Vi­vir en Pu­dong

Su po­bla­ción ex­pe­ri­men­ta los fru­tos de la po­lí­ti­ca de re­for­ma y aper­tu­ra

China Today (Spanish) - - EL DESARROLLO DE PUDONG - Por MA LI

Tempr ano por la ma­ña­na, Qu Ron­gliang de 65 años de edad, re­si­den­te en Pu­dong, va a ha­cer de­por­te jun­to con el equi­po de tai­ji de la co­mu­ni­dad a la ori­lla del río Huang­pu. “Mien­tras ha­ce­mos ejer­ci­cios po­de­mos dis­fru­tar del ai­re fres­co de la ori­lla y del pai­sa­je her­mo­so de Pu­xi en la ori­lla opues­ta. No me ima­gi­né que en la pre­cio­sa ori­lla de Pu­dong pu­dié­ra­mos te­ner un lu­gar de ac­ti­vi­da­des pa­ra los adul­tos ma­yo­res”. Gra­cias a la po­lí­ti­ca de “Dar las ori­llas a los ciu­da­da­nos”, más re­si­den­tes pue­den acer­car­se al río Huang­pu y ex­pe­ri­men­tar en per­so­na los fru­tos de la re­for­ma y aper­tu­ra.

A prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1990, por su tra­ba­jo, la fa­mi­lia de Qu Ron­gliang tu­vo que mu­dar­se de Pu­xi a Pu­dong. Fren­te al gran con­tras­te en­tre los dos lu­ga­res, a pe­sar de que es­ta­ba rea­cio a la mudanza, cre­yó que to­do sal­dría bien. “¡Na­die es­pe­ra­ba que Pu­dong lle­ga­ra a ser lo que es hoy!”, di­jo Qu re­fi­rién­do­se al desa­rro­llo y los cam­bios en la vi­da de la gen­te co­mún y co­rrien­te.

“Ser­vi­cios in­te­gra­les en una mis­ma red”

El 28 de agos­to de 2018, a las 3 de la tar­de, Yang Dong­xu lle­gó al Cen­tro de Ser­vi­cios Em­pre­sa­ria­les de la Nue­va Área de Pu­dong pa­ra ha­cer los trá­mi­tes de re­no­va­ción de la li­cen­cia de una em­pre­sa ali­men­ta­ria. Ter­mi­nar los trá­mi­tes le to­mó so­lo 15 mi­nu­tos, des­de que en­tró en la sa­la. “An­tes, tar­da­ba por lo me­nos una ho­ra en es­te pro­ce­so”. De he­cho, sin el tiem­po de es­pe­ra, los trá­mi­tes los hi­zo en cin­co mi­nu­tos. “La ma­yo­ría de los ma­te­ria­les los he pre­sen­ta­do en lí­nea, y hoy so­lo ne­ce­si­to cum­plir un sim­ple pro­ce­so y ob­te­ner los pa­pe­les se­lla­dos”.

Al igual que Yang, Liao Shi­jie, un se­ñor de 59 años de Tai­wan, tam­bién se sin­tió im­pre­sio­na­do por la al­ta efi­cien­cia del cen­tro. “Es la pri­me­ra vez que he so­li­ci­ta­do una li­cen­cia de ne­go­cios en la par­te con­ti­nen­tal de Chi­na. No co­noz­co muy bien el pro­ce­so y tam­po­co manejo bien la compu­tado­ra. Gra­cias a la asis­ten­cia gra­tui­ta de es­ta se­ño­ri­ta Wang, pu­de cum­plir los trá­mi­tes con ra­pi­dez”. Wang Zhuanz­huan es tra­ba­ja­do­ra del cen­tro que se en­car­ga de pres­tar ser­vi­cios per­so­na­les com­ple­tos. Ca­da día, atien­de al me­nos a 25 per­so­nas que no pue­den ope­rar la compu­tado­ra co­mo Liao.

“Des­de que em­pe­za­mos el ser­vi­cio per­so­nal en abril pa­sa­do, más de 2000 per­so­nas lo han uti­li­za­do”, di­jo Wang. El sis­te­ma de asis­ten­cia del cen­tro ha au­men­ta­do en gran me­di­da la sa­tis­fac­ción de los ciu­da­da­nos. “En el ca­so del se­ñor Liao, hoy pre­sen­ta­mos su so­li­ci­tud en lí­nea, y en 24 ho­ras él re­ci­bi­rá un avi­so de fi­na­li­za­ción de su ve­ri­fi­ca­ción. Ma­ña­na to­do es­ta­rá lis­to”.

La al­ta efi­cien­cia del Cen­tro de Ser­vi­cios Em­pre­sa­ria­les de la Nue­va Área de Pu­dong se atri­bu­ye a que pres­ta ser­vi­cios in­te­gra­les en una mis­ma red. La me­di­da, que tie­ne co­mo fin fa­ci­li­tar el ac­ce­so de em­pre­sas al mer­ca­do, per­mi­te que los so­li­ci­tan­tes ha­gan trá­mi­tes tan­to en lí­nea co­mo en la ofi­ci­na, acor­tan­do así el tiem­po de pro­ce­sa­mien­to a so­lo 3,3 días la­bo­ra­bles, mu­cho más cor­to que el pe­rio­do le­gal de 22 días la­bo­ra­les. En la ac­tua­li­dad el 52,9 % de las ges­tio­nes se ha­cen en lí­nea y el 47,1 % ne­ce­si­ta ve­nir al cen­tro so­lo una vez”, in­di­có Jiang Hong­jun, di­rec­tor de es­te cen­tro.

Hoy día el cen­tro ya tie­ne es­ta­ble­ci­da una red que ofre­ce acep­ta­ción uni­for­me

y ser­vi­cios in­te­gra­les que cu­bren los 327 ti­pos de trá­mi­tes em­pre­sa­ria­les a ni­vel dis­tri­tal y 240 ti­pos a ni­vel mu­ni­ci­pal y es­ta­tal.

Es­ta­ción de ser­vi­cios “A la puer­ta de su ca­sa”

A las 9:00 del 31 de agos­to, en una sa­la de lec­tu­ra de la co­mu­ni­dad re­si­den­cial Shi­xin, de la ve­cin­dad Lu­jia­zui de Pu­dong, Shen Lin­gen, de 77 años, leía una re­vis­ta mi­li­tar e in­ter­cam­bia­ba opi­nio­nes con los de­más. “Es­toy ju­bi­la­do des­de ha­ce mu­chos años. Des­de 2007 ven­go aquí to­dos los días a leer re­vis­tas y pe­rió­di­cos y char­lar con los ve­ci­nos, tan­to pa­ra di­ver­tir­me co­mo pa­ra co­no­cer las no­ti­cias na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les”. En la sa­la de al la­do, una ins­truc­to­ra en­se­ña­ba a los ma­yo­res có­mo ha­cer arre­glos flo­ra­les. El res­pon­sa­ble de la co­mu­ni­dad ex­pli­có que los ins­truc­to­res de la co­mu­ni­dad en­se­ñan gra­tis a los ha­bi­tan­tes con tal de que quie­ran es­tu­diar. “Es un lu­gar ideal don­de los ju­bi­la­dos apren­den nue­vas ha­bi­li­da­des y dis­fru­tan de la vi­da. Ca­da se­ma­na se dan cla­ses de ca­li­gra­fía, pin­tu­ra, co­ro y lec­tu­ra de li­bros”, ma­ni­fes­tó Fan Rui­lian, una jo­ven tra­ba­ja­do­ra so­cial.

La es­ta­ción de ser­vi­cios “A la puer­ta de su ca­sa”, es­ta­ble­ci­da en 2017 por la co­mu­ni­dad, “pres­ta 180 ti­pos de ser­vi­cios a los 4000 ha­bi­tan­tes de es­ta co­mu­ni­dad vie­ja”, pre­ci­só Li Juan, se­cre­ta­ria de la cé­lu­la del Par­ti­do de la co­mu­ni­dad. Co­mo Shi­xin es una tí­pi­ca co­mu­ni­dad en­ve­je­ci­da, en­tre los ser­vi­cios de la es­ta­ción, el pro­yec­to “ca­sa sa­lu­da­ble” ha cen­tra­do el in­te­rés y es bien aco­gi­do por los an­cia­nos. Con el modelo ca­rac­te­rís­ti­co de “1 + 1 + 1 + X” (ca­sa sa­lu­da­ble, un mé­di­co con­tra­ta­do, un asistente de ges­tión de la sa­lud, va­rios mé­di­cos de fa­mi­lia y vo­lun­ta­rios), “ca­sa sa­lu­da­ble” pres­ta ser­vi­cios mé­di­cos a los ha­bi­tan­tes de la co­mu­ni­dad, y el asistente de ges­tión de la sa­lud ha­ce una ron­da de vi­si­tas una vez a la se­ma­na y ofre­ce con­sul­to­ría de sa­lud. Es un pro­yec­to que fa­ci­li­ta mu­cho la vi­da de los re­si­den­tes de la co­mu­ni­dad y que les per­mi­te tra­tar las do­len­cias me­no­res en ca­sa.

En las co­mu­ni­da­des in­ter­na­cio­na­les de Pu­dong tam­bién se es­tá pro­mo­vien­do es­te modelo. Por ejem­plo la de Bi­yun, en el po­bla­do de Jin­qiao, es la ma­yor de su ti­po y con fun­cio­nes más com­ple­tas en Shang­hai. Más de 2000 fa­mi­lias ex­tran­je­ras re­si­den allí, la mi­tad del nú­me­ro de ha­bi­tan­tes. Ya es­tá cons­trui­da la es­ta­ción de ser­vi­cios “A la puer­ta de su ca­sa”, que cu­bre los as­pec­tos de la vi­da, las le­yes, la sa­lud, la cul­tu­ra, la ges­tión de la co­mu­ni­dad, en­tre otros. El pro­yec­to “Shang­hai 123” de la co­mu­ni­dad Bi­yun ayu­da es­pe­cí­fi­ca­men­te a los extranjeros a con­ver­tir­se en “ex­per­tos en asun­tos de Pu­dong” y a sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des per­so­na­les.

En Pu­dong se han es­ta­ble­ci­do 1284 es­ta­cio­nes de ser­vi­cios “A la puer­ta de su ca­sa”, que cu­bren sus 36 sub­dis­tri­tos y po­bla­dos.

Es­pa­cio de Lec­tu­ra de Lu­jia­zui

En Pu­dong, ade­más de los tres edi­fi­cios pro­mi­nen­tes (la To­rre de Shang­hai, el Cen­tro Fi­nan­cie­ro In­ter­na­cio­nal y la To­rre Jin­mao) que mar­can la eco­no­mía del lu­gar, una bi­blio­te­ca, co­mo ícono cul­tu­ral en la era de In­ter­net, es­tá atra­yen­do a ca­da vez más jó­ve­nes.

Un edi­fi­cio blan­co de tres pi­sos si­tua­do en el N.° 150 de la ca­lle Pu­chen­glu de Lu­jia­zui es la se­de del Es­pa­cio de Lec­tu­ra de Lu­jia­zui, la bi­blio­te­ca fa­vo­ri­ta de los jó­ve­nes. A di­fe­ren­cia de las bi­blio­te­cas tra­di­cio­na­les, ca­da rin­cón del lu­gar tie­ne un am­bien­te moderno. En sus más de 1400 m2, se con­ser­van más en 50.000 li­bros, una quin­ta par­te son en idio­mas extranjeros, con el fin de sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des del pú­bli­co en ge­ne­ral.

Ade­más de las fun­cio­nes ha­bi­tua­les, la bi­blio­te­ca tam­bién pro­por­cio­na prés­ta­mos de li­bros en lí­nea, lec­tu­ra de li­bros di­gi­ta­les, prés­ta­mos de li­bros gra­tis con cré­di­tos de Ali­pay y or­ga­ni­za ac­ti­vi­da­des de lec­tu­ra. A un cos­to de so­lo tres yua­nes, se en­vían li­bros a do­mi­ci­lio.

En los cua­tro me­ses des­de la aper­tu­ra de la bi­blio­te­ca (el 22 de abril pa­sa­do), ca­si 6000 per­so­nas han par­ti­ci­pa­do en las ac­ti­vi­da­des de lec­tu­ra y ca­da even­to cuen­ta con la asis­ten­cia de nu­me­ro­sos lec­to­res, que tam­bién se trans­mi­te en vi­vo en In­ter­net fren­te a 220 millones de es­pec­ta­do­res del país.

“Ha­ce po­co aquí se en­con­tra­ba una bi­blio­te­ca co­mu­ni­ta­ria muy co­mún, de mue­bles vie­jos y ser­vi­cios in­sa­tis­fac­to­rios, con po­cas vi­si­tas de jó­ve­nes. Pe­ro hoy se ha con­ver­ti­do en un ícono de la nue­va cul­tu­ra de Pu­dong”, re­cor­dó Huang Wei, sub­di­rec­to­ra del de­par­ta­men­to de pro­pa­gan­da del Co­mi­té del Par­ti­do de la Nue­va Área de Pu­dong.

El Es­pa­cio de Lec­tu­ra de Lu­jia­zui es un re­fle­jo del desa­rro­llo cul­tu­ral de Pu­dong. “Un he­cho ver­gon­zo­so fue que las se­des cul­tu­ra­les per cá­pi­ta de Pu­dong eran so­lo una oc­ta­va par­te de las de Lon­dres. Sin con­te­ni­dos va­lio­sos y una atrac­ti­va apa­rien­cia, no se­ría in­tere­san­te pa­ra los jó­ve­nes”, men­cio­nó Huang Wei. ¿Có­mo ela­bo­rar pro­duc­tos cul­tu­ra­les per­so­na­li­za­dos y más in­no­va­do­res pa­ra los jó­ve­nes, que per­mi­tan que la vi­ta­li­dad de la ju­ven­tud “re­tro­ali­men­te” la in­dus­tria cul­tu­ral? Esa es la cla­ve pa­ra el avan­ce del desa­rro­llo cul­tu­ral de Pu­dong.

Zhu Quan­chun

El pú­bli­co se­lec­cio­na li­bros en el Es­pa­cio de Lec­tu­ra de Lu­jia­zui.

Cen­tro de Ser­vi­cios Em­pre­sa­ria­les de la Nue­va Área de Pu­dong.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.