GUÍA

“Me pa­re­ce es­tar vien­do un feo ga­ti­to”

4 Patas - - CONTENIDO -

EL MARCAJE URI­NA­RIO, LA DES­TRUC­CIÓN DE OB­JE­TOS Y LA AGRE­SI­VI­DAD, SON LAS REAC­CIO­NES MÁS CO­MU­NES QUE PRE­SEN­TAN LOS MI­NI­NOS AN­TE SI­TUA­CIO­NES DE ES­TRÉS. TE COM­PAR­TI­MOS AL­GU­NOS CON­SE­JOS QUE AYU­DA­RÁN A CO­RRE­GIR ES­TOS COM­POR­TA­MIEN­TOS, PO­CO A PO­CO.

Li­diar con las ma­las con­duc­tas ca­da vez que apa­re­cen so­lo las ocul­ta por un tiem­po. Por eso, edu­car a tu mas­co­ta re­sul­ta más efec­ti­vo y evi­ta que es­tos com­por­ta­mien­tos se con­vier­tan en un há­bi­to.

Es im­por­tan­te com­pren­der que los ga­tos nun­ca van a por­tar­se co­mo un pe­rro, ya que tie­nen di­fe­ren­tes ins­tin­tos. Es­to no sig­ni­fi­ca que sean in­di­fe­ren­tes al adies­tra­mien­to. Por el con­tra­rio, son ani­ma­les re­cep­ti­vos que pue­den en­tre­nar­se pa­ra rea­li­zar ta­reas es­pe­cí­fi­cas co­mo re­co­ger pe­lo­tas (to fetch) o ca­mi­nar con ar­nés y co­rrea.

An­tes de to­mar ac­cio­nes fren­te a los com­por­ta­mien­tos ne­ga­ti­vos de tu mas­co­ta, de­bes iden­ti­fi­car los mo­ti­vos que es­tán cau­sán­do­le des­con­ten­to —pue­de ser es­trés, an­sie­dad por se­pa­ra­ción y con­duc­tas com­pul­si­vas, en­tre otros— y en­ten­der que los ga­tos son ani­ma­les in­de­pen­dien­tes que cons­tru­yen su pro­pio mun­do y, por en­de, sus pro­pias re­glas. Mi­chel Car­do­na, mé­di­co ve­te­ri­na­rio es­pe­cia­lis­ta en ho­meo­pa­tía, com­par­te al­gu­nas de sus re­co­men­da­cio­nes pa­ra tra­tar es­tos pro­ble­mas:

Mar­can­do el te­rri­to­rio

Es nor­mal que un ga­to mar­que con ori­na al­gu­nos mue­bles o las es­qui­nas de la ca­sa. Es una reac­ción al es­trés o una prác­ti­ca pa­ra to­mar el con­trol so­bre el es­pa­cio; sin em­re­sul­ta bar­go, el olor des­agra­da­ble. Por ello, se re­co­mien­da acu­dir a la cas­tra­ción y, si per­sis­te, vi­si­tar al ve­te­ri­na­rio pa­ra que de­tec­te una po­si­ble en­fer­me­dad uri­na­ria.

Ex­ce­si­va cu­rio­si­dad

¿Cuán­tas ve­ces tu mas­co­ta ha asal­ta­do la ba­su­ra o ha brin­ca­do so­bre los mue­bles de la co­ci­na pa­ra adue­ñar­se de un ali­men­to? Aun­que re­sul­ta có­mi­co ver có­mo tre­pan pa­ra con­se­guir lo que quie­ren, es tam­bién mo­les­to. Uti­li­za ato­mi­za­do­res con agua pa­ra ro­ciar a tu ga­to cuan­do es­té pa­sean­do por es­tos es­pa­cios; con el tiem­po lo irá asi­mi­lan­do y en­ten­de­rá que di­cho lu­gar no es pa­ra él.

Ga­rri­tas y dien­tes des­truc­to­res Pa­ra evi­tar que da­ñe ob­je­tos co­mo mue­bles y cor­ti­nas, es im­por­tan­te acon­di­cio­nar el es­pa­cio con un gim­na­sio que ten­ga di­fe­ren­tes ni­ve­les pa­ra tre­par, así co­mo ras­ca­do­res con los cua­les afi­lar sus ga­rras. Tam­bién de­bes pro­veer­le ju­gue­tes con ma­te­ria­les idóneos que pue­da mor­der, sin que le ge­ne­ren pro­ble­mas en su or­ga­nis­mo.

Más mi­mos, me­nos mor­di­das Si es­tás aca­ri­cian­do a tu ga­to y de re­pen­te te muer­de, de­bes sa­ber que su ma­ne­ra de de­mos­trar in­co­mo­di­dad fren­te al con­tac­to. Aca­rí­cia­lo sua­ve­men­te con la pal­ma de la mano por las me­ji­llas, bar­bi­lla y la­te­ra­les del cue­llo, que son las par­tes en que más lo dis­fru­ta. Si quie­res ga­nar un po­co de con­fian­za, ofré­ce­le co­mi­da o un pre­mio mien­tras lo mi­mas. A me­di­da que au­men­ta su to­le­ran­cia, pue­des ir­los re­ti­ran­do.

Con la pi­la pues­ta

Pa­ra evi­tar que tu ga­to te ‘ata­que’ con eu­fo­ria en bus­ca de jue­go o en las ho­ras de la no­che —co­mo acos­tum­bran—, de­bes crear­le zo­nas de ac­ti­vi­dad con ju­gue­tes col­gan­tes, tú­ne­les o luz lá­ser pa­ra que pue­da ha­cer­le per­se­cu­ción: ¡le en­can­ta! Es­to ha­rá que gas­te ener­gía y no te in­co­mo­de mien­tras duer­mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.