EL REHA­BI­LI­TA­DOR DE PERROS BRA­VU­CO­NES

El reha­bi­li­ta­dor de perros bra­vu­co­nes

4 Patas - - CON­TE­NI­DO - TEX­TO: JUAN DA­VID MON­TES

Ro­dea­do por una ma­na­da de perros que co­rre­tean so­bre el cés­ped, An­drés Ca­rrión al­can­za a per­ci­bir el lo­mo eri­za­do de Rex cuan­do un pa­cí­fi­co husky si­be­riano in­ten­ta atra­ve­sar el par­que. El pas­tor ale­mán, que lle­va el mis­mo nom­bre del pro­ta­go­nis­ta de la se­rie de te­le­vi­sión ale­ma­na, so­lía ser pen­den­cie­ro y crá­pu­la, y to­da­vía ex­hi­be co­mo un tro­feo de gue­rra las ci­ca­tri­ces de sie­te ci­ru­gías que le hi­cie­ron pa­ra co­ser­le las he­ri­das del mal­tra­to. En­ton­ces, Rex gru­ñe y su cui­da­dor op­ta por lla­mar­lo con ener­gía, com­pli­ci­dad y… mu­cho ca­ri­ño.

El husky finalmente se ale­ja con su due­ña sin pres­tar aten­ción, pe­ro pa­ra Ca­rrión la es­ce­na fue otra con­fir­ma­ción de que su pe­rro, an­tes mal­ge­nia­do y agre­si­vo, ha­bía de­ja­do atrás aque­lla exis­ten­cia ca­mo­rre­ra. Hoy, Rex es un lí­der, un rey de la sel­va pe­rru­na, bra­vo pe­ro se­reno y con­des­cen­dien­te, y su cui­da­dor, el hom­bre que le de­vol­vió la dig­ni­dad per­di­da de buen pas­tor ale­mán; eso sí, des­pués de ha­ber re­co­no­ci­do jun­to a su pro­pie­ta­ria que esa agre­si­vi­dad era cau­sa­da por un pa­sa­do lleno de abu­sos y opre­sión.

Ese es su ofi­cio: res­ca­tar el al­ma bue­na de los perros bra­vu­co­nes. No es na­da fá­cil. Su ru­ti­na em­pie­za a las 4:30 de la ma­dru­ga­da, ho­ra en la que en cues­tión de mi­nu­tos es­tá lis­to pa­ra re­vi­sar el re­co­rri­do que pla­neó la no­che an­te­rior. El cie­lo to­da­vía es­tá os­cu­ro cuan­do a las 5:40 a.m. sa­le en su bi­ci­cle­ta a re­co­ger en las puer­tas de sus ca­sas a ca­da uno de los miem­bros de su ma­na­da. Cuan­do él di­ce ‘ma­na­da’, se re­fie­re a los perros

AN­DRÉS CA­RRIÓN SE DE­DI­CA A MO­DI­FI­CAR PO­SI­TI­VA­MEN­TE LA CON­DUC­TA DE PERROS AGRE­SI­VOS. LA CLA­VE, EN MU­CHOS CA­SOS, ES­TÁ EN SUS PRO­PIOS DUE­ÑOS.

cu­yo cui­da­do le han en­car­ga­do sus due­ños. Y aun­que de le­jos pa­rez­ca un pa­sea­dor más, lo que Ca­rrión ha­ce ha cam­bia­do las vi­das de es­tos ani­ma­les y tam­bién las de sus pro­pie­ta­rios.

Es usual en­con­trar­lo en las zo­nas ver­des que hay al­re­de­dor del Par­que Me­tro­po­li­tano Si­món Bo­lí­var, en el oc­ci­den­te de Bo­go­tá. Allí jue­ga con los perros has­ta que, a las 9:30 a.m., se tras­la­dan a otro sec­tor de El Sa­li­tre, en don­de de­ja que se dis­trai­gan ba­jo su vi­gi­lan­cia per­ma­nen­te. Cuan­do lle­ga el mo­men­to de que la ma­na­da se hi­dra­te, les sir­ve agua y lue­go en­vía vi­deos a los due­ños de ca­da ani­mal pa­ra que vean có­mo va su día.

Aun­que se en­tre­ten­ga con lo que ha­ce a dia­rio, es­to no es un hobby ni una ocupación pro­vi­sio­nal. Se tra­ta de un pro­yec­to que con­ci­bió des­de que era es­tu­dian­te de Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas y con el que con­clu­yó que de­trás de to­do pe­rro agre­si­vo hay, en va­rias oca­sio­nes, se­res hu­ma­nos in­to­le­ran­tes. “Mu­chas per­so­nas se ofre­cen co­mo pa­sea­do­res de perros, y par­te de lo que yo ha­go es eso: pa­sear las mas­co­tas de otros”, ase­gu­ra. Pe­ro es­to no es to­do: sus estudios los com­ple­men­tó con un cer­ti­fi­ca­do en reha­bi­li­ta­ción fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca de la mano de los ex­per­tos Da­niel Ho­ra­cio Pe­ña, uno de los que ha im­pul­sa­do las la­bo­res de adies­tra­mien­to ca­nino en la Cruz Ro­ja Co­lom­bia­na, y Juan Pa­blo Páez, psi­có­lo­go es­pe­cia­li­za­do en eto­lo­gía.

Tra­ba­jo en equi­po

Cuan­do las per­so­nas pre­ten­den en­tre­gar­le un pe­rro pa­ra que él por su cuen­ta se en­car­gue de me­jo­rar­le el com­por­ta­mien­to, Ca­rrión pre­fie­re no tra­ba­jar con ellos. “El pe­rro pue­de fun­cio­nar con­mi­go, pe­ro cuan­do lle­gue a ca­sa re­cor­da­rá to­do lo que no po­día ha­cer”, ex­pli­ca. Por eso ad­vier­te que su la­bor es un tra­ba­jo con­jun­to.

Son va­rios los ca­sos de éxi­to que le han per­mi­ti­do a es­te em­pren­de­dor ga­nar­se la con­fian­za de los pro­pie­ta­rios de los perros con los que tra­ba­ja, al pun­to que cuan­do al­gu­nos de ellos de­ben via­jar, no tie­nen re­pa­ro en dar­le las lla­ves de su ca­sa pa­ra que él va­ya a cui­dar de sus mas­co­tas.

An­drés lle­va a su ma­na­da por va­rios par­ques bo­go­ta­nos y les da tro­zos de car­ne de bú­fa­lo pa­ra

“Lo im­por­tan­te es en­ten­der su len­gua­je cor­po­ral y aten­der co­rrec­ta­men­te sus ne­ce­si­da­des”, An­drés Ca­rrión.

pre­miar­los cuan­do de­mues­tran que de­ja­ron de ser pe­lea­do­res ca­lle­je­ros.

Al fi­nal de la jor­na­da or­ga­ni­za el re­co­rri­do del día si­guien­te, mien­tras que ca­da pe­rro re­po­sa tras un día de jue­gos al ai­re li­bre. Pe­ro más que un ra­to de dis­trac­ción, se tra­ta de un mé­to­do pa­ra mo­di­fi­car el com­por­ta­mien­to de ca­da ejem­plar de for­ma gra­dual, ins­truc­ción por ins­truc­ción, con uno que otro mor­dis­co o ras­gu­ño en el ca­mino, que no han amai­na­do la vo­lun­tad de es­te en­tre­na­dor. Un pro­ce­so que pue­de du­rar des­de me­ses has­ta va­rios años, se­gún la com­ple­ji­dad de ca­da ca­so.

El ‘voz a voz’ ha per­mi­ti­do que una vein­te­na de clien­tes le con­fíen el cui­da­do de sus perros, so­bre to­do por­que el cam­bio en la con­duc­ta de mu­chos ha si­do ra­di­cal. Ejem­plos de es­to son ca­sos co­mo el de Joe y Blue, dos ani­ma­les re­in­ser­ta­dos en la co­mu­ni­dad pe­rru­na lue­go de ha­ber­se he­cho fa­mo­sos por sus ra­bie­tas ca­lle­je­ras, o el del bra­vu­cón pe­ro sim­pá­ti­co Rex, aho­ra con­ver­ti­do en un com­pa­ñe­ro afa­ble, ser­vi­cial y de ‘muy bue­nas pul­gas’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.