Res­pues­tas de un es­pe­cia­lis­ta

4 Patas - - EX­PER­TO -

Mi pe­rro es un lo­bo si­be­riano muy gran­de y tie­ne la ma­nía de sal­tar so­bre las per­so­nas y po­ner­les las pa­tas de­lan­te­ras en los hom­bros. In­clu­so, ha tum­ba­do a in­vi­ta­dos en la ca­sa. ¿Qué de­bo ha­cer? Mu­chas ve­ces no­so­tros co­me­te­mos el error de re­for­zar­les los com­por­ta­mien­tos de an­sie­dad des­de ca­cho­rros, por­que in­vo­lun­ta­ria­men­te les en­se­ña­mos que la for­ma ade­cua­da de sa­lu­dar es brin­can­do y la­dran­do ex­ce­si­va­men­te. Co­rre­gir­lo re­quie­re de tiem­po y de pa­cien­cia, pues de­be­mos ins­tau­rar un ri­tual has­ta que se con­vier­ta en há­bi­to. Por eso, de­bes ig­no­rar las con­duc­tas de de­man­da de aten­ción co­mo los sal­tos, tra­tar de no que­dar­te quie­to y ocu­par­te en una ac­ti­vi­dad di­fe­ren­te; cuan­do se cal­me, sa­lú­da­lo sin promover que sal­te. Fi­nal­men­te, si le cues­ta cal­mar­se, de­be­mos en­se­ñar­le a sen­tar­se y a que­dar­se quie­to pa­ra que lo sa­lu­den.

¿Có­mo evi­to que mi ca­cho­rro muer­da to­do lo que se atra­vie­sa a su pa­so?

Pri­me­ro hay que en­ten­der que un ca­cho­rro pue­de te­ner tan­ta o más ener­gía que un ni­ño. Si no di­ri­gi­mos to­da esa ener­gía ha­cia al­gu­na ac­ti­vi­dad, ellos bus­ca­rán por sus pro­pios me­dios có­mo en­tre­te­ner­se. Además, ha­cia los cua­tro me­ses de edad inicia la mu­da de dien­tes y la in­fla­ma­ción de las en­cías exa­cer­ba la con­duc­ta de mor­di­da. Pa­ra evitar des­tro­zos de­be­mos: pri­me­ro, re­co­ger to­do lo que pue­da da­ñar o co­ger a su pa­so y des­pués, bus­car estrategias pa­ra can­sar­lo co­mo pa­seos, ru­ti­nas de so­cia­li­za­ción con otros pe­rros, vi­si­tas a lu­ga­res pet friendly, adies­tra­mien­to, jue­gos ca­se­ros y ju­gue­tes in­ter­ac­ti­vos.

Ha­ce po­co me di­je­ron que mi pe­rro pa­de­cía de epi­lep­sia; ten­go mu­cho mie­do cuan­do lo veo con­vul­sio­nar y, en ge­ne­ral, su ener­gía ha cam­bia­do. ¿Qué ha­cer? De­bes ape­gar­te al tra­ta­mien­to médico, ya que lo fun­da­men­tal en es­te ca­so es su sa­lud. La ma­yo­ría de me­di­ca­men­tos pa­ra epi­lep­sia ge­ne­ran cam­bios en el ape­ti­to, el con­su­mo de agua y el ni­vel de ac­ti­va­ción. In­ten­ta dis­traer­lo con jue­gos, ju­gue­tes, adies­tra­mien­to y bue­nas ru­ti­nas de pa­seos. Cui­da de su dieta, ya que el so­bre­pe­so no lo va a ayu­dar pa­ra na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.