Los re­lo­jes del Mu­seo del Pa­la­cio Im­pe­rial

El ar­te de re­pa­rar­los tie­ne más de 300 años de his­to­ria y si­gue con mu­cha vi­gen­cia

China Today (Spanish) - - CULTURA - Por NUES­TRA REDACCIÓN

El Mu­seo del Pa­la­cio Im­pe­rial, tam­bién co­no­ci­do co­mo la Ciu­dad Prohi­bi­da, fue el pa­la­cio im­pe­rial de las di­nas­tías Ming y Qing y hoy cuen­ta con la ma­yor co­lec­ción de an­ti­guos ob­je­tos de ar­te del país. Ahí se con­ser­van más de 1500 re­lo­jes an­ti­guos, la ma­yo­ría de los cua­les son ejem­pla­res úni­cos. El Pa­la­cio Feng­xian, si­tua­do en el la­do es­te del Mu­seo del Pa­la­cio Im­pe­rial, era el lu­gar en don­de los em­pe­ra­do­res ren­dían ho­me­na­je a sus an­te­pa­sa­dos. Ac­tual­men­te es un mu­seo en el que se ex­po­nen más de 100 re­fi­na­dos re­lo­jes an­ti­guos que to­da­vía dan la ho­ra exac­ta.

Des­de que se es­ta­ble­cie­ra el Cen­tro de Re­lo­jes de Cam­pa­na en la Ciu­dad Prohi­bi­da, du­ran­te el rei­na­do del em­pe­ra­dor Kang­xi (1654-1722), la téc­ni­ca pa­ra re­pa­rar re­lo­jes an­ti­guos no ha de­ja­do de ser trans­mi­ti­da de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. Se tra­ta del úni­co pa­tri­mo­nio cul­tu­ral del Mu­seo del Pa­la­cio Im­pe­rial que nun­ca ha si­do in­te­rrum­pi­do. En 2014, di­cha téc­ni­ca fue ca­ta­lo­ga­da en la lis­ta de Pa­tri­mo­nios Cul­tu­ra­les In­ma­te­ria­les de Ni­vel Na­cio­nal de Chi­na.

La lle­ga­da de los re­lo­jes

Los re­lo­jes me­cá­ni­cos na­cie­ron en Eu­ro­pa. Des­de su lle­ga­da al país, los em­pe­ra­do­res chi­nos no de­ja­ron de mos­trar gran in­te­rés en ellos y fue el em­pe­ra­dor Wan­li de la di­nas­tía Ming (1573-1620) quien em­pe­zó a co­lec­cio­nar­los.

En 1601, el mi­sio­ne­ro ita­liano Mat­teo Ric­ci lle­gó a Chi­na y en­tre­gó una se­rie de tri­bu­tos al em­pe­ra­dor Wan­li, den­tro de los cua­les fi­gu­ra­ban un re­loj pe­que­ño y otro más gran­de. En aquel entonces, en Chi­na so­lo se em­plea­ban la clep­si­dra y el re­loj so­lar, los cua­les cal­cu­la­ban el tiem­po me­dian­te el flu­jo re­gu­la­do de un lí­qui­do, en el pri­mer ca­so, y el mo­vi­mien­to de la som­bra, en el se­gun­do. El tiem­po en­tre el atar­de­cer y el ama­ne­cer se di­vi­día en cin­co par­tes y a ca­da una se le lla­ma­ba geng. Ade­más, el tam­bor se to­ca­ba al ini­cio de ca­da geng. Los re­lo­jes oc­ci­den­ta­les que tra­jo Mat­teo Ric­ci cap­tu­ra­ron la aten­ción del em­pe­ra­dor Wan­li, quien se pu­so muy con­ten­to al es­cu­char el tic­tac y re­com­pen­só ge­ne­ro­sa­men­te al ita­liano. Aque­llos dos re­lo­jes oc­ci­den­ta­les fue­ron los pri­me­ros que se guar­da­ron en el Mu­seo del Pa­la­cio Im­pe­rial.

Los em­pe­ra­do­res de la di­nas­tía Qing mos­tra­ron aún más in­te­rés en los re­lo­jes oc­ci­den­ta­les, que ya te­nían mu­chos modelos ori­gi­na­les e in­ge­nio­sos, con ador­nos que re­pre­sen­ta­ban cuer­pos ce­les­tes, vehícu­los, per­so­na­jes, es­pe­cies de la fau­na y flo­ra, edi­fi­cios, etc. Asi­mis­mo, te­nían di­ver­sas ma­ne­ras de dar la ho­ra: los per­so­na­jes ac­tua­ban, los pá­ja­ros can­ta­ban, las flo­res flo­re­cían, los vehícu­los se mo­vían, los ojos de los ani­ma­les gi­ra­ban. Sus no­ve­do­sos di­se­ños, su me­lo­dio­sa mú­si­ca y su con­no­ta­ción de bue­na for­tu­na agra­da­ron a los em­pe­ra­do­res y em­pe­ra­tri­ces. Se vol­vie­ron tan po­pu­la­res en­tre la fa­mi­lia im­pe­rial que sus miem­bros se las in­ge­nia­ron pa­ra co­lec­cio­nar re­lo­jes pre­cio­sos y ra­ros. Un buen ejem­plo fue el em­pe­ra­dor Qian­long (1711-1799), pa­ra quien el es­tán­dar más im­por­tan­te a la ho­ra de ca­li­fi­car un re­loj era su in­ge­nio­si­dad. Mu­chas ve­ces or­de­nó a los fun­cio­na­rios de la adua­na de la pro­vin­cia de Guang­dong la com­pra de re­lo­jes oc­ci­den­ta­les, aun­que cos­ta­ran una for­tu­na.

Las de­le­ga­cio­nes y los mi­sio­ne­ros oc­ci­den­ta­les sa­bían de aquel gus­to de los em­pe­ra­do­res chi­nos y, por con­si­guien­te, traían ele­gan­tes re­lo­jes que pre­sen­ta­ban al em­pe­ra­dor con el fin de ob­te­ner be­ne-

fi­cios a cam­bio. Los fa­bri­can­tes eu­ro­peos de re­lo­jes tam­bién em­pe­za­ron a di­se­ñar ejem­pla­res con es­ti­lo orien­tal pa­ra ven­der­los en Chi­na. El Pa­la­cio Im­pe­rial fue co­lec­cio­nan­do ca­da vez más re­lo­jes her­mo­sos y fi­nos, ca­da uno de los cua­les era co­mo un te­so­ro.

La fa­bri­ca­ción de re­lo­jes

No to­dos los re­lo­jes que se en­cuen­tran en el Mu­seo del Pa­la­cio Im­pe­rial pro­vi­nie­ron de Eu­ro­pa. Una gran par­te de ellos se fa­bri­ca­ron en Chi­na.

A par­tir de 1648, du­ran­te la di­nas­tía Qing, el Pa­la­cio Im­pe­rial se pu­so a re­pa­rar y re­pro­du­cir re­lo­jes oc­ci­den­ta­les. El em­pe­ra­dor Kang­xi, di­li­gen­te y es­tu­dio­so, sen­tía mu­cho afán por la cien­cia y la tec­no­lo­gía de Oc­ci­den­te, en es­pe­cial por el sím­bo­lo de to­do ello: los re­lo­jes. Los con­si­de­ra­ba co­mo un buen ejem­plo de las tec­no­lo­gías avan­za­das de Oc­ci­den­te que de­bían ser apren­di­das, por lo que es­ta­ble­ció el Cen­tro de Re­lo­jes de Cam­pa­na, a fin de co­lec­cio­nar, fa­bri­car y con­ser­var los re­lo­jes im­pe­ria­les. Al­gu­nos de los ar­te­sa­nos fue­ron mi­sio­ne­ros oc­ci­den­ta­les. En esa épo­ca, la fa­bri­ca­ción de re­lo­jes cor­te­sa­nos ya te­nía cier­ta en­ver­ga­du­ra.

Du­ran­te el rei­na­do del em­pe­ra­dor Qian­long, el Cen­tro de Re­lo­jes de Cam­pa­na cam­bió de nom­bre al de Cen­tro de la Fa­bri­ca­ción de Re­lo­jes, en don­de se em­pe­za­ron a fa­bri­car, so­bre to­do, re­lo­jes geng, los cua­les com­bi­na­ban la metodología tra­di­cio­nal chi­na pa­ra me­dir el tiem­po con la oc­ci­den­tal. Ade­más, ta­les re­lo­jes po­dían ajus­tar la du­ra­ción de ca­da geng se­gún los cam­bios de los pe­rio­dos cli­má­ti­cos. Es­tos re­lo­jes fa­bri­ca­dos en el Pa­la­cio Im­pe­rial es­ta­ban cu­bier­tos con ma­de­ra de ex­ce­len­te ca­li­dad y ador­na­dos con es­mal­te o la­ca do­ra­da pa­ra que lu­cie­ran so­lem­nes. La ma­yo­ría tie­ne for­ma de edi­fi­cios tra­di­cio­na­les chi­nos, lo cual era una ma­ne­ra de desear una vi­da lon­ge­va.

Los re­lo­jes del Mu­seo del Pa­la­cio Im­pe­rial no so­lo ser­vían pa­ra me­dir el tiem­po, sino que tam­bién te­nían fun­cio­nes uti­li­ta­rias y de­co­ra­ti­vas. Por ejem­plo, se con­ser­va un re­loj en el que el em­pe­ra­dor po­día apo­yar­se, y cuan­do él pre­sio­na­ba un bo­tón so­na­ba una mú­si­ca me­lo­dio­sa. Otro ca­so es el de un re­loj de ar­ma­rio que com­bi­na per­fec­ta­men­te el es­ti­lo de los mue­bles clá­si­cos: en el cen­tro de la par­te in­fe­rior del ar­ma­rio es­tá im­plan­ta­do un re­loj, mien­tras que a sus dos la­dos se ex­po­nen ar­tícu­los ex­qui­si­tos. Ade­más, hay re­lo­jes per­che­ros don­de se col­ga­ban los som­bre­ros del em­pe­ra­dor, y re­lo­jes de es­tu­che en los que se guar­da­ban los cos­mé­ti­cos de las con­cu­bi­nas.

El Cen­tro de la Fa­bri­ca­ción de Re­lo­jes cum­plía las ór­de­nes del em­pe­ra­dor y una de sus ta­reas prin­ci­pa­les era re­mo­de­lar al­gu­nos de los re­lo­jes oc­ci­den­ta­les. Al­gu­nos re­lo­jes se gas­ta­ban con el tiem­po,

entonces di­cho cen­tro los re­pa­ra­ba y re­no­va­ba. A al­gu­nos se les cam­bia­ba el as­pec­to y el co­lor, y a otros se les agre­ga­ba nuevos dis­po­si­ti­vos. El cen­tro ha­cía pe­que­ñas o gran­des mo­di­fi­ca­cio­nes se­gún el gus­to del em­pe­ra­dor.

Aun­que el Cen­tro de la Fa­bri­ca­ción de Re­lo­jes ya de­jó de fun­cio­nar en el Mu­seo del Pa­la­cio Im­pe­rial, es­te ar­te ha si­do trans­mi­ti­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. Los re­lo­je­ros de hoy han ad­qui­ri­do un con­jun­to de téc­ni­cas gra­cias a la acu­mu­la­ción de ex­pe­rien­cias de si­glos atrás.

An­tes de re­pa­rar un re­loj, pri­me­ro hay que to­mar fo­tos que sir­van no so­lo de cons­tan­cia, sino tam­bién pa­ra di­se­ñar un plan de re­pa­ra­ción y guar­dar­lo en los ar­chi­vos. Des­pués, hay que des­em­pol­var­lo, des­ar­mar­lo y lim­piar­lo. Exis­te un or­den es­tric­to a la ho­ra de des­en­sam­blar­lo. Al fi­nal, es im­por­tan­te lim­piar to­das las piezas del re­loj con un de­ter­gen­te efi­caz pa­ra no de­jar nin­gu­na man­cha.

Lo peor que pue­de pa­sar du­ran­te el pro­ce­so de re­pa­ra­ción es que se rom­pa al­gu­na pie­za ori­gi­nal o se ca­rez­ca de al­gu­na de ellas. Una pe­que­ña ave­ría pue­de afec­tar to­do el fun­cio­na­mien­to. Pue­de pa­sar que la pie­za de­te­rio­ra­da mi­da me­nos de un mi­lí­me­tro y es im­pres­cin­di­ble re­pro­du­cir una del mis­mo ta­ma­ño. A di­fe­ren­cia de la re­pa­ra­ción de re­lo­jes mo­der­nos, en la que una pie­za ori­gi­nal pue­de ser re­em­pla­za­da con una nue­va, cuan­do se tra­ta de an­ti­guos re­lo­jes es ne­ce­sa­rio re­pa­rar la pie­za ori­gi­nal en lu­gar de co­lo­car una nue­va.

Una vez ter­mi­na­do to­do el pro­ce­so de re­pa­ra­ción, ya pue­den en­sam­blar­se las piezas y po­ner el re­loj a prue­ba. Si aún no fun­cio­na, hay que vol­ver a des­mon­tar­lo y re­vi­sar­lo. Es­te ti­po de tra­ba­jos so­lo se cum­plen con mu­cha pa­cien­cia.

La par­te más com­pli­ca­da de es­tos ex­qui­si­tos re­lo­jes son sus de­co­ra­cio­nes, las cua­les po­seen cien­tos e, in­clu­so, mi­les de piezas. Por con­si­guien­te, es ne­ce­sa­rio re­pa­rar­los pa­ra que pue­dan vol­ver a ser ad­mi­ra­dos des­pués de dar la ho­ra exac­ta. Pa­ra ello se re­quie­ren mé­to­dos tan­to tra­di­cio­na­les co­mo mo­der­nos, con el fin de so­lu­cio­nar los pro­ble­mas que sur­jan en el pro­ce­so de re­pa­ra­ción.

Co­mo la ma­yo­ría de es­tos re­lo­jes an­ti­guos per­te­ne­cie­ron a la fa­mi­lia im­pe­rial, hay po­cos re­gis­tros his­tó­ri­cos so­bre ellos, lo cual pue­de ge­ne­rar mu­chos obs­tácu­los al mo­men­to de rea­li­zar in­ves­ti­ga­cio­nes o de trans­mi­tir las téc­ni­cas. Sin em­bar­go, gra­cias al desa­rro­llo de la tec­no­lo­gía, los re­lo­je­ros es­tán dis­pues­tos a po­ner un có­di­go QR a ca­da re­loj re­pa­ra­do. Ca­da vez que lo es­ca­neen, los in­ves­ti­ga­do­res po­drán ver su as­pec­to y es­cu­char su so­ni­do.

El ar­te de la re­pa­ra­ción de los re­lo­jes de la di­nas­tía Qing ha si­do trans­mi­ti­do a una cuar­ta ge­ne­ra­ción. El Mu­seo del Pa­la­cio Im­pe­rial or­ga­ni­zó un ta­ller pa­ra los re­pa­ra­do­res pro­fe­sio­na­les y ela­bo­ró un ma­nual con to­da la in­for­ma­ción de los úl­ti­mos años so­bre la re­pa­ra­ción de re­lo­jes, a fin de pre­ser­var es­ta an­ti­gua téc­ni­ca.

Wang Jin, pres­ti­gio­so re­pa­ra­dor de re­lo­jes, en su ta­ller.

Wang Jin re­pa­ra un vie­jo re­loj mu­si­cal.

Fo­tos de VCG

24 de ma­yo de 2017. Una vi­si­tan­te apre­cia un re­fi­na­do re­loj en la Ex­po­si­ción de la Ciu­dad Prohi­bi­da y la Ru­ta Ma­rí­ti­ma de la Se­da en el Mu­seo del Pa­la­cio Im­pe­rial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.