Puro co­ra­zón

4 Patas - - CONTENIDO - TEX­TO: LIZETH ME­ZA

UN PE­RIO­DIS­TA CALEÑO SE CON­VIR­TIÓ EN EL DE­FEN­SOR NÚ­ME­RO UNO DE LAS MAS­CO­TAS ABAN­DO­NA­DAS EN LA CA­PI­TAL VALLECAUCANA. EN SU CA­SA, EN CA­LI, YA TIE­NEN RE­FU­GIO 18 PE­RROS Y 13 GA­TOS, TO­DOS RE­CO­GI­DOS DE LA CA­LLE.

La tar­de en la que Wi­lliam Adolfo Mu­ñoz iba pa­ra una ci­ta de ne­go­cios, en la au­to­pis­ta que va de Ca­li a Yum­bo, fue pro­vi­den­cial pa­ra Pe­lu­sa. Ella ago­ni­za­ba ba­jo el sol, con la mi­ra­da per­di­da. Él, al ver­la, em­pe­zó a zig­za­guear en­tre los ca­rros pa­ra im­pe­dir que se fue­ra pa­ra siem­pre.

“Tu­ve un sus­to ho­rri­ble cuan­do la vi ahí, así que atra­ve­sé la ca­rre­te­ra ha­cien­do ma­ro­mas pa­ra que los ca­rros se de­tu­vie­ran y no le hi­cie­ran da­ño”, re­cuer­da. Al lle­gar al la­do de la sch­nau­zer mo­ri­bun­da, la al­zó y se la lle­vó a su reunión. “Le ro­gué al vi­gi­lan­te que me la cui­da­ra mien­tras tan­to. Cuan­do sa­lí, me di cuen­ta de que es­ta­ba cie­gui­ta y lle­na de lla­gas. ¡No se ha­bía per­di­do: la aban­do­na­ron por vie­ji­ta!”, di­ce el pe­rio­dis­ta caleño de 43 años.

Hoy, Pe­lu­sa for­ma par­te de la fa­mi­lia Mu­ñoz. Acom­pa­ña a otros 17 pe­rros y 13 ga­tos que han si­do re­co­gi­dos por es­te co­mu­ni­ca­dor ca­paz de ju­gár­se­la por la de­fen­sa de los se­res des­pro­te­gi­dos y de cua­tro pa­tas que ha­bi­tan en la ca­lle. “Si en ca­da ca­sa hu­bie­ra un ani­ma­li­to bien cui­da­do, aca­ba­ría­mos con la in­di­gen­cia ani­mal y has­ta con el mal­tra­to”, afir­ma.

Su gus­to por los ani­ma­les em­pe­zó cuan­do era un ni­ño. “Me en­ca­ri­ñé con ellos des­de que em­pe­cé a ver có­mo la gen­te los mal­tra­ta­ba y los aban­do­na­ba. Es que no pue­do creer que al­guien ten­ga el co­ra­zón pa­ra mon­tar­se a una mo­to o a un ca­rro con el pro­pó­si­to de ti­rar a la ca­lle a un ani­ma­li­to que lo ha acom­pa­ña­do tan­to tiem­po, so­lo por­que es­tá en­fer­mo o vie­ji­to, ¿có­mo al­guien pue­de ca­re­cer de com­pa­sión ha­cia un ser tan fiel?”, se pre­gun­ta.

A los 18 años, Wi­lliam se apa­sio­nó por la ra­dio y des­de en­ton­ces ha tra­ba­ja­do en ella. Ac­tual­men­te es rea­li­za­dor del pro­gra­ma Im­pac­to Va­lle­cau­cano, de Col­mun­do Ra­dio, y, afor­tu­na­da­men­te, sus obli­ga­cio­nes no han si­do un obs­tácu­lo pa­ra es­tar pen­dien­te de sus ami­gos peludos. De he­cho, en mu­chas oca­sio­nes ha te­ni­do que re­cha­zar pro­pues­tas de tra­ba­jo por­que no los pue­de de­jar so­los du­ran­te va­rios días, pues aun­que su ma­dre es­tá pre­sen­te, la res­pon­sa­bi­li­dad es to­da su­ya.

Hoy sos­tie­ne 31 mas­co­tas sin el apo­yo eco­nó­mi­co de na­die. Tam­po­co tra­ba­ja con fun­da­cio­nes ni em­pre­sas, pe­ro ca­da uno de sus ani­ma­les es­tá va­cu­na­do y bien cui­da­do. Los lle­va con re­gu­la­ri­dad al ve­te­ri­na­rio y los sa­ca de pa­seo a dia­rio. “A los ani­ma­li­tos hay que pa­sear­los, a ellos les gus­ta. Me to­ca ha­cer­lo en gru­pos de ocho o nue­ve, pe­ro no me im­por­ta”, se­ña­la.

Es­te hom­bre de ojos ma­rro­nes, tez blan­ca y ca­be­llo cas­ta­ño se sien­te or­gu­llo­so de ca­da una de sus mas­co­tas; ase­gu­ra que son muy edu­ca­das y no ge­ne­ran nin­gún ti­po de in­con­ve­nien­te en su ve­cin­da­rio. Bas­ta con un “si­lent!” en tono fuer­te y mar­ca­do, pa­ra que no se es­cu­che ni un au­lli­do.

Co­mo son tan­tos, tu­vo que adap­tar un pa­tio es­pe­cial de cua­tro por

sie­te me­tros, en don­de cons­tru­yó una ca­sa pa­ra que se re­fu­gien cuan­do llue­ve. En la par­te de atrás ha­bi­tan 15 pe­rros, mien­tras que en el área de ade­lan­te con­vi­ven 13 ga­tos y tres ca­nes, y eso que ya ha da­do en adop­ción a mu­chos otros. “Les bus­co fa­mi­lias que los amen y les brin­den lo que ne­ce­si­ten. No me in­tere­san esas per­so­nas que so­lo quie­ren a los ga­tos pa­ra po­ner­los a tra­ba­jar y a aguan­tar ham­bre, pues cuan­do ter­mi­nan de ca­zar los ra­to­nes de la ca­sa, los echan a la ca­lle”, ase­gu­ra.

Wi­lliam co­no­ce al de­ta­lle la his­to­ria de ca­da mas­co­ta que ha re­co­gi­do, aun­que sue­len mez­clár­se­le sin que­rer en sus re­cuer­dos. Em­pie­za, por ejem­plo, ha­blan­do de Chi­qui­li­na, pe­ro en la mi­tad del cuen­to se acuer­da de da­tos im­por­tan­tes de Cho­co­la­ti­na, y lue­go trae a co­la­ción par­ti­cu­la­ri­da­des de To­ni. La úni­ca anéc­do­ta que es­tá com­ple­ta en su me­mo­ria es la del pri­mer en­cuen­tro con Ni­ña, la ma­yor, su ‘con­tem­pla­da’, co­mo él la lla­ma. “Yo es­ta­ba muy jo­ven y aca­ba­ba de sa­lir de una rum­ba. Te­nía mu­cha ham­bre, así que me fui a un pues­to de are­pas. Cuan­do vol­teé a mi­rar, ha­bía una pe­rri­ta que pe­día co­mi­da mien­tras la gen­te le da­ba pa­ta­das. Me enojé tan­to, que la lla­mé y le com­pré uno, dos y has­ta tres cho­ri­zos. Lue­go me des­pe­dí y le di­je: ‘Bueno, ni­ña, me voy pa­ra la ca­sa, cuí­de­se’. Pe­ro me mi­ra­ba con una tris­te­za que me hi­zo pre­gun­tar­me: ‘¿Dios mío, por qué me los po­nes a mí?’. Al fi­nal no re­sis­tí y le di­je: ‘Bueno, vá­mo­nos’.

Co­gí un ta­xi y me la tra­je a la ca­sa”.

Pa­ra es­te pe­rio­dis­ta y de­fen­sor de los ani­ma­les des­va­li­dos, no hay ma­yor afren­ta que la ven­ta de mas­co­tas. “Hay mu­chas en la ca­lle, en­fer­mas y mu­rién­do­se de ham­bre. Eso no es jus­to”, di­ce. Se­gún cuen­ta, ha­ce unos días re­ci­bió una bea­gle por­que sus due­ños le sa­ca­ron pe­rri­tos has­ta el can­san­cio y cuan­do ella ya no pu­do más, qui­sie­ron bo­tar­la. “De­ci­dí cui­dar­la en sus úl­ti­mos días”, ex­pli­ca. Pe­ro su in­dig­na­ción va más allá. “¡No apo­ye­mos a esas fá­bri­cas de ani­ma­li­tos, por fa­vor!”, ex­cla­ma, “so­lo cuan­do se aca­be la mal­dad ha­cia los ani­ma­les, ese día el ser hu­mano ha­brá cam­bia­do ver­da­de­ra­men­te”.

El gus­to de Wi­lliam por los ani­ma­les em­pe­zó cuan­do era un ni­ño. “Creo que me en­ca­ri­ñé con ellos des­de que em­pe­cé a ver có­mo la gen­te los mal­tra­ta­ba y los aban­do­na­ba”, di­ce.

WI­LLIAM al­ber­ga 31 mas­co­tas en su pro­pia ca­sa y cui­da de to­das ellas.

LU­CAS, Per­la, Pi­tu­fi­na, Mu­ñe­ca, Me­chas y Kai­zer, po­san­do al la­do de Wi­lliam Adolfo en el pa­tio que cons­tru­yó pa­ra ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.