Man­te­ner la co­ne­xión con Chi­na

China Today (Spanish) - - EN PORTADA - *Fernando Lu­gris es el em­ba­ja­dor de la Re­pú­bli­ca Orien­tal del Uru­guay en Chi­na.

Hoy en Uru­guay se tra­ba­ja in­ten­sa­men­te para fa­ci­li­tar la par­ti­ci­pa­ción de em­pre­sas chi­nas de pri­me­ra lí­nea en el Plan Na­cio­nal de In­ver­sión en In­fraes­truc­tu­ra 2015–2020, que com­pren­de obras en áreas co­mo trans­mi­sión y dis­tri­bu­ción de elec­tri­ci­dad, redes fe­rro­via­rias, ca­rre­te­ras, puer­tos, plan­tas de tra­ta­mien­to de agua, cons­truc­ción de vi­vien­das y cen­tros edu­ca­ti­vos. Tam­bién se fo­men­ta el en­ten­di­mien­to mu­tuo so­bre los me­ca­nis­mos de coo­pe­ra­ción fi­nan­cie­ra que son el so­por­te na­tu­ral de esta fér­til aso­cia­ción eco­nó­mi­co-co­mer­cial.

Con una nue­va po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria que bus­ca atraer a más es­tu­dian­tes, tu­ris­tas y em­pre­sa­rios chi­nos, la Em­ba­ja­da de Uru­guay en Bei­jing pre­pa­ra los fes­te­jos por el 30.º aniver­sa­rio de las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas, bus­can­do ge­ne­rar vi­si­tas del más al­to ni­vel po­lí­ti­co e in­ter­cam­bios de­por­ti­vos y cul­tu­ra­les de la ma­yor ca­li­dad. Es­tas pri­me­ras tres dé­ca­das de amis­tad se han cons­trui­do con el tra­ba­jo de muchas mu­je­res y mu­chos hom­bres de Chi­na y de Uru­guay, que han da­do lo me­jor de sí para ge­ne­rar la con­fian­za mu­tua que hoy exis­te.

En 1964 un gru­po de jó­ve­nes di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos uru­gua­yos vi­si­tó la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na man­te­nien­do en­cuen­tros con las más al­tas au­to­ri­da­des. En­tre esos jó­ve­nes se en­con­tra­ba Jo­sé Mu­ji­ca, pre­si­den­te de Uru­guay de 2010 a 2015, y Reinaldo Gargano, mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de­sig­na­do en 2005.

Una dé­ca­da des­pués, mien­tras mi país es­ta­ba do­mi­na­do por una dic­ta­du­ra militar, la fa­mi­lia Ro­ve­ta se ra­di­có en Bei­jing con sus hi­jos, con­for­man­do el “exi­lio uru­gua­yo en Chi­na”. En esa mis­ma épo­ca, un tam­bién jo­ven En­ri­que Igle­sias se re­uni­ría con el vi­ce­pre­si­den­te chino Gu Mu, en una mi­sión en­co­men­da­da por el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das.

Se­ría el re­torno de Uru­guay a su más fiel tra­di­ción de­mo­crá­ti­ca la que lle­va­ría al Go­bierno a to­mar una de­ci­sión de ca­rác­ter his­tó­ri­co que hoy ce­le­bra­mos. Fue tal vez la in­vi­ta­ción a Chi­na a la Reunión Mi­nis­te­rial de Pun­ta del Es­te del Acuer­do Ge­ne­ral So­bre Aran­ce­les y Co­mer­cio (GATT, si­glas en in­glés) que ini­ció la Ron­da Uru­guay, la más cla­ra vo­lun­tad del Uru­guay de­mo­crá­ti­co de es­ta­ble­cer re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con el Go­bierno de Bei­jing.

Una agen­da co­mún

En fe­bre­ro de 1988 se dio el pa­so his­tó­ri­co, de la mano del can­ci­ller En­ri­que Igle­sias y el em­ba­ja­dor Ba­rrios Tas­sano ( que lue­go se­ría can­ci­ller tam­bién), y po­co des­pués el em­ba­ja­dor Gui­ller­mo Va­lles inau­gu­ra­ría la se­de di­plo­má­ti­ca en la ca­pi­tal chi­na. Ese mis­mo año el en­ton­ces pre­si­den­te, Ju­lio Ma­ría San­gui­net­ti, se en­tre­vis­tó du­ran­te más de una ho­ra y me­dia con Deng Xiao­ping. La pro­fun­di­dad de esa char­la le se­ría re­cor­da­da una dé­ca­da des­pués cuan­do vi­si­ta­ra nue­va­men­te Chi­na y man­tu­vie­ra au­dien­cia con Jiang Ze­min.

To­dos los pre­si­den­tes del Uru­guay de­mo­crá­ti­co han vi­si­ta­do Chi­na. San­gui­net­ti ha ex­pre­sa­do que el re­la­cio­na­mien­to con Chi­na “ha si­do uno de los epi­so­dios más re­le­van­tes de la po­lí­ti­ca ex­te­rior de nues­tra re­pú­bli­ca”. La­ca­lle, en un re­cien­te li­bro pu­bli­ca­do so­bre Chi­na, sub­ra­ya que “un gran cam­bio de jue­go es­tá en mar­cha. Se abre un nue­vo aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des para las na­cio­nes de Amé­ri­ca La­ti­na. Hay que saber apro­ve­char­las”.

Jor­ge Batlle desa­rro­lló una amis­tad pro­fun­da con Jiang Ze­min. Batlle ma­ni­fes­tó que exis­te una vo­lun­tad del Go­bierno chino de co­la­bo­rar con el Go­bierno de Uru­guay. “Es ho­ra de que nos pon­ga­mos to­dos a or­ga­ni­zar nues­tra pre­sen­cia en ese le­jano país”.

Jo­sé Mu­ji­ca es el que más ve­ces ha re­pe­ti­do la im­por­tan­cia de acer­car­nos a Chi­na en las Cum­bres del Mer­co­sur, la Una­sur y la CELAC. Por­que Mu­ji­ca y el Uru­guay to­do, ven a Chi­na co­mo un fac­tor que nos in­vi­ta a pen­sar en gran­de y fa­vo­re­ce los idea­les de in­te­gra­ción re­gio­nal que para el Uru­guay ar­ti­guis­ta no so­lo son vi­sio­nes sino tam­bién pre­cep­tos cons­ti­tu­cio­na­les.

Pero es el pre­si­den­te Tabaré Váz­quez el ar­qui­tec­to in­du­da­ble de la Aso­cia­ción Es­tra­té­gi­ca ac­tual ba­sa­da en la cons­truc­ción de las tres dé­ca­das an­te­rio­res que apun­ta hoy a la ele­va­ción me­dian­te la mul­ti­di­men­sio­na­li­dad de los tra­ba­jos y, por en­de, a la in­te­gra­li­dad. Nin­gún pre­si­den­te uru­gua­yo ha vi­si­ta­do tan­tas ve­ces Chi­na y ha via­ja­do a tan­tas pro­vin­cias, crean­do un le­ga­do di­plo­má­ti­co que ha­brá de se­guir­se cons­tru­yen­do. En su úl­ti­mo en­cuen­tro con el pre­si­den­te Xi ex­pre­só su fir­me vo­lun­tad de “co­men­zar a mi­rar al Oes­te chino” y se­guir cons­tru­yen­do una agen­da que ase­gu­re el desa­rro­llo sos­te­ni­ble de am­bos pue­blos.

El ac­tual pre­si­den­te uru­gua­yo, Tabaré Váz­quez, ha crea­do un le­ga­do di­plo­má­ti­co que ha­brá de se­guir­se cons­tru­yen­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.