Los va­lo­res chi­nos en la Fran­ja y la Ru­ta

A di­fe­ren­cia de los paí­ses desa­rro­lla­dos, Chi­na plan­tea un me­ca­nis­mo di­fe­ren­te en la re­dis­tri­bu­ción de re­cur­sos

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por PAN DENG*

Aun­que la Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta es, en su for­ma y con­te­ni­do ini­cial, un mar­co pa­ra la coo­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, su im­por­tan­cia no se li­mi­ta a es­te ám­bi­to. Si bien apun­ta al desa­rro­llo de la in­ver­sión, de la coo­pe­ra­ción co­mer­cial y so­cial en ge­ne­ral, tam­bién in­clu­ye el pen­sa­mien­to chino so­bre la re­es­truc­tu­ra­ción del pa­no­ra­ma geo­po­lí­ti­co, la me­jo­ra del or­den so­cial in­ter­na­cio­nal y la pro­mo­ción de re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les que ga­ran­ti­cen el be­ne­fi­cio mu­tuo en­tre los par­ti­ci­pan­tes.

A ma­ne­ra de ejem­plo, la re­so­lu­ción n.° 2344 del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU, apro­ba­da por una­ni­mi­dad, in­cor­po­ra los con­cep­tos men­cio­na­dos en el pá­rra­fo an­te­rior. La im­por­tan­cia de es­te as­pec­to se re­fle­ja­rá aún más en la prác­ti­ca fu­tu­ra. Así co­mo en la dé­ca­da de 1950 la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na de­ci­dió par­ti­ci­par en los asun­tos in­ter­na­cio­na­les con una ac­ti­tud nue­va y plan­teó la teo­ría de los Cin­co Prin­ci­pios de Coe­xis­ten­cia Pa­cí­fi­ca, hoy en día la Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta tam­bién de­be plan­tear la pos­tu­ra in­ter­na­cio­nal del Es­ta­do de de­re­cho chino y dar for­ma a la teo­ría chi­na del de­re­cho in­ter­na­cio­nal.

1. De lo di­plo­má­ti­co a lo ju­rí­di­co

La teo­ría tra­di­cio­nal rea­lis­ta dis­tin­gue a los con­flic­tos in­ter­na­cio­na­les co­mo “con­flic­tos po­lí­ti­cos” y “con­flic­tos ju­rí­di­cos”. Los “con­flic­tos po­lí­ti­cos” se re­suel­ven di­plo­má­ti­ca­men­te, mien­tras que los “con­flic­tos ju­rí­di­cos” a me­nu­do re­cu­rren al sis­te­ma ju­di­cial o ex­tra­ju­di­cial in­ter­na­cio­nal. Chi­na ha de­fen­di­do siem­pre la idea de en­con­trar una so­lu­ción ade­cua­da de las con­tro­ver­sias in­ter­na­cio­na­les so­bre la ba­se de una ne­go­cia­ción jus­ta y ra­zo­na­ble, pro­duc­to de los prin­ci­pios tra­di­cio­na­les chi­nos, que con­sis­ten en la re­sis­ten­cia de acu­dir a ins­tan­cias ju­di­cia­les y en una ne­ga­ti­va ro­tun­da a ha­cer­lo.

Sin em­bar­go, hay otra ra­zón pa­ra ello. Aun­que los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les prevén la in­de­pen­den­cia del sis­te­ma ju­rí­di­co, mu­chas de las nor­mas in­ter­na­cio­na­les vi­gen­tes en­car­nan so­lo los va­lo­res oc­ci­den­ta­les. Adi­cio­nal­men­te, la ma­yo­ría de los jue­ces pro­ce­den de paí­ses oc­ci­den­ta­les o han re­ci­bi­do una for­ma­ción ju­rí­di­ca en Oc­ci­den­te, lo cual pue­de in­fluir en la apli­ca­ción e in­ter­pre­ta­ción de las nor­mas.

Pe­se a lo an­te­rior, hoy to­dos los sis­te­mas in­ter­na­cio­na­les así co­mo la ma­yo­ría de paí­ses han evo­lu­cio­na­do has­ta una eta­pa en la que los prin­ci­pios bá­si­cos del Es­ta­do de de­re­cho son re­co­no­ci­dos ple­na­men­te. Por lo tan­to, aun­que apa­ren­te­men­te sea un pro­ble­ma me­nor el que un país cum­pla o no con el de­re­cho in­ter­na­cio­nal, es­to in­flu­ye en su ima­gen, su repu­tación y sus opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo, lo que a su vez afec­ta­rá su “po­der du­ro”.

Chi­na se ha da­do cuen­ta de que en­fo­car­se so­la­men­te en la fuer­za po­lí­ti­ca, mi­li­tar y eco­nó­mi­ca en el pro­ce­so de aper­tu­ra y desa­rro­llo po­dría afec­tar su ima­gen y ser per­ci­bi­do co­mo un peligro an­te la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. Ese ti­po de per­cep­ción es di­fí­cil de sub­sa­nar e, in­clu­so, pue­de lle­gar a ser irre­ver­si­ble a pe­sar de los es­fuer­zos que ha­ga el Es­ta­do. De es­te mo­do, el ca­mino pa­ra con­ver­tir­se en po­ten­cia mun­dial de­be ser di­se­ña­do den­tro del mar­co del de­re­cho in­ter­na­cio­nal, no fue­ra del sis­te­ma.

La pro­mo­ción y apli­ca­ción de la Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta es una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra que Chi­na

de­mues­tre su com­pro­mi­so y res­pe­to por el Es­ta­do de de­re­cho, así co­mo su in­te­rés y de­ter­mi­na­ción en in­te­grar­se al sis­te­ma ju­rí­di­co in­ter­na­cio­nal.

2. “La cons­truc­ción no sis­te­má­ti­ca”

A lo lar­go de la his­to­ria, la or­ga­ni­za­ción del an­da­mio in­ter­na­cio­nal o el sis­te­ma de de­re­cho in­ter­na­cio­nal en dis­tin­tas áreas, co­mo eco­no­mía, co­mer­cio, pro­tec­ción del me­dio am­bien­te, de­re­chos hu­ma­nos o el uso de la fuer­za, se ha ba­sa­do en la adop­ción de pre­su­po­si­cio­nes. Es de­cir, pre­vio a la cons­truc­ción o desa­rro­llo del sis­te­ma se crean ex­pe­ri­men­tos ideo­ló­gi­cos que res­pon­den a las in­te­rro­gan­tes: ¿Qué ti­po de or­ga­ni­za­ción de­be es­ta­ble­cer­se? ¿Qué modelo de ope­ra­ción de­be adop­tar es­ta or­ga­ni­za­ción? Des­pués de res­pon­der es­tas cues­tio­nes, y en par­ti­cu­lar des­pués de un aná­li­sis com­ple­to de los obs­tácu­los que se pue­den en­con­trar en el pro­ce­so, las par­tes es­ta­ble­cen un mar­co con una es­truc­tu­ra es­tric­ta y de gran es­ca­la.

Aun­que la Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta re­fle­ja la vo­lun­tad y los es­fuer­zos de Chi­na pa­ra di­se­ñar y di­ri­gir ac­ti­va- men­te las nue­vas nor­mas de de­re­cho in­ter­na­cio­nal, las prác­ti­cas chi­nas po­seen una nue­va ca­rac­te­rís­ti­ca que di­fie­re de la prác­ti­ca in­ter­na­cio­nal ac­tual.

En con­tras­te con el sis­te­ma ló­gi­co del “to­do in­clui­do”, que es con­si­de­ra­do des­de los tiem­pos de Aris­tó­te­les en el pen­sa­mien­to aca­dé­mi­co oc­ci­den­tal, la ideo­lo­gía chi­na es es­po­rá­di­ca y de per­cep­ción. Es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas y cua­li­da­des del en­fo­que ideo­ló­gi­co de Chi­na afec­tan su per­cep­ción so­bre cues­tio­nes tan­to na­cio­na­les co­mo in­ter­na­cio­na­les, in­clu­yen­do la for­ma en que ma­ne­ja si­tua­cio­nes con­cre­tas. Asi­mis­mo, Chi­na no es­ta­ble­ce un sis­te­ma ge­ne­ral in­te­gral, pe­ro lle­va de­ci­di­da­men­te la ope­ra­ción con­cre­ta a la prác­ti­ca apo­yán­do­se en el con­cep­to de “en­sa­yo y error”.

Es­te ti­po de ac­ti­tud y en­fo­que, apli­ca­do du­ran­te la re­for­ma y aper­tu­ra, ha lle­va­do a Chi­na a al­can­zar un no­ta­ble éxito mun­dial. Ade­más, te­nien­do en cuen­ta que en to­dos los ni­ve­les y en los di­ver­sos as­pec­tos del de­re­cho in­ter­na­cio­nal exis­te el pro­ble­ma de una fal­ta de ex­pe­rien­cia y una ne­ce­si­dad de acu­mu­lar prác­ti­cas por par­te de Chi­na, el país po­dría con­si­de­rar adop­tar el es­ti­lo de “la cons­truc­ción no sis­te­má­ti­ca” en cuan­to al pro­ce­so de cons­truc­ción y avan­ce del Es­ta­do de de­re­cho in­ter­na­cio­nal y con­ti­nuar desa­rro­llan­do su ex­pe­rien­cia, tal co­mo lo ha he­cho en cues­tio­nes in­ter­nas so­bre la ba­se del con­cep­to de “im­ple­men­ta­ción + re­tro­ali­men­ta­ción + en­mien­da + im­ple­men­ta­ción” pa­ra tra­tar los asun­tos de go­ber­nan­za in­ter­na­cio­nal.

3. La for­ta­le­za no de­be de­ter­mi­nar los be­ne­fi­cios

La Paz de West­fa­lia, des­pués de la Gue­rra de los Trein­ta Años en Eu­ro­pa, así co­mo sus con­ven­cio­nes son la fuen­te de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y el de­re­cho in­ter­na­cio­nal. Des­de entonces, en la cons­truc­ción de los di­ver­sos modelos de coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal, las po­ten­cias mun­dia­les han adop­ta­do la fi­lo­so­fía de “la for­ta­le­za de­ter­mi­na los be­ne­fi­cios”. Las nor­mas, las ins­ti­tu­cio­nes y los sis­te­mas in­ter­na­cio­na­les exis­ten­tes per­te­ne­cen prin­ci­pal­men­te al pe­río­do pos­te­rior a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Sin em­bar­go, en el úl­ti­mo me­dio si­glo, los paí­ses en desa­rro­llo han lo­gra­do un rá­pi­do cre­ci­mien­to, lo que con­tras­ta con los paí­ses desa­rro­lla­dos, que han en­fren­ta­do una

se­rie de di­fi­cul­ta­des.

No obs­tan­te, el pri­vi­le­gio de las gran­des po­ten­cias o los paí­ses po­de­ro­sos es­tá pro­fun­da­men­te arraigado en el sis­te­ma de go­ber­nan­za glo­bal. Las or­ga­ni­za­cio­nes, los me­ca­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, los prin­ci­pios, las re­glas y los sis­te­mas es­tán ca­si to­dos do­mi­na­dos por los paí­ses oc­ci­den­ta­les. An­te es­tas cir­cuns­tan­cias es im­po­si­ble que re­fle­jen los pro­fun­dos cam­bios en la es­truc­tu­ra de la si­tua­ción in­ter­na­cio­nal y que res­pon­dan a los desafíos mun­dia­les pro­vo­ca­dos por la rá­pi­da ex­pan­sión de la glo­ba­li­za­ción. Es ne­ce­sa­rio es­ta­ble­cer un nue­vo sis­te­ma de go­ber­nan­za que re­fle­je la reali­dad in­ter­na­cio­nal tan pron­to co­mo sea po­si­ble. No obs­tan­te, pa­ra evi­tar su pro­pio de­cli­ve, los paí­ses desa­rro­lla­dos no han res­pon­di­do a las de­man­das de los paí­ses en desa­rro­llo.

Des­de que plan­teó por pri­me­ra vez la Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta, Chi­na ha no­ta­do que el prin­ci­pio de equi­dad en las re­glas sus­tan­ti­vas del de­re­cho in­ter­na­cio­nal exis­ten­te atri­bu­ye demasiado pe­so a la di­vi­sión de “de­re­chos” y “lí­mi­tes”. La de­no­mi­na­da “equi­dad” se dis­tri­bu­ye de for­ma ma­te­má­ti­ca en pro­por­ción a la con­tri­bu­ción. Así, en al­gu­nos de los pro­yec­tos que se han im­ple­men­ta­do, Chi­na bus­ca cam­biar la fi­lo­so­fía de “la for­ta­le­za de­fi­ne los be­ne­fi­cios”, pues ob­ser­va que la re­la­ción en­tre los paí­ses no so­lo tie­ne un ca­ra com­pe­ti­ti­va, sino tam­bién una ca­ra coope­ra­ti­va.

Es­ta idea se pu­so en prác­ti­ca, por ejem­plo, al mo­men­to de asig­nar los de­re­chos de vo­to den­tro del Ban­co Asiá­ti­co de In­ver­sión en In­fra­es­truc­tu­ra. Chi­na no bus­có sa­car pro­ve­cho de su po­si­ción ni de su con­tri­bu­ción, sino que trans­fi­rió vo­lun­ta­ria­men­te al­gu­nos de sus be­ne­fi­cios a los paí­ses en desa­rro­llo más dé­bi­les, cui­dan­do así los in­te­re­ses de to­dos los paí­ses par­ti­ci­pan­tes.

4. El “abor­dar el tren del desa­rro­llo”

A di­fe­ren­cia del prin­ci­pio ju­rí­di­co de la “con­tra­pres­ta­ción”, en el que se su­po­ne que to­dos los ac­to­res in­vo­lu­cra­dos en un sis­te­ma de­ben pa­gar un pre­cio co­rres­pon­dien­te, Chi­na pre­sen­ta una vi­sión con­tra­ria en la Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta. Chi­na con­si­de­ra que la cla­ve de su desa­rro­llo es­tri­ba en su ex­pe­rien­cia y prác­ti­ca, las cua­les pue­den ser uti­li­za­das por otros paí­ses pa­ra su pro­pio be­ne­fi­cio. En ese sen­ti­do, los paí­ses son bien­ve­ni­dos a “abor­dar el tren del desa­rro­llo”.

A di­fe­ren­cia del desa­rro­llo im­pul­sa­do por las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les, el cual es­tá ba­sa­do en un jue­go de su­ma ce­ro, en que el ga­na­dor se lle­ve to­do y en un pen­sa­mien­to de sa­queo pre­da­to­rio in­sos­te­ni­ble ( los cua­les per­ju­di­can di­rec­ta­men­te el desa­rro­llo del país re­cep­tor de in­ver­sio­nes y en­gen­dran la po­si­bi­li­dad de con­flic­tos en­tre paí­ses), Chi­na no so­lo con­si­de­ra su pro­pio cre­ci­mien­to con la Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta, sino que tam­bién to­ma en cuen­ta la si­tua­ción fu­tu­ra de los paí­ses re­cep­to­res de la in­ver­sión.

El con­cep­to de “abor­dar el tren del desa­rro­llo” ha su­pe­ra­do las con­no­ta­cio­nes ne­ga­ti­vas de aquel axio­ma que se­ña­la que “sin do­lor no hay ga­nan­cia”, y evi­ta así que los paí­ses en desa­rro­llo se con­vier­tan en “pri­sio­ne­ros del sis­te­ma”. Con el con­ti­nuo desa­rro­llo de la Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta, Chi­na y los paí­ses par­ti­ci­pan­tes po­drán pre­sen­tar un me­ca­nis­mo di­fe­ren­te de re­dis­tri­bu­ción de re­cur­sos den­tro del sis­te­ma in­ter­na­cio­nal.

Las or­ga­ni­za­cio­nes, los me­ca­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, los prin­ci­pios, las re­glas y los sis­te­mas es­tán ca­si to­dos do­mi­na­dos por los paí­ses oc­ci­den­ta­les. An­te es­tas cir­cuns­tan­cias es im­po­si­ble que re­fle­jen los pro­fun­dos cam­bios en la es­truc­tu­ra de la si­tua­ción in­ter­na­cio­nal y que res­pon­dan a los desafíos mun­dia­les pro­vo­ca­dos por la rá­pi­da ex­pan­sión de la glo­ba­li­za­ción.

12 de sep­tiem­bre de 2018. Ob­se­quio de li­bros con mo­ti­vo del quin­to aniver­sa­rio de la Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta en el Con­su­la­do Ge­ne­ral de Chi­na en Johan­nes­bur­go, Su­dá­fri­ca.

11 de sep­tiem­bre de 2018. Jó­ve­nes afri­ca­nos, en la Es­ta­ción Fe­rro­via­ria Sur de Bei­jing, se dis­po­nen a ex­pe­ri­men­tar el tren de al­ta ve­lo­ci­dad rum­bo a Shang­hai.

Fo­tos de Cnsp­ho­to

13 de sep­tiem­bre de 2018. Una lí­nea de fa­bri­ca­ción de cal­za­dos en Chong­zuo (Guang­xi), ciu­dad experimental de la coo­pe­ra­ción Chi­na-Viet­nam.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.