La cui­da­do­ra de ani­ma­les

Zhang Dan ha si­do un gran ejem­plo de ac­ti­vis­mo por los de­re­chos de los ani­ma­les en Chi­na

China Today (Spanish) - - SOCIEDAD - Por SHI XUN

Zhang Dan cría en su ca­sa a 38 ga­tos, que an­tes va­ga­ban por las ca­lles o ha­bían si­do mal­tra­ta­dos por sus an­ti­guos due­ños. Jo­ven, del­ga­da, ele­gan­te y mo­des­ta, des­pués de aco­ger al primer ga­to va­ga­bun­do, ha­ce 14 años, Zhang Dan se ha de­di­ca­do por com­ple­to a la pro­tec­ción de los ani­ma­les, par­ti­ci­pan­do en to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das. Por ejem­plo, jun­to con otros ani­ma­lis­tas, ha crea­do un si­tio web de­di­ca­do a la pro­tec­ción de los de­re­chos de los ani­ma­les, ad­mi­nis­tra una sa­la pa­ra pe­rio­dis­tas es­pe­cia­li­za­dos en di­cho te­ma, protesta en con­tra de la cría de osos que bus­ca ex­traer su bi­lis – cuan­do to­da­vía es­tán vi­vos– pa­ra ob­te­ner ga­nan­cias eco­nó­mi­cas, re­cha­za el con­su­mo de car­ne de pe­rro y ga­to, ani­ma al círcu­lo ci­ne­ma­to­grá­fi­co a tra­tar bien a los ani­ma­les que usa pa­ra el ro­da­je de pe­lí­cu­las, promueve el uso de pe­rros guía en si­tios pú­bli­cos, re­cha­za los ar­tícu­los fa­bri­ca­dos con piel ani­mal y fo­men­ta la li­be­ra­ción co­rrec­ta de crías.

Co­mo em­ba­ja­do­ra del Día Mun­dial de los Ani­ma­les en Chi­na, Zhang Dan ase­gu­ra que aun­que es­ta cau­sa be­né­fi­ca ape­nas es­tá dan­do sus pri­me­ros pa­sos en el país, no se tra­ta de una prác­ti­ca ex­clu­si­va del mun­do oc­ci­den­tal. Tra­di­cio­nal­men­te, en Chi­na siem­pre se ha ve­la­do por la pro­tec­ción de los se­res vi­vos, prohi­bien­do su ma­tan­za in­dis­cri­mi­na­da.

Una la­bor de­sin­te­re­sa­da

Aque­llas per­so­nas que vi­si­tan la re­si­den­cia de Zhang Dan sue­len sor­pren­der­se con la lim­pie­za del si­tio. To­dos los ga­tos que cui­da tie­nen un as­pec­to pul­cro y vi­go­ro­so, y ca­da uno cuen­ta con un nom­bre pro­pio y un re­gis­tro in­di­vi­dual.

Lin­gling fue el primer ga­to que Zhang Dan adop­tó, en oc­tu­bre de 2003. A pe­sar de que sal­var­lo de las ga­rras de su ve­ci­na – una se­ño­ra cruel con los ani­ma­les– fue una ta­rea di­fí­cil, Lin­gling sen­tó un pre­ce­den­te pa­ra que lue­go de­ce­nas de ga­tos en­con­tra­ran re­fu­gio en la “gua­ri­da de Zhang”.

En­tre los 38 fe­li­nos que cui­da Zhang, el más fa­mo­so es Lucky 99, una ga­ta que a sus 40 días de na­ci­da su­frió un gra­ve ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co cuan­do se en­con­tra­ba va­gan­do en el cam­po. Tras per­der una pa­ta a cau­sa de dos com­pli­ca­das ope­ra­cio­nes, Zhang Dan de­ci­dió lle­var­la a va­rias con­fe­ren­cias que ofre­ció en la Uni­ver­si­dad Tsing­hua, en la Es­cue­la Se­cun­da­ria de Ri­tan y en la Es­cue­la Pri­ma­ria de Zhong­guan­cun. Al ga­nar­se el afec­to de una gran can­ti­dad de per­so­nas, no pa­só mu­cho tiem­po an­tes de que Lucky 99 se con­vir­tie­ra en el “ga­to es­tre­lla de In­ter­net”.

Aun­que la pro­tec­ción de los ani­ma­les pa­re­ce ser un ar­duo tra­ba­jo pa­ra Zhang Dan, la jo­ven ase­gu­ra que al fi­nal del día sien­te mu­cha sa­tis­fac­ción por su la­bor. Ade­más de lle­var un re­gis­tro dia­rio de los mo­vi­mien­tos y con­duc­tas de sus ga­tos, y co­no­cer el ca­rác­ter y es­ta­do de sa­lud de ca­da uno de ellos, Zhang es­tá fe­liz de ha­ber­se ga­na­do la de­pen­den­cia y ca­ri­ño de es­tas mas­co­tas y de ha­ber for­ja­do amis­ta­des con vo­lun­ta­rios res­pe­ta­bles y agra­da­bles.

La pro­tec­ción de los ani­ma­les abar­ca seis áreas – gran­ja agrí­co­la, mas­co­tas, ex­pe­ri­men­ta­les, de de­mos­tra­ción, de la­bo­ra­to­rio y sal­va­jes–, y en Chi­na ca­da vez más se es­tán des­per­tan­do ma­yo­res ten­den­cias pro­tec­cio­nis­tas. Por ejem­plo, cuan­do en el pa­tio de de­ter­mi­na­da co­mu­ni­dad re­si­den­cial apa­re­ce un ga­to sin mar­ca en la ore­ja, pron­to acu­den vo­lun­ta­rios pa­ra cap­tu­rar­lo y lle­var­lo al ve­te­ri­na­rio a ser es­te­ri-

En Chi­na hay una ma­yor con­cien­cia so­bre la pro­tec­ción de los ani­ma­les. Cuan­do en el pa­tio de de­ter­mi­na­da co­mu­ni­dad re­si­den­cial apa­re­ce un ga­to sin due­ño, pron­to acu­den vo­lun­ta­rios pa­ra lle­var­lo al ve­te­ri­na­rio.

li­za­do. Lue­go de lle­var­se a ca­bo es­te pro­ce­di­mien­to, el ani­mal es li­be­ra­do ba­jo vi­gi­lan­cia de cui­da­do­res, que dia­ria­men­te se en­car­gan de pro­por­cio­nar­le co­mi­da y agua lim­pia.

Ha­cia una ma­yor le­gis­la­ción

El 1 de enero de es­te año en­tró ofi­cial­men­te en vi­gor la Ley de Pro­tec­ción de Ani­ma­les Sal­va­jes de Chi­na, lo que mar­có el ini­cio de una nue­va eta­pa en la lu­cha de los de­fen­so­res de los ani­ma­les en el país.

Zhang Dan y sus co­le­gas vo­lun­ta­rios es­pe­ran que tam­bién se pro­mul­gue una ley que am­plíe la pro­tec­ción ha­cia to­dos los ani­ma­les. Sin em­bar­go, Chi­na aún tie­ne mu­cho ca­mino que re­co­rrer en ma­te­ria de le­gis­la­ción. A pe­sar de que en los úl­ti­mos años el país ha te­ni­do gran­des avan­ces, co­mo pue­de ver­se en el he­cho de que ca­da vez más gen­te se nie­ga a co­mer ale­tas de ti­bu­rón y de que los pe­rros guía aho­ra son ad­mi­ti­dos en los me­dios de trans­por­te, las le­yes si­guen sien­do muy va­gas.

Jiang Jin­song, pro­fe­sor aso­cia­do del Ins­ti­tu­to de Cien­cia, Tec­no­lo­gía y So­cie­dad de la Uni­ver­si­dad Tsing­hua, sos­tu­vo que si bien “en nues­tra so­cie­dad hay po­ca gen­te que mal­tra­ta a los ani­ma­les de­li­be­ra­da­men­te, sí exis­te una ac­ti­tud de in­di­fe­ren­cia”.

Es po­si­ble que es­ta ac­ti­tud ten­ga su ori­gen en la ig­no­ran­cia. Por es­te mo­ti­vo, Zhang Dan per­sua­de fre­cuen­te­men­te a los pa­dres de fa­mi­lia a que no lle­ven a sus hi­jos al cir­co. “Los es­pec­tácu­los de ani­ma­les en los cir­cos siem­pre son crue­les. Ya sea un ti­gre atra­ve­san­do una ar­go­lla, un oso prac­ti­can­do bo­xeo, un mono ma­ne­jan­do una bi­ci­cle­ta o un ele­fan­te pa­ra­do de ca­be­za, siem­pre se­rán prác­ti­cas en con­tra de sus de­seos y de la na­tu­ra­le­za”, ma­ni­fes­tó Zhang Dan. “Es­ta di­ver­sión pa­ra los hu­ma­nos es cons­trui­da so­bre el do­lor y el te­mor ex­tre­mo de los ani­ma­les”.

En ju­nio de 2014, Chi­na de­jó de exi­gir el uso de ani­ma­les pa­ra pro­bar cos­mé­ti­cos ela­bo­ra­dos den­tro del te­rri­to­rio na­cio­nal. Des­de en­ton­ces, y por pri­me­ra vez en la his­to­ria, los fa­bri­can­tes han te­ni­do que com­pro­bar la se­gu­ri­dad de los pro­duc­tos uti­li­zan­do me­dios al­ter­na­ti­vos, co­mo la ob­ten­ción de da­tos de las ma­te­rias pri­mas u otros ex­pe­ri­men­tos cer­ti­fi­ca­dos por la Unión Eu­ro­pea. Ani­ma­les co­mo co­ne­jos o

ra­to­nes han de­ja­do de ser uti­li­za­dos co­mo ob­je­tos de la­bo­ra­to­rio, y ya no es ne­ce­sa­rio pre­sen­tar es­te ti­po de pruebas an­te los de­par­ta­men­tos com­pe­ten­tes. Es­te fue el re­sul­ta­do de un pro­yec­to en el que par­ti­ci­pó Zhang Dan, con mi­ras a con­tar con un “con­su­mi­dor sin cruel­dad” y una “belleza sin per­jui­cios”.

No ha­ce mu­cho tiem­po, Zhang Dan fue invitada a Es­ta­dos Uni­dos a dar un dis­cur­so en el Midd­le­bury Co­lle­ge. Mu­chos de los asis­ten­tes se con­mo­vie­ron con su in­ter­ven­ción por­que no sa­bían que en Chi­na se es­tu­vie­sen lle­van­do a ca­bo es­te ti­po de ini­cia­ti­vas.

Chi­na no es una de­pre­sión mo­ral

Mien­tras que los ac­ti­vis­tas en Chi­na se es­fuer­zan por me­jo­rar la si­tua­ción de los ani­ma­les, al­gu­nos paí­ses oc­ci­den­ta­les, au­to­de­no­mi­na­dos en cier­tos ca­sos co­mo “van­guar­dias ani­ma­lis­tas”, ex­por­tan pro­yec­tos o pro­duc­tos tra­di­cio­na­les pro­ve­nien­tes de ani­ma­les mu­ti­la­dos, di­fí­ci­les de co­mer­cia­li­zar tan­to a ni­vel lo­cal co­mo en otros paí­ses y re­gio­nes del mun­do. Es­to ha ge­ne­ra­do un gran ma­les­tar en Zhang Dan y otros ac­ti­vis­tas chi­nos, que han al­za­do sus vo­ces de protesta.

Los pro­duc­tos ca­na­dien­ses ela­bo­ra­dos con fo­ca y los tí­pi­cos ro­deos del oes­te de Es­ta­dos Uni­dos son dos ca­sos re­pre­sen­ta­ti­vos. Acor­de con una re­cien­te reac­ción es­pon­tá­nea del pue­blo chino en con­tra de la im­por­ta­ción de pro­duc­tos ca­na­dien­ses de fo­ca, las empresas de­ben asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad so­cial, sal­va­guar­dar la se­gu­ri­dad de los con­su­mi­do­res y man­te­ner la ima­gen na­cio­nal, así co­mo ge­ne­rar ga­nan­cias eco­nó­mi­cas.

El 80 % de los pro­duc­tos de fo­ca pro­ce­den­tes de Ca­na­dá son ela­bo­ra­dos con piel de crías de en­tre 12 días y un año de edad, las cua­les son des­pe­lle­ja­das vi­vas y en es­ta­do so­brio. Las fo­qui­tas de­solla­das mue­ren a cau­sa del do­lor ex­tre­mo. Una en­cues­ta rea­li­za­da en 2005 arro­jó que el 69 % de los ca­na­dien­ses se opo­nían a es­ta prác­ti­ca, y en 2009 la Unión Eu­ro­pea abo­lió, con una re­so­lu­ción abru­ma­do­ra, la im­por­ta­ción de pro­duc­tos de fo­ca a la re­gión.

Chi­na no ha te­ni­do nin­gu­na tra­di­ción de con­su­mo de pro­duc­tos de fo­ca, y tam­po­co tie­ne la ne­ce­si­dad de exi­gir­les a los co­mer­cian­tes ex­tran­je­ros que cul­ti­ven ta­les prác­ti­cas. In­clu­so, al­gu­nos te­men que si en un fu­tu­ro los pro­duc­tos de fo­ca en­tran en el mer­ca­do chino, la úni­ca es­pe­cie de fo­ca en el país po­dría ver­se ame­na­za­da y con un des­tino in­cier­to.

Ca­be des­ta­car que los pro­duc­tos ca­na­dien­ses de fo­ca son tan so­lo una di­mi­nu­ta par­te de lo que se de­no­mi­nan pro­duc­tos “tra­di­cio­na­les”, los cua­les tam­bién in­clu­yen co­rri­das de to­ros, ro­deos, ali­men­ta­ción for­za­da ( co­mo en el ca­so del foie gras fran­cés), ca­rre­ras de pe­rros y con­su­mo de car­ne de es­pe­cies ame­na­za­das.

Des­pués de gra­duar­se de la Uni­ver­si­dad de Bei­jing, Zhang Dan ha ejer­ci­do du­ran­te 10 años co­mo pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­da en ci­ne. Ac­tual­men­te, la­bo­ran­do pa­ra la re­vis­ta es­ta­dou­ni­den­se For­tu­ne, ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de re­la­cio­nar­se con des­ta­ca­das per­so­na­li­da­des ci­ne­ma­to­grá­fi­cas de Asia, co­mo Ken Ta­ka­ku­ra y Chen Yi­fei. Al­gu­nas per­so­nas le han su­ge­ri­do que es­cri­ba li­bros so­bre es­tas ce­le­bri­da­des. Sin em­bar­go, la ac­ti­vis­ta ha ex­pre­sa­do su ne­ga­ti­va al ar­gu­men­tar que “las obras li­te­ra­rias del mun­do han si­do de­ma­sia­das” y que “sus li­bros no se­rán lo su­fi­cien­te­men­te bue­nos co­mo pa­ra que ha­ya va­li­do la pe­na im­pri­mir­los en pa­pel pro­ve­nien­te de ár­bo­les ta­la­dos”.

Sin em­bar­go, pu­bli­ca­da por la Edi­to­rial de los Es­cri­to­res de Chi­na y se­lec­cio­na­da cui­da­do­sa­men­te por Zhang Dan, Los ani­ma­les es una co­lec­ción de fa­mo­sas es­cri­tu­ras chi­nas y ex­tran­je­ras so­bre el mun­do ani­mal.

El pre­fa­cio del li­bro fue en­car­ga­do al maes­tro bu­dis­ta tai­wa­nés Hsing Yun, quien lo ti­tu­ló “Los pá­ja­ros, las bes­tias, los in­sec­tos y los pe­ces; to­dos po­seen un co­ra­zón bu­dis­ta”. Ade­más de que a Zhang Dan le pa­re­ció una idea per­fec­ta­men­te acor­de con el con­te­ni­do de la obra, a la jo­ven tam­bién le con­mo­vió pro­fun­da­men­te un de­ta­lle del maes­tro. Da­do que la edi­to­rial su­frió cam­bios en tres oca­sio­nes, el maes­tro tu­vo que fir­mar un do­cu­men­to au­to­ri­zan­do el uso de su tex­to una y otra vez. A pe­sar de que la vi­sión de Hsing Yun al fi­nal ya es­ta­ba muy de­te­rio­ra­da a cau­sa de una en­fer­me­dad, el maes­tro no mu­si­tó una so­la pa­la­bra de que­ja.

Zhang Dan y uno de sus 38 ga­tos.

Cen­tro),

Dong Wen­cai ( al­deano de Hai­kou, en la pro­vin­cia de Jiang­xi, li­be­ra los pa­tos man­da­rín com­pra­dos en el mer­ca­do.

La Aso­cia­ción de Pro­tec­ción de Pe­que­ños Ani­ma­les de Hai­nan or­ga­ni­za una ac­ti­vi­dad a fa­vor de pe­rros y ga­tos va­ga­bun­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.