EN CA­SA

Com­pa­ñía ili­mi­ta­da

4 Patas - - CONTENIDO -

Cuan­do de­ci­di­mos aco­ger a un pe­rro co­mo par­te de nues­tra fa­mi­lia, es amor a pri­me­ra vis­ta. En po­cos días de­sa­rro­lla­mos sen­ti­mien­tos de ape­go y cui­da­do ha­cia ese ca­cho­rro que pa­sa a de­pen­der de no­so­tros, nos mue­ve la co­la al ver­nos y nos si­gue a ca­da pa­so. De re­pen­te, nos sen­ti­mos acom­pa­ña­dos, se­gu­ros, fe­li­ces y con una gran ne­ce­si­dad de cui­dar, pro­te­ger y con­sen­tir.

Es en ese mo­men­to cuan­do co­bra sen­ti­do la fra­se que di­ce que el pe­rro es el me­jor ami­go del hom­bre, al co­no­cer el va­lor de una amis­tad in­con­di­cio­nal. Los días de so­le­dad des­apa­re­cen, su pre­sen­cia lo­gra cal­mar nues­tra an­sie­dad y bas­ta con te­ner­lo al la­do pa­ra con­se­guir la cal­ma. Es co­mo si, de al­gu­na ma­ne­ra, nos sin­tié­ra­mos más cer­ca de la fe­li­ci­dad.

Co­mo lo ase­gu­ra la psi­có­lo­ga y en­tre­na­do­ra ca­ni­na Ca­ta­li­na Gon­zá­lez —co­fun­da­do­ra de Pe­rros de Ca­sa, una em­pre­sa con 13 años de ex­pe­rien­cia ofre­cien­do ser­vi­cios pa­ra mas­co­tas—, nos con­ver­ti­mos en me­jo­res se­res hu­ma­nos. “So­lo hay que mi­rar có­mo se re­la­cio­nan las per­so­nas que son due­ñas de pe­rros en un par­que. El ani­mal se con­vier­te en una ex­cu­sa pa­ra acer­car­se al otro, ge­ne­rar una con­ver­sa­ción y con­tar­se his­to­rias. Los pe­rros son un mo­ti­vo pa­ra ha­blar con al­guien des­co­no­ci­do y ge­ne­rar una re­la­ción”, ex­pli­ca.

Adiós a la de­pre­sión

Se­gún la ex­per­ta, al­gu­nos es­tu­dios de­mues­tran que te­ner un pe­rro ayu­da a los se­res hu­ma­nos a re­la­cio­nar­se me­jor con su en­torno y a en­fren­tar de una me­jor ma­ne­ra si­tua­cio­nes di­fí­ci­les, co­mo la pér­di­da de un ser que­ri­do, la de­pre­sión, el es­trés e in­clu­so, en­fer­me­da­des fí­si­cas im­por­tan­tes.

“Fi­sio­ló­gi­ca­men­te ha­blan­do, al es­tar en con­tac­to con un pe­rro se­gre­ga­mos do­pa­mi­na en el ce­re­bro, esa hor­mo­na que nos ha­ce sen­tir fe­li­ces. Te­ner una mas­co­ta nos ge­ne­ra una sen­sa­ción de pla­cer que ali­men­ta el cuer­po y el es­pí­ri­tu”, ase­gu­ra.

Te­ner un pe­rro te ha­ce más fe­liz

Una in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Mia­mi con­clu­yó que las per­so­nas con pe­rros son más fe­li­ces y me­nos pro­pen­sas a su­frir cua­dros

ADE­MÁS DE BRINDARNOS COM­PA­ÑÍA, LOS PE­RROS PUE­DEN AYU­DAR­NOS A SU­PE­RAR SI­TUA­CIO­NES DI­FÍ­CI­LES, ALI­VIAR EL ES­TRÉS, TRANS­FOR­MAR NUES­TROS MIE­DOS EN SE­GU­RI­DA­DES, DE­JAR DE LA­DO LA TRIS­TE­ZA O LA IRA E IN­CLU­SO, SA­NAR EN­FER­ME­DA­DES PSI­CO­LÓ­GI­CAS.

de­pre­si­vos. El in­for­me ase­gu­ra que la pro­tec­ción y con­fian­za que nos brin­dan nues­tras mas­co­tas dia­ria­men­te blo­quean los sen­ti­mien­tos de so­le­dad y ais­la­mien­to.

Es tan be­ne­fi­cio­so con­tar con la com­pa­ñía de un pe­rro en mo­men­tos di­fí­ci­les, que en al­gu­nos cen­tros de sa­lud del mun­do es per­mi­ti­do que los pa­cien­tes per­ma­nez­can con sus mas­co­tas co­mo par­te de su pro­ce­so de sa­na­ción y re­cu­pe­ra­ción.

So­por­te pa­ra la fa­mi­lia

Cuan­do adop­ta­mos un pe­lu­do co­mo par­te de nues­tra fa­mi­lia, de al­gún mo­do es­ta­mos tra­yen­do a nues­tros ho­ga­res un so­por­te emo­cio­nal pa­ra nues­tros ni­ños y pa­ra no­so­tros mis­mos. Los pe­rros son se­res que siem­pre es­tán ahí pa­ra ti, sin im­por­tar las cir­cuns­tan­cias, y su ale­gría te ha­ce ol­vi­dar de las preo­cu­pa­cio­nes y pro­ble­mas. Se­gún la psi­có­lo­ga Ca­ta­li­na Gon­zá­lez, ellos les en­se­ñan a los ni­ños so­bre el cui­da­do y el res­pe­to por el otro.

Be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud

El con­tac­to con ani­ma­les pue­de re­du­cir la fre­cuen­cia car­dia­ca y la pre­sión san­guí­nea de las per­so­nas.

Se­gún da­tos de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na del Co­ra­zón, uno de los efec­tos del con­tac­to con es­tos ani­ma­les es que pue­den lle­gar a re­du­cir la fre­cuen­cia car­dia­ca y la pre­sión san­guí­nea de las per­so­nas a tal pun­to que, de­bi­do a la li­be­ra­ción de ten­sio­nes, dis­mi­nu­yen el ries­go de in­far­to y de pa­de­cer en­fer­me­da­des co­ro­na­rias.

Ade­más, el he­cho de te­ner una mas­co­ta en ca­sa te obli­ga a sa­car­lo a pa­sear al ai­re li­bre y, por en­de, a au­men­tar tus jor­na­das de ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Se ha po­di­do es­ta­ble­cer que las per­so­nas que tie­nen un pe­rro se vuel­ven más re­sis­ten­tes a las en­fer­me­da­des y me­nos pro­pen­sas a las aler­gias, al es­tar cons­tan­te­men­te ex­pues­tas a los gér­me­nes de sus peludos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.