Pio­ne­ro en el ar­te de la por­ce­la­na blan­ca

El Horno Xing al­can­zó su apo­geo du­ran­te las di­nas­tías Sui y Tang (581-907)

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por SONG XIAO­YAN*

Chi­na cuen­ta con una gran va­rie­dad de ti­pos de por­ce­la­nas. Ade­más del ce­la­dón no­ble y ele­gan­te y de la por­ce­la­na co­lo­ri­da, la blan­ca que se ca­rac­te­ri­za por su sen­ci­llez es tam­bién pre­fe­ri­da por la gen­te. Aun­que no po­see ve­tas lla­ma­ti­vas, ex­hi­be una be­lle­za na­tu­ral. Apa­re­ció en el nor­te de Chi­na en el si­glo VI y fue ela­bo­ra­da en el Horno Xing, si­tua­do en Xingz­hou (hoy Xing­tai, pro­vin­cia de He­bei), lo que dio ori­gen a su nom­bre. Du­ran­te las di­nas­tías Sui y Tang (581-907) el Horno Xing al­can­zó su apo­geo. Sus pro­duc­tos de al­ta ca­li­dad y ba­jos pre­cios no so­lo lle­ga­ron a la cor­te im­pe­rial, sino que tam­bién se ven­dían en to­das par­tes. La por­ce­la­na blan­ca y el ce­la­dón fa­bri­ca­do en el Horno Yue del sur del país fue­ron muy co­no­ci­dos en el mun­do, re­pre­sen­tan­do el ni­vel más al­to de la ce­rá­mi­ca en ese entonces.

En com­pa­ra­ción con el ce­la­dón, la ma­nu­fac­tu­ra de la por­ce­la­na blan­ca es más di­fí­cil, re­quie­re un al­to ni­vel téc­ni­co y bue­nas ma­te­rias pri­mas, ade­más de exi­gir un pro­ce­sa­mien­to fino de la ar­ci­lla y una coc­ción a al­tas tem­pe­ra­tu­ras. En la di­nas­tía Tang ma­du­ró gra­dual­men­te su ma­nu­fac­tu­ra y se crea­ron mu­chas obras de ar­te. Los pro­duc­tos ce­rá­mi­cos co­men­za­ron a en­trar en la cor­te im­pe­rial co­mo tri­bu­tos. Los de por­ce­la­na blan­ca del Horno Xing, ma­ra­vi­llo­sa­men­te mo­de­la­dos con lí­neas fi­nas, tex­tu­ra li­ge­ra y es­mal­te im­po­lu­to, mos­tra­ban una gra­cio­sa be­lle­za. Por lo tan­to, fue se­lec­cio­na­da co­mo tri­bu­to anual a la cor­te.

Del Horno Xing sa­lie­ron en su ma­yo­ría uten­si­lios prác­ti­cos co­mo ta­zo­nes, va­si­jas, ban­de­jas, ca­jas, co­pas, en­tre otros, ca­rac­te­ri­za­dos por su es­ti­lo pu­ro y sin ador­nos. La por­ce­la­na blan­ca se­mi­trans­pa­ren­te de es­te horno se co­no­ce co­mo úni­ca y atrac­ti­va. Sus modelos tos­cos son del­ga­dos, bar­ni­za­dos de­li­ca­da­men­te y sin de­for­ma­ción ba­jo al­tas tem­pe­ra­tu­ras. Las piezas al­tas se ven fuer­tes, con vi­gor y di­na­mis­mo, las de po­ca al­tu­ra de­jan no­tar cla­ros bor­des y es­qui­nas, o ar­cos apro­pia­dos y al­gu­nos, cu­ya par­te in­te­rior es­tá de­co­ra­da con es­cul­tu­ras, plás­ti­cos, se­llos, etc., se mues­tran no­bles y her­mo­sos. To­do es­to re­fle­ja la gran

ha­bi­li­dad y el gus­to es­té­ti­co de los ar­te­sa­nos. La­men­ta­ble­men­te, en in­ves­ti­ga­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas aún no se ha des­cu­bier­to una va­si­ja com­ple­ta de es­te ti­po de por­ce­la­na.

Las for­mas de la por­ce­la­na blan­ca del Horno Xing son in­se­pa­ra­bles de su pro­ce­so de pro­duc­ción. En la di­nas­tía Tang, su coc­ción re­que­ría de tem­pe­ra­tu­ras más al­tas, en­tre 1320 y 1380 gra­dos, 100 gra­dos más apro­xi­ma­da­men­te que la del ce­la­dón del Horno Yue. Aún en la ac­tua­li­dad, es­ta tem­pe­ra­tu­ra de coc­ción es muy al­ta pa­ra la ma­nu­fac­tu­ra de las ce­rá­mi­cas mo­der­nas de uso co­ti­diano. Gra­cias a las re­pe­ti­das prác­ti­cas de los an­ti­guos ar­te­sa­nos, se rea­li­za­ron au­da­ces in­no­va­cio­nes y re­sol­vie­ron una se­rie de gran­des pro­ble­mas téc­ni­cos re­la­cio­na­dos con la es­truc­tu­ra del horno, su al­ta tem­pe­ra­tu­ra, los ma­te­ria­les de cons­truc­ción y la tec­no­lo­gía, crean­do un con­jun­to de téc­ni­cas de coc­ción a al­tas tem­pe­ra­tu­ras. Es­te es un hi­to en la his­to­ria de las téc­ni­cas de la ce­rá­mi­ca chi­na.

Ade­más de ello, se in­tro­du­je­ron el óxi­do de mag­ne­sio y el pen­tó­xi­do de fós­fo­ro en el es­mal­te blan­co, con el fin de me­jo­rar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la ca­li­dad del es­mal­te ce­rá­mi­co, otra in­no­va­ción ex­tra­or­di­na­ria. Es­ta tec­no­lo­gía per­mi­tió re­du­cir el flu­jo de bar­niz y evi­tar de­fec­tos co­mo las grie­tas, mien­tras que la opa­ci­dad del es­mal­te de cal con óxi­do de mag­ne­sio ha­cía re­sal­tar la blan­cu­ra de la ce­rá­mi­ca. Por es­ta ra­zón, el gla­sea­do de la por­ce­la­na blan­ca del Horno Xing que­dó per­fec­to, sin flu­jo de es­mal­te ni grie­tas, con una ca­pa li­sa y sua­ve.

La in­ven­ción de la por­ce­la­na blan­ca tie­ne im­por­tan­cia den­tro de la his­to­ria de la ce­rá­mi­ca en Chi­na. No so­lo ter­mi­nó con el mo­no­po­lio del ce­la­dón des­de la di­nas­tía Shang, sino que creó con­di­cio­nes pa­ra la pro­duc­ción de la por­ce­la­na flo­ral, es­pe­cial­men­te la de co­lo­res. Los ele­gan­tes ob­je­tos de por­ce­la­na blan­ca del Horno Xing fue­ron pro­du­ci­dos en gran­des can­ti­da­des y tu­vie­ron un pro­fun­do im­pac­to en Chi­na y otros paí­ses. Has­ta hoy día si­gue sien­do un ar­tícu­lo in­dis­pen­sa­ble en la vi­da dia­ria. Du­ran­te la di­nas­tía Tang, di­cha por­ce­la­na se ex­por­ta­ba a los paí­ses ára­bes y eu­ro­peos, y es­tos úl­ti­mos apren­die­ron a fa­bri­car­la en el si­glo XVII.

En la di­nas­tía Song, el Horno Ding pros­pe­ró en el nor­te, y la por­ce­la­na Xing des­apa­re­ció gra­dual­men­te, con­vir­tién­do­se en un mis­te­rio pa­ra la his­to­ria. En­tre 1950 y 1980, los ar­queó­lo­gos des­cu­brie­ron una gran can­ti­dad de res­tos de por­ce­la­na blan­ca y rui­nas de an­ti­guos hor­nos en la ciu­dad de Xing­tai, pro­vin­cia de He­bei, lo que ates­ti­gua que el cen­tro de su ela­bo­ra­ción en la di­nas­tía Tang es­ta­ba en di­cha zo­na. Se­gún los ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos, allí no so­lo pro­du­cían por­ce­la­na blan­ca fi­na y ru­go­sa, sino tam­bién ce­rá­mi­ca vi­dria­da tri­co­lor, ne­gra y ama­ri­lla, y el mis­te­rio del Horno Xing fi­nal­men­te se re­sol­vió. En 1996, el Con­se­jo de Es­ta­do anun­ció que se­ría una de las re­li­quias cul­tu­ra­les ba­jo pro­tec­ción prio­ri­za­da na­cio­nal.

Des­pués de nu­me­ro­sas in­ves­ti­ga­cio­nes y en­sa­yos de los ex­per­tos, se lo­gró re­pli­car el ar­te de ela­bo­ra­ción de la por­ce­la­na blan­ca en su re­gión de ori­gen. Des­de entonces vol­vió a des­pe­dir su bri­llo fas­ci­nan­te y sus piezas se ex­por­tan al ex­tran­je­ro. Co­mo un ar­te úni­co de Chi­na, ha es­cri­to una glo­rio­sa pá­gi­na en la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.