Emer­gen­cias ani­ma­les, ¡aquí va­mos!

4 Patas - - CONTENIDO - TEX­TO: CA­RO­LI­NA CAM­PU­ZANO BAE­NA

Son las cua­tro de la tar­de, ho­ra exac­ta en que aca­ba el turno de Pa­tri­cia Ca­de­na, mé­di­ca ve­te­ri­na­ria del Cen­tro de Bie­nes­tar Ani­mal La Per­la, en Me­de­llín. Pe­ro ella aún no se alis­ta pa­ra sa­lir. Por el con­tra­rio, quie­re ce­rrar su día en­tre­gan­do un ga­to en adop­ción, el mis­mo que res­ca­tó se­ma­nas atrás y que ya se re­cu­pe­ró.

De re­pen­te, su ce­lu­lar sue­na. El tono re­cuer­da el so­ni­do de una emer­gen­cia y, en efec­to, de eso se tra­ta.

—Es Su­sa­na, del 123 —di­ce en voz al­ta y con pri­sa—. Cam­bio de pla­nes. Aca­ban de re­por­tar un

EN ME­DE­LLÍN FUN­CIO­NA LA PRI­ME­RA UNI­DAD DE REAC­CIÓN IN­ME­DIA­TA (URI) DE BIE­NES­TAR ANI­MAL DEL PAÍS. DES­DE MA­YO, LOS RESCATISTAS ATIEN­DEN LAS EMER­GEN­CIAS VI­TA­LES DE LOS PE­LU­DOS EN SI­TUA­CIÓN DE ABAN­DONO.

ca­nino ma­cho atro­pe­lla­do por un bus. Se en­cuen­tra en el ba­rrio Las Go­lon­dri­nas. Es­to no da es­pe­ra.

Pa­tri­cia de­ja de la­do el ga­ti­to por­que, co­mo di­ce, “el do­lor es una emer­gen­cia vi­tal y nues­tro prin­ci­pal ob­je­ti­vo es ga­ran­ti­zar las po­si­bi­li­da­des de vi­da de ese ani­mal”. Lue­go, pre­pa­ra de nue­vo la am­bu­lan­cia pa­ra par­tir des­de el co­rre­gi­mien­to de Al­ta­vis­ta, al su­roc­ci­den­te de la ciu­dad, ha­cia un ba­rrio ubi­ca­do en lo al­to de la Co­mu­na 8, al orien­te de Me­de­llín.

—Es ho­ra pi­co y hay que co­rrer —ex­cla­ma la ve­te­ri­na­ria al su­bir al au­to

do­ta­do con los me­di­ca­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra la emer­gen­cia—. Es­te es un pa­cien­te crí­ti­co y pa­ra la URI es prio­ri­ta­rio aten­der los ca­sos en los que es­té en ries­go la vi­da o la fun­cio­na­li­dad de uno de los ór­ga­nos del ani­mal.

Pe­ro no de cual­quier ani­mal. La am­bu­lan­cia se de­di­ca par­ti­cu­lar­men­te a la fau­na do­més­ti­ca en si­tua­ción de aban­dono. “La gen­te pien­sa que ellos son más re­sis­ten­tes o no se en­fer­man pe­ro, por el con­tra­rio, pa­san inad­ver­ti­dos y por eso hay que aten­der­los”, ex­pli­ca. Los ca­sos más co­mu­nes a los que acu­den los rescatistas son los atro­pe­lla­mien­tos —aque­llos en los que los pa­cien­tes pre­sen­tan múl­ti­ples trau­mas— y también las en­fer­me­da­des cró­ni­cas o agu­das que com­pro­me­ten los sis­te­mas vi­ta­les, co­mo por ejem­plo la par­vo­vi­ro­sis y el mo­qui­llo en los pe­rros, y la leu­ce­mia y el vi­rus de in­mu­no­de­fi­cien­cia fe­li­na (VIF) en los ga­tos.

Pa­tri­cia Ca­de­na to­ma de nue­vo el ce­lu­lar. Es­ta vez lo utiliza pa­ra co­mu­ni­car­se con quien reali­zó el re­por­te de la emer­gen­cia y, a dis­tan­cia, ha­ce una eva­lua­ción de la es­ce­na, pa­ra así orien­tar a las per­so­nas y en­se­ñar­les a que no pon­gan a las mas­co­tas ca­lle­je­ras en ries­go.

—Do­ña Leidy, soy la ve­te­ri­na­ria de La Per­la. ¿Cómo es­tá el pe­rro? ¿Le han es­ta­do brin­dan­do co­bi­ja, agua y co­mi­da?... No, la aten­ción no tie­ne cos­to… Le ro­ga­mos que si­ga cui­dán­do­lo mien­tras no­so­tros llegamos. Es­ta­re­mos allá en una ho­ra—.

La mé­di­ca quie­re em­pu­jar el ca­rro con su vo­lun­tad, pe­ro tie­ne que es­pe­rar a que en­cien­dan la si­re­na pa­ra lle­gar más rá­pi­do. Ella no se po­ne tris­te por el ca­so: sa­be que las lá­gri­mas úni­ca­men­te em­pa­ña­rían la mi­ra­da con la que de­be­rá diag­nos­ti­car a la víc­ti­ma. So­lo an­he­la, en­ton­ces, lle­gar a tiem­po pa­ra res­ca­tar el ca­nino y también pa­ra edu­car a la co­mu­ni­dad. “Yo sé que si un ani­mal ne­ce­si­ta mi ayu­da —cuen­ta— de­bo aten­der­lo, pe­ro ade­más ga­ran­ti­zar­le un fu­tu­ro. De­trás de un res­ca­te o de un mal­tra­to, hay una fa­lla edu­ca­ti­va”.

Por eso, aun­que qui­so ser ve­te­ri­na­ria pa­ra no tra­tar con per­so­nas, hoy ad­mi­te que es­ta­ba equi­vo­ca­da. “Cuan­do uno tra­ba­ja con ani­ma­les, lo pri­me­ro que de­be ha­cer es edu­car a la gen­te. Si uno en­se­ña a un ni­ño a ser bueno con un ani­mal, lo edu­ca pa­ra ser bue­na per­so­na y lo es­tá li­bran­do de ir a pa­rar a la cár­cel o al ce­men­te­rio”, ad­vier­te.

La am­bu­lan­cia sube por una ca­lle es­tre­cha. No hay pa­so. Dos bu­ses se cho­ca­ron, así que la mé­di­ca ba­ja del au­to, to­ma los me­di­ca­men­tos y de­ci­de su­bir a pie los 100 me­tros de la la­de­ra que fal­tan pa­ra lle­gar a Las Go­lon­dri­nas. “La gen­te lee el do­lor

“Una so­cie­dad que res­pe­ta a los ani­ma­les y a las plan­tas es avan­za­da”, Ós­car Ho­yos, se­cre­ta­rio de Me­dio Am­bien­te de Me­de­llín.

del ani­mal —di­ce, mien­tras es­ca­la la pen­dien­te, con la res­pi­ra­ción en­tre­cor­ta­da por el es­fuer­zo que le re­pre­sen­ta la subida—. En ge­ne­ral, es so­li­da­ria con ellos. En es­tos ba­rrios, mu­chas per­so­nas en­tien­den que la ca­lle no es sim­ple­men­te de no­so­tros”, aña­de.

Una chi­ca se le acer­ca al ver­la con su uni­for­me mé­di­co y le se­ña­la un pun­to en la ace­ra. Allí es­tá el ca­nino, al la­do del basural en el que fue a bus­car co­mi­da y jus­to en el lu­gar en el que un bus le pa­só por en­ci­ma. Pa­tri­cia se acer­ca, des­car­ga sus he­rra­mien­tas y aca­ri­cia la víc­ti­ma a la vez que con­sue­la a la chi­ca, que em­pie­za a llo­rar. Va­rios ve­ci­nos se acer­can y to­dos ex­pre­san su so­li­da­ri­dad con el pe­rro ca­lle­je­ro, a quien la jo­ven de­ci­dió lla­mar Mor­gan. “Nos im­por­ta que los ani­ma­les siem­pre sean tra­ta­dos con dig­ni­dad y una de las pri­me­ras con­di­cio­nes pa­ra es­to es po­ner­le un nom­bre”, di­ce ella.

Des­de que em­pie­za el res­ca­te de Mor­gan, Pa­tri­cia Ca­de­na tra­ba­ja en la sen­si­bi­li­za­ción de la po­bla­ción. Cuan­do el ani­mal lo­gre re­cu­pe­rar­se, ten­drá que eva­luar si es­te pue­de va­ler­se por sí mis­mo o no. Se­gún eso, de­ci­di­rá si pue­de ser adop­ta­do o de­vuel­to a la co­mu­ni­dad y se ase­gu­ra­rá de que al­guien lo ten­ga en co­rres­pon­sa­bi­li­dad, es de­cir, que le brin­de agua y co­mi­da. “Oja­lá ca­da pe­rro y ga­to tu­vie­ra una ca­sa. Pe­ro, co­mo no es así, su ho­gar tie­ne que ser la ciu­dad”, afir­ma.

La ve­te­ri­na­ria mi­ra a Mor­gan y em­pie­za el diag­nós­ti­co:

—Tie­ne un trauma en el tren pos­te­rior. Va­mos a pro­ce­der a tra­tar el do­lor y a tras­la­dar­lo rá­pi­do — di­ce, mien­tras le apli­ca una al­ta do­sis de Tra­mal pa­ra se­dar­lo.

“Si le en­se­ño a un ni­ño a ser bueno con una mas­co­ta, también lo edu­co pa­ra que sea bue­na per­so­na”, Pa­tri­cia Ca­de­na, ve­te­ri­na­ria.

Lue­go lo arro­pa con una man­ta y, con to­da la de­li­ca­de­za de sus ma­nos, lo po­ne en el gua­cal y lo sube a la am­bu­lan­cia, que por fin lo­gró lle­gar. Lle­na un for­ma­to con los da­tos de quien re­por­tó el ca­so, po­ne a fir­mar a la jo­ven co­mo tes­ti­go de que él es un ani­mal sin pro­pie­ta­rio y se des­pi­de con al­gu­nas pa­la­bras de alien­to.

—Eres un res­ca­tis­ta —di­ce Pa­tri­cia a un ni­ño de la co­mu­ni­dad.

—No co­mo us­ted —le res­pon­de él.

El ca­rro comienza a ba­jar cuan­do ya es de no­che. Son las sie­te, y la mé­di­ca, en­tre ri­sas pe­ro con­ven­ci­da de que no se equi­vo­ca, di­ce: “¡Si aca­so a las nue­ve es­ta­re­mos ter­mi­nan­do!”. Des­de arri­ba se ven to­das las luces de Me­de­llín en­cen­di­das y, mien­tras el vehícu­lo ba­ja, ella cuen­ta que los res­ca­tes más fre­cuen­tes se rea­li­zan en los ba­rrios de es­tra­tos ba­jos.

El ca­nino es­tá muy gra­ve, por lo que hay que lle­var­lo a la clí­ni­ca ve­te­ri­na­ria de la ins­ti­tu­ción uni­ver­si­ta­ria CES, al otro la­do de la ciu­dad, pa­ra que los ex­per­tos tra­ten el ca­so. Y aun­que Pa­tri­cia afir­ma que la úni­ca con­di­ción pa­ra apli­car la eu­ta­na­sia es que el ani­mal sea irre­cu­pe­ra­ble, di­ce ella que eso también es un ac­to de amor.

Mor­gan es el cuar­to ca­so aten­di­do ese día por la URI, que no ha pa­ra­do ni un se­gun­do. La mé­di­ca no se de­tu­vo

a al­mor­zar, por­que pa­ra ella to­das las vi­das son im­por­tan­tes; sin em­bar­go, acla­ra que aten­der pri­va­dos se es­ca­pa de la mi­sión de La Per­la, el pro­gra­ma de la Se­cre­ta­ría de Me­dio Am­bien­te de la Al­cal­día de Me­de­llín, pues hay que pro­cu­rar que los pro­pie­ta­rios no eva­dan su res­pon­sa­bi­li­dad ni le qui­ten la opor­tu­ni­dad a otra mas­co­ta sin do­lien­te de ser aten­di­da.

“Si un ani­mal ne­ce­si­ta aten­ción hay que ir, es mi obli­ga­ción éti­ca. Ha­ce­mos co­mo el co­li­brí, que lle­va el po­qui­to de agua pa­ra apa­gar el fue­go”. Es­to lo di­ce por­que cuan­do se aumenta la ofer­ta, pa­sa lo mis­mo con la de­man­da; por eso, ca­da lla­ma­da del 123 de­be ser je­rar­qui­za­da se­gún la prio­ri­dad. Aun­que el ser­vi­cio de res­ca­tes ya exis­tía en Me­de­llín, la URI dis­po­ne de otro au­to, de más per­so­nal y de más tiem­po, ya que tra­ba­ja 24 ho­ras aten­dien­do emer­gen­cias vi­ta­les de pe­rros, ga­tos y ani­ma­les se­mo­vien­tes co­mo va­cas, ca­ba­llos y bu­rros, a los que trans­por­tan en un trái­ler. Aun así, no dan abas­to.

Van a ser las nue­ve de la no­che y la am­bu­lan­cia lle­ga al Cen­tro de Ve­te­ri­na­ria y Zoo­tec­nia (CVZ) del CES. Pa­tri­cia es­tá can­sa­da pe­ro no se ha que­ja­do, así que to­ma el gua­cal y lo en­tre­ga a otro ve­te­ri­na­rio. Has­ta allí lle­ga su tra­ba­jo: car­gar y tras­la­dar. Los de­más mé­di­cos se en­car­ga­rán de ha­cer­le a Mor­gan una la­pa­ros­co­pia, ra­yos X y otros pro­ce­di­mien­tos pa­ra sal­var­lo.

“La ca­lle es muy du­ra. Me im­pre­sio­na la pa­cien­cia y la re­sis­ten­cia de los ani­ma­les. Aun­que a ve­ces no su­ce­de lo que uno es­pe­ra, me ale­gra sa­ber que a un ca­nino o a un ga­to se le va a qui­tar el do­lor”, di­ce ella al des­pe­dir­se del pe­rro y de to­dos pa­ra ir­se, fi­nal­men­te, a des­can­sar. Cla­ro es­tá, ma­ña­na se­rá otro ar­duo día.

PA­TRI­CIA CA­DE­NA, mé­di­ca ve­te­ri­na­ria del Cen­tro de Bie­nes­tar Ani­mal La Per­la, en Me­de­llín.

LA MA­YO­RÍA de ca­sos aten­di­dos por la URI ocu­rren en las co­mu­nas de Me­de­llín.

DES­PUÉS DE DAR­LES los pri­me­ros au­xi­lios, Pa­tri­cia lle­va a sus pa­cien­tes a un cen­tro ve­te­ri­na­rio pa­ra que con­ti­núen con su re­cu­pe­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.