Di­plo­ma­cia chi­na en un mun­do cam­bian­te

In­te­lec­tua­les, di­plo­má­ti­cos, ase­so­res y em­pre­sa­rios oc­ci­den­ta­les han apren­di­do mu­cho de los gran­des clá­si­cos de la tra­di­ción chi­na

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por AU­GUS­TO SO­TO*

Con el mun­do al bor­de de una gue­rra co­mer­cial in­sen­sa­ta im­pul­sa­da por un uni­la­te­ra­lis­mo caó­ti­co e ilu­so, dis­pues­to a des­truir acuer­dos al­can­za­dos con pa­cien­cia y ela­bo­ra­da es­tra­te­gia mul­ti­la­te­ral, la vi­sión de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción Xi re­pre­sen­ta una pers­pec­ti­va re­no­va­do­ra. Así lo ha en­ten­di­do la ONU, que re­cien­te­men­te in­clu­yó el con­cep­to de “co­mu­ni­dad de des­tino de la hu­ma­ni­dad” por el que abo­ga Bei­jing, en una re­so­lu­ción del Con­se­jo de De­re­chos Hu­ma­nos de Na­cio­nes Uni­das.

La Cons­ti­tu­ción chi­na con­ce­de ac­tual­men­te ma­yo­res fa­cul­ta­des al pre­si­den­te chino en po­lí­ti­ca ex­te­rior y es evi­den­te que las es­tá uti­li­zan­do co­mo nin­guno de sus an­te­ce­so­res. Des­de ha­ce cin­co años, Xi ha vi­si­ta­do to­dos los con­ti­nen­tes y se ha reuni­do con los prin­ci­pa­les je­fes de Es­ta­do más de una vez (e in­clu­so va­rias ve­ces). Pa­ra­le­la­men­te, la su­ma de ini­cia­ti­vas in­ter­na­cio­na­les que ha pro­pues­to es re­co­no­ci­ble en to­das las can­ci­lle­rías y es apo­ya­da por un ser­vi­cio di­plo­má­ti­co pro­pio de ran­go im­po­nen­te. Así, Bei­jing se ha si­tua­do en el cen­tro de to­dos los más im­por­tan­tes asun­tos glo­ba­les que im­por­tan apor­tan­do vo­lun­tad ne­go­cia­do­ra pa­ra evi­tar que co­lap­se el or­den mun­dial que co­no­ce­mos.

do­res y per­so­nal di­plo­má­ti­co chino ro­tan en fun­cio­nes a lo lar­go y an­cho de Amé­ri­ca La­ti­na y Es­pa­ña. To­dos son dis­cí­pu­los del maestro que fue el ex pri­mer mi­nis­tro Zhou En­lai, un di­ri­gen­te e in­te­lec­tual po­lí­glo­ta, que con su prác­ti­ca y sus es­cri­tos asen­tó las ba­ses de la di­plo­ma­cia de Bei­jing a lo lar­go de tres dé­ca­das.

Ini­cia­ti­vas y per­so­na­li­da­des

Co­mo es bien sa­bi­do, la di­plo­ma­cia es un queha­cer rea­li­za­do por di­plo­má­ti­cos al que hoy pue­de con­tri­buir en ima­gen y pres­ti­gio la ac­ción pa­ra­le­la de una se­rie de per­so­na­li­da­des de ám­bi­tos di­ver­sos. Es­to es po­si­ble gra­cias a la glo­ba­li­za­ción y la re­vo­lu­ción ci­be­res­pa­cial de la que Chi­na par­ti­ci­pa en­tre los paí­ses van­guar­dis­tas. Den­tro de las ini­cia­ti­vas edu­ca­cio­na­les del Es­ta­do des­ta­ca el Ins­ti­tu­to Con­fu­cio, que en po­co más de una dé­ca­da ha es­ta­ble­ci­do se­des en Ma­drid y Bar­ce­lo­na, abrien­do tam­bién cen­tros en los cam­pus de las uni­ver­si­da­des de Gran Ca­na­ria, Las Pal­mas, Za­ra­go­za, Va­len­cia, Granada y León. Es­ta pro­yec­ción a su vez tam­bién se nu­tre del es­tu­dio, pues­to que en la pro­pia Chi­na hay ac­tual­men­te cer­ca de 120 de­par­ta­men­tos de es­pa­ñol y más de 60 think tanks de­di­ca­dos al mun­do de ha­bla his­pa­na (de he­cho mu­chos más si con­si­de­ra­mos que Es­pa­ña es­tá tam­bién in­clui­da en think tanks de es­tu­dios eu­ro­peos). Y en el plano de las ini­cia­ti­vas chi­nas más re­cien­tes cons­ti­tu­ye un hi­to his­tó­ri­co la co­la­bo­ra­ción ini­cia­da en 2017 en­tre la re­vis­ta Chi­na Hoy y El País, el dia­rio es­pa­ñol más in­flu­yen­te del mun­do de ha­bla his­pa­na.

En el plano de las per­so­na­li­da­des chi­nas des­ta­can no­ta­bi­lí­si­mos ciu­da­da­nos que, sin ser di­plo­má­ti­cos ni fun­cio­na­rios del Es­ta­do, enal­te­cen glo­bal­men­te el nom­bre de su país. En­tre ellos des­ta­ca el re­co­no­ci­do per­so­na­je que es Jack Ma, fun­da­dor de Ali­ba­ba y ad­mi­ra­do por em­pren­de­do­res en el mun­do his­pá­ni­co. Igual­men­te re­sal­ta el ca­so de Eric X. Li, uno de los más bri­llan­tes exa­lum­nos de la Es­cue­la de Ne­go­cios Chi­na Eu­ro­pa (CEIBS en sus si­glas en in­glés).

Qui­zás la me­jor si­ner­gia apor­ta­da por la parte es­pa­ño­la a la re­la­ción his­pano- chi­na a al­tí­si­mo ni­vel la ha­ya mar­ca­do la pre­si­den­cia del Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal que le cupo al bar­ce­lo­nés Juan An­to­nio Sa­ma­ranch. Fue de­ci­si­vo pa­ra que Chi­na lo­gra­ra la ad­ju­di­ca­ción de los Jue­gos Olím­pi­cos de Bei­jing, en 2008. Sa­ma­ranch es una fi­gu­ra pa­ra la pos­te­ri­dad aún re­co­no­ci­da en Chi­na co­mo Sa­ma­lan­chi ( en la pro­nun­cia­ción lo­cal) o “abue­lo Sa”, y du­ran­te años co­pre­si­den­te del Fo­ro Es­pa­ña- Chi­na jun­to con Hu Qi­li, ex­vi­ce­pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Con­sul­ti­va Po­lí­ti­ca del Pue­blo Chino.

Otro hi­to se ha al­can­za­do con la ac­ción del tres ve­ces em­ba­ja­dor en Chi­na Eu­ge­nio Bre­go­lat Obiols, to­do un ré­cord en la di­plo­ma­cia mun­dial y des­de 2013 pro­fe­sor ho­no­ra­rio en la Zhou En­lai School of Go­vern­ment de la Uni­ver­si­dad de Nan­kai, en Tian­jin. Así tam­bién re­sal­ta la la­bor del pro­fe­sor bar­ce­lo­nés Pe­dro Nueno, fun­da­dor de CEIBS, que ha lo­gra­do mo­vi­li­zar re­cur­sos y pro­pi­cia­do una des­ta­ca­ble in­ter­ac­ción em­pre­sa­rial con Chi­na al má­xi­mo ni­vel.

Sa­ma­ranch, Bre­go­lat y Nueno han sa­bi­do plan­tear a las má­xi­mas au­to­ri­da­des que Es­pa­ña ne­ce­si­ta sa­ber tan­to de Chi­na co­mo Chi­na sa­be de Es­pa­ña y el mun­do his­pá­ni­co.

So­lo el pro­fun­do co­no­ci­mien­to mu­tuo es el que acen­túa un po­ten­cial de re­la­ción con un lar­guí­si­mo re­co­rri­do en el si­glo XXI, cla­ve en nues­tra his­to­ria co­mún en un mun­do cam­bian­te.

*Au­gus­to So­to es di­rec­tor de Dia­lo­gue with Chi­na Pro­ject y pro­fe­sor de ESADE, Bar­ce­lo­na.

21 de sep­tiem­bre de 2017. El mi­nis­tro chino de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Wang Yi, con sus ho­mó­lo­gos latinoamericanos du­ran­te el diá­lo­go mi­nis­te­rial Chi­na-CELAC.

Fotos de Cnsp­ho­to

8 de enero de 2015. El pre­si­den­te chino, Xi Jin­ping, con los par­ti­ci­pan­tes de la Primera Reunión Mi­nis­te­rial del Fo­ro Chi­na-CELAC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.