El nue­vo en­la­ce de Eu­ra­sia

Los tre­nes de car­ga Chi­na-Eu­ro­pa vie­nen ge­ne­ran­do gran­des opor­tu­ni­da­des co­mer­cia­les

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por MA LI

El 26 de abril de 2013, el pri­mer tren de car­ga Chi­na-Eu­ro­pa de la lí­nea Cheng­du-Lodz par­tió des­de el dis­tri­to de Qing­bai­jiang (ciu­dad chi­na de Cheng­du) has­ta Lodz en Po­lo­nia. Más de cin­co años han trans­cu­rri­do y es­te re­cuer­do to­da­vía es­tá fres­co en la memoria de Wang Hong­fu, tra­ba­ja­dor de 31 años de Cheng­du In­ter­na­tio­nal Rail­way Ser­vi­ce Co., Ltd. “Ha­ce cin­co años so­lo dos per­so­nas, mi co­le­ga y yo, nos en­car­ga­mos de ad­mi­nis­trar los con­te­ne­do­res en el lu­gar; aho­ra nues­tro equi­po tie­ne más de 20 per­so­nas. Ha­ce cin­co años el tren ha­cía un via­je a la se­ma­na; ac­tual­men­te ha­ce tres dia­rios de ida y vuel­ta en­tre Cheng­du y Eu­ro­pa”, di­ce Wang.

Los tre­nes de car­ga que viajan en­tre Chi­na y Eu­ro­pa, y pa­san por los paí­ses a lo lar­go de la Fran­ja y la Ru­ta, co­men­za­ron sus ser­vi­cios en mar­zo de 2011. Has­ta fi­na­les de ju­nio de es­te año ha­bían rea­li­za­do más de 9000 via­jes, trans­por­tan­do bie­nes de ca­si 800.000 TEU (acró­ni­mo del tér­mino en in­glés Twenty-foot Equi­va­lent Unit, que sig­ni­fi­ca Uni­dad Equi­va­len­te a 20 Pies). Los tre­nes han uni­do a 48 ciu­da­des chi­nas con 42 ciu­da­des de 14 paí­ses eu­ro­peos. La red fe­rro­via­ria que cu­bre las par­tes prin­ci­pa­les del con­ti­nen­te eu­ro­asiá­ti­co se ha con­ver­ti­do en un im­por­tan­te ca­nal lo­gís­ti­co pa­ra los paí­ses a lo lar­go de la Fran­ja y la Ru­ta.

Rum­bo a Cheng­du

A Kas­per Kris­ten­sen le en­can­tó Chi­na des­de que pi­só por pri­me­ra vez el país, ha­ce más de 20 años. Des­de entonces pa­sa aquí sus va­ca­cio­nes anua­les. Kris­ten­sen tie­ne su pro­pia mar­ca de pro­duc­tos lác­teos en Di­na­mar­ca, Royal Farm. En sep­tiem­bre de 2017, él y su so­cia chi­na Fu Tian lle­ga­ron a Cheng­du pa­ra pro­mo­ver su mar­ca, gra­cias a las nue­vas opor­tu­ni­da­des co­mer­cia­les ge­ne­ra­das por la lí­nea Cheng­du-Lodz. “An­tes, mu­chas mar­cas fa­mo­sas de Di­na­mar­ca no co­no­cían el mer­ca­do chino, y ac­tual­men­te al­gu­nas de ellas no­tan sus de­man­das, pe­ro no sa­ben có­mo ha­cer ne­go­cios”, ex­pli­ca Kris­ten­sen. “Has­ta la fe­cha, ca­si 50 mar­cas nór­di­cas han fir­ma­do acuer­dos de coo­pe­ra­ción con no­so­tros. Sus pro­duc­tos lle­gan a Chi­na en los tre­nes de car­ga Chi­na-Eu­ro­pa”, se­ña­la Fu Tian, quien tie­ne mu­cha es­pe­ran­za en la lí­nea Cheng­du-Lodz.

An­drew Ye, es­ta­dou­ni­den­se de ori­gen chino, y el fran­cés Gui­llau­me Cha­mant tra­ba­jan pa­ra Si­chuan Ron­gouz­hi­lian Tech­no­logy Co., Ltd., que im­por­ta vino europeo a tra­vés de la pla­ta­for­ma co­mer­cial trans­fron­te­ri­za Haioo. Su ne­go­cio tam­bién de­pen­de del ser­vi­cio de los tre­nes Chi­na-Eu­ro­pa. “De­jé mi tra­ba­jo en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ve­nir a Cheng­du, de­bi­do al pro­me­te­dor fu­tu­ro de la lí­nea que co­nec­ta a la ciu­dad con Eu­ro­pa. Es­pe­ro que mi com­pa­ñía pue­da desa­rro­llar­se con el ser­vi­cio de tre­nes”, ma­ni­fies­ta Ye. Cha­mant, por su par­te, men­cio­na: “Me en­can­ta Chi­na y su cul­tu­ra. Quie­ro apren­der el idio­ma y crecer jun­to con mi com­pa­ñía”.

Kas­per Kris­ten­sen, Fu Tian, An­drew Ye y Gui­llau­me Cha­mant, cua­tro per­so­nas de dis­tin­tos paí­ses, tra­ba­jan en sus res­pec­ti­vos sue­ños que los tre­nes de car­ga Chi­na-Eu­ro­pa han he­cho po­si­bles. Con el cre­cien­te nú­me­ro de tre­nes en los úl­ti­mos dos años, pro­duc­tos eu­ro­peos de bue­na ca­li­dad han en­tra­do en Cheng­du y otras par­tes de Chi­na. Di­chos tre­nes de car­ga son un puen­te ca­da vez más im­por­tan­te en­tre el mer­ca­do europeo y los con­su­mi­do­res chi­nos.

Fa­ci­li­tar el co­mer­cio trans­fron­te­ri­zo

La aper­tu­ra de los tre­nes de car­ga Chi­na- Eu­ro­pa ha he­cho que la im­por­ta­ción pa­ra­le­la de au­to­mó­vi­les sea un ne­go­cio en al­za. Has­ta la fe­cha, más de 40 em­pre­sas co­mer­cia­les han es­ta­ble­ci­do ope­ra­cio­nes en el puer­to fe­rro­via­rio in­ter­na­cio­nal de Cheng­du. “Las mar­cas im­por­ta­das son Bentley, Ma­se­ra­ti, Mer­ce­des-Benz, BMW, Land Ro­ver y Dod­ge. Los tre­nes de car­ga Chi­na-Eu­ro­pa traen au­tos eu­ro­peos a Cheng­du en so­lo 10 días”, ase­gu­ra Zeng Yi, res­pon­sa­ble del de­par­ta­men­to de en­la­ce in­ter­na­cio­nal del Co­mi­té de Ges­tión del Puer­to Fe­rro­via­rio In­ter­na­cio­nal de Cheng­du.

Ade­más de Eu­ro­pa, Es­ta­dos Uni­dos y Me­dio Orien­te son las otras dos fuen­tes de im­por­ta­ción pa­ra­le­la de au­to­mó­vi­les a Chi­na. Pa­ra las im­por­ta­cio­nes des­de es­tas dos re­gio­nes se uti­li­za el trans­por­te in­ter­mo­dal, que per­mi­te que las car­gas se en­víen por fe­rro­ca­rril y vía flu­vial. “Cheng­du es la pri­me­ra ciu­dad del in­te­rior de Chi­na que im­por­ta pa­ra­le­la­men­te au­tos de Es­ta­dos Uni­dos por trans­por­te in­ter­mo­dal. Con la aper­tu­ra de la ru­ta de im­por­ta­ción en­tre Cheng­du y Qingz­hou en la pro­vin­cia de Shan­dong (apro­ve­chan­do los tre­nes de car­ga en­tre Qingz­hou y Asia Cen­tral), am­plia­re­mos el ne­go­cio de im­por­ta­ción de au­to­mó­vi­les a Asia Cen­tral”, ex­pli­ca Zeng.

Zeng Yi agre­ga que Asia Cen­tral

es el ma­yor mer­ca­do emi­sor de au­to­mó­vi­les del mun­do y tam­bién el de pre­cios más ba­jos. El puer­to es­tá tra­ba­jan­do pa­ra traer au­tos de im­por­ta­ción pa­ra­le­la al pre­cio más ba­jo po­si­ble, por lo que los ciu­da­da­nos pue­den be­ne­fi­ciar­se de los ser­vi­cios fe­rro­via­rios in­ter­na­cio­na­les. “Sin el re­car­go de los in­ter­me­dia­rios, ha­re­mos que los au­to­mó­vi­les im­por­ta­dos sean ase­qui­bles a la ma­yo­ría de con­su­mi­do­res”, di­ce Zeng.

Zhou Yong di­ri­ge una em­pre­sa co­mer­cial en Cheng­du, llamada Tas­te of Ger­many. Tra­ba­ja­ba co­mo au­xi­liar de vue­lo en la lí­nea aé­rea Áms­ter­dam- Cheng­du, cuan­do lle­gó la no­ti­cia de que los tre­nes de car­ga Chi­na- Eu­ro­pa de la lí­nea Cheng­duLodz lan­za­rían ser­vi­cios de con­te­ne­do­res pa­ra el co­mer­cio elec­tró­ni­co trans­fron­te­ri­zo. An­ti­ci­pan­do una bonanza em­pre­sa­rial en la zo­na, re­nun­ció a su tra­ba­jo bien re­mu­ne- ra­do y fun­dó una com­pa­ñía en abril de 2017. Aho­ra es el agen­te ge­ne­ral de Heu­chel­berg Wein­gärt­ner, la ma­yor bo­de­ga del sur de Ale­ma­nia. “La bo­de­ga es­ta­ba pla­nean­do en­trar en el mer­ca­do chino, lo cual re­sul­tó fá­cil por los tre­nes de car­ga en­tre Cheng­du y Eu­ro­pa. Des­pués de una reunión con el je­fe de Heu­chel­berg Wein­gärt­ner, co­men­za­mos la coo­pe­ra­ción”, re­cuer­da Zhou.

Des­de ju­lio de 2017 has­ta enero de es­te año ha lo­gra­do im­por­tar 14.000 bo­te­llas de vino en dos lo­tes des­de Ale­ma­nia, en­via­das a de­pó­si­tos li­bres de im­pues­tos en Cheng­du an­tes de ser en­tre­ga­das a los com­pra­do­res. “El ter­cer lo­te es­tá en ca­mino gra­cias a un tren de car­ga Chi­na-Eu­ro­pa”.

Zhou op­tó por el co­mer­cio elec­tró­ni­co trans­fron­te­ri­zo por­que el ser­vi­cio de la lí­nea Cheng­du- Lodz acor­ta el tiem­po de trans­por­ta­ción y el im­pues­to so­bre di­chas im­por­ta­cio­nes es ba­jo. “En ge­ne­ral, el im­pues­to pa­ra el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal tra­di­cio­nal es del 48,2 %, mien­tras que el del co­mer­cio elec­tró­ni­co trans­fron­te­ri­zo es so­lo del 21 %”, ex­pli­ca.

Qiao Peis­hu, sub­di­rec­to­ra de la Ofi­ci­na de Co­mer­cio del dis­tri­to de Qing­bai­jiang en Cheng­du, re­cuer­da: “Lan­za­mos un ser­vi­cio es­pe­cial de con­te­ne­do­res pa­ra el co­mer­cio elec­tró­ni­co trans­fron­te­ri­zo el año pa­sa­do. Des­de entonces, el buen fun­cio­na­mien­to de los tre­nes de car­ga Chi­na- Eu­ro­pa ha ga­ran­ti­za­do el desa­rro­llo de di­cho sec­tor. Es­te año se­gui­mos am­plian­do los ca­na­les pa­ra los ne­go­cios y es­ta­mos im­pul­san­do la agru­pa­ción de em­pre­sas de co­mer­cio elec­tró­ni­co trans­fron­te­ri­zo en Qing­bai­jiang”.

El dis­tri­to tie­ne es­ta­ble­ci­das 36 com­pa­ñías de co­mer­cio elec­tró­ni­co

trans­fron­te­ri­zo de ar­tícu­los de con­su­mo, co­mo el vino y pro­duc­tos ma­terno- in­fan­ti­les. El año pa­sa­do se re­gis­tró un no­ta­ble cre­ci­mien­to en los ne­go­cios. “Pa­ra atraer ne­go­cios a la Zo­na Pi­lo­to de Li­bre Co­mer­cio de Cheng­du, crea­mos un par­que in­dus­trial pa­ra em­pre­sas de co­mer­cio elec­tró­ni­co trans­fron­te­ri­zo. Tam­bién pro­por­cio­na­mos ser­vi­cios es­pe­cia­les de des­pa­cho de adua­nas. He­mos lle­va­do a ca­bo ac­ti­vi­da­des de pro­mo­ción pa­ra atraer em­pre­sas de co­mer­cio elec­tró­ni­co, e in­ten­si­fi­ca­do la coo­pe­ra­ción y los in­ter­cam­bios con paí­ses a lo lar­go de la Fran­ja y la Ru­ta, con el ob­je­ti­vo de au­men­tar la va­rie­dad de nues­tros pro­duc­tos”, des­ta­ca Qiao.

A prin­ci­pios de es­te año em­pe­za­ron a ope­rar los tre­nes de car­ga en­tre Ru­sia y Cheng­du que pres­tan ser­vi­cios in­te­gra­les de co­mer­cio de ma­de­ra. Los con­te­ne­do­res que trans­por­tan tron­cos ru­sos pue­den lle­gar a to­do el mer­ca­do del su­does­te chino. En­tre mar­zo y ju­nio de es­te año se rea­li­za­ron 55 via­jes a Chi­na.

Una red de fe­rro­ca­rri­les am­plia­da

El año pa­sa­do Li Cheng­yuan, un em­plea­do de Cheng­du In­ter­na­tio­nal Rail­way Ser­vi­ce Co., Ltd., fue trans­fe­ri­do a una es­ta­ción de fe­rro­ca­rril de la com­pa­ñía en el pue­blo po­la­co de Ma­las­ze­wic­ze. “El pue­blo abar­ca un gran te­rri­to­rio con una po­bla­ción pe­que­ña. Hay po­co tra­ba­jo pa­ra los jó­ve­nes, por lo que la ma­yo­ría de ellos se mu­dan a gran­des ciu­da­des co­mo Var­so­via o Cra­co­via, y los que se que­dan en­tran en la lo­gís­ti­ca de nues­tra com­pa­ñía”, di­ce Li. La Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta y la aper­tu­ra de la lí­nea fe­rro­via­ria en­tre Chi­na y Eu­ro­pa han crea­do em­pleos pa­ra los re­si­den­tes lo­ca­les. “Cuan­do sa­lí por pri­me­ra vez del ae­ro­puer­to Cho­pin de Var­so­via, vi mu­chos ele­men­tos chi­nos en la ca­lle, co­mo un cartel de te­lé­fo­nos mó­vi­les Huawei, un vi­deo so­bre el pan­da gi­gan­te en una gran pan­ta­lla TCL y res­tau­ran­tes”, re­cuer­da Li. En­tre más tiem­po es­tu­vo en el país, ma­yor fue la im­pre­sión so­bre el ser- vi­cio de los tre­nes de car­ga Chi­naEu­ro­pa y el im­pul­so que han da­do a la eco­no­mía lo­cal las com­pa­ñías chi­nas.

“Un día me in­vi­ta­ron a una fá­bri­ca de TCL en la ciu­dad de Zy­rar­dow. Cuan­do su ge­ren­te de lo­gís­ti­ca me di­jo que so­lo tres chi­nos tra­ba­ja­ban allí y que los otros 300 em­plea­dos eran lo­ca­les con­tra­ta­dos, en­ten­dí que la re­nom­bra­da com­pa­ñía chi­na es­ta­ba asu­mien­do sus res­pon­sa­bi­li­da­des so­cia­les”. An­tes de que la lí­nea fe­rro­via­ria de mer­can­cías en­tre Chi­na y Eu­ro­pa se ex­ten­die­ra por la re­gión, la fá­bri­ca de TCL en Zy­rar­dow ha­bía im­por­ta­do par­tes de los apa­ra­tos elec­tró­ni­cos por vía ma­rí­ti­ma. El tiem­po de trans­por­ta­ción fue de 33 días des­de Shenz­hen o Shang­hai has­ta Gdansk en Po­lo­nia, y cin­co días por vía te­rres­tre has­ta la fá­bri­ca. Des­pués de la aper­tu­ra de la lí­nea Cheng­du-Lodz, los tre­nes pue­den lle­var la car­ga di­rec­ta­men­te des­de la ciu­dad chi­na de Huiz­hou, don­de se fa­bri­can las par­tes, y lle­gar a la fá­bri­ca de TCL en 21 días.

Se­gún Li, du­ran­te la Co­pa Mun­dial 2018 las ven­tas de te­le­vi­so­res tu­vie­ron un au­men­to re­pen­tino y, co­mo re­sul­ta­do, TCL in­cre­men­tó ex­po­nen­cial­men­te sus car­gas ha­cia la fá­bri­ca de Zy­rar­dow, y los in­gre­sos de los tra­ba­ja­do­res lo­ca­les tam­bién subie­ron sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. “Con la aper­tu­ra de la lí­nea fe­rro­via­ria Cheng­du- Lodz se han es­ta­ble­ci­do va­rios de­pó­si­tos en esa ciu­dad. La lí­nea con­tri­bu­ye a su cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y al au­men­to de la ta­sa de em­pleo lo­cal, brin­dan­do ma­yor fe­li­ci­dad a los re­si­den­tes lo­ca­les”, se­ña­la Li . Los tre­nes de car­ga Chi­na- Eu­ro­pa ofre­cen be­ne­fi­cios tan­gi­bles a las per­so­nas que vi­ven a lo lar­go de la lí­nea, co­nec­tan Chi­na con Eu­ro­pa y el res­to del mun­do, y for­jan una amis­tad glo­bal.

“En los pri­me­ros seis me­ses de es­te año, los tre­nes de car­ga que par­tie­ron de Cheng­du hi­cie­ron más de 600 via­jes, con ca­si 500 des­ti­nos en Eu­ro­pa, mien­tras que los de­más se di­ri­gie­ron a Asia Cen­tral y los paí­ses de la ANSEA”, men­cio­na Zeng Yi. Las lí­neas fe­rro­via­rias in­ter­na­cio­na­les de car­ga es­tán ex­ten­dién­do­se des­de Cheng­du a to­das las di­rec­cio­nes, cons­tru­yen­do un nue­vo Puen­te Te­rres­tre Eu­ro­asiá­ti­co. Has­ta aho­ra los tre­nes de car­ga que par­ten de Cheng­du lle­gan a Lodz y Ma­las­ze­wic­ze en Po­lo­nia, Nú­rem­berg en Ale­ma­nia, Mos­cú y Tomsk en Ru­sia, Es­tam­bul en Tur­quía, Minsk en Bie­lo­rru­sia, Smö­gen en Sue­cia, Al­maty en Ka­za­jis­tán, Pra­ga en la Re­pú­bli­ca Che­ca, Tas­kent en Uz­be­kis­tán, Gan­te en Bél­gi­ca, Mi­lán en Ita­lia y los paí­ses de la ANSEA. To­do es­to con­for­ma una red fe­rro­via­ria que se ex­tien­de al in­te­rior de Eu­ro­pa por el oes­te, a Ru­sia por el nor­te, a la ANSEA por el sur, y cu­bre 14 ciu­da­des cos­te­ras y fron­te­ri­zas de Chi­na. “Las lí­neas fe­rro­via­rias en el ma­pa son co­mo cin­tas ro­jas que unen a paí­ses fa­ci­li­tan­do la co­mu­ni­ca­ción y ace­le­ran­do el co­mer­cio en­tre las ciu­da­des a lo lar­go de la Fran­ja y la Ru­ta”, con­clu­ye Zeng Yi.

Los tre­nes de car­ga que viajan en­tre Chi­na y Eu­ro­pa, y pa­san por los paí­ses a lo lar­go de la Fran­ja y la Ru­ta, co­men­za­ron sus ser­vi­cios en mar­zo de 2011. Has­ta fi­na­les de ju­nio de es­te año ha­bían rea­li­za­do más de 9000 via­jes.

Pri­me­ra li­cen­cia co­mer­cial emi­ti­da en el puer­to fe­rro­via­rio de Qing­bai­jiang en la Zo­na Pi­lo­to de Li­bre Co­mer­cio de Cheng­du.

21 de ma­yo de 2018. El gi­gan­te mi­no­ris­ta en lí­nea de Chi­na, jd.com, lan­za el ser­vi­cio por tre­nes de car­ga en­tre Ham­bur­go y Xi’an.

Gran va­rie­dad de pro­duc­tos im­por­ta­dos que se ven­den en una tien­da del puer­to fe­rro­via­rio in­ter­na­cio­nal de Cheng­du.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.