Los “co­no­ci­mien­tos de pa­go” en Chi­na

In­ter­net ha ayu­da­do a dis­mi­nuir bre­chas en la so­cie­dad

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por SHI XUN*

Ame­di­da que de­caen las ven­tas de las pu­bli­ca­cio­nes im­pre­sas, los ser­vi­cios de pa­go en In­ter­net se vie­nen con­vir­tien­do en una im­por­tan­te vía de di­fu­sión de co­no­ci­mien­tos. Ya sea a tra­vés de la sus­crip­ción de pe­rió­di­cos, la com­pra de li­bros elec­tró­ni­cos o los es­tu­dios a tra­vés de In­ter­net, es­ta­mos an­te una trans­for­ma­ción que exi­ge un al­to ni­vel pro­fe­sio­nal por par­te de quie­nes im­par­ten cla­ses en lí­nea, y una pre­cau­ción y re­fle­xión en los usua­rios y en los or­ga­nis­mos o pla­ta­for­mas cul­tu­ra­les que di­fun­den un con­te­ni­do de al­ta ca­li­dad.

-La redacción

La pre­sen­ta­ción del nue­vo li­bro del eco­no­mis­ta Xue Zhao­feng, ti­tu­la­do Cuan­do el mer­ca­do de ver­du­ras se en­cuen­tra con la eco­no­mía, tu­vo lu­gar el 15 de ju­nio pa­sa­do en el fa­mo­so mer­ca­do de San­yuan­li en Bei­jing. El tex­to per­mi­te a la gen­te co­no­cer có­mo es la eco­no­mía de la vi­da co­ti­dia­na. Ca­be men­cio­nar que es­te li­bro na­ció co­mo un ma­te­rial de en­se­ñan­za que Xue uti­li­zó en la pla­ta­for­ma www.iget­get.com, don­de más de 27.000 per­so­nas pagaron 199 yua­nes al año pa­ra par­ti­ci­par en sus cla­ses. Sin du­da, es­te nue­vo fe­nó­meno, co­no­ci­do en Chi­na co­mo “co­no­ci­mien­tos de pa­go”, ha lla­ma­do la aten­ción de la gen­te, in­clu­so de las amas de ca­sa.

Se­gún el De­par­ta­men­to de Es­tu­dios del Cen­tro Es­ta­tal de In­for­ma­ción, el con­cep­to de “pa­gar pa­ra ob­te­ner co­no­ci­mien­tos” se re­fie­re al uso que la gen­te le da a In­ter­net pa­ra di­fun­dir co­no­ci­mien­tos, con­vir­tién­do­los así en pro­duc­tos co­mer­cia­les o de ser­vi­cios. Nor­mal­men­te las per­so­nas que com­par­ten co­no­ci­mien­tos tie­nen al­gún in­gre­so eco­nó­mi­co y las pla­ta­for­mas tie­nen ya su círcu­lo co­mer­cial. El 2016 es con­si­de­ra­do el año de ini­cio de es­te ti­po de ser­vi­cio de pa­go en Chi­na. Una en­cues­ta rea­li­za­da en 2016 por el Ins­ti­tu­to MOOC de Guokr. com, study. 163. com, www. icour­se163. org y open.163.com, re­ve­ló que un 70 % de los es­tu­dian­tes son­dea­dos pagaron ese año por es­tu­diar en lí­nea, un por­cen­ta­je muy su­pe­rior al 26 % re­gis­tra­do en 2015.

En ma­yo de 2016, so­lo tres días des­pués de que el si­tio web chino Zhihu lan­za­ra Zhihu­li­ve y www. laixp. com, sus usua­rios su­ma­ron más de un mi­llón. En agos­to, Le­no­vo lan­zó la pla­ta­for­ma Zhi­liao­wen­da, mien­tras que en sep­tiem­bre, www. hu­xiu. co­mo ad­mi­tió la in­cor-

po­ra­ción de miem­bros que pa­ga­sen por re­por­ta­jes pro­fun­dos. Al mis­mo tiem­po, pla­ta­for­mas de pa­go, co­mo FM www. xi­ma­la­ya. com, FM www. dou­ban. com, FM www. qing­ting. com, www. xiao­mi­quan. com, www. qi­chat. com y www. liz­hi­wei­ke. com, se han desa­rro­lla­do vi­go­ro­sa­men­te.

En­tre los be­ne­fi­cia­dos con es­ta for­ma de ofre­cer co­no­ci­mien­tos fi­gu­ran em­plea­dos de al­to ni­vel de em­pre­sas trans­na­cio­na­les co­mo Goo­gle, pro­fe­sio­na­les de éli­te en el cam­po de las fi­nan­zas, gra­dua­dos de uni­ver­si­da­des na­cio­na­les de pri­me­ra ca­te­go­ría y ex­per­tos en psi­co­lo­gía, quie­nes ganan fa­ma y for­tu­na con las asig­na­tu­ras que im­par­ten en lí­nea. Tam­bién la gen­te co­mún tie­ne la opor­tu­ni­dad de ac­ce­der a un pe­da­zo del pastel. Por ejem­plo, un pro­fe­sio­nal es­pe­cia­li­za­do en la pre­pa­ra­ción del ca­fé, una jo­ven que via­ja por el mun­do, una per­so­na que to­ni­fi­ca su cuer­po y has­ta un es­tu­dian­te li­cen­cia­do pue­den abrir su pro­pio cur­so en lí­nea tras ob­te­ner una cer­ti­fi­ca­ción. Con 100 mi­nu­tos de ma­te­rial fo­né­ti­co a un pre­cio de 19,9 yua­nes po­drían atraer a mi­les de per­so­nas ob­te­nien­do in­gre­sos con­si­de­ra­bles.

El “Re­por­te 2017 so­bre el desa­rro­llo de la eco­no­mía com­par­ti­da de Chi­na”, emi­ti­do por el Cen­tro Na­cio­nal de In­for­ma­ción, in­di­ca que el vo­lu­men de transac­cio­nes del mer­ca­do in­te­lec­tual de Chi­na en di­cho año fue de al­re­de­dor de 61.000 millones de yua­nes, con un in­cre­men­to del 205 % com­pa­ra­do con el mis­mo pe­rio­do de 2016. Los usua­rios su­man 300 millones, la mi­tad del to­tal de in­ter­nau­tas chi­nos. Se­gún la in­ves­ti­ga­ción, el se­xo mas­cu­lino es el prin­ci­pal gru­po de con­su­mo, ocu­pan­do ca­si el 60 %. El ran­go eta­rio de di­cho gru­po se con­cen­tra en­tre los 25 y 35 años, un 59,3 % del to­tal. Un 63 % de los usua­rios tie­ne tí­tu­lo aca­dé­mi­co uni­ver­si­ta­rio y un 53,9 % re­ci­be un sa­la­rio men­sual de en­tre 3000 y 8000 yua­nes. La ma­yo­ría de es­tos con­su­mi­do­res son em­plea­dos y ad­mi­nis­tra­do­res de ni­vel bá­si­co. Un 63 % pro­vie­ne de ciu­da­des de pri­mer y se­gun­do ni­vel en Chi­na, las zo­nas desa­rro­lla­das. De ellos, los pri­me­ros re­pre­sen­tan un 47 %,

En­tre los be­ne­fi­cia­dos con es­ta for­ma de ofre­cer co­no­ci­mien­tos fi­gu­ran em­plea­dos de al­to ni­vel de em­pre­sas trans­na­cio­na­les co­mo Goo­gle, pro­fe­sio­na­les de éli­te en el cam­po de las fi­nan­zas, gra­dua­dos de uni­ver­si­da­des na­cio­na­les de pri­me­ra ca­te­go­ría y ex­per­tos en psi­co­lo­gía, quie­nes ganan fa­ma y for­tu­na con las asig­na­tu­ras que im­par­ten en lí­nea.

y los se­gun­dos, un 26 %. Exis­te una di­fe­ren­cia en cuan­to al pa­go con los usua­rios de ciu­da­des de ter­ce­ra y cuar­ta ca­te­go­ría.

A di­fe­ren­cia de la di­fu­sión tra­di­cio­nal de con­te­ni­do de al­ta ca­li­dad o de ám­bi­to li­mi­ta­do, In­ter­net ha lo­gra­do dis­mi­nuir en gran me­di­da la bre­cha de co­no­ci­mien­tos. Luo Zhen­yu, fun­da­dor de Lo­gic Show, ex­pre­sa que lo que más or­gu­llo le da­ba cuan­do ven­día li­bros elec­tró­ni­cos era re­ci­bir pe­di­dos co­mo el de una per­so­na que tra­ba­ja­ba en una pe­que­ña tien­da de un po­bla­do de la pre­fec­tu­ra au­tó­no­ma de Guiz­hou, quien que­ría com­prar un li­bro so­bre eco­no­mía. “Si no lle­ga a ser por nues­tra la­bor de di­fu­sión, po­si­ble­men­te él no ha­bría sa­bi­do en su vi­da qué es la eco­no­mía. Se­gu­ra­men­te apre­cia­ba mi for­ma de pre­sen­tar la eco­no­mía y qui­so com­prar un ejem­plar. Po­si­ble­men­te no ha aca­ba­do de leer­lo, po­si­ble­men­te ese li­bro no le ha­ya ser­vi­do pa­ra na­da, pe­ro, ¿ no crees que su vi­da se ilu­mi­nó? Es­ta es la fuer­za que nos em­pu­ja a se­guir de­di­cán­do­nos a es­ta cau­sa”. Las pa­la­bras de Luo Zhen­yu pue­den ser con­si­de­ra­das co­mo una con­sig­na o una as­pi­ra­ción ini­cial. De to­das for­mas, la fuer­za de In­ter­net y su po­ten­te lle­ga­da a dis­tin­tos es­tra­tos so­cia­les pue­den des­ple­gar a ple­ni­tud la ca­pa­ci­dad de com­par­tir co­no­ci­mien­tos.

En ju­nio de 2016, la pla­ta­for­ma

chi­na de in­ter­cam­bios de au­dio Xi­ma­la­ya lan­zó un ca­nal de pa­go. En di­ciem­bre de 2017, la FM www. xi­ma­la­ya. com or­ga­ni­zó el “Fes­ti­val de Co­no­ci­mien­tos 123”, que atra­jo a 850 per­so­na­jes in­flu­yen­tes en In­ter­net y a par­ti­ci­pan­tes en más de 2000 cur­sos de pa­go so­bre fo­né­ti­ca. El even­to se ins­pi­ró en el modelo de mar­ke­ting de Tao­bao del “11 de no­viem­bre” y bus­có ma­yo­res ven­tas en las pla­ta­for­mas. Fi­nal­men­te, ob­tu­vie­ron 50 millones de yua­nes de in­gre­sos por ven­tas el día del fes­ti­val. No es fá­cil ga­nar di­ne­ro en In­ter­net. En aquel am­bien­te gra­tui­to, fá­cil y abier­to de la red, hay que sa­ber per­sua­dir a la gen­te pa­ra que gas­te.

Preo­cu­par­se no so­lo por los co­no­ci­mien­tos

En la so­cie­dad ac­tual que ex­pe­ri­men­ta cam­bios de modelo y en la que la gen­te es­tá agi­ta­da y preo­cu­pa­da, el ace­le­ra­do des­pe­gue eco­nó­mi­co y la rá­pi­da evo­lu­ción de la in­for­ma­ción im­pul­san a mu­chas per­so­nas a pa­gar pa­ra ob­te­ner co­no­ci­mien­tos en In­ter­net. En to­da esa gran nu­be se mez­cla nu­me­ro­sa in­for­ma­ción inú­til, lo cual de­man­da ca­da día una de­pu­ra­ción más es­tric­ta. La gen­te es­tá dis­pues­ta a pa­gar con tal de ob­te­ner la par­te que ver­da­de­ra­men­te ne­ce­si­ta den­tro de to­do ese mar de da­tos, lo que fa­vo­re­ce el desa­rro­llo de los “co­no­ci­mien­tos de pa­go”. Com­pa­ra­do con el al­to gasto es­co­lar y de in­ver­sión de tiem­po en los ins­ti­tu­tos, la gen­te en es­te ca­so so­lo de­be pa­gar un pre­cio equi­va­len­te a me­nos de 10 ta­zas de ca­fé pa­ra ob­te­ner un modelo de es­tu­dio que le in­tere­se. Ade­más, ese plan de es­tu­dios pue­de de­te­ner­se cuan­do el clien­te lo desee, lo cual se adap­ta ple­na­men­te al ac­tual rit­mo de vi­da.

Los no­va­tos que re­cién en­tran a tra­ba­jar en la so­cie­dad sien­ten una gran pre­sión an­te las ten­sas jor­na­das la­bo­ra­les, así co­mo an­te el es­pi­no­so te­ma del ma­tri­mo­nio. Pa­ra re­sol­ver es­tos pro­ble­mas que no les en­se­ñan en las es­cue­las, ur­ge bus­car una so­lu­ción en ma­nos de pro­fe­sio­na­les ex­per­tos. Así una se­rie de cur­sos so­bre có­mo ad­mi­nis­trar bien tu pro­pie­dad y pla­near bien el tra­ba­jo y la vi­da es­tán re­la­cio­na­dos es­tre­cha­men­te con nues­tro día a día. La gen­te con­fía en que es­tos cur­sos, ni muy ba­ra­tos ni muy ca­ros, pue­den me­jo­rar sus co­no­ci­mien­tos, in­cre­men­tar su com­pe­ti­ti­vi­dad so­cial y ayu­dar­los a des­ta­car más. Por otro la­do, los chi­nos res­pe­tan ca­da día más los de­re­chos de au­tor. La pi­ra­te­ría en la mú­si­ca y el ci­ne es­tá de­ca­yen­do. La gen­te pre­fie­re pa­gar por la ver­sión ofi­cial. Va­le la pe­na men­cio­nar el apo­yo téc­ni­co que sig­ni­fi­ca el pa­go fá­cil a tra­vés de WeChat y Ali­pay.

El in­for­me ti­tu­la­do “El desa­rro­llo de los co­no­ci­mien­tos de pa­go en Chi­na”, emi­ti­do por Analysys, re­ve­la que el con­cep­to de los usua­rios so­bre la vo­lun­tad de pa­go y de con­su­mo es­tá cam­bian­do, “des­de no que­rer sa­car di­ne­ro del bolsillo has­ta desear pa­gar por pro­duc­tos de al­ta ca­li­dad y bue­nos ser­vi­cios”. Ade­más, el modelo pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción tam­bién es­tá cam­bian­do, “des­de re­ci­bir da­tos sin mo­ti­vo a ad­qui­rir­los vo­lun­ta­ria­men­te”. O sea, la op­ción de in­for­mar­se se ha vuel­to más ra­cio­nal. To­do es­to ha pro­mo­vi­do una ex­plo­sión en el sec­tor.

Có­mo ofre­cer me­jo­res ser­vi­cios

Aun­que el pa­go por co­no­ci­mien­tos se vie­ne in­cre­men­tan­do ca­da vez más, mu­chos in­ter­nau­tas se que­jan por su frag­men­ta­ción, por­que a pe­sar del be­ne­fi­cio ma­te­rial y su ca­rác­ter divertido, no han con­se­gui­do mu­cho des­pués de pa­gar unos mi­les de yua­nes. Por lo tan­to, pa­ra que es­te sec­tor ten­ga un sano desa­rro­llo, ur­ge ga­ran­ti­zar la ca­li­dad de su con­te­ni­do. Los modelos de pa­go son por pro­gra­mas y cur­sos, por gru­pos com­par­ti­dos, por pre­gun­tas y con­sul­tas y por lec­tu­ra intensiva. Es­te úl­ti­mo, tam­bién de­no­mi­na­do “des­ha­cer el li­bro”, con­lle­va un ca­rác­ter ma­te­rial. La gen­te ter­mi­na de leer un li­bro de 200.000 ca­rac­te­res me­dian­te un es­que­ma de 5000 ca­rac­te­res, y así pue­den leer cien li­bros ca­da año. Pa­re­ce efi­caz, pe­ro sur­gen es­tu­dios frag­men­ta­dos e in­sus­tan­cia­les y un fe­nó­meno ab­sur­do: la gen­te gas­ta di­ne­ro pa­ra ob­te­ner co- no­ci­mien­tos, pe­ro em­pie­za ya a preo­cu­par­se por su modelo y con­cep­to.

“No tie­ne sen­ti­do esa preo­cu­pa­ción, pues so­lo tie­nes que en­ten­der qué ti­po de vi­da ne­ce­si­tas y có­mo vi­vir me­jor”, di­jo el es­pe­cia­lis­ta Yang Zhao en una con­fe­ren­cia. Su pun­to de vis­ta es re­pre­sen­ta­ti­vo. De he­cho, el pro­ce­so de lec­tu­ra de­be ser ani­ma­do. La gen­te no de­be ser tan ma­te­ria­lis­ta pa­ra ob­te­ner co­no­ci­mien­tos, no de­be pen­sar siem­pre en por qué de­be leer li­bros y pa­ra qué sir­ve la lec­tu­ra. Leer es dar­se uno mis­mo la ca­pa­ci­dad de des­ple­gar lo que nos per­te­ne­ce. Yang con­si­de­ra que la gen­te de­be in­ver­tir más tiem­po en con­ver­tir los da­tos en co­no­ci­mien­tos y en com­par­tir in­for­ma­ción pú­bli­ca.

Yang ex­pli­ca que las pla­ta­for­mas de “co­no­ci­mien­tos de pa­go” in­clu­yen un sin­fín de da­tos que pro­du­cen dis­tin­tos efec­tos por sus di­ver­sas ca­rac­te­rís­ti­cas. “Pa­ra mí, los co­no­ci­mien­tos de pa­go sig­ni­fi­can am­pliar mi vi­sión. Por ejem­plo, pue­des con­tem­plar la mú­si­ca clá­si­ca oc­ci­den­tal de una ma­ne­ra sen­ci­lla. Así la vi­da te abre otra puer­ta, pe­ro sin es­tos cur­sos, po­si­ble­men­te mu­chos no es­cu­cha­rían esa mú­si­ca en su vi­da”. El co­no­ci­do es­tu­dio­so Liang Wen­dao ex­pli­có que es­tas ac­cio­nes ex­plo­ra­to­rias en ta­les pla­ta­for­mas son co­mo “em­pu­jar al pú­bli­co ha­cia una aper­tu­ra de co­no­ci­mien­tos que cues­tan en­ten­der”. Me­dian­te un in­ter­me­dia­rio, es­tos da­tos se trans­for­man en ex­pli­ca­cio­nes y lec­tu­ras pa­ra que los clien­tes pue­dan aden­trar­se fá­cil­men­te en los co­no­ci­mien­tos. Es tal vez co­mo el pro­ce­so de su­bir una mon­ta­ña. En com­pa­ra­ción con modelos tra­di­cio­na­les, In­ter­net, sin du­da, ofre­ce más opor­tu­ni­da­des que ayu­dan a dis­mi­nuir la bre­cha de co­no­ci­mien­tos, am­pliar la vi­sión y en­ri­que­cer­se.

Tan­to es­tas pla­ta­for­mas co­mo sus usua­rios es­tán re­fle­xio­nan­do y co­rri­gien­do erro­res, a fin de que es­te sec­tor avan­ce ha­cia una al­ta ca­li­dad. El na­ci­mien­to de un con­te­ni­do plu­ral y de pri­me­ra ca­li­dad ha­rá que la gen­te ten­ga más opor­tu­ni­da­des en la vi­da co­ti­dia­na.

15 de ju­nio de 2018. Pre­sen­ta­ción del li­bro de Xue Zhao­feng Cuan­do el mer­ca­do de ver­du­ras se en­cuen­tra con la eco­no­mía. VCG

En el mer­ca­do de San­yuan­li en Bei­jing hay una li­bre­ría en la que so­lo se ven­de un li­bro: Ma­te­rial de en­se­ñan­za eco­nó­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.