La Ni­ña San­día

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Ilus­tra­cio­nes: Yang Yong­qing Tex­to: Zhang Ling’er

El Abue­lo San­día era una per­so­na muy fa­mo­sa por su ex­pe­rien­cia en el cul­ti­vo de las san­días. Ve­nía tra­ba­jan­do du­ran­te mu­chos años pa­ra un ri­co te­rra­te­nien­te que era, más bien, fa­mo­so por su co­di­cia, por lo que le lla­ma­ban el Ta­ca­ño Wang. A to­do el mun­do le en­can­ta­ban las san­días del Abue­lo San­día por­que eran gran­des, te­nían una cor­te­za del­ga­da y go­za­ban de un sa­bor ce­les­tial.

Un año, cuan­do lle­gó el ve­rano, el Abue­lo San­día ca­yó en­fer­mo. Sin em­bar­go, el Ta­ca­ño Wang no man­dó lla­mar a nin­gún mé­di­co. Pen­só que el Abue­lo San­día ya es­ta­ba muy ma­yor pa­ra tra­ba­jar, así que lo echó de la ca­sa.

El Abue­lo San­día ha­bía cul­ti­va­do to­da su vi­da san­días pa­ra el Ta­ca­ño Wang. No se ha­bía ca­sa­do ni te­nía hi­jos. Mien­tras se aden­tra­ba en el bos­que, to­sía do­lo­ro­sa­men­te. No sa­bía a dón­de ir ni qué ha­cer.

De tan­to ca­mi­nar, el Abue­lo San­día se ago­tó. Sin­tién­do­se en­fer­mo y ham­brien­to, se sen­tó ba­jo un ár­bol a des­can­sar. Cuan­do le­van­tó la vis­ta, vio mu­chos me­lo­co­to­nes gran­des, ro­jos y ju­go­sos col­gan­do de las ra­mas. El Abue­lo San­día lu­chó pa­ra le­van­tar­se y lo­gró co­ger unos cuan­tos.

Pa­ra su sor­pre­sa, ni bien ter­mi­nó de co­mer los me­lo­co­to­nes, vol­vió a sen­tir­se fuer­te. Sus áni­mos tam­bién se le­van­ta­ron y la en­fer­me­dad pa­re­cía ha­ber des­apa­re­ci­do.

El Abue­lo San­día se le­van­tó y mi­ró a su al­re­de­dor, tra­tan­do de ave­ri­guar dón­de es­ta­ba. Por ca­sua­li­dad, des­cu­brió unas cuan­tas plán­tu­las de san­día en­tre la den­sa ma­le­za de­ba­jo del ár­bol, con sus ho­jas ama­ri­llas, en­fer­mi­zas y tris­te­men­te caí­das.

El Abue­lo San­día in­me­dia­ta­men­te co­men­zó a des­yer­bar la ma­le­za al­re­de­dor de las plán­tu­las, aflo­jan­do el sue­lo y re­gán­do­lo.

Las plán­tu­las pa­re­cían sa­ber lo que el Abue­lo San­día es­ta­ba tra­tan­do de ha­cer por ellas. Así que le de­vol­vie­ron el fa­vor cre­cien­do muy rá­pi­do, tan rá­pi­do que pa­re­cía que cre­cían con ca­da rá­fa­ga de vien­to. Dos días más tar­de, las plán­tu­las te­nían un buen co­lor ver­de. Al ca­bo de otros dos días, una gran y bri­llan­te flor ama­ri­lla apa­re­ció en una de las vi­des.

Des­pués de que la flor se des­va­ne­ció, una pe­que­ña san­día co­men­zó a cre­cer. ¡Era ca­si má­gi­co! La san­día cre­ció co­mo un glo­bo. En me­nos de tres días, se vol­vió más gran­de que la llan­ta de un ca­rro. El Abue­lo San­día ha­bía cul­ti­va­do san­días to­da su vi­da, pero ja­más ha­bía vis­to una tan gran­de.

Tres días des­pués, la san­día es­ta­ba ma­du­ra. El Abue­lo San­día cor­tó el ta­llo y len­ta­men­te la sa­có. No iba a po­der ter­mi­nar una san­día de tal ta­ma­ño por sí mis­mo. El cli­ma era ca­lu­ro­so y las san­días se po­drían fá­cil­men­te en ta­les con­di­cio­nes. Sin em­bar­go, no ha­bía na­die con quien com­par­tir­la. “¿Qué de­bo ha­cer?”, se pre­gun­ta­ba el Abue­lo San­día. En eso, oyó el chi­rri­do de unos pá­ja­ros y pen­só: “La com­par­ti­ré con los pá­ja­ros y los ani­ma­les de es­te bos­que”.

Des­pués de mu­cho es­fuer­zo, el Abue­lo San­día lo­gró ha­cer una pe­que­ña grie­ta en la san­día. Jus­to cuan­do la san­día se abrió, una ni­ña sal­tó. Y la grie­ta se ce­rró au­to­má­ti­ca­men­te.

Así co­mo la san­día, la ni­ña pa­re­cía cre­cer con el vien­to. Ca­da vez que se es­ti­ra­ba, cre­cía un po­co más. Cuan­do mo­vía sus bra­zos y pier­nas, es­tos tam­bién cre­cían un po­co más. No pa­só mu­cho tiem­po has­ta que se con­vir­tió en una her­mo­sa jo­ven de ca­be­llos ne­gros, piel cla­ra y gran­des ojos bri­llan­tes.

Al ver es­to, el Abue­lo San­día se que­dó sin pa­la­bras. La Ni­ña San­día se acer­có a él y le sos­tu­vo el bra­zo. “Gra­cias, pa­pá, por tu res­ca­te y cui­da­do”, le di­jo.

El Abue­lo San­día se fro­tó las ma­nos y le di­jo: “Siem­pre he so­ña­do con te­ner una hi­ja co­mo tú, pero soy muy po­bre. Si vives con­mi­go, ten­drás que so­por­tar mu­chas di­fi­cul­ta­des”. “¡No te preo­cu­pes, pa­pá, siem­pre pue­des con­tar con­mi­go!”, le res­pon­dió la jo­ven, mien­tras le can­ta­ba a la gran san­día: “¡San­día, san­día, ábre­te! ¡A ca­sa, a ca­sa, nos va­mos!”.

En el mo­men­to en que de­jó de can­tar, la san­día hi­zo “¡Crack!” y de ella sa­lió vo­lan­do una pe­que­ña ca­sa. Cuan­do es­ta ate­rri­zó, se con­vir­tió en una ca­sa de la­dri­llos lo su­fi­cien­te­men­te gran­de co­mo pa­ra lle­var una vi­da có­mo­da.

La Ni­ña San­día lle­vó al Abue­lo San­día a la ca­sa. Se en­con­tra­ron con que ya es­ta­ba equi­pa­da con to­do lo que ne­ce­si­ta­ban: me­sas, si­llas, ca­mas, e in­clu­so la ro­pa. El Abue­lo San­día es­ta­ba tan fe­liz que son­reía de ore­ja a ore­ja.

“Es­pe­ra aquí, ni­ña, voy a pre­pa­rar­te la ce­na”, le di­jo el Abue­lo San­día. “No tie­nes que ha­cer­lo. ¡Mi­ra!”, le res­pon­dió la mu­cha­cha, mien­tras ca­mi­na­ba ha­cia la san­día. “¡San­día, san­día, ábre­te! ¡Co­mi­da, co­mi­da, sal!”, vol­vió a can­tar. Nue­va­men­te se es­cu­chó un “¡Crack!”. La san­día se abrió y de ella sa­lió vo­lan­do una caja de co­mi­da.

La Ni­ña San­día abrió la caja, la cual es­ta­ba lle­na de bo­llos de car­ne al va­por. Am­bos se sen­ta­ron fe­li­ces y em­pe­za­ron a co­mer.

A par­tir de en­ton­ces, el Abue­lo San­día de­jó de su­frir ham­bre y frío. To­dos los días iba al bos­que a ro­tu­rar la tie­rra y cul­ti­var san­días. La mu­cha­cha se que­da­ba en ca­sa, la­va­ba la ro­pa, co­ci­na­ba y lim­pia­ba.

La Ni­ña San­día era muy tra­ba­ja­do­ra y cria­ba tam­bién po­llos. Aho­ra no ten­drían que preo­cu­par­se más por co­mi­da o ro­pa. El Abue­lo San­día es­ta­ba fe­liz y son­reía to­dos los días.

Un día, cuan­do el Ta­ca­ño Wang cru­za­ba el bos­que, vio una par­ce­la de tie­rra muy bien cul­ti­va­da, li­bre de ma­le­zas, con una gran y her­mo­sa ca­sa de la­dri­llos a lo le­jos. Se pre­gun­tó: “¿Quién ha­brá ro­tu­ra­do es­ta tie­rra? De­be­ría apro­piár­me­la”.

El Ta­ca­ño Wang lle­gó a la ca­sa. Se ba­jó de su ca­ba­llo, lo ató a un ár­bol y en­tró en el pa­tio con su lá­ti­go.

El Abue­lo San­día y la jo­ven es­ta­ban co­men­zan­do ape­nas su ce­na cuan­do vie­ron al Ta­ca­ño Wang. El Abue­lo San­día sa­bía que el Ta­ca­ño Wang no ha­bía ve­ni­do con bue­nas in­ten­cio­nes, así que dis­cre­ta­men­te le di­jo a su hi­ja: “Ese es el Ta­ca­ño Wang, de quien mu­chas ve­ces te he ha­bla­do”. “Pa­pá, no te preo­cu­pes. Yo me en­car­ga­ré de ello. ¡So­lo mi­ra!”, le tran­qui­li­zó su hi­ja.

La mu­cha­cha se acer­có al Ta­ca­ño Wang y le pre­gun­tó: “¿Quién es us­ted? ¿Por qué ha en­tra­do en nues­tra ca­sa sin per­mi­so?”.

Ano­na­da­do por la belleza de la mu­cha­cha, el Ta­ca­ño Wang di­jo tar­ta­mu­dean­do: “¿Quién... quién cons­tru­yó… cons­tru­yó es­ta ca­sa? Afue­ra… afue­ra, ¿quién ro­tu­ró ese… ese pe­da­zo de tie­rra?”. La Ni­ña San­día res­pon­dió: “Mi pa­dre, el Abue­lo San­día, aquel que cul­ti­vó san­días pa­ra us­ted to­da su vi­da, pero al cual bo­tó una vez que se en­fer­mó. Mi­re, ¡esa es una san­día cul­ti­va­da por él!”. La jo­ven se­ña­ló una san­día que es­ta­ba co­lo­ca­da en una es­qui­na del jar­dín.

Era la pri­me­ra vez que el Ta­ca­ño Wang veía una san­día tan enor­me. “¡ Ima­gí­na­te cuán­to de­be va­ler!”, pen­só. Pero la ni­ña le adi­vi­nó in­me­dia­ta­men­te el pen­sa­mien­to. “Esa san­día es un ver­da­de­ro te­so­ro”, le di­jo. “No so­lo es gran­de, sino que tam­bién hay mu­cho di­ne­ro y te­so­ros es­con­di­dos en su in­te­rior”. El Ta­ca­ño Wang mi­ra­ba la san­día y sus ojos bri­lla­ban por la co­di­cia.

La chi­ca, en­ton­ces, le can­tó a la san­día: “¡San­día, san­día, ábre­te! ¡Pla­ta, oro, sal­gan!”. De pron­to, se es­cu­chó un “¡Crack!”. La san­día se abrió y de­rra­mó un mon­tón de lin­go­tes de oro y pla­ta.

“¡ Son míos! ¡ To­do mío!”, gri­tó el Ta­ca­ño Wang, quien ins­tan­tá­nea­men­te sal­tó so­bre la pi­la de lin­go­tes.

La mu­cha­cha vol­vió a can­tar­le a la san­día: “¡San­día, san­día, ábre­te! ¡Ta­ca­ño, Ta­ca­ño, en­tra!”. La san­día se abrió de nue­vo. Una fuer­te rá­fa­ga de vien­to hi­zo que el Ta­ca­ño Wang ca­ye­ra den­tro de la san­día y la grie­ta se ce­rró en­se­gui­da.

La jo­ven can­tó otra vez: “Rue­da ha­cia ade­lan­te, rue­da ha­cia atrás, vue­la por lo al­to, cae ha­cia el sue­lo, y adi­vi­na qué hay aden­tro”. La san­día obe­de­ció la or­den y co­men­zó a ro­dar. Lue­go, dan­do vuel­tas, vo­ló ha­cia el cie­lo.

Con un re­pen­tino “¡Crash!”, la san­día se es­tre­lló con­tra el sue­lo. De los pe­da­zos apa­re­ció un gu­sano ver­de y gor­do.

Un ga­llo vio el gu­sano y se lo tra­gó de un so­lo bo­ca­do.

Al ver­lo el Abue­lo San­día son­rió: “¡Qué bien! Aho­ra no ten­dre­mos que preo­cu­par­nos de que los gu­sa­nos se co­man nues­tras san­días”. El Abue­lo San­día y la Ni­ña San­día vi­vie­ron fe­li­ces pa­ra siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.