AL NA­TU­RAL

Mi pe­lu­do no duer­me

4 Patas - - CONTENIDO - GUI­LLER­MO RI­CO, MÉ­DI­CO VE­TE­RI­NA­RIO.

Des­pués de un lar­go día lo úni­co que que­re­mos es des­can­sar y dor­mir, pe­ro cuan­do los la­dri­dos, los rui­dos o el re­cu­rren­te llan­to de nues­tra mas­co­ta no nos de­jan ‘pe­gar el ojo’ en to­da la no­che, se em­pie­zan a ge­ne­rar pro­ble­mas, pues no so­lo se ve afec­ta­do el bie­nes­tar del ani­mal, sino el de la fa­mi­lia, en ge­ne­ral. Por es­ta ra­zón, de­be­mos de­ter­mi­nar si es­tá su­frien­do in­som­nio y cuá­les son sus cau­sas.

Un pe­rro sano duer­me en­tre 10 y 12 ho­ras en la no­che, sin con­tar los cons­tan­tes pe­rio­dos en los que des­can­sa du­ran­te el día al en­trar en un es­ta­do de vi­gi­lia, es de­cir, re­po­sa pe­ro sin al­can­zar el sue­ño pro­fun­do y man­tie­ne sus sen­ti­dos aten­tos an­te cual­quier even­tua­li­dad. No obs­tan­te, al igual que en los se­res hu­ma­nos, exis­ten mo­ti­vos que al­te­ran sus ci­clos de sue­ño, pro­vo­can­do que se sien­ta can­sa­do, irri­ta­ble, in­quie­to y ner­vio­so. La úni­ca di­fe­ren­cia es que en ellos no es al­go cró­ni­co.

RUI­DOS, DOLENCIAS, EX­CE­SO DE CO­MI­DA E INAC­TI­VI­DAD FÍ­SI­CA SON LAS PRIN­CI­PA­LES CAU­SAS QUE LE IM­PI­DEN A UN PE­RRO CON­CI­LIAR EL SUE­ÑO. CONOCERLAS Y AC­TUAR FREN­TE A ELLAS ES DE­TER­MI­NAN­TE PA­RA QUE EL IN­SOM­NIO SO­LO SEA UNA MO­LES­TIA PA­SA­JE­RA.

¿Cuá­les son las cau­sas?

“El in­som­nio en un pe­rro se de­be prin­ci­pal­men­te a asun­tos emo­cio­na­les, co­mo la an­sie­dad y el es­trés. Tam­bién, a al­gu­nas di­fi­cul­ta­des fí­si­cas co­mo do­lor, in­con­ti­nen­cia o pro­ble­mas ti­roi­deos. Es una con­di­ción aso­cia­da a pe­rros se­ni­les, pe­ro un ca­cho­rro tam­bién la pue­de pa­de­cer. Aun­que no es gra­ve, si las cau­sas per­sis­ten, pue­de afec­tar su ca­li­dad de vi­da”, ex­pli­ca Gui­ller­mo Ri­co, mé­di­co ve­te­ri­na­rio. Por es­te mo­ti­vo, es ne­ce­sa­rio que bus­ques la ra­zón es­pe­cí­fi­ca que es­tá pro­vo­can­do esa de­fi­cien­cia en tu pe­lu­do. Aquí, al­gu­nas de ellas:

Es­pa­cio inade­cua­do de des­can­so

Lo pri­me­ro que de­bes pre­gun­tar­te es si el lu­gar don­de duer­me tu pe­lu­do es ap­to pa­ra él. La hu­me­dad pue­de ser la prin­ci­pal cau­sa de que no pue­da con­ci­liar el sue­ño fá­cil­men­te, por eso, ade­cuar­le una gua­ri­da ca­lien­te y una ca­ma con­for­ta­ble le pro­por­cio­na­rá tran­qui­li­dad.

Rui­dos

En ge­ne­ral, exis­ten cier­tos rui­dos que po­nen ner­vio­sos a los pe­rros, co­mo el de los fue­gos ar­ti­fi­cia­les o el de las tor­men­tas. Al per­ma­ne­cer aler­ta ins­tin­ti­va­men­te, es­te ti­po de so­ni­dos le des­en­ca­de­nan al­tos ni­ve­les de an­sie­dad, que afec­tan di­rec­ta­men­te su es­ta­do de sue­ño. Por tal ra­zón, el lu­gar don­de duer­me de­be es­tar ale­ja­do, en lo po­si­ble, de la ca­lle. Dolencias o afec­cio­nes

Cual­quier mo­les­tia que sien­ta nues­tra mas­co­ta in­flui­rá en su des­can­so. Uno de los prin­ci­pa­les sín­to­mas de en­fer­me­da­des co­mo la dis­fun­ción de la ti­roi­des, in­fla­ma­ción en las me­nin­ges, ar­tri­tis, pro­ble­mas car­dia­cos, res­pi­ra­to­rios o de­ge­ne­ra­ti­vos, es el in­som­nio; por tal mo­ti­vo, es re­co­men­da­ble lle­var­lo al ve­te­ri­na­rio pa­ra co­rro­bo­rar si su­fre de una de es­tas pa­to­lo­gías y apli­car el tra­ta­mien­to co­rres­pon­dien­te. Ex­ce­so de co­mi­da

Co­mi­das pe­sa­das, en ex­ce­so o en ho­ras no re­co­men­da­bles pue­den di­fi­cul­tar su di­ges­tión y, por en­de, tu mas­co­ta no po­drá des­can­sar tran­qui­la­men­te. La su­ge­ren­cia es brin­dar­le su ce­na una ho­ra an­tes de lle­var­lo a la ca­ma.

Edad

Los ci­clos de sue­ño dependen de la edad del pe­rro. Los más pro­pen­sos a pa­de­cer in­som­nio son los ca­cho­rros, ya que no lo­gran adap­tar­se fá­cil­men­te a su nue­vo ho­gar, y los adul­tos ma­yo­res (apro­xi­ma­da­men­te de 11 años), pues des­can­san más tiem­po du­ran­te el día y se afec­ta su sue­ño noc­turno.

Ins­tin­to se­xual

Cuan­do los ca­nes es­tán cer­ca de una hem­bra en ce­lo y per­ci­ben sus fe­ro­mo­nas, se mues­tran al­te­ra­dos, in­tran­qui­los, ner­vio­sos, hi­per­ac­ti­vos y an­gus­tia­dos, has­ta el pun­to que pue­den pa­sar no­ches en­te­ras sin dor­mir. Una so­lu­ción pue­de ser la es­te­ri­li­za­ción del pe­rro.

“Las te­ra­pias al­ter­na­ti­vas co­mo las esen­cias flo­ra­les, el reiki y la acu­pun­tu­ra son muy efec­ti­vas pa­ra com­ba­tir el in­som­nio. Pro­por­ció­na­le tiem­po de ca­li­dad a tu pe­rro, por ejem­plo, una ho­ra de ejer­ci­cio, buen tra­to, una ca­ma con­for­ta­ble y un am­bien­te tran­qui­lo. Evi­ta to­do aque­llo que le ge­ne­re es­trés, es­to es de­ter­mi­nan­te pa­ra que pue­da dor­mir. Lo más im­por­tan­te es com­ba­tir la cau­sa”.

Fal­ta de ac­ti­vi­dad fí­si­ca

Una vi­da se­den­ta­ria tam­bién es una cau­sa fre­cuen­te de in­som­nio, de­bi­do a que no es­tán lo su­fi­cien­te­men­te can­sa­dos, ade­más, per­ma­ne­cer en­ce­rra­dos los po­ne in­quie­tos. Es ne­ce­sa­rio que sa­ques tiem­po pa­ra sa­lir a ju­gar con tu mas­co­ta, llé­va­la a ha­cer ejer­ci­cio y a di­ver­tir­se.

Co­mi­das pe­sa­das, en ex­ce­so o en ho­ras no re­co­men­da­bles pue­den di­fi­cul­tar el pro­ce­so de di­ges­tión de tu mas­co­ta y, por en­de, le cau­sa­rán in­som­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.