La cuar­ta ola de sol­te­ros

Las ra­zo­nes que lle­van a los jó­ve­nes a no con­traer ma­tri­mo­nio en es­tos tiem­pos

China Today (Spanish) - - SOCIEDAD - Por ZHAO YANG

En los úl­ti­mos años, el asun­to del ma­tri­mo­nio de los jó­ve­nes ha atraí­do una aten­ción ex­tra­or­di­na­ria por par­te de la po­bla­ción. “Sol­te­ro”, “cita a cie­gas”, “ma­tri­mo­nio for­za­do” se han con­ver­ti­do en pa­la­bras po­pu­la­res. So­bre to­do cuan­do caen las fies­tas, es­te te­ma siem­pre pro­vo­ca una dis­cu­sión ani­ma­da. La lle­ga­da de “la cuar­ta ola de sol­te­ros” se ha vuel­to un pro­ble­ma so­cial que no se pue­de ig­no­rar.

Di­fí­cil de­jar la sol­te­ría

An­te­rior­men­te hu­bo tres olas de sol­te­ros en Chi­na, las cua­les tie­nen que ver con la pu­bli­ca­ción de la pri­me­ra ley de ma­tri­mo­nio, la vuelta de los jó­ve­nes edu­ca­dos ur­ba­nos ( los jó­ve­nes edu­ca­dos tra­ba­ja­ban en el cam­po o las zo­nas mon­ta­ño­sas res­pon­dien­do al lla­ma­do del país en la dé­ca­da de 1950) y el pen­sa­mien­to de li­be­ra­ción im­pul­sa­do por la re-

for­ma y la aper­tu­ra. Es­tas tres olas de sol­te­ros es­ta­ban con­for­ma­das por un gran nú­me­ro de per­so­nas di­vor­cia­das. En es­ta cuar­ta ola, son los sol­te­ros los que ocu­pan el ma­yor por­cen­ta­je.

Tan­to en los cam­pos co­mo en las ciu­da­des chi­nas, cuan­do se en­cuen­tran con sus pa­rien­tes, a los jó­ve­nes siem­pre se les pre­gun­ta “¿ tie­nes novio/ no­via?” o “¿ cuán­do te ca­sas?”. An­te la de­man­da ca­da vez ma­yor, los si­tios web de ci­tas se vie­nen po­pu­la­ri­zan­do en­tre los jó­ve­nes sol­te­ros. Pue­den iden­ti­fi­car­se al­gu­nos mo­ti­vos por los que a mu­cha gen­te le re­sul­ta di­fí­cil de­jar la sol­te­ría.

Sun Xiao­liang ( a quien ca­ri­ño­sa­men­te lla­man “Tío Ro­jo”) es el ase­sor muy bien con­si­de­ra­do de jia­yuan. com ( el ma­yor si­tio de ci­tas en In­ter­net de Chi­na) y sos­tie­ne que mu­chas per­so­nas no pue­den de­jar la sol­te­ría por la in­ten­sa bús­que­da de la per­fec­ción.

El pa­dre de Yin Lan es un hom- bre de bue­na repu­tación en su in­dus­tria. In­fluen­cia­da por su pa­pá, Yin que­ría en­con­trar a un hom­bre de al­to ni­vel edu­ca­ti­vo y con cier­tos lo­gros en su sec­tor de in­ves­ti­ga­ción y es­tu­dio; ade­más, la al­tu­ra de su po­ten­cial es­po­so de­bía es­tar a la par de la de ella, quien mi­de 1,70 me­tros. Des­pués de mu­chas co­mu­ni­ca­cio­nes pre­li­mi­na­res, el “Tío Ro­jo” le pre­sen­tó un doc­tor que mi­de 1,80 me­tros. Las dos per­so­nas se ca­ye­ron muy bien y se enamo­ra­ron pron­to. No tar­da­ron mu­cho en ca­sar­se.

“Es­te hom­bre ga­na po­co y tu­vo an­tes otra re­la­ción ma­tri­mo­nial, pero él tie­ne cier­ta fa­ma en su in­dus­tria y, ade­más, su al­tu­ra co­rres­pon­de a la de­man­da de Yin. La cla­ve es­tu­vo en que la ma­yor par­te de sus con­di­cio­nes coin­ci­dían y am­bos re­ba­ja­ron sus re­qui­si­tos en cier­to as­pec­to”, sos­tie­ne el “Tío Ro­jo”. No hay cue­ro sin ras­go­nes. Él re­co­mien­da que los sol­te­ros de­ben iden­ti­fi­car cuá­les son sus re­qui­si­tos cla­ve y tran­sar en otras con­di­cio­nes.

De acuer­do con Xu Yuan, ge­ren­te de Pren­sa de jia­yuan. com, el mo­ti­vo por el que la ma­yor par­te de sus clien­tes no pue­den de­jar la sol­te­ría con­sis­te en la es­ca­sez de tiem­po y ener­gía en la bús­que­da de su me­dia na­ran­ja. “Pa­ra la ma­yor par­te de los clien­tes es fá­cil en­con­trar al­guien con­ve­nien­te. Lo que pa­sa es que ellos tie­nen un tra­ba­jo muy in­ten­so y una co­mu­ni­dad so­cial muy re­du­ci­da. En­ton­ces, les pro­por­cio­na­mos el ser­vi­cio de elec­ción de su ti­po ideal y no so­lo aho­rran tiem­po, sino tam­bién ele­van su ta­sa de éxi­to”.

“Ha­bía una mu­jer de 35 años de edad y con pro­pie­da­des va­lo­ri­za­das en 5 mi­llo­nes de yua­nes que que­ría bus­car un novio de unos 40 años y con pro­pie­da­des por un va­lor de no me­nos de 10 mi­llo­nes de yua­nes. En­ten­de­mos que ella quie­ra en­con­trar a uno más ri­co, pero los hom­bres que sa­tis­fa­cen es­ta con­di­ción

quie­ren co­mo pa­re­ja a mu­je­res de 20 años. Por es­te mo­ti­vo, es­ta mu­jer no en­con­tró uno con­ve­nien­te”, aña­de Xu Yuan. Ade­más, una pe­que­ña par­te de los clien­tes no son bue­nos pa­ra co­mu­ni­car­se con los de­más, lo que ge­ne­ra di­fi­cul­ta­des al mo­men­to de lle­var­se bien con la otra per­so­na. Por ello, se les pro­por­cio­na ase­so­res du­ran­te to­do el pro­ce­so.

Ma­yor ca­pa­ci­dad de elec­ción

Wen Si­wen, de 30 años de edad, es ge­ren­te de un ban­co en Shang­hai. En su pue­blo na­tal, sus ami­gos coe­tá­neos ya se han ca­sa­do y te­ni­do ni­ños. Sus pa­rien­tes siem­pre la han pre­sio­na­do pa­ra ca­sar­se. “Pero to­da­vía no quie­ro”, di­ce Wen. “Por un la­do, ten­go un tra­ba­jo muy in­ten­so, y por el otro, el enamo­ra­mien­to y el ca­sa­mien­to no son tan im­por­tan­tes pa­ra mí”. Los in­gre­sos de Wen son su­fi­cien­tes pa­ra pa­gar su al­qui­ler y cu­brir sus gas­tos dia­rios. Ade­más, ella no se sien­te so­la por­que siem­pre acu­de a reunio­nes con sus ami­gos. “Mis fa­mi­lia­res me han or­ga­ni­za­do va­rias ci­tas a cie­gas, pero me aver­güen­zo mu­cho al sen­tar­me jun­to a un des­co­no­ci­do. Me sien­to más li­bre al vi­vir so­la”.

Li Mings­hun, se­cre­ta­rio del Co­mi­té de la Uni­ver­si­dad de Mu­je­res de Chi­na del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Chi­na y sub­di­rec­tor de la Aso­cia­ción de In­ves­ti­ga­ción del De­re­cho de Ma­tri­mo­nio y de Fa­mi­lia de la So­cie­dad Chi­na de De­re­cho, sos­tie­ne que des­pués de la re­for­ma y la aper­tu­ra, el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co y el me­jo­ra­mien­to del sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial, el in­di­vi­duo tie­ne más opor­tu­ni­da­des pa­ra ele­gir. En el pa­sa­do, el ma­tri­mo­nio era una ga­ran­tía de vi­da, pero la so­cie­dad de hoy pro­por­cio­na con­di­cio­nes bá­si­cas pa­ra que el in­di­vi­duo no de­pen­da de los de­más. Ade­más, es­ta­mos en la era de la in­for­ma­ción, don­de se cuen­ta con mu­chas for­mas de co­mu­ni­ca­ción y de di­ver­sión. Re­sul­ta fá­cil re­em­pla­zar el mun­do real con el vir­tual, así que los jó­ve­nes no quie­ren tan­to bus­car un cón­yu­ge.

Sin duda al­gu­na, las preo­cu­pa­cio­nes tí­pi­cas del ma­tri­mo­nio tam­bién

De acuer­do con el “Informe so­bre el con­cep­to de ma­tri­mo­nio de los hom­bres y mu­je­res de Chi­na 2016-2017”, pu­bli­ca­do por el si­tio web jia­yuan.com, más del 50 % de los chi­nos sol­te­ros han si­do for­za­dos a ca­sar­se por sus pa­dres el año pa­sa­do, el do­ble que en 2014. An­te es­ta ac­ti­tud de sus pa­dres, los hi­jos tam­bién reac­cio­nan.

in­flu­yen, co­mo el po­seer una ele­va­da con­di­ción eco­nó­mi­ca, la pre­sión fa­mi­liar, la alta ta­sa de di­vor­cios, en­tre otras. Des­pués de pe­sar las ven­ta­jas y los in­con­ve­nien­tes, mu­cha gen­te pre­fie­re que­dar­se sol­te­ra.

Ma­tri­mo­nio for­za­do

Ac­tual­men­te, mu­chos jó­ve­nes no desean lle­var una vi­da de ca­sa­do ni te­ner hi­jos a una edad tem­pra­na, pero a los ma­yo­res, que tie­nen ideas más con­ser­va­do­ras, les preo­cu­pa el ma­tri­mo­nio de sus hi­jos.

An­te la cre­cien­te po­bla­ción de sol­te­ros, los pa­dres mo­vi­li­zan to­das sus re­des so­cia­les en bús­que­da de la per­so­na más con­ve­nien­te. Or­ga­ni­zan ci­tas a cie­gas pa­ra sus hi­jos cuan­do ellos re­gre­san a ca­sa por va­ca­cio­nes o par­ti­ci­pan en los “rin­co­nes de ci­tas” que se rea­li­zan en los par­ques, don­de acu­den con el CV y las fotos de sus hi­jos, por ejem­plo.

De acuer­do con el “Informe so­bre el con­cep­to de ma­tri­mo­nio de los hom­bres y mu­je­res de Chi­na 20162017”, pu­bli­ca­do por el si­tio web jia­yuan. com, más del 50 % de los chi­nos sol­te­ros han si­do for­za­dos a ca­sar­se por sus pa­dres el año pa­sa­do, el do­ble que en 2014. An­te es­ta ac­ti­tud de sus pa­dres, los hi­jos tam­bién reac­cio­nan. La lu­cha en­tre quie­nes es­tán a fa­vor y en con­tra del ma­tri­mo­nio for­za­do ocu­rre to­dos los días en di­fe­ren­tes lu­ga­res.

Se­gún Li Mings­hun, el con­flic­to en­tre pa­dres e hi­jos en cuan­to al ma­tri­mo­nio es muy nor­mal. Los pa­dres con­si­de­ran el ma­tri­mo­nio co­mo la po­si­bi­li­dad de con­tar con una re­la­ción es­ta­ble y de ad­qui­rir de­re­chos y obli­ga­cio­nes. Ese es el re­sul­ta­do des­pués de pe­sar las ven­ta­jas y los in­con­ve­nien­tes. Sin em­bar­go, los hi­jos prio­ri­zan el amor, la de­man­da sen­ti­men­tal y sus pro­pios sen­ti­mien­tos. El di­ver­so en­fo­que de las dos ge­ne­ra­cio­nes pro­vo­ca di­fi­cul­ta­des en la co­mu­ni­ca­ción y con­flic­tos.

Wen Si­wen se con­gra­tu­la de que sus pa­dres sean sen­sa­tos y nunca la ha­yan for­za­do a ca­sar­se. “Los jó­ve­nes de hoy en día tie­nen mu­chas pre­sio­nes: la del tra­ba­jo, la de la eco­no­mía, y si a ello se le su­ma la de los pa­dres, to­do re­sul­ta muy pe­no­so”, ma­ni­fies­ta Wen, aun­que ella ex­pre­sa que tam­bién en­tien­de la ac­ti­tud de los pa­dres. “A pe­sar de to­do, no po­de­mos exi­gir que los pa­dres ten­gan el pen­sa­mien­to de los jó­ve­nes. Los pa­dres se preo­cu­pan siem­pre por la so­le­dad de su hi­jo. Cuan­do en­cuen­tre a al­guien con­ve­nien­te, tra­ta­ré de sa­lir con él”.

“Mu­cha pre­sión”, “po­co tiem­po”, “nin­guno es con­ve­nien­te” son los mo­ti­vos que lle­van a los jó­ve­nes a per­ma­ne­cer sol­te­ros. Se­gún Li Mings­hun, los sol­te­ros so­lo eli­gen otra for­ma de vi­vir di­fe­ren­te a la de la ma­yor par­te.

Al mis­mo tiem­po, Li Mings­hun tam­bién re­co­mien­da a los pa­dres que no per­sua­dan a sus hi­jos con sus ex­pe­rien­cias y que ten­gan una ma­yor con­si­de­ra­ción por el di­fe­ren­te pen­sa­mien­to y la vi­da de sus hi­jos. En primer lu­gar, los pa­dres tie­nen que res­pe­tar la opi­nión de sus hi­jos. Ba­jo es­ta con­di­ción es que pue­den pro­por­cio­nar­les al­gu­nos con­se­jos. El ma­tri­mo­nio es una de­ci­sión per­so­nal y no de­be ser im­pues­to. Por su par­te, los hi­jos de­ben va­lo­rar la ex­pe­rien­cia de sus pa­dres y tam­bién en­ten­der la pos­tu­ra de ellos.

Una co­mu­ni­dad ju­ve­nil de Shang­hai or­ga­ni­za un even­to pa­ra los sol­te­ros en el Día de San Va­len­tín.

Un en­cuen­tro en­tre sol­te­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.