Gan­su, cu­na de la an­ti­gua Ru­ta de la Se­da

La ri­que­za cul­tu­ral de una vía que sig­ni­fi­có un gran avan­ce pa­ra la hu­ma­ni­dad

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por VERENA MENZEL

Tal vez us­ted es­tá le­yen­do es­te ar­tícu­lo en Ber­lín, Pa­rís o El Cai­ro, mien­tras yo es­toy en mi ofi­ci­na en Bei­jing, mi­ran­do de vez en cuan­do ha­cia la ven­ta­na. Sin em­bar­go, es­to no se­ría hoy po­si­ble sin aque­lla vía co­mer­cial que flo­re­ció ha­ce al­re­de­dor de 2000 años. La de­no­mi­na­da Ru­ta de la Se­da co­mu­ni­có a Orien­te y Oc­ci­den­te de una ma­ne­ra fan­tás­ti­ca.

La Ru­ta de la Se­da es un pa­sa­je mis­te­rio­so y ro­mán­ti­co. A lo me­jor, cuan­do us­ted oye ese nom­bre se ima­gi­na una ca­ra­va­na de ca­me­llos atra­ve­san­do el de­sier­to en el atar­de­cer o qui­zá pien­sa en coloridos y al­bo­ro­to­sos ba­za­res. Sin em­bar­go, en los tiem­pos an­ti­guos era pe­li­gro­so trans­por­tar mer­can­cías en un ca­mino don­de abun­da­ban los tra­mos lar­gos y es­tre­chos, y por don­de los co­mer­cian­tes y los ani­ma­les de car­ga pa­sa­ban ago­ta­dos. No obs­tan­te, cuan­do re­cor­da­mos la an­ti­gua Ru­ta de la Se­da, sen­ti­mos que aque­llos ex­te­nuan­tes via­jes rin­die­ron fru­tos no so­la­men­te ma­te­ria­les. Sin dar­nos cuen­ta, hoy en día se­gui­mos be­ne­fi­cián­do­nos de aque­llos ne­go­cios de larga dis­tan­cia que flo­re­cie­ron ha­ce mi­les de años.

Si uno quie­re co­no­cer de cer­ca la le­gen­da­ria Ru­ta de la Se­da, es me­jor que va­ya a la pro­vin­cia de Gan­su ( no­roes­te de Chi­na), don­de po­drá en­con­trar re­li­quias que per­mi­ti­rán apre­ciar aque­llos ras­gos ca­rac­te­rís­ti­cos de los tiem­pos an­ti­guos.

El pa­so Jia­yu y el co­rre­dor de He­xi

Via­ja­mos pri­me­ro rum­bo a Jia­yu­guan, una ciu­dad de 250.000 ha­bi­tan­tes, aun­que, pa­ra la reali­dad chi­na, se tra­ta so­lo de una “ciu­dad pe­que­ña”. Sin em­bar­go, gra­cias a su ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca, Jia­yu­guan ocu­pa un lu­gar es­pe­cial en la his­to­ria del país.

El pa­so Jia­yu –que mo­ti­vó el nom­bre de la ciu­dad de Jia­yu­guan– se en­cuen­tra al oes­te del co­rre­dor de He­xi, tam­bién lla­ma­do co­rre­dor de Gan­su, el cual es una larga y es­tre­cha re­gión de unos 1000 km de lar­go y 100 km de an­cho en di­rec­ción no­roes­te-su­res­te. El co­rre­dor de He­xi es­tá ro­dea­do de mon­ta­ñas al sur y al nor­te (al sur se lo­ca­li­za la cor­di­lle­ra ne­va­da Qi­lian). Se tra­ta de una ra­ma nor­te­ña de la me­se­ta Qing­haiTí­bet y ha desem­pe­ña­do a lo lar­go de la his­to­ria un pa­pel cru­cial pa­ra di­cha re­gión. El agua de­rre­ti­da de la cor­di­lle­ra Qi­lian desem­bo­ca en los ríos Heihe y Shu­le, en el co­rre­dor de He­xi. Gra­cias a ta­les ríos, en sus va­lles de­sér­ti­cos y se­mi­de­sér­ti­cos se lle­ga­ron a for­mar una gran can­ti­dad de oa­sis, don­de se le­van­ta­ron gran­des asen­ta­mien­tos. Uno de ellos fue el pa­so Jia­yu.

El pa­so Jia­yu se en­cuen­tra en una zo­na es­tra­té­gi­ca al oes­te del co­rre­dor de He­xi, en el oes­te de la pro­vin­cia de Gan­su. Si bien la an­ti­gua ciu­dad de Chang’an (la ac­tual Xi’an) era el ini­cio de la Ru­ta de la Se­da, el pa­so Jia­yu era

un pun­to im­por­tan­te por el que pa­sa­ban to­dos los co­mer­cian­tes. A su vez, era el pa­so que se en­con­tra­ba más al oes­te de la Gran Mu­ra­lla. Por ahí, mu­chos fa­mo­sos via­je­ros que ve­nían de Oc­ci­den­te, co­mo Mar­co Po­lo, en­tra­ron a Chi­na.

Tes­ti­go de una his­to­ria de 1700 años

A tra­vés de la ven­ta­na del au­to­bús, con­tem­pla­mos una pla­ni­cie de­sér­ti- ca que se ex­tien­de has­ta el pie de las mon­ta­ñas. Ba­jo es­ta tie­rra ya­cían te­so­ros en­te­rra­dos ha­ce más de 1700 años. Con su des­cu­bri­mien­to se en­tre­abrió la puer­ta de la an­ti­gua Ru­ta de la Se­da.

En 1972, la po­bla­ción lo­cal des­cu­brió por ac­ci­den­te las rui­nas de una mu­ra­lla an­ti­gua, la cual ter­mi­nó sien­do con­si­de­ra­da la “ga­le­ría sub­te­rrá­nea más an­ti­gua del mun­do”: un ce­men­te­rio de las di­nas­tías Wei (220-265) y Jin (265420). Ahí se en­con­tra­ron 1400 tum­bas de di­cho pe­rio­do. Has­ta el día de hoy, los ar­queó­lo­gos han abier­to 18 tum­bas y dos de ellas, la n.° 6 y la n.° 7, es­tán abier­tas a los tu­ris­tas.

Ba­jan­do por una es­ca­le­ra de pie­dras, lle­ga­mos a la tum­ba n.° 6, cu­yos ador­nos re­fle­jan el al­to ni­vel ar­tís­ti­co al­can­za­do en el si­glo III. En los la­dri­llos de co­lor ro­jo, ocre, ne­gro y gris es­tán gra­ba­dos per­so­na­jes, ani­ma­les mi­to­ló­gi­cos, así co­mo los sím­bo­los de la nu­be, el río y el fue­go. Ver­da­de­ros te­so­ros se con­ser­van adentro. En un es­pa­cio de 20 me­tros de lar­go se ubi­can tres tum­bas es­tre­chas de dos me­tros de an­chu­ra. En la pa­red de la cú­pu­la, un in­ge­nio­so ar­qui­tec­to in­ser­tó 136 la­dri­llos con re­fi­na­das pin­tu­ras. De­bi­do al cli­ma se­co, ta­les fres­cos ela­bo­ra­dos ha­ce 1700 años es­tán sor­pren­den­te­men­te bien con­ser­va­dos.

En to­tal, hay unos 760 fres­cos. Di­ná­mi­cos y pe­que­ños, es­tos re­fle­jan la vi­da co­ti­dia­na de las per­so­nas en­te­rra­das, por lo que po­de­mos apre­ciar los sis­te­mas de pro­duc­ción, las cos­tum­bres ali­men­ti­cias, los há­bi­tos dia­rios y la for­ma de en­tre­te­ni­mien­to de entonces. Abar­can un enor­me cam­po de te­mas: la siem­bra y co­se­cha, la ga­na­de­ría y la ca­za, las ves­ti­men­tas, los me­dios de trans­por­te, los ins­tru­men­tos mu­si­ca­les, e in­clu­so jue­gos co­lec­ti­vos. Los fres­cos, ade­más, pre­sen­tan imá­ge­nes de los co­mer­cian­tes que lle­ga­ban en ca­me­llo y con sus ves­ti­men­tas tra­di­cio­na­les des­de Asia Cen­tral y Asia Oc­ci­den­tal, lo que de­mues­tra que los ne­go­cios rea­li­za­dos a tra­vés de la an­ti­gua Ru­ta de la Se­da ejer­cie­ron una pro­fun­da in­fluen­cia en la vi­da so­cial y cul­tu­ral de la pro­vin­cia de Gan­su.

Más allá del co­mer­cio

Hoy sa­be­mos que la an­ti­gua Ru­ta de la Se­da fue mu­cho más que un pa­sa­je co­mer­cial. Su re­co­rri­do co­nec­ta­ba las tres re­gio­nes cul­tu­ra­les más im­por­tan­tes de Asia, es de­cir, el Im­pe­rio Per­sa, la In­dia y Chi­na. Su fun­da­dor fue Zhang Qian, un men­sa­je­ro del em­pe­ra­dor Wu de la di­nas­tía Han, quien en el si­glo II a. C., si­guien­do las ór­de­nes de la cor­te, em­pren­dió un via­je a Xi­yu (“las re­gio­nes oc­ci­den­ta­les”).

Du­ran­te la di­nas­tía Tang (618-907), so­bre to­do en la pri­me­ra mi­tad de es­te pe­rio­do, el co­mer­cio a tra­vés de la Ru­ta de la Se­da lle­gó a su apo­geo. En aquel

entonces, Chi­na im­por­ta­ba de Oc­ci­den­te prin­ci­pal­men­te oro, jo­yas, mar­fil, es­pe­cias, pig­men­tos y pro­duc­tos tex­ti­les. Los co­mer­cian­tes ára­bes, por su par­te, im­por­ta­ban cue­ro, ce­rá­mi­ca, por­ce­la­na, con­di­men­tos, ja­de, va­si­jas de bron­ce, la­cas, ar­tícu­los de fe­rre­te­ría y se­da de Chi­na. La se­da era muy po­pu­lar y se ven­día a buen pre­cio en los te­rri­to­rios oc­ci­den­ta­les. Jus­ta­men­te por es­ta ra­zón, el geó­gra­fo ale­mán Fer­di­nand von Richt­ho­fen creó el tér­mino Sei­dens­tras­se, o Ru­ta de la Se­da, el cual se em­plea has­ta el día de hoy.

Sin em­bar­go, la gen­te de aque­llos tiem­pos nun­ca ima­gi­nó que a tra­vés de es­tos in­ter­cam­bios de mer­can­cías sur­gi­rían tam­bién otros ele­men­tos que no han de­ja­do de te­ner una gran in­fluen­cia en nues­tro mun­do: lo­gros tec­no­ló­gi­cos, ri­que­zas cul­tu­ra­les y di­fu­sión de nue­vas ideo­lo­gías.

Gra­cias a la Ru­ta de la Se­da co­men­za­ron a lle­gar más pro­duc­tos de vi­drio y avan­za­das téc­ni­cas ar­te­sa­na­les a Chi- na. La fa­bri­ca­ción del pa­pel tam­bién se dio a co­no­cer al mun­do: pri­me­ro lle­gó a los paí­ses ára­bes y lue­go a Eu­ro­pa. Es­te des­pla­za­mien­to tec­no­ló­gi­co im­pul­só en gran me­di­da el desa­rro­llo cul­tu­ral de la hu­ma­ni­dad.

Dun­huang, una per­la bu­dis­ta

Muy po­cos lu­ga­res, co­mo Dun­huang, pue­den mos­trar có­mo las ideo­lo­gías ex­tran­je­ras se en­rai­za­ron en Chi­na y tra­je­ron in­no­va­cio­nes en ma­te­ria de pen­sa­mien­to. La ciu­dad de Dun­huang es­tá si­tua­da en el ex­tre­mo oes­te del co­rre­dor de He­xi, cer­ca de la re­gión au­tó­no­ma ui­gur de Xin­jiang, has­ta don­de lle­ga­mos lue­go de re­co­rrer unos 375 km en au­to­bús en al­re­de­dor de cin­co ho­ras.

En el año 111 a. C., el em­pe­ra­dor Wu de la di­nas­tía Han or­de­nó cons­truir ahí pues­tos de guar­dia pa­ra de­fen­der al país de las in­va­sio­nes ex­tran­je­ras. En po­co tiem­po Dun­huang se desa­rro­lló y se con­vir­tió en una ciu­dad co­mer­cial muy im­por­tan­te de la Ru­ta de la Se­da. Co­mo se en­cuen­tra en el es­te del de­sier­to de Ta­kla­ma­kán, don­de se cru­zan los tra­mos nor­te y sur de la Ru­ta de la Se­da, di­fe­ren­tes cul­tu­ras y re­li­gio­nes se fu­sio­na­ron en Dun­huang y fue por ahí don­de en­tró el bu­dis­mo a Chi­na.

Hoy en día, en es­ta ciu­dad de 190.000 ha­bi­tan­tes el tu­ris­mo es la in­dus­tria pi­lar. Tu­ris­tas de to­das par­tes del mun­do vie­nen aquí a vi­si­tar las fa­mo­sas Gru­tas de Mo­gao, ubi­ca­das a 25 km al su­res­te de Dun­huang y de­cla­ra­das Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral Mun­dial por la Unesco en 1987.

En­tre los si­glos IV y XII, los mon­jes bu­dis­tas ex­ca­va­ron unas 1000 gru­tas en los acan­ti­la­dos de are­nis­ca, que me­dían 17 me­tros de al­tu­ra en pro­me­dio. Las de­co­ra­ron con di­ver­sos co­lo­res, ela­bo­ra­ron es­ta­tuas pin­ta­das de ma­de­ra y ba­rro, y de­ja­ron fres­cos ma­ra­vi­llo­sos.

En­tre los años 960 y 1279, la Ru­ta de la Se­da em­pe­zó a de­caer. To­do el sis­te­ma de gru­tas fue que­dan­do en el ol­vi­do

has­ta que el mon­je taoís­ta Wang Yuan­lu las re­des­cu­brió. Fue entonces cuan­do las Gru­tas de Mo­gao im­pre­sio­na­ron al mun­do. En 1900, Wang des­cu­brió unos 50.000 ma­nus­cri­tos que ha­bían si­do es­con­di­dos por los mon­jes bu­dis­tas en el año 1036 pa­ra man­te­ner­los a sal­vo de las in­va­sio­nes mon­go­las. Las Gru­tas de Mo­gao, tam­bién co­no­ci­das co­mo Gru­tas de los Mil Bu­das, cons­tan de 492 cue­vas bien con­ser­va­das y al­gu­nas de ellas es- tán abier­tas a los tu­ris­tas.

En la an­ti­güe­dad, esas gru­tas no so­lo ser­vían co­mo cuar­tos ocul­tos con lu­jo­sos ador­nos en don­de se guar­da­ban ma­nus­cri­tos bu­dis­tas. Los re­fi­na­dos fres­cos en su in­te­rior in­cen­ti­va­ban a la gen­te a meditar y re­fle­xio­nar. Las imá­ge­nes les ayu­da­ban a apren­der de memoria los re­la­tos de las es­cri­tu­ras bu­dis­tas. De es­ta ma­ne­ra, has­ta los anal­fa­be­tos lle­ga­ron a co­no­cer la doc- tri­na bá­si­ca del bu­dis­mo.

El bu­dis­mo na­ció en el nor­te de la In­dia. En Chi­na se desa­rro­lló has­ta con­ver­tir­se en una de las re­li­gio­nes más im­por­tan­tes del país, jun­to con el taoís­mo y el con­fu­cia­nis­mo, que sí son ori­gi­na­les de Chi­na. Ello tam­bién re­fle­ja la aper­tu­ra men­tal del pue­blo chino ha­cia las ideo­lo­gías ex­tran­je­ras de ese tiem­po.

De­ca­den­cia y re­vi­ta­li­za­ción

A me­dia­dos del si­glo X, la Ru­ta de la Se­da con­ti­nen­tal en­tró en de­cli­ve. En aquel entonces, Chi­na for­ta­le­ció el co­mer­cio ma­rí­ti­mo y así se for­mó un nue­vo mer­ca­do en el Sud­es­te Asiá­ti­co, mien­tras los ára­bes au­men­ta­ron los aran­ce­les. Ade­más, los ríos en los de­sier­tos de Ta­kla­ma­kán y Lop Nor, que for­ma­ban par­te del tra­mo me­dio de la Ru­ta de la Se­da, se fue­ron se­can­do.

En el pre­sen­te si­glo, el co­mer­cio ha de­ja­do su pa­pel de con­so­li­dar los con­tac­tos de per­so­na a per­so­na. Hoy en día, los chi­nos em­bar­can mer­can­cías des­de al­gún muelle del país, mien­tras los es­ta­dou­ni­den­ses o eu­ro­peos las des­em­bar­can en el su­yo pro­pio. Y vi­ce­ver­sa. Es de­cir, a di­fe­ren­cia del co­mer­cio en la an­ti­gua Ru­ta de la Se­da, ac­tual­men­te las mer­can­cías y los co­mer­cian­tes es­tán en lu­ga­res di­fe­ren­tes, así co­mo los ven­de­do­res y los com­pra­do­res. Las dos par­tes ya no ne­ce­si­tan su­mer­gir­se en la cul­tu­ra del otro.

Sin em­bar­go, hay una in­dus­tria emer­gen­te que nos lle­va a se­guir las an­ti­guas hue­llas de la Ru­ta de la Se­da: el tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal. Las au­to­ri­da­des de las ciu­da­des de Jia­yu­guan y Dun­huang se han per­ca­ta­do de la po­ten­cia­li­dad de es­te sec­tor y han ce­le­bra­do ya el VIII Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Tu­ris­mo.

En es­ta épo­ca de gran­des avan­ces in­for­má­ti­cos, va­le la pe­na que re­cor­de­mos el va­lor de aque­llos co­mer­cian­tes de la Ru­ta de la Se­da, quie­nes se ani­ma­ron a te­ner con­tac­to con las po­bla­cio­nes lo­ca­les, co­no­cer de cer­ca sus cos­tum­bres e ideo­lo­gías, y de­jar­se in­fluen­ciar por sus cul­tu­ras. Si al­go de ese es­pí­ri­tu po­de­mos arrai­gar en­tre no­so­tros, tal vez sea­mos ca­pa­ces de crear co­sas nue­vas.

Si­lue­tas de es­ta­tuas que re­pre­sen­tan la his­to­ria de la an­ti­gua Ru­ta de la Se­da en el sec­tor de la Gran Mu­ra­lla del pa­so Jia­yu.

Una tu­ris­ta pa­sa por las rui­nas de la Gran Mu­ra­lla, cons­trui­das du­ran­te la di­nas­tía Han.

Tu­ris­tas en las rui­nas del pa­so Yu­men, en la pro­vin­cia de Gan­su.

Los yar­dangs, un ti­po es­pe­cial de re­lie­ve, en el pa­so Yu­men, el cual era el in­gre­so nor­te a la an­ti­gua Chi­na.

Fo­tos de Yu Xiang­jun

Un fres­co ha­lla­do en una tum­ba en Jia­yu­guan mues­tra a un comerciante con la in­du­men­ta­ria tra­di­cio­nal de Asia Cen­tral y Oc­ci­den­tal y su ca­me­llo.

El pa­so Yu­men era una for­ta­le­za mi­li­tar y un pun­to im­por­tan­te de la Ru­ta de la Se­da du­ran­te la di­nas­tía Han.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.