MI GA­TO Y YO

4 Patas - - ÁLBUM -

La fra­se que re­su­me el en­cuen­tro de Ta­deo con mi fa­mi­lia es “cam­bió nues­tras vi­das”. A mi ma­má le gus­tan los pe­rros, pe­ro a mi pa­pá los ga­tos, y mi her­ma­na es alér­gi­ca y as­má­ti­ca, así que mis pro­ba­bi­li­da­des de te­ner una mas­co­ta a los sie­te años eran re­mo­tas. Re­cuer­do que mi her­ma­na iba en el asien­to del co­pi­lo­to y yo atrás, ha­cía mu­cho frío y mi ma­má nos iba a lle­var a la es­cue­la. Tan pron­to en­cen­dió el ca­rro, es­cu­cha­mos un mau­lli­do de­ses­pe­ra­do. In­me­dia­ta­men­te mi ma­má apa­gó la má­qui­na y co­rrió a ha­blar­le a mi pa­pá. Abrió el ca­pó y ahí es­ta­ba: un ga­ti­to de no más de cua­tro me­ses. Hoy, 14 años des­pués, nues­tro mi­nino sa­be cuan­do es­ta­mos en­fer­mos o tris­tes y no se nos se­pa­ra. Tam­po­co sube a dor­mir si la úl­ti­ma per­so­na no ha lle­ga­do a la ca­sa y se que­da a acom­pa­ñar­nos en las no­ches de des­ve­lo.

Se­bas­tián Ro­drí­guez, San­tia­go de Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.