ME­JO­RES AMI­GOS

Susy Mo­ra: dúo al­ter­na­ti­vo

4 Patas - - CONTENIDO - TEX­TO: STEPHANIE AL­FÉ­REZ

EL HI­JO CON­SEN­TI­DO DE LA PRE­SEN­TA­DO­RA, LO­CU­TO­RA Y EM­PRE­SA­RIA SUSY MO­RA SE LLA­MA MOR­GAN, UN GA­TI­TO DE RA­ZA ÚNI­CA QUE SE RO­BA SU ATEN­CIÓN CA­DA VEZ QUE LLE­GA A CA­SA. DES­DE QUE SE CO­NO­CIE­RON, SU CO­NE­XIÓN HA ES­TA­DO EN­MAR­CA­DA POR LAS CA­RI­CIAS Y LOS MORDISQUITOS DE AMOR.

Mor­gan tie­ne al­ma de pe­rro. Le en­can­tan las ca­ri­cias y los jue­gos, y no se se­pa­ra ni un se­gun­do de su due­ña. No im­por­ta quién lle­gue a ca­sa a vi­si­tar­lo, él siem­pre lo re­ci­be con ron­ro­neos y mi­mos. “Es mi­tad pe­rro, un cuar­to de ser hu­mano y otro cuar­to de ga­to, por­que ade­más de ser muy in­te­li­gen­te, es sú­per con­sen­ti­do, tran­qui­lo y se de­ja aca­ri­ciar de to­do el mun­do. Es un ga­to al­ter­na­ti­vo y un po­co ra­ro, tal co­mo la ma­má”, men­cio­na Susy Mo­ra, en­tre ri­sas.

Es­te pe­que­ño de co­lor blan­co con ne­gro y ojos ám­bar lle­gó a la vi­da de la pre­sen­ta­do­ra y lo­cu­to­ra ha­ce tres años. Ella se mo­ría por adop­tar un ga­to y una de sus gran­des ami­gas, que re­cien­te­men­te ha­bía in­clui­do en su nú­cleo fa­mi­liar a un mi­nino, la lle­vó al si­tio don­de co­no­ce­ría a su ‘hi­jo’. En prin­ci­pio, eli­gió a un pe­lu­do gris, pe­ro Mor­gan se acer­có pa­ra que le ju­ga­ra y se enamo­ró de su ca­rác­ter ex­tro­ver­ti­do, apa­sio­na­do y tierno.

Si bien los fe­li­nos tien­den a es­tre­sar­se y a sen­tir mie­do an­te los cam­bios, so­bre to­do cuan­do es­tán fue­ra de su te­rri­to­rio, pa­ra Mor­gan fue muy fá­cil adap­tar­se a su nue­vo ho­gar. To­mó el con­trol de la si­tua­ción, tal co­mo un ca­pi­tán cuan­do se em­bar­ca en una tra­ve­sía. “Al lle­gar, em­pe­zó a re­co­rrer el es­pa­cio tran­qui­la­men­te. Lo­ca­li­zó su ca­ja de are­na y se aco­mo­dó en su gim­na­sio, el cual se con­vir­tió en su lu­gar fa­vo­ri­to por­que es­tá ubi­ca­do al la­do de una ven­ta­na, en­ton­ces se acues­ta a to­mar el sol mien­tras ob­ser­va en­tre­te­ni­do lo que su­ce­de en la ca­lle. Le gus­ta tan­to que, a pe­sar de que ya tie­ne uno nue­vo, pre­fie­re per­ma­ne­cer siem­pre ahí”, cuen­ta Susy.

Mor­gan di­fie­re en otros as­pec­tos de sus pa­rien­tes ga­tu­nos. Mien­tras la ma­yo­ría de fe­li­nos odian el agua, pa­ra él es si­nó­ni­mo de di­ver­sión, pues aun­que es jui­cio­so y tran­qui­lo, de vez cuan­do rea­li­za una que otra tra­ve­su­ra sin im­por­tar las con­se­cuen­cias. “Le en­can­ta me­ter­se a la du­cha cuan­do yo sal­go de ba­ñar­me, jue­ga con el agua que que­dó, sa­le y de­ja la ca­sa lle­na de hue­llas. Es­pe­ra jui­cio­so en el ta­pe­te a que yo sal­ga y ape­nas sa­be que es­toy le­jos, por ejem­plo en la co­ci­na, ha­ce su mal­dad. Sa­be que es­tá prohi­bi­do y ca­da vez que lo ha­ce lo re­ga­ño ho­rri­ble, pe­ro no le im­por­ta, por­que cuan­do sien­te que es­toy cer­ca sa­le co­rrien­do y se me­te de­ba­jo de la ca­ma an­tes de que le di­ga cual­quier co­sa”, cuen­ta Susy.

Co­mo si fue­ra po­co, a Mor­gan tam­bién le en­can­ta des­ta­par la ca­ja de los co­pi­tos de al­go­dón, mor­der­los, des­truir­los y de­jar una nu­be blan­ca y es­pon­jo­sa por to­do el apar­ta­men­to de la pre­sen­ta­do­ra. Es­ta dia­blu­ra la des­cu­brió por ac­ci­den­te el día que

se que­dó en­ce­rra­do por ho­ras en el baño y, en me­dio de su abu­rri­mien­to, co­men­zó a ex­plo­rar nue­vas for­mas de re­crea­ción.

Co­ne­xión in­na­ta

El ca­ri­ño de Susy por los ani­ma­les na­ció des­de que era muy pe­que­ña, ya que com­par­tía cons­tan­te­men­te con los pe­rros, ga­tos, ga­lli­nas, va­cas y ca­ba­llos de su fin­ca. A par­tir de es­to, a sus seis años, se aden­tró en el mun­do de la equi­ta­ción, una pa­sión que le per­mi­tió es­ta­ble­cer ne­xos in­que­bran­ta­bles con su ye­gua Car­men Elec­tra, a la cual re­cuer­da con gran afec­to y gra­ti­tud por ca­da una de las ex­pe­rien­cias vi­vi­das.

Uno de sus pri­me­ros re­ga­los de Na­vi­dad fue un la­bra­dor do­ra­do lla­ma­do Co­co, con el que tu­vo la opor­tu­ni­dad de vi­vir gran­des aven­tu­ras du­ran­te su in­fan­cia y ado­les­cen­cia, y es la ra­zón por la cual ama a los pe­rros. Ac­tual­men­te, en su ca­sa de Me­de­llín tie­ne a un bull­dog fran­cés lla­ma­do Ho­me­ro y a Gas­tón, un gran da­nés. Sin em­bar­go, su ape­go por los ga­tos es más pro­fun­do. “Con los fe­li­nos sien­to una ma­yor em­pa­tía, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te me en­can­tan to­dos los ani­ma­les. Soy una fiel cre­yen­te de que con­vi­vir con ellos ge­ne­ra la­zos de unión im­por­tan­tes y una sen­si­bi­li­dad enor­me”, di­ce.

Susy dis­fru­ta pa­sar la ma­yor par­te de su tiem­po en ca­sa con Mor­gan, acos­tar­se con él a ver pe­lí­cu­las, a dor­mir o tra­ba­jar. No hay un so­lo se­gun­do en el que no es­tén brin­can­do, co­rre­tean­do por do­quier o to­mán­do­se sel­fies, pues si hay al­go que le en­can­ta a es­ta mu­jer, quien tam­bién es­tu­dia ac­tua­ción, es apro­ve­char cual­quier opor­tu­ni­dad pa­ra to­mar­le una ins­tan­tá­nea y su­bir­la a sus re­des so­cia­les pa­ra que sus ca­si 127.000 se­gui­do­res se de­lei­ten con las po­ses gra­cio­sas que rea­li­za.

“Lo que más me gus­ta ha­cer es co­ger­le la ca­ra y aplas­tár­se­la, abra­zar­lo du­rí­si­mo, dar­le be­sos en los ca­che­tes, en la bo­ca y en la na­riz. Yo creo que él de­be de­cir ‘mi ma­má es de­ma­sia­do can­so­na’, pe­ro eso le en­can­ta. Lo mo­les­to mu­cho y jue­go con él. Cuan­do le dan ata­ques de ter­nu­ra me em­pie­za a mor­der la pun­ti­ca de la na­riz y a eso es a lo que yo le lla­mo ‘mordisquitos de

El ca­ri­ño de Susy por los ani­ma­les na­ció des­de que era muy pe­que­ña, ya que com­par­tía cons­tan­te­men­te con los pe­rros, ga­tos, ga­lli­nas, va­cas y ca­ba­llos de su fin­ca.

amor’. Tam­bién, cuan­do es­toy tra­ba­jan­do en la ca­ma, él se me­te de­ba­jo de las co­bi­jas, sa­ca la ca­be­za, se arrun­cha y yo lo ‘en­tre­pierno’ y to­do, tal co­mo a un ser hu­mano. Es de­ma­sia­do in­te­li­gen­te por­que, por ejem­plo, por la ma­ña­na, cuan­do ve que abro los ojos, va y me da los bue­nos días, pe­ro ja­más me des­pier­ta, es sú­per res­pe­tuo­so”.

Pa­ra Susy, la co­ne­xión que una mas­co­ta tie­ne con su due­ño es tan per­fec­ta, que lo­gran co­mu­ni­car­se y ex­pre­sar sus sen­ti­mien­tos. “Ellos en­tien­den to­do. Cuan­do cum­pli­mos seis me­ses jun­tos lo lle­vé a la ve­te­ri­na­ria pa­ra que lo es­te­ri­li­za­ran y lo cui­da­ran por un par de días por­que te­nía un via­je pro­gra­ma­do; cuan­do re­gre­sé es­ta­ba bra­vo con­mi­go. Siem­pre que va­mos en el ca­rro, él se ha­ce en mis pier­nas y mi­ra por la ven­ta­na, pe­ro ese día, cuan­do lo sa­qué del gua­cal, in­me­dia­ta­men­te se fue pa­ra la si­lla de atrás. Cuan­do lle­ga­mos a ca­sa du­ró to­do un día me­ti­do de­ba­jo de la ca­ma, pe­ro no re­sis­tió mu­cho tiem­po y nos re­con­ci­lia­mos. In­ten­ta­ba de­cir­me al­go co­mo ‘ma­má, ¿por qué me de­ja ti­ra­do? Se ol­vi­da de mí y vuel­ve co­mo si na­da lue­go de que me ope­ran’”, di­ce jo­co­sa­men­te.

Por me­dio de la co­mi­da tam­bién se en­tien­den, ya que Susy guar­da en una ga­ve­ta de la co­ci­na su ape­ri­ti­vo fa­vo­ri­to: las la­tas de atún. Cuan­do Mor­gan ob­ser­va que ella abre esa pe­que­ña puerta, sa­le co­rrien­do, em­pie­za a mau­llar y a mo­ver­le la co­la co­que­ta­men­te por en­tre sus pier­nas. Más se de­mo­ra ella en ser­vir la go­lo­si­na que él en aba­lan­zar­se so­bre el pla­to.

Pa­ra Mor­gan fue muy fá­cil adap­tar­se a su nue­vo ho­gar. To­mó el con­trol de la si­tua­ción, tal co­mo un ca­pi­tán cuan­do se em­bar­ca en una tra­ve­sía.

Una mu­jer ex­tre­ma

Sen­tir que su co­ra­zón la­te a gran ve­lo­ci­dad y que la adre­na­li­na co­rre por sus ve­nas son las ra­zo­nes que ex­pli­can otra de las gran­des pa­sio­nes de Susy, ade­más de los ani­ma­les: los de­por­tes ex­tre­mos. Es­tar a gran al­tu­ra, so­bre­vo­lan­do her­mo­sos pai­sa­jes, es una de las ac­ti­vi­da­des que más le lle­na el al­ma, por eso cuan­do tie­ne la opor­tu­ni­dad de sal­tar en tán­dem —una va­ria­ción del pa­ra­cai­dis­mo tra­di­cio­nal— no la des­apro­ve­cha.

Tam­bién ha in­gre­sa­do en el mun­do de las mo­tos, ya que, co­mo ella mis­ma di­ce, “que­ría ser la ne­na co­ol que lle­ga­ba a re­co­ger a su no­vio en mo­to­ci­cle­ta y re­co­rrer Su­da­mé­ri­ca en dos llan­tas”. Por eso, prac­ti­ca asi­dua­men­te en cam­pos de mo­to­cross y ca­da se­sión la com­par­te en su ca­nal de You­tu­be, lla­ma­do #Ben­di­ta­pa­sión.

“Siem­pre he si­do una mu­jer li­ga­da al de­por­te y con­si­de­ro que es la ma­yor ex­pre­sión de amor ha­cia ti mis­mo, es­pe­cial­men­te cuan­do se cru­za una me­ta des­pués de mu­chos me­ses de en­tre­na­mien­to, co­mo, por ejem­plo, cuan­do co­rrí mis pri­me­ros 21k. Pe­ro lo que real­men­te me fas­ci­na son los de­por­tes con­si­de­ra­dos pa­ra hom­bres, por­que la adre­na­li­na que ge­ne­ran es in­des­crip­ti­ble”, men­cio­na.

Susy es una mu­jer que no es­tá li­ga­da a las ru­ti­nas y a dia­rio de­mues­tra que es ca­paz de mo­ver­se en di­fe­ren­tes fa­ce­tas: la de gue­rre­ra que lle­ga al lí­mi­te, la de mu­jer sen­si­ble, que le per­mi­te en­tre­gar su ca­ri­ño a Mor­gan, la de em­pren­de­do­ra con su mar­ca de jo­ye­ría Du­rán­mo­ra —la cual desa­rro­lla jun­to a su no­vio— y la de ar­tis­ta, con la que de­mues­tra su ta­len­to a tra­vés de la pan­ta­lla.

LO QUE MÁS le gus­ta a Susy es abra­zar fuer­te­men­te a Mor­gan y dar­le be­sos en la ca­ra.

Si quie­res co­no­cer más so­bre la lo­cu­to­ra y pre­sen­ta­do­ra Susy Mo­ra, sí­gue­la en sus re­des so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.