SA­LUD

Enemi­go ocul­to

4 Patas - - CONTENIDO - Tex­to: GUI­LLER­MO RI­CO*

*Mé­di­co ve­te­ri­na­rio y pe­rio­dis­ta con Maes­tría en Cien­cias Bio­ló­gi­cas. Do­cen­te uni­ver­si­ta­rio, em­pren­de­dor y con­sul­tor en pe­rros y ga­tos. Co­rreo: gri­coh@hot­mail.com

¿Cuál es la cau­sa de la ehrlichiosis?

Una bac­te­ria lla­ma­da ehr­li­chia que afec­ta a al­gu­nos ani­ma­les, en­tre ellos los pe­rros, cau­sán­do­les es­ta in­fec­ción que va di­rec­ta­men­te a los gló­bu­los blan­cos pre­sen­tes en la san­gre. Si bien exis­ten mu­chos ti­pos de ehr­li­chia que in­fec­tan a va­rias es­pe­cies de ani­ma­les, so­lo al­gu­nos afec­tan a nues­tros peludos.

¿Có­mo se trans­mi­te?

Es trans­mi­ti­da a tu pe­rro por ga­rra­pa­tas que se con­ta­gia­ron en­tre 24 y 48 ho­ras an­tes, al ali­men­tar­se de la san­gre de al­gún ani­mal in­fec­ta­do. Pe­ro es­ta no es la úni­ca vía de trans­mi­sión. Tam­bién pue­de dar­se me­dian­te trans­fu­sio­nes de san­gre con­ta­mi­na­da por la bac­te­ria.

LA EHRLICHIOSIS, EN­FER­ME­DAD TRANS­MI­TI­DA POR GA­RRA­PA­TAS, PUE­DE PO­NER EN RIES­GO LA VI­DA DE TU PE­LU­DO. LA PRE­VEN­CIÓN ES LA ME­JOR AL­TER­NA­TI­VA.

Fac­to­res de ries­go

Si bien la ehrlichiosis se trans­mi­te a ni­vel mun­dial, hay al­gu­nos fac­to­res de ries­go que de­bes con­si­de­rar en Co­lom­bia. Es­ta en­fer­me­dad se pre­sen­ta en áreas en las que las ga­rra­pa­tas son co­mu­nes, por ejem­plo, en las re­gio­nes tem­pla­das y cá­li­das del país, par­ti­cu­lar­men­te en zo­nas en­mon­ta­das y con pas­to al­to. De­bi­do al cam­bio cli­má­ti­co, en al­gu­nos par­ques de Bo­go­tá tam­bién se han re­por­ta­do es­te ti­po de áca­ros.

Sin em­bar­go, tu mas­co­ta no so­lo po­drá con­ta­giar­se al es­tar en pas­to al­to. Tam­bién en ciu­da­des de cli­ma frío si en­tra en con­tac­to con otro pe­lu­do que es­té in­fec­ta­do y ten­ga ga­rra­pa­tas.

Un es­tu­dio rea­li­za­do en Me­de­llín con­clu­yó que los coc­ker spa­niel, los si­be­rian husky, los pug y los la­bra­do­res re­trie­ver son las ra­zas que su­fren fre­cuen­te­men­te de ehrlichiosis en es­ta ciu­dad. Si bien cual­quier pe­rro pue­de in­fec­tar­se, los de ori­gen eu­ro­peo tien­den a desa­rro­llar cua­dros cró­ni­cos más se­rios.

Los pe­rros se­ni­les tie­nen el do­ble de pro­ba­bi­li­dad de in­fec­tar­se por la bac­te­ria ehr­li­chia.

Sín­to­mas más co­mu­nes

• De­pre­sión

• Fal­ta de ener­gía

• Pér­di­da de ape­ti­to

• San­gra­do por la na­riz • He­ma­to­mas en en­cías y en el ab­do­men

• Co­je­ra

• Pér­di­da de pe­so

• In­fla­ma­ción de ojos y de pa­tas

Fa­ses de la en­fer­me­dad

Pue­de pre­sen­tar tres fa­ses. La agu­da se desa­rro­lla usual­men­te en­tre una y tres se­ma­nas des­pués de ha­ber­se con­ta­gia­do por la garrapata, y du­ra en­tre 15 días y un mes. Du­ran­te es­ta, la ehr­li­chia se re­pro­du­ce en las cé­lu­las san­guí­neas y, co­mo re­sul­ta­do de la in­fec­ción, los nó­du­los lin­fá­ti­cos, el hígado y el ba­zo in­cre­men­tan su ta­ma­ño. Si el pe­rro no pue­de con­tro­lar la in­fec­ción, pa­sa­rá a la fa­se sub­clí­ni­ca.

En es­ta eta­pa, que pue­de du­rar me­ses o años, tu pe­lu­do se ve­rá apa­ren­te­men­te nor­mal pe­ro en su cuer­po per­ma­ne­ce­rá la bac­te­ria. Es­ta de­be­rá ser eliminada, de lo con­tra­rio, lle­va­rá al ani­mal a un es­ta­do cró­ni­co; to­do de­pen­de de la ca­li­dad de la sa­lud de tu pe­lu­do y de su ge­né­ti­ca.

La fa­se cró­ni­ca pue­de ser le­ve o se­ve­ra. Cuan­do un pe­rro en­tra en es­ta eta­pa de la en­fer­me­dad, co­rre el ries­go de que la pa­to­lo­gía vuel­va a pre­sen­tar­se pe­rió­di­ca­men­te, es­pe­cial­men­te du­ran­te si­tua­cio­nes de es­trés.

¿Có­mo tra­tar la en­fer­me­dad?

An­ti­bió­ti­cos co­mo la te­tra­ci­cli­na o la do­xi­ci­li­na son la me­jor ar­ma. Usual­men­te, el ve­te­ri­na­rio apli­ca el tra­ta­mien­to an­ti­bió­ti­co du­ran­te tres o cua­tro se­ma­nas, in­clu­so si los sín­to­mas del pe­rro me­jo­ran significativamente. En al­gu­nos ca­sos se­ve­ros pue­de lle­gar­se a ne­ce­si­tar trans­fu­sio­nes de san­gre y flui­dos in­tra­ve­no­sos. Pa­ra evi­tar po­si­bles da­ños co­la­te­ra­les li­ga­dos a la res­pues­ta in­mu­ne del pe­rro, co­mo ar­tri­tis o pro­ble­mas pla­que­ta­rios, el ve­te­ri­na­rio le pue­de ad­mi­nis­trar cor­ti­cos­te­roi­des.

La me­jor ac­ción es la pre­ven­ción Pre­ve­nir las ga­rra­pa­tas es el me­jor ca­mino pa­ra evi­tar que tu pe­rro se in­fec­te de ehrlichiosis. Re­vi­sa, al me­nos una vez a la se­ma­na (con más fre­cuen­cia si vi­ves en cli­mas cá­li­dos o tem­pla­dos, o si has lle­va­do a tu pe­rro a zo­nas de al­ta ex­po­si­ción), el pe­lo y la piel de tu pe­rro pa­ra ve­ri­fi­car que no ten­ga áca­ros. Evi­ta que tu pe­lu­do fre­cuen­te pas­to al­to o zo­nas en­mon­ta­das y, an­tes de lle­vár­te­lo de va­ca­cio­nes a tie­rra ca­lien­te, op­ta por de­jar­lo sano y sal­vo en un ho­tel-guar­de­ría de tu ciu­dad.

Al­gu­nos pro­duc­tos con­tra ga­rra­pa­tas pue­den ser apli­ca­dos en la piel de tu pe­rro, pe­ro su efec­to se ve­rá dis­mi­nui­do si son muy al­tas las car­gas de es­te pa­rá­si­to. Tam­bién exis­ten otros quí­mi­cos pa­ra con­tro­lar su apa­ri­ción en la ca­sa de tu pe­rro y en ele­men­tos que él usa con re­gu­la­ri­dad. En to­do ca­so, an­tes de usar­los con­sul­ta a tu ve­te­ri­na­rio de con­fian­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.