EX­PER­TO

¡Que no te ma­te la ra­bia!

4 Patas - - CONTENIDO -

Al­gu­na vez en con­sul­ta, un pro­pie­ta­rio de un ca­cho­rro ra­za aki­ta me pre­gun­tó: “Mi pe­rro es muy agre­si­vo, ¿se­rá que tie­ne ra­bia?”. Efec­ti­va­men­te, es uno de los sín­to­mas, pe­ro no siem­pre di­cha mo­di­fi­ca­ción de la con­duc­ta sig­ni­fi­ca que es­ta­mos an­te un ca­so de ra­bia ca­ni­na. Por eso, es im­por­tan­te la aten­ción ade­cua­da por par­te de un mé­di­co ve­te­ri­na­rio.

Ha­ce cien­tos de años se creía que las per­so­nas y ani­ma­les con es­ta afec­ción mo­rían co­mo con­se­cuen­cia

LA RA­BIA ES UNA EN­FER­ME­DAD MOR­TAL, NO SO­LO PA­RA LOS PE­RROS, SINO PA­RA LOS SE­RES HU­MA­NOS. TE EX­PLI­CA­MOS EN QUÉ CON­SIS­TE.

de un cas­ti­go di­vino. En el si­glo

XV, el mé­di­co ita­liano Gi­ro­la­ma Fra­cas­to­ro se dio cuen­ta de que la cau­sa de di­cha en­fer­me­dad era un vi­rus. Lue­go, en 1885, el quí­mi­co fran­cés Luis Pas­teur des­cu­brió la va­cu­na que ayu­da a pre­ve­nir­la en ani­ma­les y hu­ma­nos.

La ra­bia pue­de afec­tar a to­dos los ma­mí­fe­ros y es­tá pre­sen­te en más de 150 paí­ses, in­clu­yen­do a los de La­ti­noa­mé­ri­ca. Los sín­to­mas en los pe­rros son: agre­si­vi­dad sin mo­ti­va­ción

apa­ren­te, ex­ci­ta­bi­li­dad, pu­pi­las di­la­ta­das, fo­to­sen­si­bi­li­dad, inape­ten­cia, sa­li­va­ción ex­ce­si­va, con­vul­sio­nes y muer­te. Ade­más, se pre­sen­ta di­fi­cul­tad pa­ra tra­gar ali­men­tos y aver­sión al agua, por lo que se de­no­mi­nó la pa­to­lo­gía co­mo hi­dro­fo­bia. Los pe­rros en­fer­mos, al mor­der a una per­so­na o a otro ani­mal, pue­den trans­mi­tir el vi­rus a tra­vés de la sa­li­va y pro­du­cir gra­ves con­se­cuen­cias.

La me­jor ma­ne­ra de pre­ve­nir­la es va­cu­nan­do a nues­tras mas­co­tas, pe­rros y ga­tos, de ma­ne­ra ri­gu­ro­sa, in­de­pen­dien­te­men­te de la ra­za o los há­bi­tos de vi­da. Lo an­te­rior ga­na más im­por­tan­cia si con­si­de­ra­mos que mu­chos pe­rros in­fec­ta­dos no pre­sen­tan la sin­to­ma­to­lo­gía tí­pi­ca y se con­vier­ten en fo­cos de trans­mi­sión de la en­fer­me­dad sin sa­ber­lo.

En pe­rros, la ra­bia es in­cu­ra­ble lue­go de que em­pie­zan a apa­re­cer los sig­nos de afec­ción en el sis­te­ma ner­vio­so. No obs­tan­te, an­te una mor­de­du­ra de un ani­mal sos­pe­cho­so, el mé­di­co ve­te­ri­na­rio pue­de ad­mi­nis­trar un tra­ta­mien­to que ayu­de a mi­ti­gar las con­se­cuen­cias. El diag­nós­ti­co de al­ta pre­ci­sión se rea­li­za a tra­vés de un aná­li­sis del te­ji­do ce­re­bral, que se con­vier­te en una di­fi­cul­tad pa­ra los pro­gra­mas de vi­gi­lan­cia epi­de­mio­ló­gi­ca de la pa­to­lo­gía.

San­tia­go He­nao Vi­lle­gas, mé­di­co ve­te­ri­na­rio, ma­gís­ter en Me­di­ci­na Pre­ven­ti­va y doc­tor en Bioé­ti­ca. Je­fe de Pos­gra­dos de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na Ve­te­ri­na­ria y Zoo­tec­nia, Uni­ver­si­dad CES. Fun­da­dor del Gru­po de Aten­ción de Ani­ma­les en De­sas­tres VERU-CES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.