REX: UN CA­SO DE VI­DA O MUER­TE

4 Patas - - HISTORIA -

Fue en­con­tra­do en la ca­lle por Glo­ria Inés Sa­la­man­ca, su due­ña, cuan­do te­nía unos cin­co años. Su gra­do de desnutrición era tal, que le do­lía ca­mi­nar y res­pi­rar. Ella lo in­ter­nó en una clí­ni­ca ve­te­ri­na­ria por­que te­nía to­do el sis­te­ma re­pro­duc­tor y uri­na­rio por fue­ra del cuer­po, e in­clu­so des­pués de sie­te ci­ru­gías los mé­di­cos no pu­die­ron so­lu­cio­nar­lo por com­ple­to. Lue­go, acu­dió a Carrión por­que el pe­rro ata­ca­ba bi­ci­cle­tas, per­so­nas y has­ta co­ches de be­bé. En es­te ca­so, el rehabilitador tam­bién en­fren­tó el pe­rro a sus mie­dos al ex­po­ner­lo a in­di­vi­duos ex­tra­ños y ayu­dar­le a man­te­ner la cal­ma.

“No se sa­be quién mal­tra­tó a Rex ni qué le hi­cie­ron en sus años an­te­rio­res. Andrés lo ha en­tre­na­do, es co­mo un psi­có­lo­go, le ha­bla con se­re­ni­dad”, Glo­ria Inés Sa­la­man­ca.

En 15 días de tra­ba­jo se vie­ron los re­sul­ta­dos, aun­que des­pués de un año per­sis­te en él una ac­ti­tud de­fen­si­va an­te la in­tro­mi­sión de un ex­tra­ño en su ma­na­da -un com­por­ta­mien­to na­tu­ral de su ra­za-. Con res­pec­to al ori­gen de Rex, se sos­pe­cha que era usa­do por una em­pre­sa de se­gu­ri­dad por­que cuan­do se acer­ca a un au­to sue­le re­vi­sar­lo, co­mo lo ha­cen los pe­rros an­ti­ex­plo­si­vos o an­ti­dro­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.