Ani­ma­les pre­cio­sos Co­rre­do­res de la me­se­ta

Los as­nos sal­va­jes ti­be­ta­nos son los ma­mí­fe­ros equi­nos más gran­des de su especie

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por JIANG FU­MEI*

Los as­nos sal­va­jes ti­be­ta­nos, am­plia­men­te dis­tri­bui­dos en la me­se­ta Qing­hai- Tí­bet de Chi­na, fi­gu­ran co­mo ani­ma­les de ba­jo ni­vel de ries­go en la Lis­ta Ro­ja de Es­pe­cies Ame­na­za­das de la UICN 2012, y co­mo ani­ma­les pro­te­gi­dos de pri­me­ra cla­se en la Con­ven­ción so­bre Co­mer­cio In­ter­na­cio­nal de Es­pe­cies Ame­na­za­das de Fau­na y Flo­ra Sil­ves­tre ( CI­TES). En 1988 fue­ron in­clui­dos en el pri­mer gru­po de ani­ma­les sal­va­jes ba­jo pro­tec­ción na­cio­nal prio­ri­za­da de pri­mer ni­vel por el Gobierno chino.

Ca­rac­te­rís­ti­cas y dis­tri­bu­ción

El asno sal­va­je ti­be­tano es el ma­mí­fe­ro equino más gran­de de su especie. Su for­ma es si­mi­lar a la del asno sal­va­je de Mon­go­lia, con ca­be­za cor­ta, ore­jas lar­gas que pue­den gi­rar fle­xi­ble­men­te y ho­ci­co re­don­do de co­lor ne­gro. Su cuer­po y cas­cos son mu­cho más gran­des que los del asno do­més­ti­co, con una al­tu­ra pro­me­dio de 140 cm des­de los hom­bros. Su cuer­po mi­de más de dos me­tros de lar­go y pe­sa de 300 a 400 kg. Por su fuer­za y agi­li­dad, la gen­te lo­cal lo lla­ma “ca­ba­llo sal­va­je”. Tam­bién es co­no­ci­do co­mo “ca­ba­llo sal­va­je con bor­des ne­gros” por­que tie­ne el pe­lo os­cu­ro des­de las ore­jas y el lo­mo has­ta el ex­tre­mo de la co­la, lo que for­ma una lí­nea an­cha de co­lor ma­rrón os­cu­ro.

El bu­rro ti­be­tano es ágil pa­ra co­rrer y tie­ne oí­do agu­do, buen ol­fa­to y vi­sión. Si al­guien se acer­ca o es­tá dis­pues­to a ata­car, él mira pri­me­ro en si­len­cio y lue­go se echa a co­rrer. Cuan­do la ca­rre­te­ra se ex­ten­dió has­ta la me­se­ta Qing­hai-Tí­bet, es­te ani­mal co­men­zó a desa­rro­llar el há­bi­to es­pe­cial de co­rrer

jun­to a los au­tos. Pue­de se­guir un au­to­mó­vil que corre a una ve­lo­ci­dad de 60 km/h du­ran­te de­ce­nas de mi­nu­tos. Al al­can­zar­lo, si­gue co­rrien­do de­lan­te y no pa­ra has­ta que es­té a una dis­tan­cia pa­ra vol­ver a co­rrer. Pe­ro es­te há­bi­to es­pe­cial es lo que fa­ci­li­ta que los ca­za­do­res fur­ti­vos lo ma­ten.

Vi­ve en las re­gio­nes frías y de­sér­ti­cas co­mien­do co­gón, mus­go y ar­te­mi­sia. Se dis­tri­bu­ye prin­ci­pal­men­te en la me­se­ta Qing­hai- Tí­bet a una al­ti­tud de 4000 a 7000 me­tros en Yus­hu, Guo­luo, Hai­bei y Hai­xi (en Qing­hai), Ake­sai, Su­nan, Nan­bei y Ma­qu ( en Gan­su) y las mon­ta­ñas Al­tun (en Xin­jiang). Ha­bi­ta en el nor­te del Tí­bet y el oes­te de Si­chuan. Pa­ra ob­te­ner co­mi­da y agua, sue­le mo­ver­se a dis­tan­cias cor­tas se­gún el cam­bio de es­ta­ción. En ve­rano vi­ve en las mon­ta­ñas a más de 5000 me­tros de al­ti­tud y en in­vierno se di­ri­ge a si­tios de me­nor al­ti­tud.

Há­bi­tos y re­pro­duc­ción

Por lo ge­ne­ral, los bu­rros vi­ven en gru­pos que va­rían de en­tre 5 y 8 has­ta 20 o 30. En­ca­be­za­dos por un ma­cho, hem­bras, ma­chos y jó­ve­nes va­gan jun­tos du­ran­te to­do el año por lu­ga­res con bue­nas con­di­cio­nes na­tu­ra­les y me­nos pre­sen­cia hu­ma­na. En el la­go Yi­xie­ke­pa­ti de la Re­ser­va Na­tu­ral de la Mon­ta­ña Al­tun, un gru­po pue­de es­tar con­for­ma­do por más de 100 o 200 bu­rros. En la cuen­ca Haer­teng, en el ex­tre­mo nor­te de la cuen­ca de Qai­dam, es co­mún ver a es­tos ani­ma­les sal­va­jes mo­vién­do­se in­di­vi­dual­men­te.

Cuan­do no son mo­les­ta­dos, a los as­nos sal­va­jes les gus­ta ali­near­se en una co­lum­na y ca­mi­nar por una ru­ta fi­ja, de­jan­do sus hue­llas en los pas­ti­za­les y en las cer­ca­nías de fuen­tes de agua. Ca­da hue­lla tie­ne unos 20 cm de an­cho y es­tán por to­das par­tes.

Son ex­tre­ma­da­men­te re­sis­ten­tes a la se­quía y pue­den es­tar sin be­ber agua du­ran­te va­rios días. Tie­nen mu­cha ca­pa­ci­dad pa­ra en­con­trar agua. En ca­so de se­quía, sa­ben “ex­ca­var po­zos” en los cau­ces se­cos don­de el ni­vel del agua sub­te­rrá­nea es ase­qui­ble. Pue­den usar sus cas­cos pa­ra ca­var apro­xi­ma­da­men­te me­dio me­tro de pro­fun­di­dad, lo que es lla­ma­do por los pas­to­res lo­ca­les co­mo “po­zo de asno”. Es­tos char­cos tam­bién pro­por­cio­nan agua pa­ra otros ani­ma­les co­mo el an­tí­lo­pe ti­be­tano.

Su pe­río­do de re­pro­duc­ción es de ju­lio a sep­tiem­bre. Los ma­chos se po­nen irri­ta­bles y fre­cuen­te­men­te re­buz­nan. A me­nu­do se muer­den fe­roz­men­te en la lu­cha por el de­re­cho de apa­rea­mien­to. El ga­na­dor con­tro­la la ma­na­da, y si al­guien es desobe­dien­te, lo pa­tea y muer­de.

En ju­lio del año si­guien­te, la hem­bra da­rá a luz una cría. Los adul­tos la pro­te­gen. Cuan­do un bu­rro pe­que­ño no pue­de es­ca­lar la ori­lla del río, dos gran­des lo em­pu­jan has­ta que pue­da su­bir. El asno jo­ven cre­ce muy rá­pi­do. Pe­sa 70 u 80 kg al na­cer. A los tres años es ca­paz de re­pro­du­cir­se y so­bre­vi­vir has­ta unos 20 años.

Los bu­rros sal­va­jes ti­be­ta­nos tie­nen una po­de­ro­sa vi­ta­li­dad y co­mo vi­ven prin­ci­pal­men­te en re­gio­nes frías y de­sér­ti­cas, tie­nen po­cos enemi­gos na­tu­ra­les. Sin em­bar­go, cuan­do du­ran­te la ges­ta­ción y re­pro­duc­ción emi­gran a zo­nas ba­jas y exu­be­ran­tes del la­go en es­ta­cio­nes agra­da­bles, sus enemi­gos na­tu­ra­les, co­mo los lo­bos y los leo­par­dos de las nie­ves, tra­tan de ca­zar­los. Los más vie­jos, dé­bi­les y so­li­ta­rios sue­len per­der la vi­da en ese pe­rio­do.

Do­mes­ti­ca­ción y pro­tec­ción

El bu­rro ti­be­tano, con fuer­te re­sis­ten­cia y astucia, pue­de so­por­tar la ma­la ali­men­ta­ción, pe­na­li­da­des y ca­mi­nar es­ta­ble. Sir­ve pa­ra trans­por­tar mer­can­cías y pa­sa­je­ros, ayu­dar a mo­ler ce­rea­les y gra­nos y la­brar la tie­rra. Ha­ce 3000 años fue do­mes­ti­ca­do y uti­li­za­do por los hu­ma­nos, y su his­to­ria es más an­ti­gua que la del ca­ba­llo do­més­ti­co.

Sin em­bar­go, de­bi­do a su arraigado sal­va­jis­mo, los se­res hu­ma­nos no han po­di­do has­ta hoy do­mes­ti­car­lo. Pa­ra apro­ve­char sus ven­ta­jas, la gen­te lo ha cru­za­do con otros ani­ma­les a fin de crear nue­vas va­rie­da­des. Por ejem­plo, des­pués de una hi­bri­da­ción na­ció el “ca­ba­llo mul­ti­co­lor” ro­jo y blan­co, gran­de, ro­bus­to y fuer­te, que los ti­be­ta­nos uti­li­zan pa­ra car­gar pro­duc­tos y mon­tar.

En la dé­ca­da de 1980, la fal­ta de ali­men­tos cau­sa­da por el pas­to­reo ex­ce­si­vo y las ac­ti­vi­da­des de ca­za fur­ti­va afec­tó la su­per­vi­ven­cia del asno sal­va­je ti­be­tano. El Gobierno chino to­mó me­di­das opor­tu­nas pa­ra in­cluir­lo en la lis­ta de ani­ma­les ba­jo pro­tec­ción na­cio­nal de pri­me­ra ca­te­go­ría, prohi­bir su ca­za y es­ta­ble­cer reservas li­mi­tan­do el so­bre­pas­to­reo. Gra­cias a es­tos es­fuer­zos, la po­bla­ción ha po­di­do mul­ti­pli­car­se.

Se­gún los in­ves­ti­ga­do­res, el nú­me­ro de as­nos sal­va­jes en el Tí­bet era de cer­ca de 56.000 en 1989, ci­fra que as­cen­dió a 80.000 en 1998. La en­cues­ta rea­li­za­da por el Fon­do Mun­dial pa­ra la Na­tu­ra­le­za en 2004 in­di­có que una gran can­ti­dad vi­vía en el nor­te del can­tón de Chag­bu y en el no­roes­te del dis­tri­to de Nyi­ma, en la re­gión ti­be­ta­na de Ali, y al­gu­nos gru­pos con­ta­ban con más de 500 ca­be­zas. En la ac­tua­li­dad exis­ten ca­si 60.000 as­nos en la Re­ser­va Na­tu­ral Na­cio­nal de Chang­tang, en la me­se­ta sep­ten­trio­nal del Tí­bet.

Los in­ves­ti­ga­do­res creen que ac­tual­men­te exis­ten más de 100.000 as­nos sal­va­jes ti­be­ta­nos. Aun­que se es­tá dis­cu­tien­do si con­ti­nua­rá en la lis­ta de es­pe­cies pro­te­gi­das a ni­vel na­cio­nal, se man­tie­ne el con­sen­so de se­guir pro­te­gien­do las reservas na­tu­ra­les y to­do el en­torno eco­ló­gi­co en el que vi­ven.

Los as­nos sal­va­jes ti­be­ta­nos es­tán ba­jo pro­tec­ción prio­ri­za­da en Chi­na.

Los as­nos sal­va­jes ti­be­ta­nos sue­len vi­vir en gru­pos en re­gio­nes frías y de­sér­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.