Pe­rros ga­seo­sos

4 Patas - - CONTENIDO -

Qui­zá, en al­gu­nas oca­sio­nes, has te­ni­do que son­ro­jar­te un po­co cuan­do, en el mo­men­to de una vi­si­ta, tu pe­rro se po­ne ex­ce­si­va­men­te con­ten­to y de­ja es­ca­par un pe­que­ño pe­ro muy ma­lo­lien­te gas, que ter­mi­na por in­te­rrum­pir la ho­ra de con­sen­ti­mien­tos, jue­gos y sa­lu­dos. Aun­que no es fá­cil evi­tar­los, sí po­de­mos ayu­dar a nues­tros peludos brin­dán­do­les una ade­cua­da nu­tri­ción.

Ma­los vien­tos

Al igual que en la ma­yo­ría de se­res vi­vos, y co­mo re­sul­ta­do de la di­ges­tión de los ali­men­tos, se ge­ne­ran di­fe­ren­tes sub­pro­duc­tos, en­tre ellos, los ga­ses. Pe­ro an­tes de pro­fun­di­zar en el te­ma, es ne­ce­sa­rio te­ner cla­ras al­gu­nas de­fi­ni­cio­nes bá­si­cas: • Fla­tos: es el gas que se pro­du­ce por di­fe­ren­tes cau­sas y que lue­go es ex­pul­sa­do por el ano.

• Flatulencia: es la con­di­ción mé­di­ca que se da cuan­do se for­man fla­tos (ga­ses) de ma­ne­ra ex­ce­si­va en el trac­to di­ges­ti­vo.

¿Por qué ocu­rren?

Las cau­sas por las cua­les tu pe­lu­do pue­de es­tar pre­sen­tan­do un pro­ble­ma de flatulencia son di­ver­sas y van des­de con­di­cio­nes nu­tri­cio­na­les es­pe­cí­fi­cas, has­ta pro­ble­mas pa­ra­si­ta­rios o fí­si­cos. Es­tas son al­gu­nas de ellas:

• In­fla­ma­cio­nes del trac­to di­ges­ti­vo: son pro­du­ci­das por la pre­sen­cia de bac­te­rias, vi­rus o pa­rá­si­tos y ca­si siem­pre ge­ne­ran fla­tos.

• Pa­rá­si­tos: cuan­do tu pe­rro

tie­ne una car­ga pa­ra­si­ta­ria

Efec­tos de la co­mi­da

Sin lu­gar a du­da, la ali­men­ta­ción es la prin­ci­pal cau­sa de flatulencia en tu pe­lu­do, so­bre to­do si pa­de­ce al­gu­na de es­tas con­di­cio­nes:

• Aler­gias ali­men­ta­rias: al­gu­nos ali­men­tos con­cen­tra­dos que se en­cuen­tran en el mer­ca­do pue­den con­te­ner so­ja, frí­jol, ha­ri­nas sin­té­ti­cas, lác­teos, etc. Tu mas­co­ta pue­de ser alér­gi­ca a es­tos in­gre­dien­tes y por ello, no rea­li­za una di­ges­tión co­rrec­ta.

• Pro­ble­mas en la flo­ra in­tes­ti­nal: son to­das aque­llas bac­te­rias bue­nas que in­ter­vie­nen en el pro­ce­so di­ges­ti­vo y que se ven afec­ta­das por una ali­men­ta­ción inade­cua­da, uso de an­ti­bió­ti­cos o sus­tan­cias tó­xi­cas. Ma­las die­tas: al­gu­nos con­cen­tra­dos tie­nen ex­ce­sos de gra­sa, ha­ri­nas, ce­rea­les, etc., que pue­den au­men­tar la pro­duc­ción de ga­ses. • ele­va­da, se al­te­ra el equi­li­brio de su sis­te­ma di­ges­ti­vo, ge­ne­ran­do dia­rrea, vó­mi­to y ga­ses. Pro­ble­mas de pán­creas: uno de los prin­ci­pa­les ór­ga­nos en­car­ga­dos de la asi­mi­la­ción de los ali­men­tos es el pán­creas, ya que se­cre­ta las en­zi­mas di­ges­ti­vas ne­ce­sa­rias pa­ra lle­var a ca­bo el pro­ce­so di­ges­ti­vo. Si exis­te una en­fer­me­dad o una fa­lla en él, tu mas­co­ta pue­de su­frir de ga­ses. Ae­ro­fa­gia: se da cuan­do tu pe­rro co­me muy rá­pi­do y se tra­ga una al­ta can­ti­dad de ai­re. Es­ta se acu­mu­la en el es­tó­ma­go y sa­le de su cuer­po a tra­vés de los ga­ses.

TAR­DE DE DO­MIN­GO EN COM­PA­ÑÍA DE TU PE­RRO Y, DE RE­PEN­TE, UN SO­NI­DO. A LOS PO­COS SE­GUN­DOS, UN MAL OLOR. TU PE­LU­DO PUE­DE ES­TAR SU­FRIEN­DO DE FLATULENCIA. AQUÍ TE DA­MOS UNA GUÍA NU­TRI­TI­VA PA­RA EVI­TAR ES­TA VO­LÁ­TIL ‘SOR­PRE­SA’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.