EX­PER­TO

En caí­da li­bre

4 Patas - - CONTENIDO -

Si de­ci­di­mos te­ner uno o va­rios ga­ti­tos en ca­sa, de­be­mos te­ner muy cla­ro que los fe­li­nos son ca­za­do­res te­me­ra­rios y que su ins­tin­to los lle­va a pa­sear por los bor­des de las te­rra­zas, col­gar de las ven­ta­nas abier­tas, per­se­guir pa­lo­mas o de­jar­se lle­var por un pe­que­ño mos­qui­to. Es­tos com­por­ta­mien­tos los ha­cen vul­ne­ra­bles a caer des­de una gran una al­tu­ra o, in­clu­so, a sal­tar al va­cío.

A pe­sar de que son muy agi­les, tie­nen mo­men­tos de dis­trac­ción y el cálcu­lo les fa­lla, es de­cir, fá­cil­men­te pue­den caer al sue­lo y ter­mi­nar con un hue­so ro­to. Afor­tu­na­da­men­te, la si­tua­ción ca­si nun­ca pa­sa a ma­yo­res, pues el ín­di­ce de su­per­vi­ven­cia de los ga­tos es al­to y po­seen la vir­tud de adop­tar ins­tin­ti­va­men­te la me­jor pos­tu­ra pa­ra amor­ti­guar una caí­da.

LA CU­RIO­SI­DAD DE TU FE­LINO ES LA PRIN­CI­PAL CAU­SA DE CAÍ­DAS, FRAC­TU­RAS Y HE­RI­DAS QUE PO­NEN EN RIES­GO SU VI­DA. TE CON­TA­MOS CUÁ­LES SON LAS LE­SIO­NES MÁS CO­MU­NES Y QUÉ HA­CER AL RES­PEC­TO.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes con­clu­yen que los ga­tos, cuan­do se caen, no­tan ins­tin­ti­va­men­te la ace­le­ra­ción y adop­tan una pos­tu­ra es­pe­cí­fi­ca con las pa­tas es­ti­ra­das, lo que les per­mi­te lle­gar al sue­lo y mi­ti­gar el im­pac­to. Ade­más, jus­to an­tes de caer se ex­pla­yan tan­to co­mo pue­den pa­ra au­men­tar al má­xi­mo su su­per­fi­cie y for­mar una es­pe­cie de pa­ra­caí­das, lo que ha­ce que dis­mi­nu­ya la ve­lo­ci­dad.

Ade­más, sus con­se­cuen­cias son re­la­ti­vas. Hay ga­tos que mue­ren a cau­sa de una caí­da des­de un pri­mer pi­so, y mu­chos otros que so­bre­vi­ven a ac­ci­den­tes des­de alturas con­si­de­ra­bles, de seis o has­ta diez plantas.

En­tre las le­sio­nes más fre­cuen­tes en nues­tros mi­ni­nos po­de­mos en­con­trar: frac­tu­ra de man­dí­bu­la, frac­tu­ra de hue­sos de ex­tre­mi­da­des an­te­rio­res o, la más co­mún, rup­tu­ra de fé­mur. A ni­vel in­terno, se pue­den evi­den­ciar ro­tu­ras de ve­ji­ga, trau­ma­tis­mos en el ba­zo o le­sio­nes de pul­món, en­tre otras no me­nos gra­ves. En ca­so de que nues­tro ga­to su­fra una caí­da, y aún si no pre­sen­he­ri­das ta apa­ren­tes, es de vi­tal im­por­tan­cia que sea re­vi­sa­do por un mé­di­co ve­te­ri­na­rio a la ma­yor bre­ve­dad.mu­chas le­sio­nes no se ven a sim­ple vis­ta, mu­cho me­nos si se tra­ta de un gol­pe en un ór­gano in­terno.

Cuan­do las he­ri­das o frac­tu­ras son evi­den­tes, la su­ge­ren­cia se­gui­rá sien­do la mis­ma, pues nun­ca se sa­be qué tan gra­ve y do­lo­ro­sa po­dría lle­gar a ser.

La re­co­men­da­ción más efec­ti­va siem­pre se­rá pre­ve­nir. De­be­mos pro­cu­rar­les un te­rri­to­rio li­bre de ries­gos, pro­te­gien­do las ven­ta­nas, los bal­co­nes y la en­tra­da a las te­rra­zas con ma­llas. Hoy en día exis­ten va­rios di­se­ños que se ajus­tan a ca­da es­pa­cio, ade­más de ser muy es­té­ti­cas. En el in­te­rior de un ho­gar fe­lino de­be­mos te­ner to­do lo que ellos re­quie­ren pa­ra que pier­dan in­te­rés por el mun­do ex­te­rior. De es­ta for­ma les evi­ta­re­mos le­sio­nes que pue­den ser bas­tan­te do­lo­ro­sas o cau­sar la muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.