Re­cuer­dos guar­da­dos en cá­ma­ras

Héc­tor y An­drés Mo­ra, pa­dre e hi­jo co­lom­bia­nos, han re­gis­tra­do el ver­ti­gi­no­so desa­rro­llo de Chi­na

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por AN­DRÉS MO­RA*

Mi pa­dre, Héc­tor Mo­ra, fue un fa­mo­so do­cu­men­ta­lis­ta, pro­duc­tor y pe­rio­dis­ta co­lom­biano. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción lo lla­ma­ban “el Goo­gle Maps de esa épo­ca” y “un referente pa­ra en­ten­der el mun­do”. En­tre 1977 y 2001 via­jó por 107 paí­ses y fil­mó 1250 do­cu­men­ta­les, 52 de ellos so­bre Chi­na. Su la­bor con­sis­tía en pre­sen­tar el país asiá­ti­co no so­lo en Co­lom­bia, sino tam­bién en to­da Su­da­mé­ri­ca.

El pri­mer via­je por Chi­na

En 1976 mi pa­dre co­men­zó a te­ner en la te­le­vi­sión co­lom­bia­na un pro­gra­ma se­ma­nal, Cá­ma­ra via­je­ra, en­fo­ca­do en la pre­sen­ta­ción de re­por­ta­jes que mos­tra­ban el mun­do des­de una vi­sión co­lom­bia­na.

En 1979, cuan­do su pro­gra­ma te­nía ya 150 edi­cio­nes, fue con­tac­ta­do por men­sa­je­ros en nom­bre del Gobierno de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na, quie­nes le ofre­cie­ron per­mi­sos de gra­ba­ción pa­ra re­co­rrer al­gu­nas ciu­da­des del país y pre­sen­tar Chi­na al pú­bli­co co­lom­biano.

Por aque­llos años, la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na no te­nía re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con Co­lom­bia, ni con la ma­yo­ría de los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos. La ofer­ta era un re­to pa­ra mi pa­dre y una in­vi­ta­ción atrac­ti­va. En aquel entonces, cuan­do se ha­bla­ba de Chi­na ve­nía a la memoria na­da más que la pól­vo­ra, la brú­ju­la, la tin­ta, la se­da y Mao Ze­dong. Mi pa­dre via­jó pri­me­ro has­ta To­kio pa­ra re­co­ger la visa chi­na y al­can­zar así el otro la­do del mun­do.

En su dia­rio des­cri­bió la es­ce­na de su lle­ga­da por pri­me­ra vez a Bei­jing ha­ce 40 años: “Lle­gar a Bei­jing era ha­cer es­ca­la en otro pla­ne­ta, en un ae­ro­puer­to pe­que­ño, frío, con vien­to y lu­ces es­ca­sas. El per­so­nal era mi­li­tar, rí­gi­do, no son­reía y ca­si na­die ha­bla­ba in­glés en un tiem­po don­de so­lo lle­ga­ban vue­los se­ma­na­les de cua­tro o cin­co lí­neas aé­reas. Al ser el pri­mer equi­po de la te­le­vi­sión co­lom­bia­na, fui­mos re­ci­bi­dos ca­lu­ro­sa­men­te al ate­rri­zar”.

En Bei­jing, Héc­tor Mo­ra se hos­pe­dó en el Ho­tel de la Amis­tad, el ho­tel con jar­di­nes más gran­de en ese mo­men­to. Por aque­llos días es­cri­bió: “La vi­da de los chi­nos es muy re­gu­lar. En la ma­dru­ga­da me des­pier­ta la mú­si­ca del par­que cer­cano. Al­gu­nos an­cia­nos bai­lan en pa­re­jas, otros prac­ti­can Tai­ji­quan, muy re­la­ja­dos y có­mo­dos. No veo mu­cha gen­te por las ca­lles a las nue­ve de la no­che. Las tien­das es­tán ce­rra­das a las sie­te de la tar­de, un mo­men­to pa­ra el si­len­cio y la os­cu­ri­dad, con ex­cep­ción de los días fes­ti­vos, pues en Chi­na tra­di­cio­nal­men­te se ce­na en­tre las seis y las sie­te. Las ca­lles es­tán lle­nas de bi­ci­cle­tas, sin au­tos par­ti­cu­la­res. Hay po­cos pea­to­nes y to­dos vis­ten de ne­gro, gris y azul, o tra­jes de cue­llo ce­rra­do al es­ti­lo chino, o ca­mi­sas de

cue­llo re­don­do al es­ti­lo chino con zapatos de te­la ne­gros”.

El pri­mer via­je de mi pa­dre por Chi­na co­men­zó en la Pla­za Tian’an­men, el Mo­nu­men­to a los Hé­roes del Pue­blo, la Ciu­dad Prohi­bi­da, la Gran Mu­ra­lla, lue­go por Shang­hai, Hangz­hou, Guangz­hou y, fi­nal­men­te, re­gre­só a Eu­ro­pa vía Hong Kong. De esa ma­ne­ra, fil­mó el pri­mer do­cu­men­tal so­bre la an­ti­gua Chi­na.

Tes­ti­go del cam­bio

En 1989 mi pa­dre vol­vió a Chi­na pa­ra fil­mar las ce­le­bra­cio­nes por el 40.º aniver­sa­rio de la fun­da­ción de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na. Entonces es­cri­bió: “El ae­ro­puer­to de Bei­jing se ha ex­pan­di­do. Pa­sa­je­ros de to­do el mun­do es­pe­ran en las ven­ta­ni­llas pa­ra en­trar. Un equi­po bien ca­li­fi­ca­do me es­pe­ró en la sa­li­da de la adua­na. El via­je del ae­ro­puer­to al cen­tro de la ciu­dad me pa­re­ció mu­cho más rá­pi­do. A lo lar­go del ca­mino vi obras de cons­truc­ción con grúas. El país es­tá lleno de ener­gía”.

El as­pec­to de Bei­jing ha­bía cam­bia­do mu­cho. El es­ti­lo oc­ci­den­tal ha­bía in­flui­do en la for­ma de ves­tir de los chi­nos. Se po­día sen­tir que la ex­pre­sión de los chi­nos era más abier­ta y cor­dial que an­tes, a pe­sar de que no se abra­za­ban ni be­sa­ban.

En 1992 Héc­tor Mo­ra lle­gó por ter­ce­ra vez a Chi­na pa­ra fil­mar los gue­rre­ros de terracota, en la ciu­dad de Xi’an, así co­mo los pai­sa­jes y la gen­te del Tí­bet. En esa épo­ca se veían en Chi­na es­ce­nas de pros­pe­ri­dad y tra­ba­jo por to­das par­tes.

En 1997 mi pa­dre fue in­vi­ta­do a ser tes­ti­go de la ce­re­mo­nia del re­torno de Hong Kong a la pa­tria. “Jun­to con más de 8000 periodistas de to­do el mun­do, fui tes­ti­go de un mo­men­to his­tó­ri­co, des­de las 11:59 has­ta la me­dia­no­che del 30 de ju­nio. La de­ci­mo­quin­ta eco­no­mía más gran­de del mun­do ha vuel­to a los bra­zos de Chi­na”, es­cri­bió en aquel año.

El 1 de oc­tu­bre de 1999, jun­to con una vein­te­na de me­dios de co­mu­ni­ca­ción extranjeros, mi pa­dre y yo fil­ma­mos la ce­re­mo­nia del 50.º aniver­sa­rio de la fun­da­ción de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na en la pla­za de Tian’an­men. Ese día hu­bo gran­des des­fi­les. Las

Mi pa­dre ha fil­ma­do en to­tal 52 do­cu­men­ta­les so­bre Chi­na, en los que fue mos­tran­do el desa­rro­llo in­dus­trial y el cam­bio eco­nó­mi­co del país. En ese mo­men­to, mi pa­dre creía fir­me­men­te que el fu­tu­ro de Chi­na era ines­ti­ma­ble.

tro­pas es­ta­ban equi­pa­das con ar­mas y equi­pos mo­der­nos, y se ex­hi­bie­ron mi­si­les in­ter­con­ti­nen­ta­les más avan­za­dos.

Apro­ve­chan­do esa oca­sión, fil­ma­mos la ciu­dad de Bei­jing y fui­mos a Mon­go­lia In­te­rior, Suz­hou, Gui­lin y otros lu­ga­res pa­ra sen­tir la rá­pi­da pros­pe­ri­dad de Chi­na.

En 2008, por la ce­le­bra­ción de los Jue­gos Olím­pi­cos de Bei­jing, fui­mos a Chi­na a pro­du­cir al­gu­nos pro­gra­mas. Lo hi­ci­mos tam­bién en 2011, en oca­sión del 30.º aniver­sa­rio del es­ta­ble­ci­mien­to de re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre Chi­na y Co­lom­bia. Mi pa­dre ha fil­ma­do en to­tal 52 do­cu­men­ta­les so­bre Chi­na, en los que fue mos­tran­do el desa­rro­llo in­dus­trial y el cam­bio eco­nó­mi­co del país. En ese mo­men­to, mi pa­dre creía fir­me­men­te que el fu­tu­ro de Chi­na era ines­ti­ma­ble y que des­pués de 30 o 40 años, Chi­na atrae­ría la aten­ción de to­do el mun­do.

Opor­tu­ni­da­des gra­cias a Chi­na

Mi pri­mer con­tac­to di­rec­to e im­por­tan­te con Chi­na, sin lu­gar a du­das, fue en el ve­rano de 1997, cuan­do vi­ni­mos a fil­mar la ce­re­mo­nia del re­torno de Hong Kong a Chi­na, pa­ra lue­go fil­mar por tres se­ma­nas una se­rie de do­cu­men­ta­les en co­pro­duc­ción con ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les. Re­co­rri­mos Shenz­hen, Guangz­hou, Shang­hai, Xi’an, Bei­jing, Hoh­hot y Bao­tou. En aquel entonces, Pu­dong en Shang­hai, el cas­co ur­bano de Shenz­hen, e in­clu­so el cuar­to ani­llo de Bei­jing eran zo­nas que se pre­sen­ta­ban co­mo fu­tu­ros cen­tros de desa­rro­llo, pe­ro eran ca­si pas­ti­za­les con ca­lles re­cién he­chas. Fue un via­je de gran im­por­tan­cia pa­ra mí, un re­co­rri­do a lo lar­go de Chi­na con mu­chí­si­mos ma­ti­ces. El op­ti­mis­mo na­da cie­go, la de­ci­sión y el or­gu­llo de los

chi­nos me han de­ja­do una pro­fun­da im­pre­sión.

Des­pués de gra­duar­me co­mo an­tro­pó­lo­go en la Uni­ver­si­dad de los Andes, vi un fo­lle­to pro­mo­cio­nal de la Aca­de­mia de Ci­ne de Bei­jing y pen­sé que po­dría ir y apren­der al­go dis­tin­to. Vol­ví a la ca­pi­tal chi­na en 2002. El rá­pi­do cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de Chi­na tam­bién se veía re­fle­ja­do en la in­dus­tria del ci­ne y la te­le­vi­sión, lo que me pro­por­cio­nó mu­chas opor­tu­ni­da­des in­tere­san­tes. Tra­ba­jé co­mo asistente de di­rec­ción pa­ra una pe­lí­cu­la co­pro­du­ci­da en­tre Holly­wood y Chi­na, y fil­mé una pre­sen­ta­ción acús­ti­ca de la ban­da in­gle­sa Kea­ne en la Gran Mu­ra­lla. Tam­bién es­tu­ve una se­ma­na en la ciu­dad de Dun­huang fil­man­do a Wen Huais­ha, ca­lí­gra­fo, pin­tor y maes­tro en es­tu­dios chi­nos de 105 años de edad.

El desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes es ver­ti­gi­no­so y mu­cho más en Chi­na, lo que en mi ca­so quie­re de­cir es­ta­ble­cer ser­vi­cios pa­ra ad­qui­rir con­te­ni­dos en am­bas di­rec­cio­nes (Chi­na y La­ti­noa­mé­ri­ca) que pue­dan ser vis­tos en dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, y sean una ven­ta­na pa­ra co­no­cer por me­dio de do­cu­men­ta­les y de un ci­ne rea­lis­ta los sen­ti­mien­tos de am­bas par­tes. Hoy en día, mi per­fil pro­fe­sio­nal ha cre­ci­do. Co­noz­co Bei­jing, Bo­go­tá y Hong Kong, por lo que qui­sie­ra ha­cer al­go que vin­cu­le a Chi­na con Amé­ri­ca La­ti­na.

Mi pa­dre fue tes­ti­go de los enor­mes cam­bios en Chi­na, país en el que co­men­za­ron a ofre­cer­se una va­rie­dad de pro­duc­tos, ro­pas más mo­der­nas y me­jo­res me­dios de trans­por­te. Sin em­bar­go, hay al­go que to­da­vía no cam­bia: la tra­di­ción. En los par­ques, los an­cia­nos si­guen ju­gan­do re­la­ja­da­men­te al aje­drez y la gen­te es feliz.

La po­lí­ti­ca de re­for­ma y aper­tu­ra de Chi­na me pro­por­cio­nó un mun­do vas­to tan­to per­so­nal co­mo pro­fe­sio­nal. Creo que me­dian­te el desa­rro­llo y la aper­tu­ra de Chi­na, más ex­pe­rien­cias in­tere­san­tes me es­ta­rán es­pe­ran­do.

En la en­tra­da del Mu­seo de los Gue­rre­ros de Terracota en Xi’an en 1997. De iz­quier­da a de­re­cha: Héc­tor Mo­ra, An­drés Mo­ra y Héc­tor Ar­tu­ro Mo­ra.

An­drés Mo­ra ( pri­me­ro iz­quier­da de pie) con par­te del equi­po de fil­ma­ción de la pe­lí­cu­la Co­me­tas en el cie­lo en la ori­lla del la­go Ka­ma­ku­le, en Xin­jiang en 2006.

An­drés Mo­ra con su es­po­sa Mo­ri­ta Sa­ku­ra y su hi­jo Ei­so en la Ciu­dad Prohi­bi­da en 2015.

An­drés Mo­ra ( se­gun­do a la izq.) en Hong Kong du­ran­te una fil­ma­ción con el equi­po de CTVS en 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.