BIE­NES­TAR

¿Cuán­tas vi­das le que­dan a tu ga­to?

4 Patas - - CONTENIDO - POR: GUI­LLER­MO RI­CO

SI NO ESTUVISTE PRE­SEN­TE EN EL MO­MEN­TO DEL NA­CI­MIEN­TO DE TU MI­NINO, HAY AL­GU­NAS CLA­VES PA­RA DE­TER­MI­NAR SU EDAD. EN SU PE­LO, CUER­PO, OJOS, DIEN­TES Y COM­POR­TA­MIEN­TO ES­TÁ LA RES­PUES­TA.

To­do en los ga­tos pa­re­ce ser un mis­te­rio. El com­por­ta­mien­to, los há­bi­tos e in­clu­so su edad. Acá te con­ta­mos có­mo cal­cu­lar cuán­tas vi­das le que­dan al tu­yo.

Pe­lo y cuer­po

Em­pie­za por sen­tir la tex­tu­ra del pe­lo de tu mi­nino, pues se­gún la eta­pa de su vi­da no­ta­rás al­gu­nas su­ti­les di­fe­ren­cias en su pe­la­je. Los fe­li­nos jó­ve­nes tie­nen un pe­lo más sua­ve, mien­tras que los más vie­jos, por lo ge­ne­ral, sue­len te­ner­lo un po­co más ás­pe­ro o grue­so. En al­gu­nos ga­tos adul­tos es po­si­ble ob­ser­var par­ches de pe­lo gris.

A me­di­da que pa­sa el tiem­po, los ni­ve­les de ac­ti­vi­dad de tu ga­to cam­bian, al igual que su cuer­po. Así las co­sas, los más jó­ve­nes lu­ci­rán una com­ple­xión del­ga­da y muscu­losa, mien­tras que los de edad ma­du­ra es­ta­rán más gor­di­tos. Un ga­to sé­nior o ge­riá­tri­co pue­de pre­sen­tar hom­bros pro­nun­cia­dos y piel suel­ta.

Pis­tas en el com­por­ta­mien­to

Los ga­tos vie­jos tien­den a dis­mi­nuir su agu­de­za vi­sual y au­di­ti­va, y a pa­de­cer en­fer­me­da­des co­mo la ar­tri­tis. Es­to pue­de in­ci­dir di­rec­ta­men­te en su com­por­ta­mien­to. De he­cho, du­ran­te su adul­tez pue­de ge­ne­rar con­duc­tas agre­si­vas a la ho­ra de in­ter­ac­tuar. Un mi­nino sé­nior o ge­riá­tri­co pue­de te­ner in­con­ve­nien­tes pa­ra usar el ca­jón de are­na (de­rra­mar la are­na o vol­tear el ca­jón) y has­ta de­jar de usar­lo. Ten en cuen­ta que al­gu­nos pro­ble­mas de sa­lud (pér­di­da de vi­sión y en­fer­me­da­des re­na­les, he­pá­ti­cas e in­tes­ti­na­les) van acom­pa­ña­dos de una me­nor ha­bi­li­dad pa­ra rea­li­zar ac­ti­vi­da­des. El pa­trón de sue­ño de tu fe­lino tam­bién pue­de es­tar de­ter­mi­na­do por el pa­sar de los años. Un ga­to jo­ven ten­drá mu­cha ener­gía pa­ra que­mar, lo que le per­mi­ti­rá es­tar muy ac­ti­vo du­ran­te el día y par­te de la no­che, mien­tras que un ga­to vie­jo dor­mi­rá más y lo ha­rá prin­ci­pal­men­te de día.

Qué di­ce su mi­ra­da

Los ojos de tu ga­to tam­bién cam­bia­rán con la edad. Con el tiem­po, pue­den pa­sar de ser bri­llan­tes a lu­cir nu­blo­sos y opa­cos, es­to de­bi­do al de­sa­rro­llo de ca­ta­ra­tas. Así las co­sas, en­tre más re­lum­bran­tes son los ojos de un ga­to, más jo­ven es.

El iris, es de­cir la par­te co­lo­rea­da del ojo, tam­bién pue­de dar in­di­cios de los años que tie­ne tu mi­nino. Los más jó­ve­nes usual­men­te tie­nen un iris lim­pio y bri­llan­te, pe­ro a me­di­da que pa­san los años, es­te se vol­ve­rá más del­ga­do y pre­sen­ta­rá al­gu­nas for­ma­cio­nes ti­po ‘he­bra’ en su es­truc­tu­ra, así co­mo le­ves man­chas.

A con­tar dien­tes

Así co­mo su­ce­de con la gran ma­yo­ría de los ani­ma­les, los dien­tes pue­den in­di­car la edad de un fe­lino. Ten en cuen­ta que los ca­cho­rros na­cen sin dien­tes, pe­ro una vez de­jan de ali­men­tar­se de leche ma­ter­na em­pie­za a apa­re­cer la den­ta­du­ra. Un mi­nino pe­que­ño tie­ne 26 dien­tes de leche, mien­tras que uno adul­to, nor­mal­men­te, tie­ne 30 (12 in­ci­si­vos, 4 ca­ni­nos, 10 pre­mo­la­res y 4 mo­la­res).

Un ga­to jo­ven se ca­rac­te­ri­za por dien­tes blan­cos y re­lu­cien­tes, pe­ro a me­di­da que pa­san los años, es­tos se tor­nan ama­ri­llen­tos, se­gún la ca­li­dad del ali­men­to y del cui­da­do que se le ha pro­por­cio­na­do. A los cin­co años es­ta co­lo­ra­ción se­rá no­to­ria, y al­re­de­dor de los diez se­rá muy evi­den­te. Es de­cir, en­tre más ama­ri­llos son los dien­tes de tu mas­co­ta, me­nos vi­das le que­dan.

Un mi­nino sé­nior o ge­riá­tri­co pue­de te­ner in­con­ve­nien­tes pa­ra usar el ca­jón de are­na e in­clu­so, de­jar de usar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.