beihang.

Fotos cortesía del au­tor

El ins­ti­tu­to don­de Mar­co An­to­nio Cabero rea­li­za sus in­ves­ti­ga­cio­nes en Chi­na.

Con jó­ve­nes cien­tí­fi­cos de di­fe­ren­tes paí­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.