Por un de­sa­rro­llo in­te­gral

Con el XIX Con­gre­so del PCCh se co­no­ce­rá el rum­bo que to­ma­rá el país en el pró­xi­mo lus­tro

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por KOU LIYAN*

Ca­da cin­co años, cuan­do lle­ga el oto­ño y los ar­ces de Bei­jing co­mien­zan a ad­qui­rir una co­lo­ra­ción ro­ji­za, los ex­tran­je­ros re­si­den­tes en la ca­pi­tal chi­na –des­de eje­cu­ti­vos de mul­ti­na­cio­na­les has­ta pe­rio­dis­tas y maes­tros– ha­cen una pau­sa en su ru­ti­na pa­ra to­mar­le el pul­so a la política del país que los aco­ge. Se tra­ta del Con­gre­so Na­cio­nal del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Chi­na (PCCh), que se ce­le­bra ca­da lus­tro, un ci­clo de re­per­cu­sión mun­dial so­bre la his­to­ria pa­sa­da y fu­tu­ra de la política lo­cal.

El pró­xi­mo 18 de oc­tu­bre Bei­jing ce­le­bra­rá la XIX edi­ción de es­te Con­gre­so, oca­sión que mu­chos de mis ami­gos ex­tran­je­ros han es­pe­ra­do con an­sias, no so­lo por­que allí po­drán en­ten­der las pro­pues­tas y ac­cio­nes to­ma­das por el PCCh du­ran­te los úl­ti­mos cin­co años, sino tam­bién por­que co­no­ce­rán el rum­bo que to­ma­rá el país en el pró­xi­mo lus­tro. Pa­ra mu­chos es, ade­más, una opor­tu­ni­dad pa­ra com­pren­der has­ta qué pun­to las de­ci­sio­nes allí plan­tea­das po­drán afec­tar su co­ti­dia­ni­dad.

A mis ami­gos a me­nu­do les re­co­mien­do que lean Mis sie­te años co­mo jo­ven ilus­tra­do, un li­bro es­cri­to por el pre­si­den­te Xi Jin­ping que abor­da el pe­río­do que pa­só en una al­dea em­po­bre­ci­da, ha­ce cua­tro dé­ca­das. Tam­bién les su­gie­ro co­mo lec­tu­ra Có­mo sa­lir de la po­bre­za, tam­bién es­cri­to por Xi. Me­dian­te anéc­do­tas, am­bas obras se cen­tran en la ló­gi­ca que sus­ten­ta to­das las po­lí­ti­cas do­més­ti­cas y ex­te­rio­res que Chi­na ha apli­ca­do des­de que se con­vo­có el XVIII Con­gre­so Na­cio­nal del PCCh.

La ló­gi­ca pa­ra de­cir­le adiós a la po­bre­za

El PCCh sos­tie­ne que to­das las po­lí­ti­cas na­cio­na­les de­ben ba­sar­se en la idea de que Chi­na to­da­vía es­tá en una eta­pa pri­ma­ria del so­cia­lis­mo, lo que im­pli­ca ba­jos ni­ve­les de vi­da e ins­ti­tu­cio­nes y sis­te­mas in­ma­du­ros. La po­bre­za, por lo tan­to, es una ló­gi­ca bá­si­ca de es­tas po­lí­ti­cas. En es­te con­tex­to la po­bre­za no se li­mi­ta a la es­fe­ra eco­nó­mi­ca, sino que, co­mo bien ex­pli­có Xi Jin­ping en Có­mo sa­lir de la po­bre­za, lo pri­me­ro es li­brar­se de la po­bre­za men­tal.

Creo que el pre­si­den­te sa­be más so­bre la po­bre­za que la ma­yo­ría de no­so­tros. En 1969, a sus 15 años de edad, fue en­via­do a una al­dea em­po­bre­ci­da en el no­roes­te de Chi­na, don­de per­ma­ne­ció du­ran­te sie­te años. Se­gún na­rra en Mis sie­te años co­mo jo­ven ilus­tra­do, el ca­li­fi­ca­ti­vo “po­bre” es en reali­dad un eu­fe­mis­mo pa­ra des­cri­bir la vi­da en el área en aque­llos tiem­pos. Qui­zás el ad­je­ti­vo “pri­mi­ti­vo” es más acer­ta­do.

So­me­ti­dos a una gra­ve es­ca­sez de ali­men­tos, los agri­cul­to­res lo­ca­les –con Xi en­tre ellos– sub­sis­tían a pun­ta de cás­ca­ras de gra­nos mo­li­dos. La car­ne no for­ma­ba par­te de la die­ta lo­cal, las ver­du­ras es­ca­sea­ban, no ha­bía elec­tri­ci­dad, e in­clu­so se ha­cía di­fí­cil con­se­guir le­ña pa­ra co­ci­nar o ca­len­tar el am­bien­te. Pa­ra en­tre­te­ner el ham­bre, Xi leía vo­raz­men­te en su tiem­po li­bre. Los sie­te años en Liang­jiahe ex­pu­sie­ron al en­ton­ces mo­zal­be­te a la cru­da reali­dad de que mu­chos de sus com­pa­trio­tas te­nían que ha­cer mil ma­ro­mas pa­ra con­se­guir ali­men­to o ves­ti­men­ta, ade­más del he­cho de que vi­vían su­mi­dos en la des­orien­ta­ción.

Des­pués de ser ele­gi­do co­mo je­fe de al­dea, Xi ex­plo­ró el uso de gas me­tano co­mo com­bus­ti­ble, es­ta­ble­ció una he­rre­ría y una agen­cia de ven­tas, e ini­ció una cam­pa­ña de al­fa­be­ti­za­ción pa­ra adul­tos. Cuan­do aban­do­nó la re­gión pa­ra cur­sar sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios en Bei­jing, la vi­da en Liang­jiahe ha­bía me­jo­ra­do en gran me­di­da.

Cuan­do uno ter­mi­na de leer las ex­pe-

rien­cias que vi­vió Xi du­ran­te sie­te años en el cam­po chino pue­de en­ten­der a la per­fec­ción el mo­ti­vo por el cual el país adop­tó la política de re­for­ma y aper­tu­ra: era la úni­ca ma­ne­ra de abor­dar la om­ni­pre­sen­te po­bre­za que ago­bia­ba al país de aquel en­ton­ces.

La es­tra­te­gia in­te­gral en cua­tro di­rec­cio­nes

To­man­do en cuen­ta que, en su sen­ti­do más am­plio, la po­bre­za es evi­den­te en di­ver­sos cam­pos, cual­quier so­lu­ción re­quie­re de es­fuer­zos ex­ten­sos y coor­di­na­dos. Por ello, Chi­na pre­sen­tó la dis­po­si­ción es­tra­té­gi­ca de las “cua­tro in­te­gra­li­da­des”: in­te­gra­li­dad de la con­su­ma­ción de la cons­truc­ción de una so­cie­dad mo­des­ta­men­te aco­mo­da­da, de la pro­fun­di­za­ción de la re­for­ma, de la go­ber­na­ción del país se­gún la ley y de la dis­ci­pli­na ri­gu­ro­sa del Par­ti­do.

Cons­truir una so­cie­dad mo­de­ra­da­men­te aco­mo­da­da de mo­do in­te­gral sig­ni­fi­ca no de­jar atrás a nin­gún ciu­da­dano, e igual­men­te avan­zar en el pro­gre­so eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co, cul­tu­ral, so­cial y eco­ló­gi­co de la na­ción. Ello sig­ni­fi­ca po­der ga­ran­ti­zar­le al pue­blo una pros­pe­ri­dad co­mún y un de­sa­rro­llo in­te­gral.

En los úl­ti­mos cin­co años, el in­gre- so dis­po­ni­ble pro­me­dio per cá­pi­ta de Chi­na ha te­ni­do un au­men­to anual del 7,4 %, y, en­tre 2012 y 2016, el nú­me­ro de per­so­nas em­po­bre­ci­das se re­du­jo en 55,64 mi­llo­nes. Hoy en día, el 99,7 % de los re­si­den­tes ru­ra­les tie­nen acceso a ca­rre­te­ras pa­vi­men­ta­das y elec­tri­ci­dad. La “vi­da pri­mi­ti­va” que Xi ex­pe­ri­men­tó ha­ce más de 40 años en Liang­jiahe se es­tá de­jan­do atrás, e in­clu­so el PCCh ha pro­me­ti­do erra­di­car la po­bre­za en Chi­na pa­ra 2020.

Ade­más de es­tos lo­gros, hoy los chi­nos dis­fru­tan de una vi­da cul­tu­ral más ri­ca. El país ya cuen­ta con 1093 mi­llo­nes de in­ter­nau­tas y, se­gún da­tos de 2016,

las salas de ci­ne re­gis­tra­ron 1372 mi­llo­nes de asis­ten­cias. Las re­des so­cia­les, los ser­vi­cios de bi­ci­cle­tas com­par­ti­das, los pa­gos mó­vi­les, en­tre otras in­no­va­cio­nes, es­tán cam­bian­do pro­fun­da­men­te nues­tro es­ti­lo de vi­da.

La pro­fun­di­za­ción de las re­for­mas pro­por­cio­na un im­pul­so sos­te­ni­do ha­cia un de­sa­rro­llo in­te­gral. Cuan­do Xi Jin­ping y otros jó­ve­nes de Bei­jing fue­ron en­via­dos al cam­po en la pro­vin­cia de Shaan­xi, no so­lo se en­con­tra­ron con una re­gión so­fo­ca­da por la po­bre­za, sino tam­bién ca­ren­te de di­na­mis­mo y vi­ta­li­dad. Co­mo je­fe de al­dea, Xi res­ti­tu­yó a un jo­ven cua­dro que ha­bía si­do re­mo­vi­do de su car­go lue­go de ex­plo­tar un pe­da­zo de tie­rra bal­día sin pre­vio per­mi­so ofi­cial.

Xi tam­bién fun­dó una agen­cia de ven­tas, una sas­tre­ría, una he­rre­ría y una em­pre­sa de mo­li­nos en la al­dea. A pe­sar de que es­tas ini­cia­ti­vas pa­re­cían con­tra­rias a las po­lí­ti­cas de la eco­no­mía pla­ni­fi­ca­da de la épo­ca, Xi y otros fun­cio­na­rios pro­gre­sis­tas chi­nos de su ge­ne­ra­ción eran cons­cien­tes de que las re­for­mas y la rup­tu­ra con las vie­jas prác­ti­cas eran la úni­ca ma­ne­ra de que el pue­blo go­za­ra de una vi­da me­jor.

Es­te es el mo­ti­vo por el cual la ge­ne­ra­ción ac­tual de di­ri­gen­tes chi­nos ha man­te­ni­do re­suel­ta­men­te la política de re­for­ma y aper­tu­ra. En los úl­ti­mos cin­co años, el Go­bierno Cen­tral ha in­tro­du­ci­do más de 330 me­di­das de re­for­ma en 15 sec­to­res, ha de­le­ga­do po­de­res o can­ce­la­do el re­qui­si­to de re­vi­sio­nes gu­ber­na­men­ta­les en 618 ar­tícu­los y ha abo­li­do la prác­ti­ca de re­vi­sión no ad­mi­nis­tra­ti­va.

A tra­vés de es­tas re­for­mas, la es­fe­ra de con­trol gu­ber­na­men­tal se ha ido re­du­cien­do. Los pro­ce­di­mien­tos de re­vi­sión y apro­ba­ción del Go­bierno se han sim­pli­fi­ca­do, y la fun­ción del Go­bierno co­mo pro­vee­dor de ser­vi­cios pú­bli­cos se ha re­for­za­do. Co­mo par­te del pro­ce­so, la eco­no­mía chi­na se ha in­te­gra­do más con la eco­no­mía mun­dial, tie­ne una ma­yor aper­tu­ra y el mer­ca­do jue­ga un pa­pel más de­ci­si­vo en la ges­tión eco­nó­mi­ca.

El Es­ta­do de de­re­cho pro­por­cio­na apo­yo ins­ti­tu­cio­nal al de­sa­rro­llo na­cio­nal. A sus 15 años, Xi Jin­ping fue obli­ga­do a tra­ba­jar en los cam­pos de una zo­na re­mo­ta, en me­dio de las con­mo­cio­nes de un mo­vi­mien­to po­lí­ti­co, que echó por tie­rra to­das las le­yes y re­gla­men­tos y hun­dió en el caos tan­to la eco­no­mía co­mo la so­cie­dad chi­na. Es­tan­do en Liang­jiahe, Xi fue tes­ti­go de la bru­ta­li­dad con la cual se di­ri­mían ca­sos tan sen­ci­llos co­mo el hur­to y las dispu­tas. Tras ser ele­gi­do je­fe de al­dea, Xi en­ca­be­zó la re­dac­ción de una car­ta que fun­gió co­mo mi­cro­ley pa­ra la co­mu­ni­dad.

Pa­ra el XVIII Con­gre­so Na­cio­nal del PCCh, en 2012, a pe­sar de que el sis­te­ma ju­rí­di­co de Chi­na ha­bía me­jo­ra­do mu­cho, aún no lle­ga­ba al pun­to de ser pro­por­cio­nal al ni­vel del de­sa­rro­llo na­cio­nal, pues to­da­vía evi­den­cia­ba múltiples ca­ren­cias. En con­se­cuen­cia, en los úl­ti­mos cin­co años Chi­na se ha man­te­ni­do fir­me en sus avan­ces ha­cia la im­ple­men­ta­ción del Es­ta­do de de­re­cho, pa­ra lo cual ha emi­ti­do o re­vi­sa­do 48 le­yes, 42 re­gu­la­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas, 2926 de­cre­tos lo­ca­les y 3162 re­gla­men­tos. Asi­mis­mo, ade­más de ha­ber mo­di­fi­ca­do 57 le­yes y 130 re­gu­la­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas en for­ma de “pa­que­te” –por lo que una cláu­su­la se aña­de si­mul­tá­nea­men­te

a va­rias le­yes–, ha for­mu­la­do o re­vi­sa­do ca­si 80 re­gla­men­tos del PCCh.

El for­ta­le­ci­mien­to de la dis­ci­pli­na del PCCh es la pre­mi­sa política pa­ra el de­sa­rro­llo na­cio­nal. Con ca­si 70 años en el po­der, el Par­ti­do hoy en­fren­ta el desafío de de­fi­nir un me­jor de­rro­te­ro pa­ra su ges­tión in­ter­na. Di­cho reto es, asi­mis­mo, par­te de la dis­cu­sión so­bre el ca­mino a se­guir y la de­mo­cra­cia que de­be fo­men­tar Chi­na. Xi Jin­ping ha sos­te­ni­do un fuer­te vínculo con el PCCh des­de su ju­ven­tud. Cuan­do es­ta­ba en Liang­jiahe, so­li­ci­tó la mi­li­tan­cia en 10 oca­sio­nes. Des­pués de ser ad­mi­ti­do, se de­di­có de lleno a la la­bor par­ti­dis­ta, pri­me­ro co­mo es­tu­dian­te y más ade­lan­te co­mo di­ri­gen­te lo­cal.

Por en­de, des­de el XVIII Con­gre­so Na­cio­nal, el PCCh ha pues­to ma­yor én­fa­sis en la au­to­pu­ri­fi­ca­ción, el au­to­per­fec­cio­na­mien­to, la au­to­re­no­va­ción y la au­to­pro­gre­sión, que no so­lo de­ci­den la vi­ta­li­dad del pro­pio Par­ti­do, sino tam­bién el éxi­to de su mi­sión de li­de­rar el gran re­na­ci­mien­to de la na­ción chi­na.

En los úl­ti­mos cin­co años, el PCCh ha for­ta­le­ci­do la dis­ci­pli­na de sus miem­bros, me­jo­ran­do la edu­ca­ción ideo­ló­gi­ca y éti­ca, per­fec­cio­nan­do las or­ga­ni­za­cio- nes e ins­ti­tu­cio­nes del Par­ti­do y com­ba­tien­do la co­rrup­ción. Se han for­mu­la­do o emi­ti­do más de 50 re­gla­men­tos par­ti­dis­tas pa­ra ins­ti­tu­cio­na­li­zar y es­tan­da­ri­zar la vi­da política de la mi­li­tan­cia. Ba­jo es­tos pa­rá­me­tros, han si­do san­cio­na­dos nu­me­ro­sos al­tos fun­cio­na­rios –de­no­mi­na­dos por el pue­blo co­mo “ti­gres”–, han si­do in­ves­ti­ga­dos 240 fun­cio­na­rios su­bor­di­na­dos al ni­vel cen­tral, de los cua­les 223 re­ci­bie­ron san­cio­nes, y más de un mi­llón de mi­li­tan­tes de car­gos me­no­res –o lla­ma­dos “mos­cas”– han co­rri­do con una suer­te si­mi­lar.

Una al­ter­na­ti­va pa­ra el mun­do

Otra no­ve­dad fo­men­ta­da en el úl­ti­mo lus­tro ha si­do una ma­yor apro­xi­ma­ción en­tre las po­lí­ti­cas na­cio­nal y ex­te­rior. La ex­pre­sión “con­si­de­rar la si­tua­ción ge­ne­ral na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal” ha si­do re­cu­rren­te en los documentos po­lí­ti­cos del Par­ti­do. La es­tra­te­gia in­te­gral en cua­tro di­rec­cio­nes (las cua­tro in­te­gra­li­da­des) re­fle­ja el pen­sa­mien­to glo­bal del PCCh.

El tra­ba­jo par­ti­dis­ta y el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co-so­cial de Chi­na de­ben si­tuar­se en el con­tex­to de la aper­tu­ra de la na­ción, lo que los ex­po­ne a am­plios in­ter­cam­bios con el res­to del mun­do, pa­ra be­ne­fi­cio de am­bas par­tes. El de­sa­rro­llo de Chi­na y sus ideas so­bre la go­ber­nan­za del Es­ta­do pue­den ins­pi­rar a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal a bus­car más op­cio­nes cuan­do se tra­ten de re­sol­ver los pro­ble­mas de la hu­ma­ni­dad.

Las ex­pe­rien­cias y prác­ti­cas de Chi­na, por su­pues­to, no son la úni­ca res­pues­ta a los pro­ble­mas mun­dia­les; ape­nas re­pre­sen­tan al­ter­na­ti­vas. In­clu­so, cuan­do se ocu­pa de cues­tio­nes in­ter­nas, el PCCh nunca con­si­de­ra nin­gu­na de sus po­lí­ti­cas o me­di­das co­mo una pa­na­cea. Un le­ma fre­cuen­te en los úl­ti­mos años ha si­do “siem­pre en la mar­cha”, lo que sig­ni­fi­ca pre­sio­nar con­ti­nua­men­te so­bre las re­for­mas y la dis­ci­pli­na del PCCh.

Es en es­te es­pí­ri­tu que el PCCh es­tá pro­mo­vien­do el de­sa­rro­llo de la na­ción en to­dos sus as­pec­tos y bus­can­do so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas que sur­gen en el pro­ce­so. La su­pera­ción de es­tos pro­ble­mas lle­va­rá a Chi­na a un ma­yor de­sa­rro­llo, crean­do así una es­pi­ral be­nig­na.

CFP

17 de ma­yo de 2016. El 5º Fo­ro de Al­to Ni­vel de Par­ti­dos Po­lí­ti­cos Chi­na-Eu­ro­pa se lle­va a ca­bo en Bei­jing.

CFP

12 de no­viem­bre de 2016. Los nu­me­ro­sos ár­bo­les de gink­go con­vier­ten a la ciu­dad de Piz­hou, pro­vin­cia de Jiang­su, en un mar do­ra­do en oto­ño.

CFP

17 de mar­zo de 2017. La Es­cue­la Se­cun­da­ria de Jiang­kou, en el dis­tri­to de Yun­yang, Chong­qing, or­ga­ni­za una se­sión si­mu­la­da de un tri­bu­nal de jus­ti­cia, co­mo par­te de la for­ma­ción le­gal que re­ci­ben los es­tu­dian­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.