El pun­to de par­ti­da de la Ru­ta Ma­rí­ti­ma de la Se­da

Quanz­hou, en la pro­vin­cia de Fu­jian, cuen­ta con una lar­ga tra­di­ción en co­mer­cio ex­te­rior

China Today (Spanish) - - TURISMO - Por NUES­TRA RE­DAC­CIÓN

Al su­r­es­te de la pro­vin­cia de Fu­jian, es­con­di­da en­tre dis­per­sas co­li­nas, va­lles y cuen­cas, se en­cuen­tra la ciu­dad cos­te­ra de Quanz­hou. El mon­te Dai­yun, co­no­ci­do co­mo la “cres­ta” de Fu­jian, se ex­tien­de de no­res­te a su­r­oes­te. Quanz­hou, ori­gen de la cul­tu­ra fu­jia­ne­sa y uno de los pri­me­ros puer­tos des­de don­de Chi­na co­men­zó a co­mer­cia­li­zar ha­cia el ex­te­rior, cuen­ta con una lar­ga his­to­ria y una gran ri­que­za cul­tu­ral, con de­ce­nas de atrac­cio­nes cen­te­na­rias y sin­gu­la­res. Quanz­hou fue de­sig­na­da por la Unes­co co­mo el pun­to de par­ti­da de la Ru­ta Ma­rí­ti­ma de la Se­da.

In­fluen­cia de lar­go al­can­ce

La cul­tu­ra min­nan (en chino, min es abre­via­tu­ra de “Fu­jian” y nan sig­ni­fi­ca “sur”), ori­gi­na­ria de Quanz­hou, fue crea­da por los ha­bi­tan­tes del sur de Fu­jian. Con el min­nan co­mo su dia­lec­to y la cul­tu­ra ma­rí­ti­ma co­mo su ma­yor ras­go, la cul­tu­ra min­nan es una par­te im­por­tan­te de la cul­tu­ra chi­na. Su es­fe­ra de in­fluen­cia se ha ex­pan­di­do por Fu­jian, Zhe­jiang, Guang­dong y Tai­wan, e in­clu­so por lu­ga­res más dis­tan­tes co­mo Sin­ga­pur y el Su­des­te Asiá­ti­co.

Du­ran­te las di­nas­tías Han ( 202 a. e. c.- 220 e. c.) y Jin ( 266- 420), un gran nú­me­ro de per­so­nas de na­cio­na­li­dad han, pro­ve­nien­tes de la pla­ni­cie cen­tral de Chi­na, se tras­la­da­ron a Quanz­hou. Es­tos in­di­vi­duos, al tiem­po que co­men­za­ron a for­mar par­te de los in­ter­cam­bios en Quanz­hou, mez­cla­ron su cul­tu­ra con la cul­tu­ra lo­cal, pre­ci­pi­tan­do así el sur­gi­mien­to de la cul­tu­ra min­nan. Du­ran­te las di­nas­tías Song (960-1279) y Yuan (1271-1368), con el au­men­to po­bla­cio­nal y el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co de Quanz­hou, la ciu­dad se con­vir­tió en un puer­to im­por­tan­te de Orien­te, y pron­to se con­so­li­dó co­mo el pun­to de par­ti­da de la Ru­ta Ma­rí­ti­ma de la Se­da.

Gra­cias a la aper­tu­ra de es­ta ru­ta, los ára­bes y los per­sas arri­ba­ron a Quanz­hou pa­ra el co­mer­cio, en­ri­que­cien­do la cul­tu­ra min­nan con sus tra­di­cio­nes is­lá­mi­cas. Asi­mis­mo, du­ran­te las di­nas­tías Ming (1368-1644) y Qing (1644-1912), co­mer­cian­tes y mi­sio­ne­ros eu­ro­peos lle­va­ron la cul­tu­ra oc­ci-

den­tal a Quanz­hou, pro­mo­vien­do aún más el de­sa­rro­llo cul­tu­ral lo­cal. Des­pués de mi­les de años de en­cuen­tros e in­te­gra­ción con di­ver­sos pue­blos, un di­ver­so sis­te­ma cul­tu­ral, ca­rac­te­ri­za­do por la agri­cul­tu­ra, el co­mer­cio ma­rí­ti­mo y la re­li­gión, to­mó for­ma.

El dia­lec­to min­nan, uno de los ocho dia­lec­tos prin­ci­pa­les de Chi­na, se ori­gi­nó en Quanz­hou. Sin em­bar­go, ha lo­gra­do ex­pan­dir­se mu­cho más allá. En Tai­wan, sal­vo en los asen­ta­mien­tos de la mi­no­ría ét­ni­ca gaos­han, di­cho dia­lec­to pue­de ser es­cu­cha­do ca­si en to­das par­tes. En Sin­ga­pur, en­tre el 70 y 80 % de la po­bla­ción lo­cal pue­de ha­blar­lo o en­ten­der­lo. Mu­chos chi­nos del ex­te­rior, re­si­den­tes en paí­ses del Su­des­te Asiá­ti­co co­mo Ma­la­sia, In­do­ne­sia y Tai­lan­dia, tam­bién uti­li­zan es­te len­gua­je. Se­gún es­ta­dís­ti­cas pre­li­mi­na­res, más de 40 mi­llo­nes de per­so­nas al­re­de­dor del mun­do ha­blan es­te dia­lec­to.

La ar­qui­tec­tu­ra es una im­por­tan­te re­pre­sen­ta­ción y en­car­na­ción de la cul­tu­ra lo­cal. En Quanz­hou, la más tí­pi­ca de las cons­truc­cio­nes tra­di­cio­na­les es el cuo (vi­vien­da lo­cal). Los os­ten­to­sos y mag­ní­fi­cos cuo an­ti­guos han si­do cons­trui­dos con la­dri­llos y te­jas ro­jas, ba­ses de ro­ca blan­ca, te­chos cur­va­dos con dos ex­tre­mos ha­cia arri­ba, y ador­na­dos con ex­qui­si­tos ta­lla­dos de ma­de­ra y ro­ca. Las re­si­den­cias de ma­yor ta­ma­ño de es­ti­lo tra­di­cio­nal han si­do cons­trui­das en su ma­yo­ría por per­so­na­jes emi­nen­tes, chi­nos del ex­te­rior y mag­na­tes em­pre­sa­ria­les que se han ase­gu­ra­do de con­tar con un di­se­ño de vi­vien­da bien es­truc­tu­ra­do y or­de­na­do pa­ra las fa­mi­lias com­pues­tas por múltiples ge­ne­ra­cio­nes.

La cul­tu­ra de la Ru­ta Ma­rí­ti­ma de la Se­da

Des­de la an­ti­güe­dad, Chi­na ha par­ti­ci­pa­do en in­ter­cam­bios y co­mer­cios amis­to­sos con otros paí­ses del mun­do. Ha­ce 2000 años, los an­ti­guos chi­nos desa­rro­lla­ron una ru­ta co­mer­cial des­de la cos­ta su­r­es­te del país, que pa­sa­ba por la pe­nín­su­la de In­do­chi­na, el océano Ín­di­co y el mar Ro­jo, y fi­nal­men­te lle­ga­ba al es­te de Áfri­ca y Eu­ro­pa.

Has­ta el si­glo VIII, es­ta ru­ta co­mer­cial ma­rí­ti­ma fue uti­li­za­da prin­ci­pal­men­te pa­ra el trans­por­te de pro­duc­tos de se­da, por lo cual pos­te­rior­men­te ob­tu­vo el nom­bre de Ru­ta Ma­rí­ti­ma de la Se­da. Des­pués del si­glo VIII, co­mo con­se­cuen­cia de va­rias gue­rras y un cam­bio del cen­tro eco­nó­mi­co, es­ta ru­ta sus­ti­tu­yó a la ru­ta te­rres­tre y se con­vir­tió en el prin­ci­pal ca­nal pa­ra los in­ter­cam­bios co­mer­cia­les y cul­tu­ra­les en­tre Chi­na y los otros paí­ses. A me­di­da que las téc­ni­cas de cons­truc­ción na­val y na­ve­ga­ción de Chi­na fue­ron me­jo­ran­do –por ejem­plo, con la in­ven­ción de la brú­ju­la–, los na­víos co­mer­cia­les chi­nos fue­ron ca­pa­ces de em­pren­der via­jes aún más le­jos. Chi­na desa­rro­lló en­ton­ces víncu­los co­mer­cia­les di­rec­tos con más de 60 paí­ses y re­gio­nes, im­pul­san­do el pro­gre­so de los paí­ses ubi­ca­dos a lo lar­go de la ru­ta co­mer­cial. Du­ran­te es­te pe­río­do, Chi­na ex­por­tó prin­ci­pal­men­te pro­duc­tos de se­da, por­ce­la­na, té y pie­zas de hie­rro y co­bre, e in­tro­du­jo es­pe­cias, flo­res y plan­tas, pro­duc­tos muy ra­ros y va­lio­sos, re­ser­va­dos pa­ra uso real. La Ru­ta Ma­rí­ti­ma de la Se­da fue en­ton­ces co­no­ci­da co­mo la ru­ta ma­rí­ti­ma de la por­ce­la­na o de las es­pe­cias.

El in­ter­cam­bio de Quanz­hou con los paí­ses del Mar Me­ri­dio­nal de Chi­na se re­mon­ta al si­glo VI. Pa­ra el si­glo XIII, la ciu­dad ya es­ta­ba po­si­cio­na­da co­mo el puer­to más ac­ti­vo de Chi­na, dis­fru­tan­do de la mis­ma repu­tación del puer­to de Ale­jan­dría, en Egip­to. Quanz­hou con­ta­ba con in­ter­cam­bios co­mer­cia­les y cul­tu­ra­les con al­re­de­dor de 100 paí­ses y re­gio­nes, in­clu­yen­do Ja­pón, el Su­des­te Asiá­ti­co, Per­sia, Ara­bia y Áfri­ca. A tra­vés de la Ru­ta Ma­rí­ti­ma de la Se­da, Chi­na ex­por­ta­ba por­ce­la­na, se­da, té y hie­rro. A su vez, im­por­ta­ba es­pe­cias, ma­te­ria­les me­di­ci­na­les, per­las y con­chas.

Los via­jes de Mar­co Po­lo re­gis­tra la es­tan­cia de 17 años del via­je­ro ve­ne­ciano en Chi­na. An­tes de de­jar el país, co­mo úl­ti­ma pa­ra­da de su tra­ve­sía, Mar­co Po­lo vi­si­tó Quanz­hou. Se que­dó allí du­ran­te un tiem­po y es­tu­vo pro­fun­da­men­te im­pre­sio­na­do con el flo­re­cien­te co­mer­cio, los abun­dan­tes re­cur­sos na­tu­ra­les y la ama­bi­li­dad de la gen­te. Por es­te mo­ti­vo, en su obra, Mar­co Po­lo ala­ba la ciu­dad al ex­pli­car que “exis­te un puer­to en la cos­ta de Ci­tong­cheng (an­ti­guo nom­bre de Quanz­hou) acla­ma­do por sus bu­lli­cio­sos as­ti­lle­ros. Un gran nú­me­ro de co­mer­cian­tes se reúnen allí pa­ra ven­der to­do ti­po de ar­tícu­los. La de­li­ca­da por­ce­la­na Dehua se con­si­gue a un pre­cio razonable. Con una mo­ne­da de pla­ta de Ve­ne­cia es po­si­ble com­prar ocho ta­zas de por­ce­la­na”.

Des­de que Chi­na pro­pu­so la Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta, Quanz­hou ha to­ma­do ac­ti­va­men­te me­di­das pa­ra ha­cer fren­te al desafío, apro­ve­chan­do su his­to­ria, cul­tu­ra y re­cur­sos co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra un nue­vo de­sa­rro­llo. Hoy en día, el ren­di­mien­to de mer­can­cías de los puer­tos de Quanz­hou su­pera los 100 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Ade­más, au­to­ri­za­dos por el Con­se­jo de Es­ta­do, Xiao­cuo, Dou­wei, la bahía de Quanz­hou, la bahía de Wei­tou y la bahía de Shen­hu son puer­tos abier­tos al mun­do, con más de 80 ru­tas de na­ve­ga­ción.

Urum­qi Bei­jing Xi’an Shang­hai Lha­sa Quanz­hou Guangz­hou

Chen Ying­jie

Dos to­rres de pie­dra del tem­plo Kai­yuan, en Quanz­hou.

Chen Ying­jie

La mez­qui­ta Qing­jing ba­jo una pues­ta de sol.

Chen Ying­jie

Ciu­dad an­ti­gua de Quanz­hou.

Ca­sa cons­trui­da con con­chas de os­tras y la­dri­llos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.