EX­PER­TO

¡La­dra co­mo lo­co!

4 Patas - - CONTENIDO -

PRE­TEN­DER QUE UN PE­RRO NUN­CA LADRE ES TAN AB­SUR­DO CO­MO QUE­RER QUE UN NI­ÑO NO HA­BLE. SIN EM­BAR­GO, CUAN­DO LAS VO­CA­LI­ZA­CIO­NES SON EX­CE­SI­VAS PUE­DEN LLE­GAR A SER MOLESTAS.

De­bi­do al pro­ce­so de do­mes­ti­ca­ción, los pe­rros pue­den pre­sen­tar con­duc­tas de ca­cho­rro sien­do ya adul­tos, un fe­nó­meno co­no­ci­do co­mo neo­te­nia. Uno de es­tos com­por­ta­mien­tos pro­pios de un be­bé es el ex­ce­so de la­dri­dos. Las si­guien­tes son las prin­ci­pa­les cau­sas y tra­ta­mien­tos:

• Pro­tec­ción de te­rri­to­rio/la­dri­do de alar­ma: es nor­mal que nues­tro pe­rro avi­se cuan­do al­guien se apro­xi­ma a su te­rri­to­rio; sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio edu­car­los des­de ca­cho­rros pa­ra que su com­por­ta­mien­to no lle­gue ser mo­les­to o los tor­ne agre­si­vos. Si pa­san so­los mu­cho tiem­po y ob­ser­van des­de la ven­ta­na si­tua­cio­nes que los es­ti­mu­lan, es po­si­ble que desa­rro­llen es­te ti­po de la­dri­dos. Lo ideal es po­der fre­nar es­tas reac­cio­nes una vez ini­cian y ayu­dar­les a en­fo­car­se en otra ac­ti­vi­dad. Una fra­se co­mo “Ya avi­sas­te, aho­ra ve y jue­ga. Ya es­toy acá pa­ra ma­ne­jar la si­tua­ción”, pue­de ser de gran ayu­da.

• Mie­do: los la­dri­dos por te­mor pue­den ocu­rrir fue­ra o den­tro de ca­sa, y siem­pre fren­te a los mis­mos in­di­vi­duos. De­be­mos bus­car a quién le la­dra y des­pués tra­ba­jar el mie­do me­dian­te ejer­ci­cios de mo­di­fi­ca­ción de con­duc­ta. Pa­re­ce ob­vio, pe­ro to­da­vía exis­ten per­so­nas que, sin en­ten­der que sus peludos sien­ten pánico, los re­ga­ñan pa­ra in­ten­tar ca­llar­los. Es­to so­lo les ge­ne­ra más an­gus­tia.

• Ex­ci­ta­ción: la fe­li­ci­dad que les cau­sa el he­cho de que lle­gue­mos a ca­sa pue­de ha­cer que reac­cio­nen con la­dri­dos mo­les­tos. Pa­ra en­se­ñar­les a es­tar tran­qui­los en di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes, de­be­mos evi­tar in­ter­ac­tuar con ellos si es­tán muy an­sio­sos, pre­miar­los so­lo cuan­do se cal­men y, si es muy di­fí­cil, lle­var­los con un co­man­do ha­cia una po­si­ción es­pe­cí­fi­ca (ejem­plo: sen­ta­do) pa­ra po­der­los re­com­pen­sar. • An­sie­dad por se­pa­ra­ción: los la­dri­dos ocu­rren cuan­do se que­dan so­los en ca­sa y pue­den ve­nir acom­pa­ña­dos de mic­cio­nes y des­truc­ción. Tu pe­lu­do no quie­re que­dar­se so­lo y pa­ra en­se­ñar­le a ha­cer­lo de­bes au­men­tar de a po­co los tiem­pos de au­sen­cia. Pa­ra evi­tar­le ape­gos in­ne­ce­sa­rios pue­des per­mi­tir­le ac­ti­vi­da­des con otros per­so­nas co­mo adies­tra­mien­tos, jue­gos y asis­ten­cias al co­le­gio ca­nino. • De­man­da de aten­ción: ten cui­da­do si ca­da vez que tu pe­rro la­dra, tú co­rres pa­ra dar­le lo que desea o sim­ple­men­te fre­nas tu ac­ti­vi­dad e in­ter­ac­túas con él. Al ha­cer es­to, le es­tas en­se­ñan­do que el la­dri­do fun­cio­na pa­ra lla­mar la aten­ción. Apren­de a ig­no­rar­lo y pro­por­ció­na­le ru­ti­nas di­ver­ti­das pa­ra evi­tar­lo. • Ra­zas: la neo­te­nia, an­tes men­cio­na­da, se da de ma­ne­ra di­fe­ren­te en­tre ra­zas. Va­mos a en­con­trar cier­tos peludos más pro­pen­sos a los la­dri­dos y otros que sim­ple­men­te no ven la ne­ce­si­dad. Las ra­zas en­tre las que más se pre­sen­ta es­te fe­nó­meno son sch­nau­zer, bea­gle y po­me­ra­nia.

Es bueno te­ner en cuen­ta que el la­dri­do ha­ce par­te de la co­mu­ni­ca­ción nor­mal de los pe­rros. Hay sen­ten­cias co­mo la T-119/98, en don­de se des­ta­ca que no se pue­de pe­dir que se sa­que un pe­rro de su ca­sa por más que ladre. Cla­ro es­tá, pa­ra evi­tar in­co­mo­di­da­des es bueno ins­tau­rar un tra­ta­mien­to con un ve­te­ri­na­rio etó­lo­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.